Realmente las hay.
La m铆stica Adrienne Von Speyr recibi贸 la sorprendente interpretaci贸n de la apertura de cada Sello por el mismo Jesucristo.
siete sellos
Adrienne Von Speyr es poco notoria hoy, pues ha quedado eclipsada por la gigantesca figura del te贸logo Hans Urs Von Balthasar.
Pero fue a este insigne jesuita a quien Adrienne le dict贸 las revelaciones que Jes煤s le iba haciendo.
Y que presumiblemente Von Balthasar le dio buen uso posterior en su magistral obra teol贸gica.

EL CONTENIDO DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS

El libro de Apocalipsis describe siete sellos que ser谩n abiertos antes del regreso de Jesucristo a la tierra.

Pero, 驴qu茅 representan estos sellos? Esa a ha sido toda una discusi贸n.

驴Y qu茅 se帽ales de futuro nos da a nosotros los habitantes del siglo XXI?

Ese es el gran enigma.

Al desatar los siete sellos se revelan los sucesos que anteceden a la Segunda Venida de Cristo o sea los siete sellos son las siete se帽ales del tiempo del fin.

En la simbolog铆a prof茅tica los 7 sellos representan las 煤ltimas se帽ales que anteceden la Se帽al de la Segunda Venida de Cristo.

Y al abrir todos los sellos se liberar谩 el decreto de Dios para que comience el reino de Cristo de mil a帽os, tras lo cual se erradicar谩 el mal del universo visible e invisible.

Cada sello significa entonces un suceso o una se帽al de la inminente venida de Jesucristo a tomar el reino de Dios y redimir a sus santos.

Estos 7 sellos desatados o se帽ales de advenimiento est谩n simb贸licamente descritos en el Apocalipsis.

De modo que el asunto de la apertura de los sellos ha estado rodeado siempre de misterio.

En el cap铆tulo quinto del libro del Apocalipsis, o de la Revelaci贸n como se le suele tambi茅n llamar, un 脕ngel proclama: 鈥溌縌ui茅n es digno de abrir el libro y soltar sus sellos?鈥.

Pero nadie ha sido encontrado digno, excepto el Le贸n de la tribu de Jud谩, el reto帽o de David, el Cordero Inmolado.

Est谩 claro que los sellos tienen que abrirse y que quien los abre es Nuestro Se帽or Jesucristo.

los 7 sellos del apocalipsis

Es as铆 que el mismo Se帽or Jes煤s dict贸, a la m铆stica suiza Adrianne Von Speyr, un extenso tomo casi tan voluminoso como la misma Biblia, que ha sido publicado con el t铆tulo 鈥淓l Apocalipsis鈥, libro que ha pasado por la revisi贸n del reconocido te贸logo Hans Urs Von Balthasar.

En 鈥淓l Apocalipsis鈥 de Adrienne Von Speyr, Nuestro Se帽or explica el texto del vidente de Patmos, vers铆culo por vers铆culo.

El mismo Jesucristo le dice a Adriana Von Spyer:

鈥淟os sellos se asemejan a las par谩bolas, su apertura a su explicaci贸n.鈥
Podemos pensar entonces, que si el mismo Jes煤s, explica los sellos a Adriana Von Spyer, lo que est谩 haciendo al explicarlos, es abriendo esos sellos.

La apertura de los sellos del Apocalipsis nos est谩 indicando que ha llegado el momento, en que los hombres deben volver sus ojos al texto del 煤ltimo libro de las Sagradas Escrituras, en que se revela el fin.

La colombiana Pilar Zarama nos hace un an谩lisis exclusivo de su significado.

驴QUI脡N FUE ADRIENNE VON SPEYR?

Adrienne Von Speyr naci贸 en 1902 y muri贸 en 1967.

Aunque naci贸 y creci贸 en una familia protestante, se convirti贸 al catolicismo en 1940 de la mano del te贸logo Hans Urs Von Balthasar.

Quien ser铆a su padre espiritual hasta el final de su vida.

Y a quien dict贸 personalmente la mayor parte de su obra escrita de m谩s de 60 vol煤menes.

Adrienne Von Speyr en 1965

De manera que 鈥淓l Apocalipsis鈥 de Adriana Von Speyr debi贸 haberse escrito en alg煤n momento entre los a帽os 1940 y 1953.

Durante a帽os Adrienne hizo varios intentos fallidos de contactar con sacerdotes cat贸licos para informarles de su deseo de convertirse.

En el oto帽o de 1940 fue presentada al P. Hans Urs von Balthasar, un jesuita recientemente nombrado capell谩n de los estudiantes en Basilea.
Ella le habl贸 de su deseo de ser cat贸lica y fue bautizada el 1 de noviembre de 1940, en la Fiesta de Todos los Santos, cuando ten铆a 38 a帽os, y pronto fue confirmada.

Ella luego form贸 Amistad con muchos grandes pensadores cat贸licos: Romano Guardini, Hugo Rahner, Erich Przywara, Henri de Lubac, Reinhold Schneider, Annette Kolb, y Gabriel Marcel.

Su pr谩ctica de la medicina fue muy exitosa, atendiendo entre sesenta a ochenta pacientes al d铆a.

Sus experiencias m铆sticas de renombre fueron creciendo hasta su muerte.

El gran te贸logo von Balthasar escribi贸 que poco despu茅s de su conversi贸n.
"una verdadera catarata de gracias m铆sticas se verti贸 sobre Adrienne, en una tormenta aparentemente ca贸tica que la hizo girar en todas direcciones a trav茅s de las gracias en la oraci贸n"

Esto inclu铆a "una asociaci贸n cada vez m谩s abierta e 铆ntima con Mar铆a ..."

Conduciendo a casa una noche, poco despu茅s de su conversi贸n, vio una gran luz en la parte delantera del coche y oy贸 una voz que le dec铆a:"Tu vivras au ciel et sur la terre" (Vivir谩s en el cielo y en la tierra).
Esta fue "la clave de todo lo que iba a seguir" en su vida.

Los a帽os siguientes a 1940 estuvieron llenos de mucho dolor f铆sico, incluyendo un ataque al coraz贸n, diabetes, artritis severa, y, finalmente, ceguera.

Experiencias m铆sticas, incluyendo los estigmas.

Y una estrecha relaci贸n con el Padre von Balthasar, quien se convirti贸 en su director espiritual, hombre de confianza y con quien co-fund贸 el instituto secular Johannesgemeinschaft (Comunidad de San Juan).

Mientras estaba en un estado de contemplaci贸n y oraci贸n m铆stica, dict贸 al Padre von Balthasar m谩s de 60 libros entre 1940 y 1953, incluyendo comentarios sobre la Biblia.

El Padre von Balthasar escribi贸:

"Ella rara vez dictaba por m谩s de media hora al d铆a.

Durante las vacaciones de vez en cuando dictaba durante dos o tres horas, pero esto era raro."

P. Hans Urs von Balthasar

En 1954 ella estaba tan enferma que tuvo que interrumpir su pr谩ctica m茅dica.

Desde mediados de los a帽os cincuenta en adelante los m茅dicos se empezaron a preguntar c贸mo ella permanec铆a con vida.

En 1964 qued贸 ciega.

Sus 煤ltimos meses estaban llenos de "continua tortura sin piedad", dijo el P. von Balthasar .

Ella muri贸 en Basilea el 17 de septiembre de 1967, la Fiesta de Santa Hildegarda, que tambi茅n fue una m铆stica y m茅dica.

CAP脥TULO VI DEL APOCALIPSIS DICTADO POR JES脷S A ADRIENNE VON SPEYR

A continuaci贸n, para una mejor comprensi贸n de este art铆culo, se copiar谩n los respectivos vers铆culos del Apocalipsis en letra cursiva, mientras las explicaciones resumidas de Nuestro Se帽or Jesucristo a Adrianne Von Speyr se pondr谩n en letra corriente.

Y finalmente, un breve resumen y comentario, ir谩 en blanco sobre gris.

Las explicaciones completas tienen una extensi贸n de m谩s de cuarenta p谩ginas.

Nuestro resumen tiene el prop贸sito de facilitar el trabajo al lector.

鈥淟os sellos se asemejan a las par谩bolas, su apertura a su explicaci贸n.鈥

Primer Sello

鈥淵 cuando el Cordero abri贸 el primero de los siete sellos, mir茅 y o铆 a uno de los vivientes que dec铆a con voz de trueno: 鈥榁en鈥.

Y vi un caballo blanco; el jinete ten铆a un arco, se le dio una corona y sali贸 como vencedor y para vencer otra vez.鈥

El caballo del primer sello es blanco, del color de la inocencia.Tiene un arco en la mano, se帽al de que es un combatiente.

El cometido est谩 en relaci贸n con el color del caballo, 茅l es el puro.

Y el encargo del Se帽or es combatir por 脡l, le fue dada la corona del vencedor.

El caballo que cabalga, encarna su vida instintiva, que est谩 dominada por 茅l, mientras la corona encarna su esp铆ritu cristiano.

脡l quiere la victoria de la fe cristiana, la victoria del esp铆ritu sobre el cuerpo.

La soluci贸n del primer sello es la difusi贸n del mensaje del Se帽or con las condiciones personales vinculadas al mensaje.

Segundo Sello

鈥淐uando abri贸 el segundo sello, o铆 al segundo viviente que dec铆a:鈥榁en鈥.

Sali贸 otro caballo rojo, y al jinete se le dio poder para quitar la paz de la Tierra y hacer que los hombres se deg眉ellen unos a otros; se le dio tambi茅n una gran espada.鈥

En el segundo sello, el jinete, el fuego y la espada son una unidad.

脡l exige que se arda o se sea fr铆o, no tolera la tibieza.

El degollarse mutuamente evidencia que han llegado a tomar conciencia de esta separaci贸n.

Lo repentino de la acci贸n muestra que cuantos se arrasan no ten铆an ning煤n amor en el coraz贸n, que se hab铆an extraviado ya antes del mandato del Se帽or.

La soluci贸n del segundo sello es la manifestaci贸n de las condiciones necesarias para el apostolado.
Los hombres deben vivir en la decisi贸n no s贸lo en su relaci贸n con Dios, sino entre s铆.
El bien debe afirmarse en sus rec铆procas actuaciones.
Vision de San Juan 4 junetes del apocalipsis

Tercer Sello

鈥淐uando abri贸 el tercer sello, o铆 al tercer viviente que dec铆a: 鈥榁en鈥.

Y vi un caballo negro; el jinete ten铆a en la mano una balanza.

Y o铆 como una voz en medio de los cuatro vivientes que dec铆a: 鈥楿na medida de trigo, un denario; tres medidas de cebada, un denario; al aceite y al vino, no los da帽es鈥.鈥

En el tercer sello, el jinete debe preocuparse del fruto del trabajo humano, que se valora por la medida que Dios tiene por justa.

El caballo tiene el color de las tinieblas.

La voz de Dios le indica c贸mo debe usar la balanza.

Algo del fruto del trabajo humano debe quedar libre para dones: aceite y vino.

La subdivisi贸n de los bienes seg煤n su Justicia, pero tambi茅n la relaci贸n 煤ltima entre Justicia y Amor.

脥ntimamente fundidos entre s铆, as铆 como los hombres gustan del vino con el pan y cuecen la cebada en el aceite.

La soluci贸n del tercer sello manifiesta las condiciones de la vida material de la Iglesia y de cada fiel en particular.

Cuarto Sello

鈥淐uando abri贸 el cuarto sello, o铆 la voz del cuarto viviente que dec铆a: 鈥榁en鈥.

Y vi un caballo verdoso; el jinete se llamaba Muerte, y el Abismo lo segu铆a.

Se les dio potestad sobre la cuarta parte de la Tierra, para matar con espada, hambre, epidemias y con las fieras salvajes.鈥

En el cuarto sello, el caballo verdoso corresponde al cometido del jinete que es la muerte.

A ella se le ha concedido poder sobre la cuarta parte de la Tierra.

Las otras tres ya han sido asignadas a los primeros tres jinetes.

Se le da el poder de exterminar con la espada, el arma pose铆da ya por el segundo jinete.

Y con el hambre.

Y con la peste.

Y con la muerte pura y simple.

Y con las fieras de la tierra que corresponde a todas las cosas ah铆 contenidas.

La vida era propiedad del primer jinete.

Nadie de los que morir谩 por el poder del cuarto jinete podr谩 morir sin ver lo que le espera despu茅s de la muerte.

La soluci贸n del cuarto sello muestra la muerte como paso de la vida caduca a la inmarcesible (que no puede marchitarse).

Quinto Sello

鈥淐uando abri贸 el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los degollados por causa de la Palabra de Dios y del testimonio que manten铆an.

Y gritaban con voz potente: 驴Hasta cu谩ndo, Due帽o santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia y sin vengar nuestra sangre de los habitantes de la tierra? 聽

A cada uno de ellos se le dio una t煤nica blanca, y se les dijo que tuvieran paciencia todav铆a un poco, hasta que se completase el n煤mero de sus compa帽eros y hermanos que iban a ser martirizados igual que ellos.鈥

En el quinto sello, el altar es algo que ya ha sido conquistado por la cristiandad.

Es el lugar en el que el Se帽or crucificado y resucitado implica a los hombres en su sacrificio.

Los que han sacrificado su vida terrena y han dado testimonio de Dios est谩n bajo el altar, en la mayor cercan铆a posible al Se帽or.

La impaciencia de las almas inmoladas depende de su naturaleza humana, no del pecado, porque tambi茅n el Se帽or cuando se hizo hombre y se sacrific贸 en condici贸n humana, ha conocido tal impaciencia.

Se les pide que dejen su impaciencia y se les concede un vestido blanco.

Estas palabras no son un reproche, sino que tienden a ampliar su capacidad de comprensi贸n.

El Se帽or muestra al individuo que cuenta con 茅l, que no ha querido completar el n煤mero por S铆 solo con su Cruz.
Y que ha reservado un puesto, al interior de la propia acci贸n, tambi茅n a los compa帽eros de servicio del Padre.
apocalipsis

Sexto Sello

鈥淰i cuando abri贸 el sexto sello: se produjo un gran terremoto, el sol se puso negro como un sayal de pelo, la luna entera se ti帽贸 de sangre, y las estrellas del cielo cayeron a la tierra como caen los higos de una higuera cuando la sacude un hurac谩n.

Desapareci贸 el cielo como un libro que se enrolla, y montes e islas se desplazaron de su lugar.

Los reyes de la tierra, los magnates, los generales, los ricos, los poderosos y todos, los esclavos y libres, se escondieron en las cuevas y entre las rocas.

Y dec铆an a los montes y a las rocas: 鈥楥aed sobre nosotros y ocultadnos de la vista del que est谩 sentado en el trono y de la ira del Cordero鈥, porque ha llegado el gran D铆a de su ira.

Y 驴qui茅n podr谩 mantenerse en pie?鈥

En el sexto sello, la Tierra que deb铆a ser una morada, pierde 茅sta su funci贸n con el terremoto.

El sol que ten铆a la funci贸n de irradiar luz y calor, la deja en la oscuridad.

El color de sangre que ti帽e por entero a la luna, le impide su funci贸n de iluminar de noche; as铆 como hace el sol de d铆a.

Las estrellas que tienen su funci贸n en el cielo y s贸lo ah铆, cayendo sobre la tierra pierden al mismo tiempo su posici贸n y su funci贸n.

Desde el cielo deber铆an iluminar a la tierra.

Cayendo pierden la distancia necesaria para hacerlo.

Y Juan, al verlas caer as铆, las compara con los higos tiernos que son arrancados por una tempestad.

Tambi茅n ellos ten铆an su funci贸n en el 谩rbol, funci贸n dependiente de la uni贸n con el tronco.

Pero la tempestad no se cuida de ello y los hace caer inmaduros.

Ellos no tendr谩n ya la posibilidad de madurar, sino que servir谩n a lo m谩s s贸lo para atestiguar una misi贸n perdida para siempre, a llamar la atenci贸n sobre la diferencia entre su destino y el fin que hab铆a sido previsto para ellos.

No tendr谩n ya la posibilidad de volver a pegarse.

El cielo que domina sobre los hombres y les recuerda constantemente a Dios, que les fue dado como figura de la morada de Dios, que prolonga la mirada vuelta a 茅l hasta Dios: este cielo desaparece.

脡l es retirado, como enrollado.

脡l se retira s贸lo despu茅s de que sus estrellas, creadas para la tierra, han perdido su funci贸n.

Y ahora que todo lo que viene de lo alto, de Dios, se ha retirado, la devastaci贸n de la tierra prosigue.

Y todos los montes y las islas fueron removidos de sus asientos.

El cielo se ha retirado y as铆 en la tierra se alejan tambi茅n todas las cosas, sobre las cuales los hombres fundaban su existencia en cuanto a existencia terrena.

El hombre ve con terror que los confines, que hab铆a juzgado estables, no son tales.

La realidad m谩s alta de la tierra que 茅l conoce, y la m谩s baja en los confines del mar es implicada en este movimiento.

Todas las categor铆as de hombres, desde los reyes hasta los esclavos, buscan ahora una sola cosa.

Quieren ocultarse porque no son capaces de afrontar la situaci贸n, buscan un puesto en que salvarse de la cat谩strofe universal.

En el plan de Dios todos 茅stos habr铆an debido encontrar su unidad en la unidad divina, en la unidad de la Iglesia, en la unidad de su fe.

Ahora en cambio la angustia ha hecho de ellos una unidad de gente que huye y trata de esconderse y nada los une m谩s que ese sentimiento.

Ellos hablan a las rocas.

El di谩logo con Dios para ellos ya no existe.

Interrumpido el di谩logo con Dios, enmudece tambi茅n el di谩logo entre los hombres.

M谩s fuerte que el deseo y la necesidad de encontrar un refugio es en ellos el deseo de la muerte.

Y ellos manifiestan aquello que temen: de la vista del Padre y de la Ira del Cordero.

Y en cuanto a la Ira del Cordero est谩n particularmente aterrorizados sabiendo que el Hijo reposa en el Padre, en los atributos del Padre, que juzga y entrega el juicio que retorna a 脡l!!

En el fondo la perfecta unidad en la Ira entre Padre e Hijo presupone la perfecta unidad de su Amor.

Ahora todos conocen la Ira de Dios, porque ha llegado el Gran D铆a de su C贸lera.

Dios les hablaba pero ellos tienen o铆dos solo para las cosas de su ambiente.

Ahora reconocen a Dios en su Ira y se dan cuenta de que la soluci贸n habr铆a sido haberse desprendidos de la realidad terrena para haber encontrado as铆 la propia consistencia en Dios.

RESUMEN Y CONCLUSIONES

El primer caballo blanco representa al soldado cristiano comprometido con el evangelio del Se帽or quien saldr谩 como vencedor y para vencer.
El segundo caballo rojo representa el compromiso que tenemos con Dios y con el pr贸jimo, si no hay fuego sino tibieza, se presenta la guerra por intolerancia mutua.
El tercer caballo negro representa la justicia y la distribuci贸n de los frutos de la tierra que debe dar lugar a la donaci贸n.
El cuarto caballo verdoso representa a la muerte y el infierno que sigue a los que mueren a causa de la muerte de su propia alma
Los dem谩s hombres pueden morir por otras causas: la guerra, el hambre, las enfermedades, las fieras de la tierra y dem谩s.
El quinto sello representa a los que han ofrecido su vida por la causa del Se帽or, es decir por la salvaci贸n de sus hermanos.
Lo cual los sit煤a cerca de 脡l, bajo el altar.
A quienes se les pide esperar hasta que se complete un n煤mero determinado de compa帽eros de martirio.
En el sexto sello se pueden ver entre l铆neas, tanto los sucesos del mundo f铆sico como del espiritual.
La ca铆da de las estrellas del cielo, en la realidad material cometas, y de las estrellas de la Iglesia Cat贸lica, al perder su funci贸n de iluminar, en el sentido espiritual.
Todo lo que acontecer谩 en el momento del anunciado Gran Aviso: el juicio individual.
Que es el D铆a de la Ira de Yahv茅.
Y la desestabilizaci贸n de la Tierra con la p茅rdida de todo punto de referencia humano y material.
Y finalmente otra gran inc贸gnita, del s茅ptimo sello s贸lo se dice en el cap铆tulo ocho del Apocalipsis.
Que cuando el Cordero abra el s茅ptimo sello, se har谩 en el Cielo un silencio como de media hora鈥

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

脷ltimos Tiempos y Avisos

Ver todo