Moratalla presume de ser uno de los pocos lugares donde ha tenido lugar la aparición milagrosa de Jesucristo.

Fue acaecida a finales del siglo XV en el emblem√°tico monte Ben√°mor.

Y de la Virgen Mar√≠a que protagoniz√≥ la aparici√≥n el 5 de mayo de 1535, que ha dado lugar a la advocaci√≥n de Nuestra Se√Īora de la Rogativa, venerada desde entonces como patrona.

Moratalla es un pueblo y municipio de la Regi√≥n de Murcia, en Espa√Īa, perteneciente a la Comarca del Noroeste, cuyo nombre originario proviene de la √©poca romana, concretamente del top√≥nimo Murata tallea, la que est√° amurallada con palos.El burgo de Moratalla se extiende a los pies de las m√°s altas cumbres de la Regi√≥n Murciana, un enclave de gran riqueza paisaj√≠stica, pero tambi√©n cargado de historia y antiguas leyendas que a√ļn siguen muy vivas en el esp√≠ritu de sus gentes.Actualmente constituye uno de los municipios m√°s pintorescos de la provincia, recibiendo gran n√ļmero de turistas atra√≠dos por sus monta√Īas, su patrimonio monumental y sus tradiciones.

LA APARICI√ďN DE LA VIRGEN

Corr√≠a el a√Īo de 1535. Por esta √©poca y alg√ļn tiempo despu√©s, los feroces moros de las Alpujarras, en rebeli√≥n continua, devastaban cuanto iban encontrando a su paso.Innumerables cristianos perec√≠an a sus manos, y otros, despojados de cuanto pose√≠an, desnudos y hambrientos, se internaban despavoridos en estos territorios tan pr√≥ximos a la provincia de Granada.Fuera a causa del excesivo n√ļmero de necesitados o efecto de haberse debilitado un tanto la caridad en sus habitantes, ello es que no socorr√≠an los vecinos con verdadero amor cristiano tanta desgracia como se arrastraba ante sus ojos.

salida del templo de ns de la rogativa

Hab√≠an transcurrido 42 anos y 17 d√≠as desde que Jesucristo descendi√≥ ante Ruiz S√°nchez, en el monte de Ben√°mor..Era el 5 de Mayo del 1535, fiesta de la Ascensi√≥n del Se√Īor.

El 5 de mayo de 1535, a 30 kil√≥metros de la ciudad, hacia Poniente, en un sitio que abrazan las sierras del Serbalejo, Matanza y Puerto del Conejo, paraje sumamente fr√≠o y erizado de malezas inexpugnables, existe una ca√Īada que llaman del Conejo, la cual era propiedad de Gin√©s Mart√≠nez de Cuenca.√Čste ten√≠a un hijo de su mismo nombre, mozo de 20 a√Īos tan honesto y sencillo, bondadoso y trabajador que de modelo servia en aquella comarca.Apacentaba el afortunado zagal unas vacas de su labor, la v√≠spera precisamente de la Ascensi√≥n y, a la ca√≠da de la tarde, comenz√≥ a caer tan copiosa lluvia, que busc√≥ abrigo para √©l y sus reses en un hato que pr√≥ximo ten√≠an unos pastores.All√≠ pas√≥ la noche y, durante el sue√Īo, vino a turbarle varias veces una visi√≥n que en forma de mujer se le presentaba.Formando su exaltada imaginaci√≥n fant√°sticas quimeras, que sin dejarle reposo, le hicieron levantar muy de ma√Īana, todo preocupado con tan pertinaz idea.Pregunt√≥ a sus compa√Īeros si hab√≠a alguna mujer en el hato, respondi√©ronle que no y, silencioso y contrariado, se march√≥ a revisar sus tierras; sin duda en √©l era costumbre, por ver lo que hab√≠a profundizado la continua lluvia de la noche.Lleg√≥ al mencionado sitio de la ca√Īada del Conejo, llam√°ndole la atenci√≥n un trozo de sembradura, cuyas espigas completamente granadas formaban raro contraste con el resto de la sementera, floja y tard√≠a.No solo por la naturaleza del terreno, sino tambi√©n por la √©poca en que se hab√≠a sembrado.Tanto es as√≠ que, sin poder disimular su natural asombro, exclam√≥:

"¬°V√°lgame nuestra Se√Īora!".

Diciendo estas palabras, una paloma blanca cruz√≥ ante sus ojos; cogi√≥ √©l una piedra para tir√°rsela y, en el mismo instante, ilumin√°ndose aquellos contornos, vio descender sobre flotantes nubes, rodeada de peque√Īos angelillos, a la Virgen Santa Mar√≠a, cubierta con un manto blanco.Adem√°s observ√≥ que una peque√Īa gota de sangre manchaba su tersa frente.

"¬ŅQu√© buscas, hombre?", le dijo la Virgen..Gin√©s, absorto y de rodillas, transportado en sublime √©xtasis ante las gradas del trono de la Divinidad, escuch√≥ de los pur√≠simos labios de Mar√≠a.

"Que no tuviese cuidado alguno, y que previniera a los habitantes de Moratalla fuesen m√°s caritativos y hospitalarios con aquellos infelices cristianos que, de continuo, llegaban a sus puertas en busca de leg√≠timas limosnas..Que su amad√≠simo hijo estaba indignado por tan mal proceder, hasta el extremo de privarlos de la lluvia tan necesaria a sus agostados campos..Que ella, intercediendo con l√°grimas de dolor, hab√≠a conseguido - despu√©s de grandes esfuerzos - una peque√Īa tregua a su justo enojo..Por lo cual, en la noche pasada, abundantes lluvias devolv√≠an a los marchitos sembrados su frescura y lozan√≠a..Y, por √ļltimo, que se hiciese en aquel sitio una ermita con el nombre de Nuestra Se√Īora de la Rogativa, pues no tra√≠a otra misi√≥n que rogar a su Hijo en bien de los pecadores, previniendo, adem√°s, que all√≠ quedaban en se√Īal grabadas sus plantas...".Desapareci√≥ la Visi√≥n, confundi√©ndose aquella nube en las alturas, a los ojos del at√≥nito Gin√©s.

Qued√≥ √©ste tan impresionado que, durante largo tiempo, estuvo llorando para descargar su coraz√≥n fuertemente conmovido por las cari√Īosas palabras de la Virgen.Sent√≠a una fascinaci√≥n tal hacia aquel sitio, y su √°nimo tan pose√≠do estaba en m√≠stica contemplaci√≥n que, sin darse cuenta de ello, permaneci√≥ largu√≠simo rato, mudo y clavado cual una estatua.Maquinalmente se incorpor√≥ y, marchando al azar, se encontr√≥ a la puerta de un cortijo que pr√≥ximo a aquel lugar se levantaba.Habitaba en √©l Gin√©s Valero; al cual llam√≥ la atenci√≥n el aire preocupado del joven y hubo de preguntarle varias veces para que √©ste contara lo ocurrido, tanta era su cortedad.Puesta la grata noticia en conocimiento de Juan y Pedro Mateo, hermano y vecino del Valero, se trasladaron juntamente con sus mujeres al referido lugar del suceso y bien pronto reconocieron desde lejos las se√Īales de los sagrados pies, que fueron las que dej√≥ la Virgen.Por este tiempo, Mart√≠n L√≥pez era Alcalde (ped√°neo) en el Puerto del Conejo, donde ten√≠a su cortijo y residencia.Puesto en antecedentes de cuanto ocurr√≠a, acudi√≥ con varias personas, encontrando a Gin√©s Mart√≠nez que apacentaba sus vacas.No poco trabajo cost√≥ al Alcalde persuadir al Gin√©s a que hablase; pues su notoria timidez, unida a la impresi√≥n que le produjo verse rodeado de tantas gentes, de quienes era admirado, ven√≠a a aumentar su turbaci√≥n.Por fin venci√≥ sus escr√ļpulos y contando lo ocurrido pasaron al sitio, reconoci√©ndolo minuciosamente.Todos quedaron satisfechos; pues a pesar de la fuerte lluvia, no se hab√≠an borrado ni confundido las bien se√Īaladas plantas.As√≠ como a diez pasos de distancia, poco m√°s o menos, varias piedras comprimidas fuertemente, manifestaban donde Gin√©s permaneci√≥ en larga contemplaci√≥n.

El fausto acontecimiento, en alas de la fama, pronto recorri√≥ algunas leguas..Empezando a llegar de todas partes cojos; tullidos y enfermos de distintas clases, en busca de la salud perdida..Seg√ļn cuenta la tradici√≥n, bastaba formar un poco de barro con aquella tierra, donde la Virgen fij√≥ sus pies y, aplic√°ndola con verdadera fe al sitio enfermo, sanaban en el acto, con admiraci√≥n de todos los presentes.

El acontecimiento pronto alcanz√≥ tal fama que acud√≠an hasta el paraje infinidad de peregrinos, muchos de ellos enfermos.Tantos milagros se repitieron, que el Alcalde Mart√≠n L√≥pez, por medio de una carta, puso en conocimiento de la justicia de Moratalla cuanto ocurr√≠a.La cual, en su vista, acord√≥ en sesi√≥n celebrada por el Ayuntamiento el 27 de Mayo, que pasase una comisi√≥n a informarse bien de lo ocurrido, tomando declaraciones; reconociendo el sitio, etc.Sin p√©rdida de tiempo practicaron la informaci√≥n decretada; resultando ser cierto cuanto arriba consignamos, pues as√≠ resulta de la declaraci√≥n tomada a Gin√©s Mart√≠nez y tantos otros presentes.As√≠ como de la autenticidad de los milagros verificados en algunas personas que all√≠ se encontraban.Concluidas las diligencias, puso la inscripci√≥n signada el escribano de la comisi√≥n, Mart√≠n Pujol.Las cuales pasaron al Asesor abogado de la villa de Caravaca, el que evacu√≥ su informe en 14 de Junio del mismo a√Īo.Previniendo se notificasen al Se√Īor Inquisidor, como as√≠ se hizo y dejando un traslado aut√©ntico, que es el que existe en el Ayuntamiento de Moratalla, de donde hemos tomado estos apuntes, remiti√©ndose despu√©s los originales a Murcia, para su aprobaci√≥n.La Virgen de la frente herida rogar√≠a por todos los pecadores y por ello, el Santuario que se edific√≥ en el lugar se conoce como Ermita de la Rogativa.

ERMITA DE LA ROGATIVA

El paraje que circunda el lugar donde se encuentra tanto la Ermita como la Iglesia de la Rogativa, dista aproximadamente a unos 10 Kilómetros de El Sabinar, en dirección a Nerpio (Albacete).

En el lugar de la aparici√≥n se ha levantado un arco de cuatro columnas..El actual santuario se construy√≥ pocos a√Īos despu√©s con un Concejo de √ďrdenes militares dado en 1576; est√° situado unos doscientos metros m√°s abajo.

Quiz√° sea la Ermita de la Rogativa una de las edificaciones cuyo aspecto exterior impresiona al visitante y no precisamente por su monumentalidad.Posiblemente sea por su entorno, su enclave geogr√°fico, por su situaci√≥n entre el Pico de Revolcadores -techo de la Regi√≥n de Murcia con 2027 m de altitud-, El Servalejo y Pe√Īa Jarota (1946 m) que se eleva como curioso centinela de roca viva.En la primitiva construcci√≥n colaboraron unos madereros franceses que por aquel tiempo se encontraban trabajando en Sierra Seca y Ca√Īada del Conejo.Ellos fueron quienes a su costa, levantaron y techaron el edificio con tablas que tambi√©n aportaron desinteresadamente.Do√Īa Teresa, vecina de Hu√©scar y mujer del comerciante Avaino Genov√©s, fue qui√©n coste√≥ el retablo de madera con la imagen de la Virgen, as√≠ como los diversos complementos para el templo y para dicha imagen.Hab√≠an transcurrido varios a√Īos cuando la Ermita fue destruida por un incendio. Sobre este lugar, se levanto posteriormente una edificaci√≥n de tipo rural en los siglos XVI-XVII, cuyo aspecto es el que ha llegado hasta nosotros. Lo m√°s llamativo del interior es el camar√≠n, con pinturas bien conservadas de la √©poca.

Entre las caracter√≠sticas m√°s relevantes de la ermita destacan la perfecta fusi√≥n del edificio con su entorno, habi√©ndose utilizado en su construcci√≥n los materiales propios de la zona (ladrillo, madera y piedra)..La sencillez de recursos decorativos, basado en el lenguaje crom√°tico de blancos y azules enmarcando los vanos y las bases de los pilares..El pavimento exterior de guijarros de diferentes tama√Īos, haciendo dibujos, al estilo romano..Numerosos a√Īadidos posteriores en la zona del √°bside para responder a las necesidades de los peregrinos, que generalmente, pernoctaban all√≠..Y la adaptaci√≥n al clima, que la vemos en la construcci√≥n de un porche corrido, situado a los pies y lateral este, que viene a ser otra respuesta a las necesidades de acogida humana, en una latitud de clima adverso.

La climatolog√≠a de la zona tambi√©n se refleja en la manera primitiva de impermeabilizar la cubierta, a base de una mezcla de barro y ramajes de √°rboles de la zona, que formaban un bloque compacto y muy duro, y que cumpl√≠a la triple misi√≥n de ejercer de armadura, de impermeabilizador y de aislante t√©rmico.La ermita tiene una sola nave, coro alto a los pies, cubierta con una b√≥veda de ca√Īizo y escayola, que la dividen 5 arcos carpaneles muy rebajados. √Čsta seguramente no ser√≠a la cubierta original, siendo seguramente de una reforma del siglo XVIII.En el presbiterio se sit√ļa el camar√≠n de la Virgen, siendo √©sta la zona m√°s rica desde el punto de vista decorativo.Su planta es octogonal y sus paramentos est√°n decorados con pintura mural al fresco del siglo XVIII y factura eminentemente popular, donde est√°n presentes escenas b√≠blicas de car√°cter mariano y ang√©lico, guarnecidas por motivos florales.Las pinturas de la c√ļpula que cubre el camar√≠n representan a los cuatro evangelistas rodeados de √°ngeles y querubines y las pechinas est√°n decoradas con motivos florales, mientras que en las paredes est√°n presentes escenas marianas.

procesion de ns de la rogativa y jesus

LAS FIESTAS

Las fiestas en honor de la Rogativa tienen como acto se√Īalado el traslado de la Virgen a la ciudad y su posterior retorno, romer√≠as que se llevan a cabo en varias etapas por la gran longitud que ha de recorrerse..En cada jornada se realiza un tramo del camino, llegando hasta la aldea donde pernoctar√° la imagen y en la que los vecinos organizan una fiesta de bienvenida.

Resulta muy t√≠pico el baile de los romeros al comp√°s de las "cuadrillas de animeros", as√≠ como la realizaci√≥n de pujas por llevar las andas. La Virgen vuelve a su santuario el √ļltimo domingo de mayo, siendo entonces llevada hasta el templete de la aparici√≥n, concluyendo la jornada en los alrededores de la ermita con una multitudinaria fiesta.La Virgen y el Cristo pasan el invierno en la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunci√≥n, y a primeros de mayo vuelve cada uno a su ermita. El d√≠a del Aparecimiento se coloca a la Virgen en un templete cercano a su ermita, se puja por quitarle la corona y se le pone una de flores.A partir del 15 de agosto, la Virgen comienza su andadura en romer√≠a y rogativa hacia Moratalla, a la que se une Cristo Aparecido el √ļltimo d√≠a de agosto en la ermita de √©ste.Una vez en Moratalla se le hace una gran procesi√≥n por todo el pueblo.Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)