A pesar que los cristianos son m√°s perseguidos ahora que antes.
Monse√Īor insiste ahora en que "Mientras el pueblo √°rabe tuvo siempre miedo de sus l√≠deres, ahora son los l√≠deres que tienen miedo de su gente". Y sugiere que lo √ļnico que puede servir en esa zona es que triunfe el islamismo moderado, lo cual es correcto como ambici√≥n, pero por ahora no se puede decir que esto va en camino de ser as√≠.

Durante la Primavera √Ārabe o√≠mos a algunos jerarcas de la iglesia cat√≥lica y misioneros, no a todos gracias a Dios, hablar maravillas de los beneficios libertarios que tendr√≠a para los habitantes musulmanes y cristianos de pa√≠ses, los movimientos en apariencia espont√°neos que se estaban produciendo, y relataban con j√ļbilo las manifestaciones populares de, por ejemplo, la Plaza Tahir en Egipto, donde cristianos y musulmanes celebraban la ca√≠da de Mubarak. Otros en cambio, algunos cat√≥licos y sobre todo los coptos, dec√≠an ¬°cuidado!No se cansaban de decir que ahora los cristianos vivir√≠an con m√°s libertad, dejando de ser ciudadanos de segunda categor√≠a, y que los pa√≠ses √°rabes ahora prosperar√≠an.

SUCEDI√ď LO QUE MUCHOS PREVIMOS

Luego sucedi√≥ lo que pas√≥ en la Rusia del 1917, en la Italia de 1933, en la Alemania de 1934, en la China de 1949, en la Cuba de 1959 y en muchos otros lugares, que un partido bien compacto - lo que Lenin llamaba vanguardia ‚Äď se puso frente al descontento o sublevaci√≥n organiz√°ndolo en su provecho.Los partidos isl√°micos, que eran los √ļnicos que exist√≠an aunque en la clandestinidad en la mayor√≠a de los pa√≠ses, se pusieron frente a la movilizaci√≥n, le dieron organizaci√≥n y no en vano ganaron holgadamente las elecciones por voto popular y democr√°tico.¬ŅY cu√°l fue el resultado? Una persecuci√≥n mayor a los cristianos, la vuelta a costumbres arcaicas y acciones tendientes a instalar la shar√≠a como sistema judicial. Y adem√°s, la irradiaci√≥n de este talante de √©xito al resto de los musulmanes del mundo, donde han reflorecido las versiones m√°s tradicionales y violentas del Islam.

LA REITERACI√ďN DEL PLANTEO POR MONSE√ĎOR LAHHAM

Ahora Mons. Maroun Lahham, vicario patriarcal para Jordania y ex arzobispo de T√ļnez, habl√≥ en un seminario en Francia el 19 de enero, sobre el papel de la religi√≥n en el desarrollo de las sociedades √°rabes, y a pesar de los errores de lectura de la situaci√≥n, vuelve a insistir con el mismo concepto.

Para el vicario patriarcal de Jordania el mundo árabe ha cambiado y está desafiando a los partidos islamistas que tomaron el poder, así como a Occidente, que hasta ahora apoyaron de dictadores de Oriente Medio. Y establece que sólo el Islam moderado puede alcanzar el éxito político, económico y social.El texto de su discurso se puede encontrar en el Patriarcado Latino de Jerusalén. En él, el prelado explica cómo los partidos islamistas secuestraron la primavera árabe y pasa a ofrecer algunas ideas sobre cómo los árabes pueden desarrollar una sociedad democrática en el futuro.Advierte a islamistas y Occidente que desde el despertar de los pueblos árabes el mundo árabe ya no es el mismo.

"Mientras el pueblo árabe tuvo siempre miedo de sus líderes, ahora son los líderes que tienen miedo de su gente".

Sin embargo tal vez sea, otra vez, una mala lectura de la situación política de esos países y un desprecio por las organizaciones políticas, a la vez que un sobredimensionamiento de las movilizaciones espontáneas.Lo malo de estos optimismos es que luego se pagan con vidas de cristianos que hacen caso a las previsiones equivocadas.Por su importancia estratégica hacemos un resumen de lo que dijo.

RELIGI√ďN Y POL√ćTICA

El papel y el lugar de la religi√≥n en la sociedad, en general, y el mundo pol√≠tico, en particular, es una cuesti√≥n tan vieja como el mundo. Desde el Edicto de Mil√°n en el a√Īo 313, la relaci√≥n entre estos dos "mundos", es decir, la pol√≠tica y la religi√≥n ha tenido un sinf√≠n de variaciones: la sumisi√≥n de la religi√≥n a la pol√≠tica, la sumisi√≥n de la pol√≠tica a la religi√≥n, la separaci√≥n clara y casi negativa (ley de 1905), la separaci√≥n m√°s flexible (en los pa√≠ses de habla inglesa y alemana).Hoy en d√≠a, en el lado de la religi√≥n cristiana, el Concilio Vaticano II habla de la "independencia mutua y sana colaboraci√≥n" (GS76) y en el lado pol√≠tico europeo hablan de "laicidad positiva". Sin embargo, este marco que parece ser bastante equilibrado no se aplica al mundo √°rabe.Las sociedades no son las mismas, pero tambi√©n el papel de la religi√≥n en la pol√≠tica y la sociedad no es la misma. La religi√≥n, o m√°s bien el hecho de la religi√≥n, siempre ha tenido y sigue teniendo un papel importante en el desarrollo de las sociedades √°rabes.

PARTICULARIDADES DE LAS SOCIEDADES √ĀRABES

Un primer punto a destacar es que las sociedades √°rabes, musulmanes o cristianas, son sociedades con una matriz religiosa fuerte. La referencia religiosa es natural y forma parte de la vida de individuos y sociedades. Debemos tener esto en cuenta si queremos entender lo que est√° sucediendo en el mundo √°rabe.Por otro lado, recordamos que el religioso, en este caso musulm√°n, estaba totalmente ausente durante las protestas de los j√≥venes y viejos por igual en los movimientos recientes en T√ļnez, Egipto, Libia, Yemen, Bahrein y Siria. Estos movimientos fueron de persuasi√≥n social, pol√≠tico y humana .Esto se debe tambi√©n al hecho de que la religi√≥n en estos pa√≠ses no fue objeto de impugnaci√≥n, el √°rabe religioso estaba tranquilo, a pesar de que los grados de pertenencia y la pr√°ctica religiosa var√≠a de un pa√≠s a otro (el Islam de T√ļnez no es el Islam egipcio, por ejemplo).

LA PRIMAVERA √ĀRABE

Los movimientos de la primavera √°rabe fueron espont√°neos, sin estructura pol√≠tica previa, sin ideolog√≠a, sin verdaderos l√≠deres carism√°ticos, y pudieron derrocar a los reg√≠menes pol√≠ticos m√°s fuertes que duraron a√Īos 20, 30 o 40 a√Īos.Los movimientos religiosos isl√°micos (y la pol√≠tica internacional, pero este es otro tema), se subieron al carro, llegaron al poder con elecciones libres y democr√°ticas, y empezaron a tener un papel preponderante en los cambios en las sociedades √°rabes.

LA VICTORIA DE LOS PARTIDO ISL√ĀMICOS

Creo que no deber√≠amos estar sorprendidos por la aparici√≥n del Islam y el islamismo pol√≠tico o su "victoria".He aqu√≠ por qu√©:En los pa√≠ses que han sufrido la primavera √°rabe, los sistemas pol√≠ticos no permit√≠an la existencia de ning√ļn partido de oposici√≥n serio. T√ļnez, por ejemplo, tuvo algunos partidos de la oposici√≥n, as√≠ como Egipto, pero eran de fachada.Por el contrario, los partidos islamistas realmente exist√≠an. Estos partidos fueron oprimidos, perseguidos, encarcelados, pero estaban bien organizados y estructurados. La persecuci√≥n s√≥lo les dio m√°s fuerza y ??fuerza de voluntad para resistir y sobrevivir.Una vez que los "opresores" desaparecieron, se encontraron solos para tomar el escenario pol√≠tico. Estaban organizados, bien estructurados y ten√≠an programas sociales y religiosos bastante bien definidos, lo cual no fue el caso de los programas econ√≥micos y pol√≠ticos.Mientras docenas de nuevos partidos pol√≠ticos surgieron antes de la elecci√≥n (m√°s de 120 en T√ļnez), eran reci√©n nacidos, pero sin programas y sin experiencia pol√≠tica, y sus voces divididas indirectamente ayudaron al Partido Nahda (el partido pol√≠tico tunecino con referencia religiosa) para tener una victoria relativamente f√°cil.Despu√©s de haber pasado de la oposici√≥n al gobierno, los partidos religiosos fueron obligados a hablar sobre la econom√≠a y la pol√≠tica, sin nunca renunciar al deseo de cambiar la sociedad y hacerla "evolucionar" en una direcci√≥n islamista. Ciertamente, ellos no lo dicen, tambi√©n se estaban defendiendo entre ellos.

Pero hay muchos ejemplos: los intentos fallidos de introducir la Sharia en la nueva Constituci√≥n de T√ļnez; una l√≠nea m√°s estricta en la observancia del ayuno del Ramad√°n; el velo isl√°mico parcial y completo; discursos pol√≠ticos en las mezquitas, globos sonda para volver a introducir la poligamia; hacer hoteles Halal y hoteles Haram; modificar la ley de adopci√≥n y la ley de garant√≠a, introducir el velo integral en las universidades....

Por no hablar de consignas como: "El Islam es la solución", "Quiero ser gobernado por la ley de Dios" (Sharia), "una buena musulmana es una musulmana con velo", etc.

LECCIONES PARA OCCIDENTE Y PARA LOS √ĀRABES

Dicho esto, la presencia de regímenes musulmanes o islamistas en la cumbre del poder es legítima e indiscutible legalmente. Este es un hecho absolutamente nuevo. Y en esto hay una lección para Occidente y otra para los partidos musulmanes.Para Occidente: El Medio Oriente y los países árabes, en general, ya no son lo mismo, y una vuelta atrás es impensable. La calle árabe ha explotado, y mientras los árabes estaban siempre con el miedo a sus líderes ahora son los líderes que tienen miedo de su gente. Este cambio es de suma importancia, y no sé si Occidente es capaz de medir su significación.Ya no es posible o permitido lidiar con líderes déspotas árabes, disculpar la violación de los derechos humanos bajo el pretexto de proteger sus fronteras contra la inmigración ilegal o detener el avance de los partidos islamistas. Los países árabes son países de mayoría musulmana, y Occidente debe cambiar su curso de acción y hacer frente a esta nueva realidad.

Para los países árabes que optan a ser gobernados por el Islam político, deben saber que el Islam político o es moderado o no tiene ninguna posibilidad de éxito.

Ning√ļn pa√≠s, √°rabe o no, puede vivir en un "ghetto" religioso o pol√≠tico. Le doy un ejemplo:

el Islam político tiene que lidiar con los bancos impulsados ??por el interés, que no está permitido en el rígido Islam gobernado por la sharia.

Con un Occidente que acepte las nuevas reglas del juego político, y con una abierta y moderada política del Islam, la vida se hace posible.

COMO PUEDEN CAMBIAR LOS PA√ćSES √ĀRABES

Con la religi√≥n como est√° en la actualidad o como aparecer√° ma√Īana en varios pa√≠ses √°rabes, ¬Ņpueden las sociedades √°rabes cambiar y cu√°l es su papel en el desarrollo? Perm√≠tanme esbozar una respuesta.En primer lugar, yo s√© que el tiempo de los profetas ha terminado. Lo que yo digo son ideas que son de mi exclusiva responsabilidad.El hecho religioso puede cambiar con √©xito o evolucionar las sociedades √°rabes:

Si se toma una posici√≥n clara y decidida contra los movimientos salafistas que han hecho su aparici√≥n oficial en los pa√≠ses de la primavera √°rabe y tambi√©n, al mismo tiempo en los partidos isl√°micos. Este no es el caso de los partidos de gobierno en T√ļnez y Egipto. Hay en estos pa√≠ses una cierta complicidad entre el gobierno y los salafistas: una posici√≥n de laissez faire, de condenas blandas y suaves. Recientemente, las posiciones vinieron m√°s claras, y espero que la raz√≥n no sea s√≥lo por las pr√≥ximas elecciones en T√ļnez en junio de 2013.

Si el Islam político adopta una política democrática que garantice los derechos humanos y las libertades derivadas, para empezar, de la reciprocidad y la libertad de conciencia, y no sólo la libertad de culto. Este es un punto que todavía encuentra mucha resistencia de parte de los musulmanes, ya que va en contra de la interpretación literal del Corán. Sin embargo, aquí se abre un gran capítulo para el que hay que tarde o temprano encontrar una solución.

Si aceptan el juego de la política democrática, que implica la postergación del poder. Hamas en Gaza, que retrasa indefinidamente las elecciones por miedo a perder, es un ejemplo aleccionador.

Si se las arreglan para ofrecer a la gente un programa económico válido. Porque incluso si los pueblos árabes son musulmanes en sus genes, su primera necesidad es la de vivir (primum vivere deinde philosophare) y el trabajar.

Si se las arreglan para ofrecer a Occidente una agenda política seria y que salga - como Occidente - de la compleja historia de Oriente / Occidente, las Cruzadas / Colonialismo, la islamización de Europa / evangelización del Islam, etc. Una purificación de la memoria es necesaria en ambas partes para lograr relaciones pacíficas entre estos dos mundos.

¬ŅY SI ESO NO OCURRE?

Si esto no sucede, los partidos con tendencias islámicas han tenido su oportunidad.Y puesto que todo el mundo está hablando de la libertad y la democracia - que ya es enorme para los países árabes y para propios los partidos religiosos - se tendrá que dar la misma oportunidad a otros partidos.El partido que gobernará los países árabes y desarrolle las sociedades árabes mejor, será el partido por el que cientos de jóvenes han sacrificado su juventud y su vida.

EN CONCLUSI√ďN

Se nos ocurre que las propuestas del Monse√Īor son mas expresiones de deseo que posibilidades ancladas en las situaciones pol√≠ticas actuales de cada pa√≠s.Los partidos isl√°micos est√° haciendo sus primeras experiencias en el gobierno pol√≠tico y es probable que tengan muchos inconvenientes, como ya se ve en Egipto, pero esta agon√≠a puede durar d√©cadas, sobre todo cuando occidente, a√ļn en sus propios pa√≠ses, tiene una mirada condescendiente a los musulmanes, que incluso proponen cambiar radicalmente las leyes occidentales para instalar un califato mundial gobernado por la shar√≠a.No es momento para volver al viejo optimismo ingenuo, sino en su caso, de proteger a los cristianos que a√ļn viven en esos pa√≠ses, y con optimismos biol√≥gicos sobre la situaci√≥n pol√≠tica no se lo logra.Y si la estrategia es que se queden para que no desaparezca el cristianismo en esa zona del globo, es una t√°ctica equivocada irse de la realidad con planteos hasta ahora pol√≠ticamente ut√≥picos.Fuentes: Asia News, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)