‚ÄćPorque los Pol√≠ticos y la Iglesia se empe√Īan en decir que esto se trata de un peque√Īo grupo de terroristas.
Pero es m√°s profundo que eso.
Si no hay una nueva interpretación del Corán, los musulmanes seguirán pensando que la forma de evangelizar es por la espada.
Y es inevitable entonces, que surjan lo terroristas como hongos.
Porque estamos en una sociedad que ha dejado un espacio religioso vacío al expulsar al cristianismo.
terrorismo_9_ene_paris_supermercado_judio_muerte_secuestrado_charlie_hebdo
Los hechos repetidos de atentados terroristas islámicos en Europa, los disturbios de jóvenes musulmanes, las zonas liberadas a la sharía, son una consecuencia del abandono del cristianismo.
Y su sustitución por el liberalismo estatal laicista, que es incapaz de enfrentar al estilo de terrorismo generado dentro de una religión.
El discurso pol√≠ticamente correcto impide reconocer al enemigo y reprimirlo antes de que act√ļe. ¬†

Pero esto no surgió de la nada.

El laicismo radical, impulsado desde el estado, ha crecido sobre las cenizas del catolicismo, y se apreciar ver el resurgimiento de viejas tendencias pre cristianas.

Pero esta decisión de serruchar las patas de la silla en la que reposa Occidente, lo está haciendo tambalear y sus crisis son una detrás de otra.

EUROPA YA NO ES MAS CRISTIANA Y SE VOLVIO SECULAR

George Friedman, el cerebro geopolítico de Stratfor, comentando los atentados en Europa menciona como una de sus causas la debilidad del laicismo.

Enuncia algo que todos vemos, Europa ya no es cristiana.
El cristianismo perdió su control hegemónico sobre la cultura europea que tuvo durante los siglos anteriores y que la había unido.
Y la sustituye, por una nueva doctrina de la laicidad.

El secularismo estableci√≥ una distinci√≥n radical entre la vida p√ļblica y privada, en la que la religi√≥n, en el sentido tradicional, fue relegada a la esfera privada, sin control sobre la vida p√ļblica.

Hay muchos encantos en el laicismo, en particular la libertad de creer lo que quiera en privado.

Pero el laicismo tambi√©n plantea un problema p√ļblico.

Existen aquellos cuyas creencias son tan diferentes de las creencias de los dem√°s que encontrar un terreno com√ļn en el espacio p√ļblico es imposible.

Y luego est√°n aquellos para los que la distinci√≥n entre lo privado y p√ļblico no tiene sentido o es inaceptable.

Europa resolvió el problema con el debilitamiento del cristianismo.
Pero han invitado a personas que no sólo no comparten las doctrinas fundamentales de la laicidad, sino que las rechazan activamente.

Lo que el cristianismo había llegado a ver como progreso alejándolo de los conflictos sectarios, los musulmanes (y algunos cristianos) lo ven simplemente como decadencia.

EL DISCURSO POL√ćTICAMENTE CORRECTO NO PERMITE IDENTIFICAR AL ENEMIGO COMO UN GRUPO

Se ha creado una indeterminación en nuestro uso del lenguaje que nos permite trasladar la responsabilidad de las acciones de los atentados lejos de una religión.
A una parte de menor importancia en una religión, a las acciones de sólo los que apretaron el gatillo.
Este es el problema universal de la laicidad, que quiere evitar los estereotipos.

No deja claro quién va a ser responsable de lo que pase.

‚ÄćPor delegar toda la responsabilidad en el individuo, el laicismo tiende a absolver a las naciones y las religiones de la responsabilidad.

Esto no es necesariamente malo, pero crea un enorme problema pr√°ctico.

‚ÄćSi nadie m√°s que los hombres armados y sus partidarios inmediatos son los responsables de la acci√≥n, y todos los otros que comparten su fe est√°n sin culpa, has hecho un juicio moral defendible.

‚ÄćPero en la pr√°ctica, has paralizado tu capacidad de defenderse a s√≠ mismo.

Es imposible defenderse de la violencia al azar e inadmisible imponer responsabilidad colectiva.

Esta complejidad moral es un problema que no puede resolver f√°cilmente.

‚ÄćNo todos los musulmanes - ni siquiera la mayor√≠a de los musulmanes - son responsables de esto.

Pero todos los que cometieron esos actos eran musulmanes que dicen hablar en nombre de los musulmanes.Se podría decir que este es un problema musulmán y luego hacer responsables a los musulmanes de resolverlo.

¬ŅPero qu√© pasa si no lo hacen?

Y así, el debate moral gira sin cesar.Este dilema se agrava por el secreto oculto de Europa.

‚ÄćLos europeos comunes, en el fondo, no ven a los musulmanes del norte de √Āfrica o Turqu√≠a como europeos, ni tampoco tienen la intenci√≥n de permitir que sean europeos.

‚ÄćLa soluci√≥n europea a su aislamiento es el concepto de multiculturalismo, en la superficie una noci√≥n liberal, y en la pr√°ctica, tanto un movimiento para la fragmentaci√≥n cultural y la creaci√≥n de ghettos.

Estos asesinatos en los atentados no tienen nada que ver con la pobreza, por supuesto.

tapa charlie hebdo

Los inmigrantes recién llegados son siempre pobres. Es por eso que inmigran.Y hasta que aprendan el idioma y las costumbres de sus nuevos hogares, están siempre en ghettos.Es la próxima generación que desemboca en la cultura dominante.

Pero el secreto sucio del multiculturalismo fue su consecuencia de perpetuar el aislamiento musulm√°n.
Y tampoco era la intención de los musulmanes convertirse en europeos, incluso si pudieran.
Ellos vinieron a hacer dinero, no a ser franceses.
La poca profundidad del sistema de valores de la posguerra europea se convierte así en la película de terror que que se repite permanentemente con cada atentado.

Decir que no todos los musulmanes comparten esta visión de convertir por la espada no resuelve el problema.

‚ÄćSuficientes musulmanes comparten el fervor de poner en peligro las vidas de aquellos que desprecian.

Y esta tendencia hacia la violencia no puede ser tolerada por ning√ļn occidental o por los musulmanes que se niegan a suscribir una ideolog√≠a yihadista.

‚ÄćPero no hay manera de distinguir a aquellos que podr√≠an matar de aquellos que no lo har√°n.

‚ÄćLa comunidad musulmana podr√≠a ser capaz de hacer esta distinci√≥n, pero un polic√≠a europeo o americano de 25 a√Īos de edad, no puede.

Y los musulmanes no pueden o no quieren ser su propia policía, porque en el fondo saben que lo que dicen los yihadistas está en la letra de el Corán.

Por lo tanto, nos quedamos en un estado de guerra.Los políticos han llamado a esto una guerra contra el Islam radical.

Si sólo llevaran uniformes o distintivos, entonces lucharíamos sólo contra los islamistas radicales y no sería un problema.

Pero pedir una guerra contra los islamistas radicales es como llamar a la guerra contra los seguidores de Jean-Paul Sartre.

Exactamente, ¬Ņqui√©nes son?

¬ŅCOMO EL LAICISMO SE HIZO HEGEM√ďNICO?

El laicismo ha metido a Europa en este lío.

‚ÄćY una clave de c√≥mo se hizo hegem√≥nico la podemos tener de Benjamin Wiker que acaba de publicar un libro ‚ÄúAdoraci√≥n al Estado:

¬ŅC√≥mo el liberalismo se convirti√≥ en nuestra religi√≥n de Estado‚ÄĚ.

‚ÄćQue pone luz sobre c√≥mo se desarroll√≥ esta nueva religi√≥n alternativa en occidente, desplazando al cristianismo.

‚ÄćDescribe la tensi√≥n entre los intereses del Estado y los religiosos, y al hacerlo, proporciona la perspectiva hist√≥rica para comprender mejor el actual creciemiento de lo que el libro describe como ‚Äúlaicismo radical‚ÄĚ.

Que es lo que ha debilitado a Europa y lo hace presa de los islamistas.

Wiker postula que la cultura secular de hoy tiene su pedigrí en el mundo pagano materialista, que coexistió con el pacto del Antiguo Testamento.
Pero fue sometido y apisonado por el ascenso de la Alianza del Nuevo Testamento.

En el Antiguo Testamento, el poder político de David estaba separado de la autoridad moral de Nathan, y cuando esos dos imperativos se cruzaron, David finalmente cedió a la mano invencible de Nathan.

En el Nuevo Testamento, Jes√ļs traz√≥ una l√≠nea entre los intereses del Estado y los Divinos refiri√©ndose al rostro que estaba en la moneda en sus bolsillos.

‚ÄćEsta visi√≥n del mundo se hizo subterr√°nea debido a los 1.500 a√Īos de Cristiandad en Occidente.

‚ÄćPero con el cristianismo en reflujo, las viejas formas, aunque con un nuevo lenguaje, est√°n haciendo su reaparici√≥n.

EL PAGANISMO ROMANO

El cristianismo llega en un momento y lugar, la Roma imperial, donde el paganismo es tan sólido y arraigado como el hormigón romano.
Hay una pornografía desenfrenada, libertinaje sexual, infanticidio, eutanasia y asesinato patrocinado por el Estado.
¬ŅTe recuerda algo?

Incluso en una nota al pie, Wiker cita al poeta romano Marcial del primer siglo, describiendo una "boda", donde un hombre vestido como un novio "se casa" con un hombre vestido como una novia.

‚Äć"¬ŅEso no parece suficiente todav√≠a para ti, Roma?", escribe Marcial con incredulidad, sin saber lo que el futuro traer√≠a.

Con sus mejores a√Īos detr√°s, Roma segu√≠a siendo la superpotencia cuando el cristianismo amaneci√≥, y ning√ļn poder quiere compartir su poder.

Y la esencia de la premisa cristiana, fundada en la autoridad √ļltima y objetiva de Dios, la verdad eterna inmutable, fue demasiado para los antiguos romanos y tambi√©n para los "modernos" de todos los siglos a partir de entonces.

‚ÄćPero en la √©poca de la cristiandad se mantuvo subterr√°nea por falta de peso intelectual y pol√≠tico.

como era eso de estado

REAPARECE CON MAQUIAVELO EN EUROPA

El autor sit√ļa el inicio el resurgimiento del laicismo radical de hace 500 a√Īos en la publicaci√≥n de El Pr√≠ncipe de Maquiavelo.
Fue Maquiavelo quien, seg√ļn Wiker, erigi√≥ la primera pared de separaci√≥n absoluta entre la Iglesia y el Estado en la era cristiana.
Irónicamente, el concepto no era nada nuevo.

Pero lo que Maquiavelo hizo bien fue no sólo reclamar esta separación como la piedra angular de la civilización, sino poner al Estado por encima de todo lo demás, especialmente la religión (el cristianismo).

Maquiavelo fue seguido por una serie de pensadores y filósofos que, de pie sobre los hombros uno del otro, recortaron la génesis divina del cristianismo.
Con el fin de construir una variedad de nuevos mundos a la imagen del hombre.
Estuvo Hobbes con un pensamiento que suena familiar, relegando el pensamiento y la acción religiosa a las sombras de la vida privada.
Mientras que la luz estaba reservada exclusivamente al Estado todopoderoso.
El rechazo de Spinoza de la realidad objetiva del bien y del mal.
Rousseau imaginando al hombre como la suma de sus deseos y necesidades
.Y el hijo adoptivo de Rousseau, la Revolución Francesa, que fue en partes iguales una rebelión contra los Borbones y el cristianismo.

Esta animosidad fomentada por Maquiavelo y nutrida por los filósofos que le siguieron, viajó al Nuevo Mundo.

Como Wiker describe en su libro, Thomas Jefferson estaba tan convencido de que los evangelistas hab√≠an cometido un error cr√≠tico al "inventar" una narrativa del Divino Jes√ļs que Jefferson se encarg√≥ de editar el Nuevo Testamento con todas las referencias a la divinidad de Jes√ļs extirpadas.

En el siglo XIX, la escuela de los filósofos antes mencionados tomó las más prestigiosas universidades europeas y a través de la polinización cultural cruzó al nuevo mundo.

‚ÄćLos resultados de la laicidad crepitante (Wiker nos recuerda que las escuelas de la √©lite de la Ivy League, como Harvard y Yale comenzaron como escuelas de teolog√≠a), fue que el pensamiento verdaderamente radical se convirti√≥ en anatema para una visi√≥n cristiana de la vida.

Y ahora tal status quo predomina ampliamente en la mayoría de los planes de estudios universitarios.

historieta cruz

EL NUEVO CREDO

Las piedras de toque seculares son que la verdad es incognoscible, que el √ļnico "pecado" del que vale la pena preocuparse es la intolerancia.
Y que todas las expresiones religiosas son todas de igual valor (relevantes o irrelevantes).
Estas premisas han sido talladas en piedra en frente no sólo de cada escuela laica, sino en las principales universidades católicas también.

El colmo de la ironía, como Wiker demuestra bien, es que los laicistas radicales de hoy, al igual que los seguidores de Maquiavelo, Hobbes o Rousseau, no son los ejemplares de una visión no religiosa, sino con mayor precisión son los sumos sacerdotes de una religión alternativa.

Los secularistas tienen su dogma (aborto, libertinaje), su clero (desde las élites de Washington y la Unión Europea a la academia).
Y tienen sus inquisidores (los medios) para mantener a los "fieles" alineados.
La más reciente manifestación de este fenómeno incluso tiene un mandamiento: usted debe ser tolerante (o más).

¬ŅY CUALES SON LAS CONSECUENCIAS DE ESTO?: EUROPA PREOCUPADA POR LA ISLAMOFOBIA

Los atentados que padece Europa se dan en un marco en que los líderes europeos alzan su voz contra la islamofobia.

‚ÄćPero debieran considerar, que al igual que la homofobia, la etiquetaci√≥n de islamofobia es una forma de patologizar a los que no est√°n de acuerdo con la narrativa dominante.

‚ÄćUna fobia es un miedo irracional.

Pero en este caso, es perfectamente razonable estar preocupado por un movimiento religioso que est√° sembrando sangre el mundo.

‚ÄćLa acusaci√≥n de islamofobia etiqueta a los ‚Äúenemigos del Islam‚ÄĚ.

‚ÄćLos moderados los marcan, le ponen la etiqueta, y luego vienen los violentos y los atacan f√≠sicamente; lamentablemente esa es la historia.

‚ÄćPara los extremistas isl√°micos es leg√≠timo matar en nombre de Al√° a los periodistas y dibujantes que escriben y dibujan cosas que no les gustan.

‚ÄćMientras que los moderados estar√≠an contentos de verlos en la c√°rcel.

Es una cuestión de grados solamente.

Las acusaciones p√ļblicas repetidas de islamofobia, los ataques legales y verbales repetidos contra aquellos que atacan al Islam y a los musulmanes, no hace m√°s que aumentar la victimizaci√≥n de los musulmanes.
Lo que aumenta su odio y hostilidad contra Occidente, y genera una reacción de defensa en las masas europeas.
musulmanes protestando en europa

‚Äć

VOCES PROF√ČTICAS DENTRO DEL ISLAM QUE NO SE ENCUENTRAN EN LOS EUROPEOS

Hace poco que algunos l√≠deres de pa√≠ses musulmanes se han dado cuenta ¬†que el problema no es s√≥lo el terrorismo, sino el Islam y los comienzan a hablar de p√ļblico.

‚ÄćSalman bin Hamad al-Khalifa, Pr√≠ncipe Heredero de Bahrein, desmistific√≥ la ret√≥rica de la ‚Äúguerra contra el terrorismo‚ÄĚ, admitiendo que no es una ideolog√≠a sino s√≥lo un medio para conseguir poder.Para el pr√≠ncipe

‚Äúno s√≥lo estamos luchando contra los terroristas, sino que estamos luchando contra los te√≥cratas‚ÄĚ.

Aquellos hombres que se colocan ‚Äúa la cabeza de una ideolog√≠a religiosa y que tienen el poder, en virtud de un edicto religioso, para privar a alguien del futuro y utilizarlo con fines pol√≠ticos‚ÄĚ

El Príncipe al-Khalifa no siguió la consecuencia de su análisis (tal vez por temor a posibles represalias).Pero se desprende que no se puede solucionar el problema solamente atacando a los violentos, porque el problema está en la intolerancia religiosa, más allá de los métodos.

Hablando en la Universidad Al-Azhar en El Cairo, el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi ha tenido el valor de decir a los líderes religiosos de la más alta institución del Islam sunita que el mundo musulmán ya no puede ser percibido como

‚Äúfuente de ansiedad, peligro, muerte y destrucci√≥n‚ÄĚ para el resto de la humanidad.

Y los l√≠deres religiosos del Islam deben ‚Äúsalir de s√≠ mismos‚ÄĚ y promover una ‚Äúrevoluci√≥n religiosa‚ÄĚ para erradicar la intolerancia y sustituirla por una ‚Äúvisi√≥n m√°s iluminada del mundo‚ÄĚ.

Si no lo hacen, van a tomar ‚Äúante Dios‚ÄĚ la responsabilidad de llevar la comunidad isl√°mica a la ruina.

Dijo al Sisi,

‚Äú¬ŅEs posible que 1600 millones de personas no pueden pensar en ser capaces de vivir si no eliminan al resto de los 7 mil millones de personas en el mundo?‚ÄĚ.

Sin embargo en la visita del papa Francisco a Egipto, la cabeza de la Universidad de Al Azhar, la m√°xima autoridad teol√≥gica de los sunitas, dijo que esto se trata de un peque√Īo grupo de fan√°ticos, y no mostr√≥ apertura a la reforma teol√≥gica del Islam.

¬ŅY LOS L√ćDERES OCCIDENTALES?

Ning√ļn l√≠der occidental ha tenido hasta ahora el valor de usar palabras similares a al Sisi.

De hecho, todos ellos han cuidado de no herir los sentimientos de los musulmanes, porque se ofenden f√°cilmente.

Sin embargo, las masacre que se están dando en Europa nos recuerdan lo que sabemos y no queremos expresar en voz alta, que en el Islam hay problema, tanto para Occidente como para los mismos países musulmanes.

Pero para actuar se debe revisar la indiscriminaci√≥n tolerada hasta ahora en el nombre de la ‚Äúdiversidad cultural‚ÄĚ.

‚ÄćSon incompatibles con el sistema legal occidental las concesiones, como las de Gran Breta√Īa, de permitir la gesti√≥n de barrios enteros bajo la ley Sharia en vez de bajo las leyes occidentales.

‚ÄćPero tambi√©n hay otro tema, no s√≥lo la cobard√≠a y la incapacidad, sino los negocios.

‚ÄćLas monarqu√≠as del Golfo que alimentan a los islamistas y grupos jihadistas son las mismas que vierten fondos en las mezquitas, centros culturales y organizaciones isl√°micas en toda Europa.

Y son las mismas que vierten en el viejo continente cientos de miles de millones de dólares.

Una lluvia de petrod√≥lares que est√° financiando que sirve para comprar empresas, hoteles, equipos de f√ļtbol y voluntades.

‚ÄćFuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Otras Religiosidades

Ver todo