No est谩 claro si la iniciativa de investigar a la ONU parti贸 de Juan Pablo II.
Que le pidi贸 al Padre Michel Schooyans dem贸grafo belga, fil贸sofo y te贸logo sentarse en la ONU e investigar lo que suced铆a all铆.
O si parti贸 la idea de este sacerdote y Juan Pablo II lo envi贸.
Pero el resultado es el mismo.
De esta investigaci贸n emergi贸 un libro publicado en Europa.
Que se comenta 鈥 no lo hemos podido confirmar 鈥 que todo su tiraje fue comprado por alguien que no quer铆a que se difundiera.
Fue luego publicado en el 2001 en ingl茅s The Hidden Face of the United Nations.
Y actualmente lo vende Amazon que dice tener 11 ejemplares de 茅l.
Tambi茅n fue publicado en espa帽ol en M茅xico en el 2002 con el t铆tulo "La cara oculta de las Naciones Unidas", pero est谩 agotado.

Se trata de un libro peligroso para el Nuevo Orden Mundial.

Porque los cat贸licos podr铆an acceder a una informaci贸n sobre la ONU que nunca han o铆do y nadie jam谩s les dijo, salvo alg煤n sacerdote del tipo francotirador.

El P. Michel Schooyans sustituye en su libro lo que alguna vez fue una noble imagen de las Naciones Unidas con una aterradora realidad.

Un plan para formar un nuevo orden mundial basado en una visi贸n, que 茅l define como sat谩nica, de los "nuevos derechos del hombre".

Muchos de 茅stos, en 谩reas tales como la homosexualidad, la eutanasia, la pedofilia, el divorcio y la prostituci贸n.

Unos han sospechado durante mucho tiempo la verdad sobre de las Naciones Unidas, con su fachada de dedicaci贸n a la paz, el progreso y la prosperidad.

Pero al inicio del milenio, este sacerdote cat贸lico, miembro de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales del Vaticano y profesor en prestigiosas Universidades, ha puesto de manifiesto la transformaci贸n de esta organizaci贸n.
dos hombres mirando el mundo
La alguna vez prometedora para las naciones, devino en una m谩quina para la destrucci贸n de las soberan铆as nacionales.
Y trabaja para su sustituci贸n por un Nuevo Orden.
Una cultura mundial basada en una visi贸n maligna de los "nuevos derechos del hombre".

Quince a帽os despu茅s lo que hall贸 el P. Michel Schooyans parecer铆a que se ha venido confirmando.

Y a煤n as铆 est谩 absolutamente oculto para la mayor铆a de los cat贸licos; por eso queremos compartirlo.

Desde que Michel Schooyans escribi贸 el libro, pasaron tres Papas y ninguno de ellos ha salido a hablar directa y claramente de esta vinculaci贸n, sino solo alusivamente.

Por lo que debe haber habido una decisi贸n de no confrontar poderes en este momento o quiz谩s porque se sab铆an sin suficiente poder de comunicaci贸n.

Es un tema para reflexionar y discernir.

Libros del Padre Schooyans se pueden bajar en ,pdf aqu铆.

padre Michel Schooyans
Padre Michel Schooyans

MICHEL SCHOOYANS NO ES UN PENSADOR MARGINAL

En 1997 el entonces cardenal Joseph Ratzinger escribi贸 el pr贸logo de un libro de Michel Schooyans titulado El Evangelio: Confrontando el Desorden del Mundo, que es una especie de manifiesto Cat贸lico antiglobalizaci贸n.

Y todos conocemos a Ratzinger y sabemos que no prologa a cualquier persona ni cualquier obra.

El Cardenal Ratzinger denunci贸 en el prefacio al Nuevo Orden Mundial (en concreto utilizando la terminolog铆a "nuevo orden mundial") como m谩s o menos la culminaci贸n del marxismo.

脡l va a decir que el cristiano est谩 "obligado a protestar" contra esto y que el Nuevo Orden Mundial no puede "reducir la libertad al silencio".

En una parte del pr贸logo dice Ratzinger:

Bajo el nuevo t铆tulo de Orden Mundial, estos esfuerzos adquieren una configuraci贸n que cada vez se relacionan con la ONU y sus conferencias internacionales, especialmente las de El Cairo y Beijing.
Que revelan una filosof铆a del hombre nuevo y del mundo nuevo, en su esfuerzo por trazar formas de llegar a ellos.

Esta filosof铆a recomienda no preocuparse por el cuidado de los que ya no son productivos ni da alguna esperanza de una vida de calidad.

Se recomienda reducir el n煤mero de participantes en la mesa de la humanidad, para que la llamada felicidad, ya adquirida por algunos, no sea tocada.

El car谩cter t铆pico de esta nueva antropolog铆a, que est谩 en la base del Nuevo Orden Mundial, se revela sobre todo en la imagen de la mujer, en la ideolog铆a del "empoderamiento de las mujeres", propuesta en Beijing.

El objetivo es la autorrealizaci贸n de las mujeres para quienes los principales obst谩culos son la familia y la maternidad.

Esto debe desaparecer antes de la "equidad y la igualdad de g茅nero", antes de que se realice un ser humano indistinto y uniforme, en cuya vida la sexualidad no tendr铆a otro significado que la voluptuosidad.

DE DEFENSORA DE LOS DERECHOS TRADICIONALES A CREADORA DE NUEVOS DERECHOS

El P. Schooyans nos revela la transformaci贸n del original reconocimiento de una ONU, defensora tradicional de los derechos humanos, con la "Declaraci贸n Universal de los Derechos del Hombre" de 1948, hasta hoy que en palabras del autor, se ha llegado a una

"reinterpretaci贸n perversa de los derechos del hombre que opera bajo la influencia del voluntarismo.
La oposici贸n a los Estados soberanos.
El establecimiento de una inquisici贸n laica al amparo de la tolerancia.
Y el uso de la ley para "legitimar" la violencia.

Los resultados de esta disminuci贸n del hombre, expulsado de ser el due帽o de la tierra, pone los derechos humanos sobre la base de la fuerza f铆sica.

De modo que "los derechos del animal fuerte son superiores a los del hombre d茅bil"

new-world-order

COMO SE DIBUJA EL CONSENSO PARA QUITAR EL PODER A LOS ESTADO NACIONALES

Recientes conferencias internacionales se han ocupado de aplicar una nueva norma pol铆tica - en El Cairo en 1994, Beijing en 1995, y en Nueva York en 2000, entre otras.

Siendo marcadas por "recurrir a un consenso", sobre la que el autor comenta:

"Este consenso convoca constantemente, de modo enga帽oso, a anular la legislaci贸n nacional que continua bas谩ndose en la objetividad de los derechos del hombre, t铆pica de la tradici贸n cl谩sica.
Por esto, la legislaci贸n nacional, est谩 cada vez m谩s y m谩s arrinconada para parecer falsa en relaci贸n con estas "conclusiones", planes secretos y otros planes de acci贸n".

El Padre Schooyans ilustra el resultado ominoso:

"El consenso se obtiene en las asambleas internacionales gracias a las organizaciones no gubernamentales que hacen un buen trabajo de cabildeo.

En esta partitura, el premio va para la Federaci贸n Internacional de Planificaci贸n de la Familia, defensora especialmente del aborto.

Luego de este consenso se presiona a las naciones para que puedan 'ser fieles a s铆 mismas鈥 para firmar pactos o convenios sobre esos asuntos y programas de acciones consensuadas.

Una vez ratificados, estos instrumentos jur铆dicos tendr谩n fuerza de ley en las naciones participantes"

El Padre Schooyans cita algunos ejemplos de conflicto entre tales consensos promovidos por la ONU y las leyes nacionales.

Uno de ellos el reconocimiento de Gran Breta帽a del derecho de los padres a decidir si sus hijos deben o no deben asistir a las clases de educaci贸n sexual, y la trayectoria de la ONU hacia los derechos del ni帽o.

LOS NUEVOS DERECHOS CREADOS POR LA ONU

El autor ve la marcha hacia una nueva 茅tica creada por unos "nuevos derechos" en 谩reas tales como la homosexualidad, la eutanasia, la supresi贸n de la supervisi贸n de los hijos, la pedofilia, el divorcio, la prostituci贸n y c贸mo 茅stos se dirigen hacia la "sacralizaci贸n civil de la violencia".

El final de este "viaje neo-nietzscheano", advierte, ser谩 la reconversi贸n de la violencia individual por la violencia institucional.

"Por su propia naturaleza, esta misma "nueva 茅tica" ser谩 intolerante.
Ya que debe ser as铆 para poder procurar la uniformidad social y hacer individuos unidimensionales".
gaia

LA DEIFICACI脫N DE LA TIERRA Y LA SUSTENTABILIDAD ECOL脫GICA

El Padre Schooyans culpa la falsa idea de derechos humanos que tiene la ONU a la determinaci贸n de 茅ste organismo mundial a "deificar la Tierra y desacralizar al hombre".

La Carta de la Tierra de 1992, seg煤n el autor, refleja un cientificismo evolutivo que acepta al hombre como un producto de la evoluci贸n e ignora su capacidad de preguntarse e indagar sus significados.

Incluyendo los de su propia existencia: Vida, muerte y necesidad de libertad.

Contrariamente, la Carta subordina al hombre a una "ecolog铆a imperativa", que excluye toda discusi贸n del por qu茅 las cosas existen.
Por tanto, cierra el debate a favor de una evoluci贸n puramente materialista.

Todo esto est谩 en manos del Consejo de la Tierra y de la Cruz Verde, dos organizaciones no gubernamentales.

Su 茅xito, Fr. Schooyans se帽ala, "se dirige a dejar sin efecto la concepci贸n realista de los derechos del hombre".

LA B脷SQUEDA DEL ABSOLUTISMO

El siguiente paso hacia un absolutismo que terminar谩 con todo el reconocimiento del individualismo es la propuesta de los bur贸cratas de la ONU de "Instrumentos jur铆dicos adecuados que eviten el control nacional".

Uno de 茅stos "instrumentos jur铆dicos" previsto por el autor ya existe: la Corte Penal Internacional (CPI).

El Padre Schooyans advierte que bajo la presi贸n de las feministas y / o homosexuales radicales la competencia de este tribunal podr铆a extenderse a 'delitos' concernientes a los llamados "nuevos derechos del hombre 'obtenido por medio de "consensos".

Es f谩cil ver que la Iglesia Cat贸lica o sus obispos pudieran ser arrastrados ante este tribunal y condenados por negarse a "ordenar" a las mujeres o por continuar ense帽ando la inmoralidad de lo que significan las pr谩cticas homosexuales.

Ya es creciente la condena judicial para aquellos que hablen p煤blicamente de la visi贸n b铆blica y cat贸lica sobre la homosexualidad, como desordenada.

El Padre Schooyans prev茅 ya, el sometimiento a los opositores del aborto, la homosexualidad y la eutanasia a un posible juicio ante jueces de este tribunal.

Se帽ala adem谩s una resoluci贸n de 26 de noviembre de 2000 de la Comisi贸n de la ONU de los Derechos del Hombre para crear el cargo de Representante Especial del Secretario General de la ONU "quien es el encargado de la protecci贸n de los defensores de los derechos del hombre".

En una Declaraci贸n sobre los Defensores de los Derechos del Hombre (difundida en marzo, 2000) dice que

"los nuevos derechos del hombre deben ser promovidos activamente y r谩pidamente para formar parte de la legislaci贸n nacional".

El autor dice que esto est谩 dirigido en primer lugar a resguardar a los defensores m谩s radicales de los nuevos derechos del hombre de toda la oposici贸n y ataque.

El autor se帽ala que no hay duda que las acusaciones en estas materias corresponder谩n a la Corte Penal Internacional si no se resuelven de forma adecuada en las naciones.

"La asociaci贸n NAMBLA (una asociaci贸n que promueve la pedofilia) ya ha hecho saber que espera aprovechar la protecci贸n conferida por la Declaraci贸n (sobre los Defensores de los Derechos del Hombre) para protegerse contra los que se oponen a la pedofilia".

UNA FUERTE PRESI脫N PARA QUE SE ADOPTEN LOS NUEVOS DERECHOS

El Padre Schooyans acusa a los funcionarios de la ONU de presionar para que los "nuevos derechos del hombre" sean adoptados.

Incluye los que el autor ve como una reorganizaci贸n de derecho sexual destacando, entre ellos:

鈥 "Las diferencias de roles entre hombres y mujeres en la sociedad no son naturales sino culturales鈥

鈥 "Todo el mundo es libre de elegir su sexo o cambiarlo; las uniones homosexuales tienen el "derecho" a la adopci贸n.

Y las "familias monoparentales, uniones del mismo sexo, como modelos familiares";

鈥 "Legalizar y dar f谩cil acceso a la anticoncepci贸n en todas sus formas y al aborto";

鈥 "La educaci贸n sexual obligatoria sexual para adolescentes...

La libertad sexual para los adolescentes sin el control de los padres..."

LA CREACI脫N DE UNA NUEVA RELIGI脫N DE CONSENSO

El Padre Schooyans identifica el deseo de la ONU de "hacer el paso por la puerta reservada para la conciencia."

Esto fue revelado, dice el autor, en la reuni贸n de los 1000 l铆deres mundiales religiosos por la paz, que son parte de la cumbre del Pacto Mundial de Nueva York en julio de 2000.

El prop贸sito espec铆fico de 鈥淯nirse a la Iniciativa Religiosa" es la creaci贸n de una religi贸n mundial para obtener una "nueva 茅tica planetaria".

Todos los proselitismos (esfuerzos de conversi贸n) de cada religi贸n de forma individual estar铆an prohibidos.

Los "C铆rculos de la cooperaci贸n" podr铆an difundir que adoptemos una nueva religi贸n pante铆sta.

La reuni贸n de estos l铆deres religiosos termin贸, en palabras del P. Schooyans "con un elogio de la tolerancia, el agnosticismo, y el relativismo radical mal entendido."

Comprensiblemente, el Cardenal Francis Arinze, presidente del Consejo Pontificio para el Di谩logo Interreligioso, no pudo firmar esa iniciativa.

LA CONSTRUCCI脫N DE UNA 脡LITE SOBERANA MUNDIAL

El Padre Schooyans vio toda la febril actividad del Milenio del a帽o 2000, que incluy贸 la cumbre de jefes de Estado y de los l铆deres de las religiones en Nueva York, como parte de los esfuerzos del secretario general para erigir una

"ONU como un aut茅ntico criadero para una 'elite' soberana mundial, y para transformarla en un lugar de concentraci贸n de poder sin precedentes en la historia".

Esto sostiene autor,

"dejar铆a a los gobiernos y parlamentos en un papel residual...

'Compartir la responsabilidad' es una nueva expresi贸n de trampa explosiva que indica que la ONU ya no se conforma con jugar un papel secundario.

Tiene la intenci贸n de ponerse al centro del poder mundial y equiparse, poco a poco, con todos los aparatos de control que necesite para ejercer lo que cree, es su misi贸n en el Nuevo Milenio".

Hans Kelsen
Hans Kelsen

LA BASE TE脫RICA DE ESTE MOVIMIENTO ES DE HANS KELSEN

El Padre Schooyans identifica al fil贸sofo-te贸rico Hans Kelsen (1881-1973) detr谩s de esta obra arquitect贸nica de un nuevo absolutismo mundial.

"No es una exageraci贸n decir que los conceptos de consenso de los nuevos derechos del hombre, de internacionalismo y de la mayor铆a de los otros temas que hemos encontrado encuentren su fuente en esta teor铆a de un total derecho racionalista y positivista de la ONU.

Se sabe que Kelsen, probablemente no ten铆a conocimiento de la perversa utilizaci贸n que se hizo de su pensamiento en el ambiente de la ONU.

No es menos cierto que el capital de trabajo de Kelsen [Teor铆a Pura], cuya influencia sigue siendo ejercida sobre los juristas de todo el mundo, es una gu铆a que no se puede pasar por alto si se quiere entender las tendencias actuales de la ONU.

Eso es tanto m谩s evidente cuando uno se da cuenta que el profesor vien茅s de Berkeley influy贸 en la redacci贸n de la Carta".

Kelsen pone la "norma suprema" m谩s all谩 de los cuestionamientos, exigiendo obediencia por el deber u obediencia ciega.

Kelsen escribe:

"Los Estados No conservar谩n la autoridad (para crear normas) excepto en la medida en que el derecho internacional reserve tal materia.
Por ello se terminar谩 eliminando la libertad de regular leyes nacionales.
Si alguien admite que el derecho internacional sea un orden jur铆dico supranacional, los mandatos de los pa铆ses ya no tendr谩n autoridad ilimitada"

Y el Padre Schooyans dice:

"Esto explica el papel que se le transferir谩 a la Corte Penal Internacional.

Dado que ya no habr谩 forma de identificar los principios generales del derecho.

Le corresponder谩 al tribunal demostrar el significado de los textos jur铆dicos y las decisiones consensuadas, y decir cu谩l es la interpretaci贸n v谩lida.

Las discrepancias en la interpretaci贸n ser谩n de ah铆 en adelante intolerables, porque arruinar谩n el orden jur铆dico y en consecuencia al Estado supranacional...

Las convenciones y pactos ya no aparecer谩n aqu铆 como acuerdos aprobados de forma libre por los Estados soberanos e individuales.

Sino como un v铆nculo jur铆dico que emanar谩 de la voluntad de la organizaci贸n internacional, lo que requerir谩, a trav茅s de las ratificaciones, la obediencia de los Estados".

El Padre Schooyans comenta que:

"Con tal asombrosa teor铆a de la ley , estaremos en la presencia de la concentraci贸n piramidal de un poder absoluto y sin precedentes en la historia".

Declara adem谩s:

"Se observa, entonces, que el orden jur铆dico mundial ser谩 construido no para el servicio de un tipo imperial hegem贸nica cl谩sico, sino para controlar la vida.

La norma suprema aqu铆 ser谩 el dominio sobre la vida con el fin de llegar, por lo tanto, a dominar a los hombres y a todas las cosas".

Es f谩cil ver que para obtener este dominio sobre la vida, es necesaria la destrucci贸n de los verdaderos derechos humanos.

Como el Padre Schooyans explica:

"En los ambientes de la ONU, la destrucci贸n de las Naciones aparece entonces, como un objetivo a ser buscado, si se quiere definitivamente sofocar la concepci贸n antropoc茅ntrica de los derechos del hombre.

Al poner fin al organismo intermediario que es el Estado Nacional, un Estado mundial centralizado lo reemplazar铆a.

Manera en que entonces se vendr铆a la llegada de los tecn贸cratas y otros aspirantes a un gobierno mundial totalitario".

LA CONSAGRACI脫N DEL DERECHO A LA VIOLENCIA Y A LA MUERTE

El Padre Schooyans ve al aborto, la eutanasia y la esterilizaci贸n como un esfuerzo para abrirnos a un totalitarismo en todo el mundo.

El autor ve todas estas pr谩cticas como expresi贸n que tiende a convertir la violencia en un derecho, hacia "el don de la muerte", como expresi贸n de la voluntad soberana:

"De hecho, en el caso del aborto, en el que un inocente es absolutamente declarado culpable, es el mal que resulta de una anticoncepci贸n fallida 鈥淓l obst谩culo para un carrera o para la comodidad鈥.

Un obst谩culo inadmisible para nuestra propia libertad; un freno para el enriquecimiento y desarrollo.

La violencia absoluta recae sobre un total inocente.

El inocente debe ser linchado.

En consecuencia, el inocente debe ser designado como v铆ctima, como un chivo expiatorio, e incluso como una v铆ctima inocente.

Y debe ser tratado como tal, con una violencia que lo silenciar谩 y lo har谩 desaparecer.

Se puede hablar de forma an谩loga sobre los pobres del Tercer Mundo, a quienes se le quieren esterilizar.

Los deficientes mentales o los enfermos terminales a los que se le quieren practicar la eutanasia; a los mendigos, los ni帽os de la calle a los que se le quiere disparar como a conejos.

En nombre de los "nuevos derechos del hombre", categor铆as enteras de seres humanos pueden ser condenado a muerte sin que los asesinos cometan homicidio.

Estos seres se ven privados de todos sus derechos y toda protecci贸n jur铆dica esta apartada de ellos".

No es de extra帽ar, entonces, que el P. Schooyans informe que,

"La presencia cristiana perturba a la presente ONU, ya que en el dominio de la antropolog铆a, la ONU ha rechazado toda referencia a la verdad...

Est谩 claro para todos que la Iglesia no puede admitir que toda referencia a la verdad sea expulsada".

onu

LA SOSTENIBILIDAD ECOL脫GICA

Muchos de estos horrores visitan la humanidad con la excusa de un "desarrollo sostenible".
Es decir, restringen la expansi贸n humana en la afirmaci贸n que es perjudicial para el planeta.
Como si el hombre estuviera sujeto a la Tierra, en lugar de la Tierra al hombre.

"Aqu铆 no hay muchas preguntas para pedirle a los hombres de hoy que se sacrifiquen para conseguir una utop铆a de un futuro radiante por nacer.

En el nombre de las generaciones futuras, se deben tomar medidas draconianas sin demora para restringir el mal causado por las intervenciones humanas en el planeta.

Para recuperar esta "茅tica del futuro" los ecologistas impregnaron fuertemente ideas de la Nueva Era, exaltando el culto de Gaia.

Ellos concluyeron que los derechos de la Madre Tierra son m谩s importantes que los derechos de estos seres ef铆meros llamados hombres".

Las convocatorias sobre el "desarrollo sostenible" que vienen desde las Conferencias de la ONU en Estocolmo en 1972 deben ser vistas bajo esta luz.

La Carta de la Tierra exige al hombre

"reconocer, no s贸lo los derechos de la tierra en general, sino tambi茅n los derechos de los seres vivos, especialmente de los animales.

En breve, el hombre debe aceptar ser sujeto al imperativo ecol贸gico".

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Noticias

Ver todo