Entrevista al polaco que operó con Juan Pablo II.
La Iglesia y el papa polaco Juan Pablo II fueron fundamentales para la erosión del comunismo. A días de un nuevo aniversario de la caída del Muro de Berlín el premio Nobel de la Paz, ex presidente polaco y ex líder del sindicato Solidaridad habla de los pormenores del proceso, la acción del papa y de la Iglesia, y la oración confiada a María para su intercesión.
Juan Pablo II y Lech Walesa

Walesa, est√° convencido que ‚Äúla Providencia‚ÄĚ envi√≥ a los polacos ‚Äúun Papa Santo‚ÄĚ en un per√≠odo particularmente dif√≠cil, y que fue fundamental en la ca√≠da del comunismo. Presentamos aqu√≠ la entrevista realizada por la revista El Pensador.

ENTREVISTA HECHA POR LA REVISTA EL PENSADOR A LECH WALESA

P.‚Äď Se√Īor presidente, much√≠simas gracias por esta entrevista. Como bien sabe, en pocos meses su amigo Juan Pablo II ser√° canonizado. ¬ŅQu√© siente ante este acontecimiento?R.‚Äď Es una gran alegr√≠a y estoy profundamente convencido, junto con millones de personas en Polonia y en todo el mundo, de que la Providencia quiso enviarnos un papa santo en un per√≠odo particularmente dif√≠cil.Personalmente tuve la suerte de conocer y tratar al beato Juan Pablo II y encontrar en √©l apoyo para luchar, compresi√≥n paternal y una incre√≠ble fuerza para sacar adelante tareas humanamente inimaginables.P.‚Äď En efecto, es bien sabido que usted y Juan Pablo II tuvieron una relaci√≥n muy estrecha. ¬ŅCu√°l cree que es la mayor contribuci√≥n de su pontificado?R.‚Äď Su persona y su obra son demasiado ricas para tratar de reducirlas a un momento o acto particular. Pero aquellas palabras que dirigi√≥ a los polacos, ¬ęVen Esp√≠ritu Santo y renueva la faz de la tierra, de √©sta tierra¬Ľ, tuvieron una fuerza particular y se hicieron vida en Solidarnosc para ayudar a la renovaci√≥n de Polonia, Europa y el mundo entero.P.‚Äď ¬ŅHa tenido usted oportunidad de intervenir en el proceso can√≥nico de Juan Pablo II?R.‚Äď S√≠, en el proceso de beatificaci√≥n tuve la oportunidad de dar mi testimonio y manifestar mis propias convicciones...P.‚Äď Juan Pablo II se comprometi√≥ firmemente para erradicar el comunismo en la Europa del Este. Usted jug√≥ un papel muy importante en este proceso. ¬ŅEl sindicato Solidaridad fue posible porque justo entonces hab√≠a un papa polaco?R.‚Äď Los polacos padecen de una grave enfermedad: el amor a la libertad, que se ha fortalecido en momentos de nuestra historia cuando la naci√≥n ha sido privada de su libertad y nuestra patria borrada del mapa. Este yugo pes√≥ especialmente ante la indiferencia del mundo occidental cuando en 1939 el mundo nos dej√≥ solos frente al poder beligerante de Alemania y la posterior sujeci√≥n al r√©gimen comunista ruso.Nunca llegamos a reconciliarnos con esta situaci√≥n y buscamos en aquellos primeros a√Īos de la postguerra resistir con las armas sin ning√ļn efecto. Entendimos as√≠ que el √ļnico camino era el de la paz y el di√°logo. Fue en este momento cuando lleg√≥, enviado del cielo, un papa polaco. Un papa que apoyar√≠a y sostendr√≠a este camino y b√ļsqueda de cambios desde la misi√≥n encomendada a Solidaridad, record√°ndonos siempre que ¬ęno puede haber libertad sin solidaridad¬Ľ, y fortaleciendo en nosotros la esperanza.P.‚Äď ¬ŅRecuerda cu√°ndo fue la primera vez que le habl√≥ usted de Solidaridad a Juan Pablo II?R.‚Äď Tuve la suerte de poder entenderme con el Santo Padre sin necesidad de palabras, algo muy importante teniendo en cuenta que no siempre y en todos los lugares se pod√≠a hablar abiertamente. Recuerdo muy bien la primera visita de Solidarnosc al Vaticano. Recuerdo tambi√©n el encuentro en la Dolina Chochlowska, donde tuvimos una conversaci√≥n en el pasillo del hotel en lugar del sal√≥n preparado por las autoridades, lleno de equipos de escucha. As√≠ como el encuentro en Gdansk. Fueron encuentros muy personales y al mismo tiempo de un peso pol√≠tico muy fuerte, sobre todo para las autoridades comunistas...P.‚Äď Se ha dicho que la Iglesia cat√≥lica apoy√≥ su lucha contra el comunismo, incluso financiando a Solidaridad. ¬ŅQu√© hay de cierto en todo ello?R.‚Äď Como un fiel hijo de la Iglesia, puedo asegurar de que ella siempre estuvo a nuestro lado. Sus representantes, los obispos y sacerdotes, fueron siempre compa√Īeros de lucha en momentos decisivos. Por todos los medios posibles, con su autoridad, invitaban al di√°logo y daban testimonio de la verdad. Su apoyo espiritual y sus oraciones no tienen precio. Por desgracia hubo tambi√©n momentos muy dolorosos, como en el caso del padre Jerzy Popieluszko, al igual que muchos otros. Pero estoy seguro que nada fue en vano.Por todo ello, la Iglesia jug√≥ un gran papel en la conquista de la libertad y en el proceso de democratizaci√≥n del pa√≠s. Incluso cuando a los ojos de la opini√≥n p√ļblica y en algunos aspectos concretos no siempre estuvi√©ramos de acuerdo, las decisiones pol√≠ticas y estrat√©gicas permanecieron del lado de la libertad y se dirig√≠an hacia un mismo fin.P.‚Äď En ocasiones la transici√≥n a la democracia de Polonia estuvo a punto de irse a pique. ¬ŅJug√≥ Juan Pablo II un papel de mediaci√≥n con Gorbachov, en orden a garantizar que la transici√≥n siguiera adelante?R.‚Äď Esta pregunta no me corresponde a m√≠ contestarla. Ahora bien, es cierto que Gorbachov intent√≥ renovar el comunismo, pero no lo logr√≥. Y en parte esto fue as√≠ gracias al papel que en este campo desempe√Ī√≥ Juan Pablo II.P.‚Äď Si en 1988 no hubi√©ramos tenido un papa polaco, ¬Ņhabr√≠a colapsado el comunismo?R.‚Äď Hubo muchos factores que provocaron el colapso. Fue un proceso que se inici√≥ significativamente en 1980 en el astillero de Gdansk, y despu√©s de muchos a√Īos de lucha trajeron consigo un proceso de cambios hacia la libertad. En este camino Juan Pablo II tuvo un rol decisivo para que sucediera de esta manera, pac√≠fica y efectiva, y no de otra.P.‚Äď Como sabe, la Virgen Mar√≠a anunci√≥ en F√°tima la ca√≠da del comunismo. ¬ŅSinti√≥ alguna vez la proximidad real de la Virgen durante su dura lucha contra aquel r√©gimen pol√≠tico?R.‚Äď Yo hablar√≠a incluso de milagros porque muchas veces sent√≠ y realmente not√© la mano de la providencia divina. Siempre trat√© de actuar seg√ļn mi conciencia y en momentos decisivos dec√≠a en silencio y con gran intensidad: ¬ę¬°Madre de Dios, ayuda!¬Ľ Y siempre lo ha hecho.P.‚Äď Dentro de poco se cumplir√°n 25 a√Īos desde la ca√≠da del Muro de Berl√≠n, tiempo m√°s que suficiente para hacer balance... ¬ŅCu√°les creen que son las sombras de este proceso?R.‚Äď La ca√≠da del muro de Berl√≠n fue el efecto y no la causa de los cambios. El camino hacia la libertad hab√≠a empezado ya antes en Polonia. Otras naciones entendieron y aplicaron el mensaje y la misi√≥n de Solidarnosc, y precisamente esta Solidarnosc ¬ęinternacional¬Ľ junto a los cambios realizados en otros pa√≠ses libres, se convirtieron en luz y fuente de esperanza.Despu√©s hist√≥ricamente no logramos mantener esta intensidad en el esp√≠ritu de Solidaridad, algo que podr√≠a considerarse una de las sombras, junto a la realidad de todos aquellos pa√≠ses que no pudieron aprovecharse de estos cambios y quedaron relegados y marginados en la pobreza, tal vez porque no les ayudamos en su momento a prepararse para un mundo nuevo. Queda como una tarea pendiente de nuestra generaci√≥n.P.‚Äď ¬ŅEs hoy Polonia el pa√≠s que usted so√Īaba en 1983?R.‚Äď En aquellos a√Īos, alrededor de 1983, nadie nos ofrec√≠a ni la m√°s peque√Īa posibilidad de cambio pol√≠tico por el camino de la paz. Habl√© con primeros ministros, presidentes, reyes... y no fui capaz de convencer a nadie de que por un camino pac√≠fico el comunismo acabar√≠a por caer y nosotros ser√≠amos testigos de ello en nuestra vida. Era totalmente imposible so√Īar con un pa√≠s libre y sin embargo, con el tiempo, logramos un √©xito inimaginable.No obstante me duele el hecho de que en este camino de democratizaci√≥n hayamos descuidado a los m√°s d√©biles y de que muchos hayan acabado perdiendo por no estar preparados para el capitalismo. Son hechos dolorosos, pero no empa√Īa la realidad de una gran victoria de la que nuestra generaci√≥n forma parte.R.‚Äď ¬ŅCu√°l es hoy, seg√ļn usted, la mayor amenaza para la democracia en el mundo?R.‚Äď Hoy vivimos condiciones nuevas que nos impiden crear programas y estructuras totalmente nuevas. El mundo de hoy est√° lleno de peligros desconocidos en √©pocas anteriores, pero que ofrecen al mismo tiempo nuevas e incre√≠bles posibilidades. Estamos tratando de aprovecharlas con √©xito desarrollando el campo de las nuevas tecnolog√≠as y formas de comunicaci√≥n, pero, con toda sinceridad, creo que todav√≠a no estamos listos para los retos de un mundo global.P.‚Äď El comunismo colaps√≥ en Europa. Pero parece que otra clase de materialismo se ha adue√Īado de nuestra sociedad. El consumismo. ¬ŅPiensa que el capitalismo es la respuesta a los problemas actuales del mundo?R.‚Äď Debemos recordar al mundo, de diferentes maneras, que el hombre es m√°s importante que esta evoluci√≥n de la civilizaci√≥n, y hacer lo posible por construir un mundo m√°s seguro, m√°s justo y m√°s arraigado en las virtudes universales. Siempre digo con fuerza que los sistemas pol√≠ticos y econ√≥micos que operan hoy en d√≠a no son capaces de entender los desaf√≠os de hoy ni las obligaciones de la generaci√≥n futura. Esto provocar√° descuidos importantes y con ellos, sufrimientos.La humanidad pierde oportunidades cuando no enfrenta los desaf√≠os y cuando le falta coraje para tomar las decisiones importantes. Faltan l√≠deres valientes y eficaces capaces de cambiar la realidad. Creo que con frecuencia domina la huella del encasamiento y actitudes conservadoras, cuando lo que hace falta es una mirada nueva a las cosas y un √°nimo renovado para construir el mundo desde una nueva perspectiva global, porque el capitalismo y la demacraci√≥n que vemos hoy no van a sobrevivir ni un siglo... Hay que cortar la rama en la que estamos sentados.P.‚Äď ¬ŅPor qu√© la Uni√≥n Europea parece interesada en perder las ra√≠ces cristianas en su pol√≠tica legislativa? Como ejemplo, le cito el fracasado proyecto de Constituci√≥n y las pol√≠ticas contra la familia y la vida.R.‚Äď No se puede construir un edificio firme, un mundo de paz y abundancia, sin fundamentos, sin una referencia a valores universales. Desafortunadamente los constructores actuales ligeramente rechazan estos puntos de referencia, estos valores, y sin ellos f√°cilmente nos desorientamos, dejando a su suerte las futuras generaciones. Europa debe respirar con dos pulmones, el material y el espiritual.P.‚Äď En un mundo consumista, multicultural y relativista... ¬ŅPiensa que hay oportunidad para el mensaje cristiano?R.‚Äď Siempre hay lugar para un mensaje universal y positivo...P.‚Äď Usted ha sido un activista por los derechos humanos y la libertad en el mundo. Pero, ¬Ņcu√°l es la lucha del Walesa de hoy, con setenta a√Īos?R.‚Äď La lista de temas que requerir√≠an ser tratados y profundizados con urgencia es larga. El mundo de hoy busca sistemas pol√≠ticos y econ√≥micos capaces de asegurar la paz, la justicia y la abundancia para cada pa√≠s. Yo estoy convencido de que para resolver estas preguntas dif√≠ciles es necesario el principio de la solidaridad internacional e interpersonal. Es esta solidaridad la que hist√≥ricamente ha derrumbado los muros por el camino de la paz, por el camino del di√°logo entre culturas y religiones.Al mismo tiempo, esta v√≠a estimula y apoya la juventud, y la motiva a crecer y desarrollarse buscando la mejor educaci√≥n posible, cuidando de no permitir que se margine a personas y pa√≠ses con menores recursos y posibilidades. No tenemos mucho tiempo porque la din√°mica del progreso es r√°pida. No podemos permitir que el pecado de omisi√≥n o la equivocada pol√≠tica de unos pocos pa√≠ses y sus aliados provoquen la imposibilidad de otras naciones de acceder a una vida mejor.Por ello quiero apelar a todas las personas de buena voluntad, a√ļn peque√Īas organizaciones y comunidades, movimientos sociales y partidos pol√≠ticos para que busquen soluciones alternativas a las grandes cuestiones de nuestra actualidad, mediante acciones y planteamientos nuevos, que busquen cambiar con valent√≠a el propio entorno y el mundo.Evitaremos as√≠ la posibilidad de que nuestros hijos y nietos nos reprochen el haber perdido la posibilidad de crear una gran civilizaci√≥n. Tendremos la oportunidad de debatir sobre estos temas, junto con otros ganadores del Premio Nobel, durante la XIII Cumbre del Premio Nobel de la Paz que pronto se tendr√° por primera vez en Europa Centro-Oriental, en Varsovia, del 21 al 23 de octubre de este a√Īo. Albergamos un profundo deseo de recordar al mundo que la solidaridad es la mejor receta para alcanzar la unidad pac√≠fica entre las naciones.P.‚Äď ¬ŅCu√°l es el papel que juega Walesa en los intentos por democratizar Cuba?R.‚Äď El instituto que lleva mi nombre, como organizaci√≥n no gubernamental, dirige desde hace algunos a√Īos un programa: En solidaridad con Cuba. Se trata de ense√Īar a la gente que busca la libertad y a las organizaciones de la sociedad civil de qu√© manera es posible luchar por la libertad por el camino de la paz.Damos sugerencias sobre el modo de manejar el di√°logo, partiendo de nuestras propias experiencias, e intentando convencer de que la unidad de metas abre el camino de la libertad. Estoy convencido de que en nuestra vida este bello pa√≠s disfrutar√° de la libertad y seguir√° desarroll√°ndose porque tiene un enorme potencial.P.‚Äď Por √ļltimo, me gustar√≠a citarle a tres protagonistas de la historia contempor√°nea, con los que usted ha estado vinculado, para que me d√© su opini√≥n de ellos. Margaret Thatcher.R.‚Äď Es una figura de un gran peso pol√≠tico, que hizo grandes m√©ritos para el bien de su propia patria, Europa y el mundo. La actitud de la Primera Ministra por lo que se refiere a la Solidarnosc fue invalorable y vio siempre en ella la oportunidad de un gran cambio para Europa y el mundo entero.No tuvo miedo de decir abiertamente lo que el mundo debe a los polacos por la lucha que soportaron tanto tiempo. Hoy en d√≠a no es f√°cil encontrar figuras de este calibre.P.‚Äď Ronald Reagan...R.‚Äď Un gran hombre de estado al que los polacos debemos mucho. Hombre de una sabidur√≠a sobresaliente y pol√≠tico muy eficaz. Como presidente de los Estados Unidos fue digno de per√≠odo sometido a grandes cambios de los que tambi√©n √©l fue protagonista.P.‚Äď Y Gorbachov...R.‚Äď Demostr√≥ una gran sabidur√≠a admitiendo los cambios y reconociendo que la reparaci√≥n del comunismo ya no era posible. Muchas veces hemos podido discutir sobre el pasado y el futuro y si bien discrep√°bamos en el juicio de algunos puntos, estuvimos siempre de acuerdo en valores fundamentales como la b√ļsqueda de la paz, la seguridad, la abundancia y el desarrollo de las naciones.Fuentes: ACI Prensa, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)