Nadie la recuerda.
Ni siquiera con las crueles matanzas de cristianos por el Estado Isl√°mico en Siria e Irak.
Tampoco nos interesamos en la historia cuando vemos los atentados jihadistas, pr√°cticamente diarios, en Europa.
Ni las violaciones de mujeres por inmigrantes musulmanes que se han desbordado en Europa.
Porque a decir verdad, los medios del sistema tratan de ocultarlas por aquello del lenguaje políticamente correcto.
disturbio musulman en nanterre
Todas estas cosas nos deberían hacer mirar para atrás y analizar lo que ha sido nuestra historia con el Islam.
Pero no, somos impermeables.
Parece que el Islam hubiera nacido ayer y no tuviera una historia plagada de violencia contra los cristianos.

Sin embargo, a poco que mires para atr√°s tendr√°s la sensaci√≥n que ya pasamos por esto.‚Äć

Y convendrás que la situación actual entre los musulmanes y el cristianismo, especialmente el catolicismo, está repitiendo las persecuciones de siglos anteriores contra los cristianos.

Podemos dar el beneficio de la duda y abrir una cuota de expectativa de que la historia puede cambiar; pero esa expectativa no nos puede desarmar y dejar desprotegidos.

Por eso haremos bien en recordar la m√°xima de Jorge Santayana:

‚Äć‚ÄúAquellos que no recuerdan el pasado est√°n condenados a repetirlo‚ÄĚ.

UN LIBRO DEL 2013 QUE ES PROF√ČTICO

Quiz√°s lo que dice este libro nos ayude a refrescar la memoria.

El libro de Andrew Bieszad ‚ÄúLeones de la Fe: Santos, Beatos, y h√©roes de la fe cat√≥lica en la lucha con el Islam‚ÄĚ, narra las vidas de santos, m√°rtires y h√©roes.
Quienes fueron atrapados en la lucha entre el Islam y el cristianismo, que comenz√≥ en el siglo VII y contin√ļa hasta nuestros d√≠as.

Los 800 m√°rtires de Otranto que fueron canonizados por el Papa Francisco aparecen en estas p√°ginas.

Al igual que los siete monjes de Tibhirine, Argelia, cuya muerte a manos de los terroristas islámicos en 1996 es el tema de la película de 2010 De dioses y hombres.

El autor también cuenta la historia de muchos santos menos conocidos, como Santa Casilda de Toledo, que era musulmana, pero se convirtió a la fe como resultado de su contacto con los prisioneros católicos a quien ella cuidaba en secreto.

Adem√°s de los santos y de los m√°rtires, Leones de la Fe tambi√©n ofrece breves relatos de las haza√Īas de los h√©roes cat√≥licos como Carlos Martel.

‚ÄćQuien rechaz√≥ a un ej√©rcito musulm√°n en la batalla crucial de Poitiers en el a√Īo 732.

Y el rey Juan Sobieski, cuya victoria de 1683 sobre los turcos a las puertas de Viena inició la decadencia del Imperio Otomano.

paren de matar a los cristianos em pakistan

LOS MUSULMANES APROVECHARON HIST√ďRICAMENTE LAS DIFERENCIAS ENTRE CRISTIANOS

Aunque la mayor parte del libro trata de los primeros mil a√Īos de lucha entre el Islam y el cristianismo, es tan contempor√°neo como las noticias de hoy.

Como observa el autor, en realidad nada ha cambiado: los problemas b√°sicos y las diferencias entre el cristianismo y el Islam permanecen.

La principal de ellas es la convicción islámica que todas las demás religiones deben ser subyugadas bajo el Islam.
Así, como observa Bieszad.

"La realidad que la Iglesia del siglo VII se enfrentó es la misma en el siglo XXI".

Una de estas realidades - que todavía está muy presente entre nosotros - es que los cristianos de Occidente eran rara vez capaces de lograr la unidad en la resistencia a la islamización.
De hecho, en numerosas ocasiones reinos cristianos se aliaron con el Imperio Otomano musulm√°n contra otros cristianos. ‚Äć
"Es mejor un turco que un papista" era una consigna popular entre los calvinistas holandeses.
Y en su lucha contra la Espa√Īa cat√≥lica, marineros holandeses llevaban una medalla en forma de media luna, con esa inscripci√≥n.

A lo largo de gran parte de los siglos XVI y XVII, los católicos estaban luchando una guerra en dos frentes - contra los musulmanes en el sur y en el este, y en contra de los protestantes en el norte.

Los líderes musulmanes entendían las diferencias entre católicos y protestantes y eran expertos en explotarlas.

En varias ocasiones, se formaron alianzas entre los otomanos y los calvinistas holandeses, hugonotes franceses, ingleses protestantes, y los pr√≠ncipes protestantes de Hungr√≠a y Transilvania.Cabe se√Īalar, sin embargo, que los cat√≥licos a veces se aliaron con los otomanos contra otros cat√≥licos, como cuando el rey Francisco I de Francia se ali√≥ con Suleiman el Magn√≠fico en contra de los Habsburgo.

cricificcion de cristianos

SUCEDE EN LA ACTUALIDAD

Los éxitos musulmanes en Europa se deben, al menos en parte, a las divisiones políticas y religiosas dentro de la cristiandad.

Una situación similar existe en la actualidad.

La r√°pida expansi√≥n mundial del fundamentalismo isl√°mico en los √ļltimos a√Īos se debe en gran parte al hecho de que las potencias occidentales han lanzado su peso detr√°s de los fundamentalistas.
A quienes han apoyado para crecer, como fue la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes y los gobiernos de tipo Hermandad Musulmana en Egipto y el norte de √Āfrica.

Del mismo modo, la presión y la influencia occidental contribuyeron en gran medida a la subida del gobierno islamista de Recep Erdogan en Turquía y al declive de la dominación secular allí.

‚ÄćEn el tercer mundo la propagaci√≥n del Islam ha sido posible gracias a las intervenciones militares, en Occidente su propagaci√≥n se ha visto facilitada por numerosas intervenciones culturales.

En Europa y cada vez más en los Estados Unidos, los políticos, académicos, periodistas, jueces, y las élites multiculturales han tomado esencialmente partido por los intereses islámicos y contra sus propios pueblos y tradiciones.
El ejemplo más obvio de este sesgo pro-Islam se ha encontrado en la política europea de inmigración.
Lo que ha permitido la afluencia de un n√ļmero masivo de musulmanes en Occidente con poca preocupaci√≥n por su asimilaci√≥n.

SE LE REGAL√ď UNA CABEZA DE PLAYA AL ISLAM EN OCCIDENTE

Al Islam se le permitió establecer una cabeza de playa cultural en Europa.
En combinación con las altas tasas de natalidad de los musulmanes y con el rechazo a la asimilación de los musulmanes y los multiculturalistas por igual, estas políticas de inmigración equivocadas han operado para asegurar que la herencia cristiana / occidental de Europa sea poco probable que sobreviva por mucho tiempo.

Educadores occidentales tambi√©n han tomado partido por el Islam contra la tradici√≥n occidental‚Äć

Los libros de texto presentan rutinariamente al Islam en una luz positiva al presentar al cristianismo en varios tonos de sepia.

‚ÄćLos libros de texto tambi√©n transmiten amablemente el mito de la "edad de oro" del Islam en Espa√Īa, un mito que se ha creado, en parte, por los historiadores protestantes deseosos de embellecer los logros isl√°micos a expensas de sus rivales cat√≥licos espa√Īoles.

atentado contra iglesias

En Inglaterra, muchas escuelas han quitado las Cruzadas y el Holocausto del plan de estudios a fin de no ofender a los musulmanes (muchos musulmanes niegan el Holocausto o bien afirman que es muy exagerado).

En el √ļltimo acto de obediencia, una escuela primaria de Viena ya no ense√Īa acerca de la derrota de los turcos a las puertas de Viena, ya que los estudiantes turcos pueden sentirse insultados.

Por lo tanto, la versión islámica de la historia prevalece.

Y as√≠, en ambos lados del Atl√°ntico, los estudiantes que se grad√ļan de las escuelas creen que el Islam es la paz y la tolerancia, mientras que el cristianismo significa inquisiciones, la caza de brujas y la esclavitud.
estado-islamico

Y AS√ć AVANZA EL ISLAM

En pocas palabras, lo que el Islam no fue capaz de lograr en los siglos XVI y XVII est√° ahora a su alcance.
Gracias a lo que debe ser considerado como uno de los ejemplos más vergonzosos de la historia de la traición de los intelectuales.

El sentimiento "Mejor un turco que un papista" parece haber echado raíces una vez más en Occidente.

‚ÄćEncuentra su realizaci√≥n m√°s literal en la hostilidad de la administraci√≥n Obama hacia la Iglesia Cat√≥lica y en el abrazo simult√°neo del Presidente Obama y el primer ministro de Turqu√≠a, Erdogan, un hombre que no ha ocultado su deseo de restablecer el califato isl√°mico que se desvaneci√≥ con los otomanos.

Hay un n√ļmero de otras variaciones contempor√°neas sobre el tema de "mejor un turco‚Ķ", aunque ninguna de ellos ha sido explicada.

Pero si así fuera, podríamos llegar a una lista de algo como esta:

"Es mejor un islamófilo que un islamófobo"

"Son mejores los palestinos que los judíos"

"Es mejor fingir que el Islam es una religión de paz que atraer la ira de las élites"

"Es mejor que los cristianos africanos perezcan que ofender a nuestros hermanos musulmanes con preguntas embarazosas"  

Además, como en la época otomana, muchos cristianos siguen siendo campeones de la causa del Islam o, por lo menos, la habilitan.

La división de este tiempo, sin embargo, no es entre católicos y protestantes, sino entre los católicos liberales y protestantes liberales, por un lado, y los conservadores católicos y protestantes conservadores, por el otro.
Los primeros tienden a apoyar al Islam, estos √ļltimos tienden a resistirse.

HACIA LA ESPERANZA DE RECORDAR EL PASADO

Bieszad presenta la vida de estos santos, beatos y héroes, con la esperanza de que la Iglesia se "inspire en su ejemplo, y buscar su intercesión orante y orientación en sus relaciones con el Islam y los musulmanes.

"Su ejemplo e inspiración se necesita ahora tanto como lo fue siempre.

La Iglesia ha entrado en una nueva era de la persecución a manos de los musulmanes que bien puede llegar a ser más sangrienta que en el pasado.

Los cristianos eran el 20 por ciento de la población de Oriente Medio en 1900, hoy en día se han reducido al 2 por ciento.

Dos tercios de los cristianos iraqu√≠es han huido en los √ļltimos 10 a√Īos.

En Egipto, durante el a√Īo de la Primavera √Ārabe, m√°s de 200.000 cristianos coptos huyeron de sus hogares para evitar la violencia a manos de los musulmanes

.En Nigeria, muchos miles de cristianos han sido asesinados, quemados, o muertos a machetazos.

Entre 1983 y 1995, los musulmanes en el Sud√°n mataron a unos dos millones de cristianos, y otros cuatro millones fueron desplazados.

Y mas vale no hablar de Irak y Siria, donde se experimentó un verdadero genocidio, cuyos efectos perduran.

Muchas de las historias registradas en los Leones de la Fe  han sido olvidadas. Bieszad nos ha hecho un favor al recordárnolas.

La m√°xima de Santayana de que "los que no pueden recordar el pasado est√°n condenados a repetirlo" nunca fue m√°s clara de lo que es hoy.
La persecución generalizada actual de los cristianos es una repetición de lo que ha sucedido antes.
Y, como observa Bieszad, está sucediendo por la misma razón: la hostilidad inherente del Islam hacia el cristianismo.
Sin embargo, la persecución de hoy apenas se reconoce en occidente, y cuando se reconoce, se adjudica a la pobreza, o al colonialismo, o disputas geográficas, excepto a la religión.
Hasta que no hagamos la conexión con el pasado y con la verdadera razón de la hostilidad, la persecución continuará y se extenderá a todo el Occidente. 

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Otras Religiosidades

Ver todo