Conversión significa cambio de corazón.
Las ense√Īanzas de San Juan Bautista eran las mismas: ‚Äć
‚ÄúConvert√≠os, porque el Reino de Dios est√° cerca‚ÄĚ.
San Pedro y los Apóstoles predicaron la misma llamada a la conversión.
Y esa debería ser la llamada central del catolicismo.
Si el m√°s grande de todos los profetas, el primer Papa, y Jes√ļs mismo predicaron la urgencia de la conversi√≥n entonces ¬°s√≠ debe ser importante!

La Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, reitera este mensaje en diversas formas y tiempos.

Y las apariciones marianas de toda la historia y en especial las del √ļltimo siglo, enfatizan el mensaje de conversi√≥n.

Al inicio del Santo Sacrificio de la Misa, después de saludar al pueblo, el sacerdote invita a toda la congregación a hacer una breve pausa para un examen de conciencia.

¬ŅSobre qu√©?

‚ÄćNuestro reconocimiento comunitario y personal del pecado y la humilde invocaci√≥n para que Dios tenga misericordia de nosotros y nos ayude en conversi√≥n de vida.

benedicto xvi fondo

QU√Č ES CONVERTIRSE SEG√öN BENEDICTO XVI

Convertirse quiere decir buscar a Dios, caminar con Dios, seguir d√≥cilmente las ense√Īanzas de su Hijo, Jesucristo.
Convertirse no es un esfuerzo para realizarse uno mismo, porque el ser humano no es el arquitecto del propio destino.

Nosotros no nos hemos hecho a nosotros mismos.

Por ello, la autorrealización es una contradicción y es demasiado poco para nosotros.

‚ÄćTenemos un destino m√°s alto.

Podr√≠amos decir que la conversi√≥n consiste precisamente en no considerarse ‚Äúcreadores‚ÄĚ de s√≠ mismos, descubriendo de este modo la verdad, porque no somos autores de nosotros mismos.

Convertirse significa creer que Jes√ļs ‚Äėse ha dado a s√≠ mismo por m√≠‚Äô, muriendo en la cruz y resucitando, vive conmigo y en mi.

‚ÄćConfi√°ndome a la potencia de su perd√≥n, dej√°ndome tomar de la mano, puedo salir de las arenas movedizas del orgullo y del pecado, de la mentira y de la tristeza, del ego√≠smo y de toda falsa seguridad, para conocer y vivir la riqueza de su amor.

‚ÄćConversi√≥n consiste en aceptar libremente y con amor que dependemos totalmente de Dios, nuestro verdadero Creador, que dependemos del amor.

‚ÄćEsto no es dependencia, sino libertad.

Convertirse significa, por tanto, no perseguir el éxito personal, que es algo que pasa.
Sino, abandonando toda seguridad humana, seguir con sencillez y confianza al Se√Īor.
Para que Jes√ļs se convierta para cada uno, como le gustaba decir a la beata Teresa de Calcuta, en ‚Äúmi todo en todo‚ÄĚ.

Quien se deja conquistar por √Čl no tiene miedo de perder la propia vida, porque en la Cruz √Čl nos am√≥ y se entreg√≥ por nosotros.

Y precisamente, al perder por amor nuestra vida, la volvemos a encontrar.

La conversión es la respuesta más eficaz al mal.

Cristo invita a responder al mal ante todo con un serio examen de conciencia y con el compromiso de purificar la propia vida.

‚ÄćEn definitiva: la conversi√≥n vence al mal en su ra√≠z, que es el pecado, aunque no siempre pueda evitar sus consecuencias.

Hacer penitencia y corregir la propia conducta no es simple moralismo, sino el camino m√°s eficaz para mejorarnos tanto a nosotros mismos como a la sociedad.

Es mejor encender una cerilla que maldecir la oscuridad.

651px-Michelangelo,_paolina,_conversione_di_saulo_01

CINCO PASOS POR LOS QUE PODEMOS LOGRAR UNA VERDADERA CONVERSI√ďN DE VIDA

Las siguientes son maneras en que podemos ahondar profundamente en nuestras almas y luchar por una conversión sincera y profunda de la vida.

Sin embargo, debemos recordar siempre que la verdadera conversión de vida es más la obra de Dios en nuestras almas que nuestro hacer.

Pero ¬°debemos colaborar con la gracia del Se√Īor!

1 - PURIFICACI√ďN DE LA MEMORIA

Nuestra memoria es necesitada de purificación constante.
San Pablo nos exhorta a ponernos en la mente de Cristo y entonces él dice que usted tiene la mente de Cristo.

Las heridas del pasado en nuestros primeros a√Īos, las adicciones que esclavizan, los abusos, ya sea f√≠sicos, emocionales, sociales o morales, todos ellos deben ser llevados ante el Se√Īor para una curaci√≥n profunda y la conversi√≥n.

Una sugerencia corta pero poderosa: ¬°La Palabra de Dios!

La Palabra de Dios es poderosa como una espada de doble filo que separa los huesos de la médula.

La lectura diaria de la Palabra de Dios en meditación piadosa puede dar lugar a la conversión de la mente.

Un paso m√°s: ¬°memorizar las Sagradas Escrituras!

Si quieres, esta analogía: lo que hace el cloro de una piscina (limpieza y purificación) es lo que la Palabra de Dios puede hacer a la mente humana.

‚Ä欰Se√Īor, que tu Palabra sea una luz en mi sendero y una antorcha para mis pasos!

2 - CONTROL DE NUESTROS OJOS

Nuestros ojos necesitan una vigilancia y un control constante.

Desafortunadamente, la adicción más poderosa en occidente es la pornografía.

Los ni√Īos est√°n expuestos a este lobo hambriento y sin piedad a una edad muy tierna.

Los estudios demuestran que la pornografía puede ser más poderosa que la adicción a las drogas.

Un miembro de una pandilla en recuperación, drogadicto y alcohólico se regocijaba que era capaz de conquistar todos los vicios anteriores.

Sin embargo, no podía desprenderse de la adicción a la pornografía.

‚ÄćTres sugerencias para alcanzar esta metanoia / conversi√≥n.

Al romper el alba al despertar, consagrar todo su ser - especialmente los ojos - al Inmaculado Corazón de María.
En segundo lugar, cuando sea tentado, invocar la Preciosa Sangre de Jes√ļs como un escudo contra los dardos de fuego del maligno.
Por √ļltimo, visitar el Sant√≠simo Sacramento expuesto y contemplar el Coraz√≥n Eucar√≠stico de Jes√ļs.
En las palabras del salmista:
‚Äć"Mira al Se√Īor y quedar√©is radiantes".

3 - CONTENER LA LENGUA

Santiago nos recuerda dolorosamente que debemos ser lentos para hablar y atentos para oír.

Jes√ļs nos recuerda que cada palabra que sale de nuestra boca ser√° culpable de juicio.

‚ÄćTambi√©n el Se√Īor nos dice que de la abundancia del coraz√≥n habla la boca.

¬°Nuestra lengua tiene que ser controlada constantemente!

Tres sugerencias concretas para lograr la conversión de nuestra boca, a través de la transformación de nuestro discurso.

En primer lugar, debemos tener el h√°bito de hablar m√°s de Dios y menos de la gente.
En segundo lugar, debemos aprender a contener nuestros impulsos y pensar antes de hablar.
Por √ļltimo, aplicar la Regla de Oro de Jes√ļs para hablar.
Haz a los demás lo que quieres que te hagan a ti; di a los demás lo que te gustaría que te digan.

¡Siguiendo este consejo que estamos en la carretera a la conversión de nuestra lengua!

conversiones en medjugorje

4 - EXAMEN DE LAS INTENCIONES

Siendo honestos con nosotros mismos debemos humillarnos admitiendo que nuestras intenciones se mezclan a menudo.

Incluso en la mejor de las acciones se ocultan algunos egoísmos, el amor propio y la vanidad.

¬°En un sincero examen de conciencia resaltar√° esta verdad!

En el Diario de Santa Faustina, una y otra vez Jes√ļs manifiesta su deseo de que ella siempre tenga la pureza de intenci√≥n, que sus acciones sean para agradarle y para la honra y gloria de Dios.

La Biblia se√Īala que el hombre mira las apariencias, pero Dios lee el coraz√≥n.

En el Serm√≥n de la Monta√Īa, Jes√ļs nos advierte estrictamente no hacer nuestras acciones para ser vistos y elogiados por el hombre.

‚Ä欰Recuerda!

Haz tus acciones de tal manera que la mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda.
Tu padre, que ve en lo secreto, te recompensar√°.

El lema de San Ignacio, el fundador de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs (los jesuitas) es de cuatro letras: AMDG - Ad maiorem Dei Gloriam ‚Äď que significa para la mayor gloria de Dios.

‚ÄćEn consecuencia, debe ser el principio motivador que impulsa todas nuestras acciones en la vida.

Una sugerencia concreta para obtener la conversi√≥n / metanoia de nuestra intenciones- dar todo a Jes√ļs por las manos de Mar√≠a.

ceniza cuaresma conversion fondo

5 - CONVERSI√ďN DEL CORAZ√ďN

Por √ļltimo, pero no menos importante, todos debemos pasar por una conversi√≥n diaria del centro mismo de nuestro ser: nuestro coraz√≥n.

Jes√ļs dice que de la abundancia del coraz√≥n habla la boca.

El corazón humano puede contener en su interior la más noble de las intenciones, pero el corazón humano también puede abrazar el más despreciable de los deseos.

‚ÄćLa conversi√≥n constante / metanoia del coraz√≥n es necesaria sobre una base diaria.

‚Äć¬ŅCu√°l podr√≠a ser el medio m√°s eficaz para someterse a una verdadera conversi√≥n del coraz√≥n?

Comunión diaria ferviente y apasionada: ¡Simple y al grano!

En la Sagrada Comuni√≥n recibimos la totalidad de Jes√ļs: su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

Por lo tanto, si recibimos su Cuerpo, significa también que recibimos su Sagrado Corazón.

‚ÄćEn el Coraz√≥n Sacrat√≠simo de Jes√ļs se pueden encontrar todas las virtudes m√°s sublimes y el m√°s alto grado de santidad y perfecci√≥n.

La fe, la esperanza, la caridad, la paciencia, la pureza, la humildad, la obediencia, la mortificaci√≥n, la fortaleza - s√≥lo por mencionar algunas, son virtudes presentes en el Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs.

Estas virtudes están presentes en cada hostia consagrada que podemos recibir en la Sagrada Comunión a diario.

En un sentido real, podemos sufrir un trasplante de corazón espiritual diario cada vez que recibimos la Sagrada Comunión con fe, devoción y amor.

Más allá de una sombra de duda, la Santa Comunión recibida con las debidas disposiciones es, con mucho, el canal más eficaz para llegar a una verdadera conversión del corazón.

Las llamas del coraz√≥n amoroso de Nuestro Se√Īor consumen todo lo que es feo y vil en nuestros corazones para que podamos verdaderamente decir con el Ap√≥stol San Pablo:

"Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí"

Pero el punto es que no nos salvamos solos.

ORACI√ďN EN REPARACI√ďN POR LAS BLASFEMIAS Y CONVERSI√ďN DE LOS BLASFEMOS

Y hay un lote creciente de blasfemos que Dios quiere convertir, para eso mandó a su hijo; para que todos se salven.

Pío XII inspiró una oración por la conversión de los blasfemos y por la reparación de sus blasfemias, que leyó  ante los micrófonos de Radio Vaticana el 11 de septiembre de 1954.

Además, usar el "poder de las llaves" de San Pedro, lucró el rezo de esa oración con una indulgencia de mil días.

La oración fue muy famosa y se imprimieron millones de estampitas en varios idiomas.

Hoy est√° casi olvidada, pero hoy es buen momento para rescatarla.

‚Ä欰Oh, August√≠sima Trinidad, Padre, Hijo y Esp√≠ritu Santo,

que aun siendo infinitamente feliz en Ti y por Ti por toda la eternidad,

te dignas aceptar benignamente

el homenaje que de toda la Creación se alza hasta tu trono excelso!

Entorna tus ojos, te rogamos,

y cierra tus oídos divinos

ante aquellos desventurados que,

o cegados por la pasión o arrastrados por un impulso diabólico,

blasfeman inicuamente contra tu nombre

y los de la Purísima Virgen María y los santos.

Det√©n, ¬°oh, Se√Īor!,

el brazo de tu justicia,

que podría reducir a la nada a quienes se atreven a hacerse reos de tanta impiedad.

Acepta el himno de gloria que incesantemente se eleva desde toda la naturaleza:

desde al agua de la fuente que corre limpia y silenciosa,

hasta los astros que brillan y recorren una órbita inmensa,

en lo alto de los cielos, movidos por tu Amor.

Acepta en reparación el coro de alabanzas que,

como el incienso ante el altar, surge de tantas almas santas que caminan,

sin desviarse jam√°s, por los senderos de tu ley,

y con asiduas obras de caridad y penitencia

intentan aplacar tu justicia ofendida.

Escucha el canto de tantos espíritus elegidos

que consagran su vida a celebrar tu gloria,

y la alabanza perenne que a todas horas y en todo lugar te ofrece la Iglesia.

Y haz que un día,

convertidos a Ti los corazones blasfemos,

todas las lenguas y todos los labios

entonen concordes en esta tierra

aquel canto que resuena sin cesar en los coros de los √°ngeles:

Santo, Santo, Santo es el Se√Īor, Dios de los Ej√©rcitos.

Llenos est√°n el cielo y la tierra de tu gloria.

Amén.

‚ÄćFuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Sobre la Fe y la Conversión

Ver todo