Esto explica que el Padre P铆o sufriera dos persecuciones dentro de la Iglesia.
La primera est谩 vinculada a sus estigmas.
Y la segunda fue en los a帽os 鈥60.
El Padre P铆o fue rehabilitado por el Papa Pablo VI de las restricciones injustas y severas a su ministerio, que el Santo hab铆a tomado con profunda obediencia.
padre pio de pietrelcina sentado
El humilde fraile italiano hab铆a sido bendecido con dones sobrenaturales como la lectura de las almas, los corazones y las mentes, y tambi茅n fenomenales poderes intercesores por los enfermos para curaciones milagrosas.

Pero las internas de recelos y envidia funcionaron a la perfecci贸n durante un tiempo para aislarlo y castigarlo.

Obviamente la obediencia del Padre P铆o a sus superiores, aunque lo persiguieran, no justifica las persecuciones.

Y constituyen un pecado grave de sus superiores.

foto del padre pio

LA PRIMERA PERSECUCI脫N

La primera persecuci贸n contra el padre P铆o se vincula a la experiencia de los estigmas visibles, que hab铆a recibido el 20 de septiembre de 1918 (desde comienzos de esa d茅cada los ten铆a, pero invisibles).Los estigmas le dieron gran fama.

El provincial de los capuchinos de Foggia, primero, y la Curia Generalicia de los Capuchinos en Roma, despu茅s, le enviaron m茅dicos famosos para estudiar sus heridas.
Ambos galenos dieron veredictos favorables.
Para el profesor Romanelli, director de un hospital, no cab铆a duda que los estigmas eran sobrenaturales.
Para el doctor Jorge Festa, 聽estos 鈥渢en铆an un origen que los conocimientos cient铆ficos estaban lejos de explicar鈥.
El hecho de poseer los estigmas, y la atestiguaci贸n m茅dica en su favor, acreci贸 la fama del padre.

Miles de personas fueron a ver al Padre P铆o a San Giovanni Rotondo para besarle las manos, confesarse con 茅l o ir a sus misas.

Hasta los peri贸dicos informaron que un sacerdote de Pietrelcina ten铆a los estigmas de la pasi贸n de Cristo.

La Santa Sede quiso investigar.

Uno de sus m谩s importantes allegados se hizo presente.

Se trataba del sacerdote y doctor en medicina Agostino Gemelli 鈥揷uyo nombre lleva hoy el policl铆nico en donde fue hospitalizado san Juan Pablo II tras el atentado de la Plaza de San Pedro, el 13 de mayo de 1981.

El padre Gemelli tambi茅n era franciscano, y una autoridad en psicolog铆a experimental, fundador de la Universidad Cat贸lica de Mil谩n y gran amigo del 聽papa P铆o XI.Gemelli viaj贸 a San Giovanni Rotondo para ver al padre P铆o.

Y una vez ante 茅l le pidi贸 que le mostrase los estigmas.

El padre le pregunt贸 si ten铆a una autorizaci贸n escrita, lo cual era necesario.

Como Gemelli dijo que no, P铆o se neg贸 a mostr谩rselos.

El padre Gemelli se sinti贸 desairado y se fue del convento con la idea de que los estigmas, que no hab铆a revisado, eran falsos.

De este modo Gemelli public贸 un art铆culo de negativa publicidad para el padre Pio afirmando la falsedad de los estigmas y su car谩cter neur贸tico.

El Tribunal del Santo Oficio, apoyado en esta opini贸n emiti贸 un decreto declarando que no constaba que los estigmas fuesen de car谩cter sobrenatural.

dibujo padre pio ovejas
En los a帽os siguientes se emitieron tres decretos m谩s de car谩cter restrictivo.
El 煤ltimo formalmente sancionaba al padre P铆o: le prohib铆a recibir visitas, o que los fieles mantuviesen con 茅l correspondencia epistolar.

No pod铆a pues, ni confesar ni dar direcci贸n espiritual.

Incluso su propio confesor fue apartado de 茅l.

No pod铆a mostrar las llagas, ni hablar de ellas, ni permitir que se las besaran,

La Misa deb铆a celebrarla en privado, sin fieles, sin los muchos hijos de car谩cter espiritual que para entonces ya ten铆a.

Entre 1923 a 1933, el padre P铆o pas贸 diez a帽os aislado del mundo exterior en esta confinaci贸n impuesta por la autoridad eclesial.

El sufr铆a y sus hijos espirituales tambi茅n.

Pero se mostr贸 siempre obediente.

La opini贸n de Gemelli no fue la 煤nica herida infligida contra su fama.

Nada menos que el arzobispo de Manfredonia, Pasquale Gagliardi (en cuya di贸cesis se encuentra situado el convento) le acus贸 de estafador.

Hombre de proceder pecaminoso, miraba con cierta envidia que aquel humilde convento se convirtiese en fuente de peregrinaci贸n, y que recogiese en limosnas y donaciones el aporte de los fieles agradecidos llegados de afuera.

Eso excit贸 su codicia.

Adem谩s le resultaba un reproche que en el aquel lugar hubiese un hombre santo, cuya vida era una denuncia de la suya propia, que navegaba por aguas impuras.

El santo, que le铆a las conciencias, le descubri贸 que manten铆a una amante, cosa que excit贸 su odio contra 茅l.

De hecho monse帽or Gagliardi ten铆a mala reputaci贸n a煤n antes del caso del padre P铆o.

Hab铆a fieles que le acusaban de simon铆a y conducta depravada, pero 茅l siempre hab铆a logrado eludir las acusaciones.

Por lo que respecta al padre P铆o, monse帽or Gagliardi teji贸 una conspiraci贸n en su contra.
Contaba con un grupo de can贸nigos que le apoyaban y calumniaban al santo. 聽
Pero 茅l mismo procedi贸 a煤n con m谩s audacia. 聽
Personalmente, monse帽or Gagliardi se traslad贸 a Roma para entrevistarse con el papa P铆o XI. 聽
Tal reuni贸n se realiz贸 el 2 de julio de 1922. 聽
Y agreg贸 el perjurio a sus calumnias. 聽
鈥淵o mismo lo he visto, lo juro, descubr铆 un frasco de 谩cido con el que se provoca las heridas y colonia para perfum谩rselas.
El Padre P铆o es un poseso del demonio y los monjes de su convento unos estafadores鈥︹. 聽
El 16 de mayo de 1923, el Santo Oficio procedi贸 a su condena formal, negando el car谩cter sobrenatural de los carismas del padre P铆o y aisl谩ndole.

Pero tambi茅n amigos del padre P铆o, como Emmanuele Brunatto, exigieron una investigaci贸n.

As铆 se descubri贸 la verdad sobre estos farsantes.

Los can贸nigos amigos de Gagliardi que hab铆an infamado al padre P铆o fueron descubiertos paulatinamente y sancionados.

Pero tambi茅n hubo testigos con numerosas pruebas que demostraron los esc谩ndalos de monse帽or Gagliardi.

De modo que en octubre de 1929, por fin, el arzobispo de Manfredonia fue destituido.

Despojado de sus insignias episcopales e incluso de los derechos del estado clerical se retir贸 miserablemente a la vida privada.

No obstante el Santo Oficio mantuvo sus presiones sobre el padre P铆o.
Pesaba a煤n la opini贸n del padre Gemelli y entre 1931 y 1933 se le aisl贸 a煤n m谩s.

Pero finalmente, en 1933 el papa Pio XI envi贸 a monse帽or Paretto para obtener informaci贸n de primera mano y fidedigna sobre la personalidad y los fen贸menos en torno al padre P铆o.

Esta opini贸n fue favorable.

En julio de 1933, por voluntad expresa de P铆o XI, el Santo Oficio rehabilita al Padre P铆o.

Pasar谩n casi 30 a帽os hasta que vuelva a ser perseguido por el Santo Oficio, siendo pont铆fice Juan XXIII.

Veamos por qu茅.

estatua de padre pio con velas fondo

LAS REALES RAZONES DE LA NUEVA PERSECUCI脫N AL PADRE P脥O

Resulta intrincada la manera en que sus compa帽eros frailes intentaron manipularlo.

Un tema muy divisivo era el dinero invertido en el hospital, que el Padre P铆o hab铆a fundado, la Casa Alivio del Sufrimiento.
Cientos de miles de d贸lares fueron donados para la construcci贸n del hospital.
Entusiasmados por la idea de hacer dinero r谩pido, los superiores del Padre P铆o le preguntaron si pod铆an utilizar las donaciones para otros fines.
Aparentemente tambi茅n para un esquema para hacerse rico r谩pidamente.
El Padre P铆o se neg贸 porque el dinero no le pertenec铆a.
Cuando perdieron grandes sumas de dinero en el esquema, le ordenaron a 茅l, por obediencia, darles las donaciones del hospital.
Para su disgusto, se neg贸 de nuevo.
Esto le vali贸 su descontento, y con el fin de buscar pruebas contra 茅l, espiaban lo que pasaba en su confesionario.

Un informe detallado sobre del Padre P铆o alegando males acciones, fue enviado al Papa Juan XXIII.

Inclu铆a acusaciones de que el Padre P铆o ten铆a contacto sexualizado con algunas mujeres que iban a la confesi贸n.

El libro de Stefano Campanella - "Obedientia et pax.

La verdadera historia de una persecuci贸n falsa" 聽- es una clase magistral para la comprensi贸n de los acontecimientos que condujeron a la informaci贸n falsa dada a San Juan XXIII, y las consecuencias para el Padre P铆o.

estigas padre pio

C脫MO SE PROCES脫 LA SEGUNDA PERSECUCI脫N

El principio de la llamada 鈥渟egunda persecuci贸n鈥 del padre P铆o, sucedi贸 entre 1960 y el 1961.

Estuvo involucrado Umberto Terenzi, p谩rroco romano del Divino Amor, que quer铆a proteger al fraile y a su Casa de Alivio del Sufrimiento, de las injerencias de los que mostraban demasiado inter茅s por el dinero.

Terenzi obtuvo del Santo Oficio el encargo verbal de investigar, pero present谩ndose a San Giovanni Rotondo como representante papal, ciertamente exager贸: dej贸 que se creyese (pero no era as铆) que se ten铆an que referir los hechos al Pont铆fice.

Y ah铆 le dio pie a sus perseguidores.

Se pusieron micr贸fonos y una grabadora en el lugar donde el padre P铆o 鈥 fuera del confesionario 鈥 se reun铆a con los fieles.
Y en una charla con una tal Cleonice Morcaldi, los que escuchaban creyeron o铆r 鈥渦n beso鈥.

Las grabaciones fueron enviadas al Santo Oficio.

La iniciativa enfad贸 al Papa que, por esto, orden贸 quitar los micr贸fonos.

No s贸lo esto, sino que desde ese momento evit贸 todo encuentro con Terenzi.

Fue nombrado por tanto, Carlo Maccari como visitador apost贸lico.

LA VISITA APOST脫LICA DE MONSE脩OR MACCARI

La CDF, entonces conocida como el Santo Oficio, dio el rol de visitador apost贸lico a Mons. Maccari.

En el verano de 1960, el solemne Mons. Maccari visit贸 al Padre P铆o, en el 50 aniversario de la ordenaci贸n del santo, y luego hizo una lista de sanciones.

Una difusi贸n del P. Apostoli, Padre Pio: Los a帽os posteriores, aborda el tema de la visita de Mons. Maccari.

Este Monse帽or ten铆a el simple cometido de recoger informaci贸n para referirla a su superior.

Pero se sinti贸 tan apoyado por el Papa que se atrevi贸 a hablar en su nombre.

Y acab贸 acreditando las acusaciones falsas contra el padre P铆o, el fraile que puede decirse hermanado con Roncalli

鈥渘o s贸lo por la coincidencia de las misma fecha de ordenaci贸n sacerdotal -explic贸 Campanella- sino sobre todo por la concepci贸n id茅ntica de la misi贸n y papel del sacerdote y del mismo modo de posicionarse en el interior de la Iglesia, es decir encontrar la paz interior en la obediencia鈥.

Al Padre P铆o se le prohibi贸 celebrar bodas y bautizos, s贸lo se le concedi贸 un espacio estricto de 30 minutos para la misa .
Lo cual era ajustado si tenemos en cuenta que el Padre P铆o pasaba cuatro horas celebrando la misa en un d铆a de fiesta.
A algunos individuos se les prohibi贸 ir con 茅l para confesarse, y cuando o铆a confesiones, 茅l s贸lo ten铆a tres minutos para cada penitente.
No se le permiti贸 hablar con las mujeres a solas.
Adem谩s, los monjes en el monasterio que eran sus amigos fueron trasladados, entre ellos algunos que actuaban en calidad de enfermeros de San Pio porque estaba muy enfermo.
Y especialmente, el padre P铆o tuvo que cederles el t铆tulo de la Casa Alivio del Sufrimiento.
Lo m谩s irritante, es que el superior del Padre P铆o, el padre Rosario, fue m谩s all谩 de la CDF. 聽
Puso carteles embarazosos dici茅ndole a la gente que no se acercase al Padre P铆o.
Prohibi贸 a los otros frailes mostrar bondad hacia el Padre P铆o, como ayudarlo a subir las escaleras o llevarle un vaso de cerveza cuando hab铆a calor extremo.

Durante un tiempo pareci贸 que el Padre P铆o vivir铆a sus 煤ltimos a帽os tratado como un bellaco.

Para un relato maravillosamente detallado de este per铆odo en la vida de San Pio, es recomendable el libro de Renzo Allegri, El Padre P铆o: El hombre de la Esperanza.

padre pio y estigmas

UN NUEVO GOLPE CON LA VISITA APOST脫LICA DEL PADRE PHILIPPE

Lo verdaderamente in茅dito, relatado por Campanella, es la visita apost贸lica de un solo d铆a, hecha en febrero de 1961 por el padre dominico Paolo Philippe.

Llegado a la localidad de Garganica, el futuro cardenal y consultor del Santo Oficio, interrog贸 al padre P铆o.

El informe de este suceso no deja espacio a otras interpretaciones.

鈥淓l padre P铆o me pareci贸 un hombre de inteligencia limitada -escribi贸 el padre Paolo Philippe.
Pero muy astuto y obstinado, un agricultor astuto que camina por sus caminos sin enfrentar a sus Superiores de frente, pero sin ninguna voluntad de cambiar.
脡l no es ni puede ser un santo (鈥) y ni siquiera un sacerdote digno鈥.

鈥淓l padre P铆o ha pasado insensiblemente de manifestaciones menores de afecto a actos cada vez m谩s graves, hasta el acto carnal.

Y ahora, despu茅s de tantos a帽os de vida sacr铆lega, quiz谩s no se da cuenta de la gravedad del mal.

Esta es la historia de todos los m铆sticos falsos que han ca铆do en el erotismo.

El padre P铆o no es s贸lo un falso m铆stico, que es consciente de que sus estigmas no son de Dios.

Sino que 聽a pesar de esto, deja que se construya toda su fama sanctitatis sobre s铆.

Sino que peor todav铆a, es un desgraciado sacerdote, que se aprovecha de su reputaci贸n de santo para enga帽ar a sus v铆ctimas鈥.

En fin, el padre P铆o era para el dominico

鈥淓l mayor fraude que se pueda encontrar en la historia de la Iglesia鈥.

Y pensar que le bast贸 un solo d铆a de investigaci贸n, construida exclusivamente en rumores, para poner en papel tanta animosidad.

padre pio escribiendo

LA POSICI脫N DE JUAN XXIII Y DE PABLO VI

El Papa, titubeante, llam贸 a consultas al arzobispo de Manfredonia.

De la charla, que Campanella cuenta en su libro, se evidencia que Juan XXIII entendi贸 que las acusaciones dirigidas al padre P铆o se hab铆an construido artificialmente.

Y por esto orden贸 al Santo Oficio que no aumentara las sanciones al fraile estigmatizado.

Por tanto, aunque la persecuci贸n existi贸, no fue Roncalli el que la dirig铆a.

Cuando lleg贸 Pablo VI al pontificado cambi贸 las cosas r谩pidamente.
El Papa no era reacio a San P铆o.
Como cardenal de Mil谩n, Pablo VI hab铆a enviado una solicitud de oraciones al Padre P铆o en 1959 .
En 1964, el Papa Pablo intervino con la CDF y orden贸 que al Padre P铆o se le permitiera practicar su ministerio "en completa libertad" y que no fuera limitado "como un criminal".

Ahora ha pasado medio siglo desde que el buen nombre de Padre P铆o fue restaurado en 1964.

Este es un motivo de celebraci贸n en s铆 mismo, pero hay a煤n m谩s razones para la alegr铆a.

El hecho de que lo sucedido en 1964 significa que el Padre P铆o tuvo cuatro a帽os enteros antes de su muerte en 1968, para ejercer su ministerio y establecer su reputaci贸n como santo.

padre pio orando

LA RESPUESTA DEL PADRE P脥O A LA PERSECUCI脫N DESDE DENTRO DE LA IGLESIA

En el libro de Padre Pio: La Verdadera Historia de Bernard Ruffin, se relata que despu茅s de las v铆speras del 11 de junio de 1931, el Padre Raffaele convoc贸 a la sala convento al Padre P铆o para leerle el decreto recibido:

"El Padre P铆o es despojado de todas las facultades de su ministerio sacerdotal, excepto la facultad de celebrar la Santa Misa.

La que puede seguir haci茅ndolo siempre que lo haga en privado, dentro de las paredes del convento, en la capilla interior, y no publicitada en la iglesia".

Respuesta del Padre P铆o:

"Que se haga la voluntad de Dios"... entonces 茅l se cubri贸 los ojos con las manos, baj贸 la cabeza y murmur贸:.鈥楲a voluntad de los superiores es la voluntad de Dios鈥"

Esto caus贸 un inmenso sufrimiento a P铆o, que lo confi贸 en privado a su amigo y ex profesor, el padre Agostino.

l no se quej贸 o hizo objeciones, sobre todo de una manera p煤blica.El Padre Agostino le pregunt贸 c贸mo pas贸 su tiempo y Pio respondi贸:

"Rezo y estudio tanto cuanto pueda, y luego molesto a mis hermanos".

P铆o pas贸 a hacer bromas con sus hermanos.

En lo que respecta a estudiar, pas贸 mucho tiempo leyendo la Sagrada Escritura, y estudi贸 sobre todo los Padres de la Iglesia.

Dios permiti贸 que estas cosas le sucedieran a 茅l..Y 茅l opt贸 por tratar con esto de la forma en que la Escritura nos dice que manejemos el ayuno, en privado.
El Padre P铆o no permiti贸 que su "ayuno" fuera "visto".

Dos a帽os m谩s tarde, el 14 de marzo de 1933, el Papa P铆o XI, envi贸 representantes personales para ver al Padre P铆o (Monse帽or Luca Pasetto y Monse帽or Felice Bevilaqua).Porque hab铆a sido "encarcelado" (como se refiri贸 a 茅l), sin la posibilidad de celebrar la Misa p煤blicamente desde junio de 1931.Bernard Ruffin contin煤a en su libro:

"No encontraron un fan谩tico de ojos salvajes, ni neur贸tico, ni un rebelde amargado enloquecido, sino un hombre agradable, de buen humor.

Seg煤n [el Padre] Raffaele, Pasetto estaba muy impresionado con la humildad de P铆o, su docilidad, y el conjunto de su conducta.

Reconoci贸 a P铆o como un hombre de oraci贸n y totalmente divino".

pintura padre pio fondo

El Postulador de la causa de San Pio, el Padre Florio Tessari, en un inteview en L'Osservatore Romano dijo esto acerca de 茅l en un junio de 2009:

El Padre P铆o fue "un fraile que observ贸 profundamente los consejos evang茅licos (pobreza, castidad y obediencia) en su vida.
脡l sufri贸 las dificultades en silencio como un aut茅ntico Cirineo y al mismo tiempo fue crucificado sin cruz..."

Luego pas贸 a se帽alar dos elementos fundamentales que llevaron a la canonizaci贸n del Padre P铆o:

"La fe hasta el final y la obediencia tambi茅n hasta el final, a pesar de las dificultades que encontr贸 en su vida..."

Por supuesto, que la fe y la obediencia hasta el final fue dentro de la Instituci贸n de la Iglesia, en comuni贸n con sus superiores, obispos y otras autoridades que trabajan en nombre del Santo Padre.

No tir贸 la toalla, y se abandon贸 en la senda en que Dios permiti贸 que sufriera.

Hay algo que aprender del gran santo en la manera en que manej贸 una situaci贸n particular que involucr贸 a sus partidarios.

San P铆o se enter贸 que algunos hombres iban a ir tan lejos como para exponer informaci贸n escandalosa sobre los miembros de alto rango de la jerarqu铆a en un libro.

El esfuerzo estaba dirigido a liberarlo de su "prisi贸n".

Ruffin explica la respuesta de P铆o.Cuando el Padre P铆o, sin embargo, se enter贸 del pr贸ximo libro, tom贸 a Morcaldi por la garganta.

"隆Tu diablo!" rugi贸.."隆Qu铆tate y 茅chate a los pies de la Iglesia en vez de escribir esta basura!.隆No te configures en contra de tu madre!"

Incluso despu茅s que se enter贸 m谩s tarde por Bevilacqua durante esa visita que las acusaciones eran ciertas, San P铆o continu贸 tratando de disuadir los esfuerzos para poner fin a su "prisi贸n" a trav茅s de la utilizaci贸n de lo que equival铆a a un chantaje.

脡l no quer铆a exponer esc谩ndalos, incluso si fueran verdad, por el da帽o que vendr铆a a la Santa Madre Iglesia, y c贸mo afectar铆a a la unidad.

P铆o sab铆a que incluso los obispos no son inmunes a los efectos del pecado original, y que las puertas del infierno no prevalecer铆an contra la Iglesia.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo