Mientras m谩s a menudo deber铆amos estar buscando los m谩s peque帽os, las "peque帽as cosas" de la vida.
pequenas cosas
Nuestro Dios es el Dios de la suavidad, que act煤a especialmente en lo peque帽o.
Y dif铆cilmente veamos grandes intervenciones prodigiosas suyas; las hay, pero son pocas.
Porque act煤a tan sigilosamente, esta es una oraci贸n que deber铆amos repetir
"Se帽or, ilum铆name y hazme entender las peque帽as cosas de mi vida."

Pero debemos luchar diariamente con el fen贸meno del catolicismo moderno en el que muchos tienen miedo del misticismo.

Hay miedo aparecer supersticioso o anti-intelectual, en una palabra, fuera de moda de la cultura acad茅mica actual.

DIOS TIENE VERDADERAMENTE UN PLAN PARA CADA UNO

Con mucha frecuencia, el mundo nos ofrece una imagen distorsionada de Dios, present谩ndolo como un ser caprichoso y arbitrario.

Y el Plan de Dios es considerado como el proyecto subjetivo y ego铆sta que 脡l nos impone como una meta de vida, que de no ser cumplida, merecer谩 un castigo terrible.

Su Plan aparece como algo opuesto a nuestra propia felicidad o simplemente como algo que no tiene mucho que ver con nosotros.

Pero al Se帽or no lo mueven intereses mezquinos, sino un profundo amor.

Y as铆 como nos ama, tambi茅n nos conoce a cada uno de manera especial.Dios conoce nuestras necesidades interiores m谩s aut茅nticas, incluso aquellas que nosotros mismos no conocemos o que interpretamos erradamente.

Y nos ama con una ternura sin l铆mites.

Por eso 脡l quiere que seamos felices, y sabe c贸mo podemos lograrlo
.脡se es justamente el Plan de Dios.
Un proyecto de vida que el Se帽or ha dise帽ado para cada uno de nosotros, movido por su amor.

Y por el conocimiento perfecto que tiene de cada uno.

Es el 煤nico camino por el que podremos ser plenamente felices.

Podemos ver esto a trav茅s de las escrituras:

Dios tiene un Plan para nosotros: Is 48:17; Ef 1:3-10; Col 1:15-20.

Espera nuestra libre cooperaci贸n: Lc 1:22-25; Lc 1:38.

Puedo confiar en el Plan de Dios: Sal 19 (18):8-9; Sal 23 (22):1-4; Sal 33 (32):10-12; Is 40:31; Jer 17:7-8; Mt 7:24.

No puedo confiar en mis propios planes: Prov 16:1-3; Prov 19:21; Prov 20:24; Is 29:15-16; Jer 10:23.

Dios permite pruebas para que fortalezcamos nuestra entrega a 脡l: Rom 5:2-5; Stgo 1:2-4; Stgo 1:12; 1Pe 1:6-7; 1Pe 4:13-14.

Adem谩s Dios nos va haciendo conocer su plan a trav茅s de las cosas que nos suceden.

LOS PEQUE脩OS SIGNOS QUE TODOS TENEMOS CONTINUADAMENTE

Se encuentran en el curso natural de la vida.Los recibimos para ayudarnos, para animarnos, para darnos esperanza, para aliviar la tensi贸n, para advertirnos, para indicar nuestras misiones en la vida.

Cuando est谩s en un estado en que te sientes como bendecido y el sol se levanta con una fuerza excepcional y conmovedora: 驴debes alejarte de ello o tomarlo como una comunicaci贸n potencial?

Los peque帽os milagros son muy m铆sticos en la liturgia de la vida: la manera de Dios de emplear la naturaleza para transmitir una met谩fora.

O al menos esa es una manera de ver las cosas.

La otra semi religiosa y semi cient铆fica de verlo es que Dios cre贸 el mundo y luego cort贸 la relaci贸n din谩mica con 茅l (o que 脡l no existe en absoluto).

Un d铆a, podremos ver c贸mo hemos ignorado se帽ales que nos habr铆an llevado a un curso que nos habr铆a evitado muchas cosas que nos gustar铆a que no hubieran sucedido y habr铆an dado lugar a una vida m谩s plena.

驴Por qu茅 no tratar de discernir que ahora?

Nuestra oraci贸n podr铆a ser pedir para que a partir de ahora poder apreciar lo que hay que ver y prestar atenci贸n, a lo que debemos prestar atenci贸n.

"Se帽or, ilumina las peque帽as cosas de mi vida."

Muchas veces vamos demasiado r谩pido para verlos.

Los signos vienen en muchas formas.
Los signos vienen en la forma en que sentimos, vienen en lo que leemos, ellos vienen a trav茅s de las bocas de los otros, vienen a trav茅s de las enfermedades, vienen a trav茅s de la salud.
Vienen a trav茅s de la victoria, vienen a trav茅s del antagonismo, vienen a trav茅s de la camarader铆a, vienen a trav茅s de una coincidencia, vienen a trav茅s del 茅xito, vienen a trav茅s del fracaso, pueden venir a trav茅s de los sue帽os.
iluminacion de una calle en lyon

QUE SE脩ALES QUE DEBEMOS BUSCAR

Esa vieja expresi贸n "ir con la corriente" tiene un significado especial cuando el flujo es el Esp铆ritu Santo. Cuando es el "agua viva".

"Se帽or, ilumina las peque帽as cosas de mi vida."

Cuando fluimos con Dios, nos dirigimos hacia lo que 茅l define como el 茅xito (no lo que concibe el mundo).

Eso causa muchos problemas, muchas decepciones, mucha tensi贸n.

Cuando buscamos "signos" de una manera que es mundana, para que podamos alcanzar el 茅xito mundano, estamos perdiendo tiempo invaluable.

驴Cu谩ntas veces nos lamentamos de que Dios "no contest贸" nuestras oraciones?

驴Cu谩ntas veces nos quejamos de que la fe no parece estar funcionando porque no conseguimos esto, o debido a tal o cual cosa no sucedi贸?

Estas situaciones en que aparentemente no recibimos respuestas o no las que deseamos, puede ser una se帽al de que lo que estamos buscando puede no estar de acuerdo con Su dise帽o para nosotros.

La falta de se帽ales ya de por si es una se帽al que debemos discernir.

"Se帽or, ilumina las peque帽as cosas de mi vida."

iluminacion exterior wanchin

LOS SIGNOS PUEDEN SER PEQUE脩OS O GRANDES

No hay que buscar un "espect谩culo de magia."

La mayor铆a de estas cosas vienen de una manera sutil.
驴No es Dios el autor de la sutileza?

驴No es una coincidencia Su manera de permanecer en el anonimato (en su humildad)?

Si nos tropezamos con una grieta, puede ser una se帽al de que tenemos que arreglar la acera (o evitarla).

Si una hoja est谩 ca铆da en un 谩rbol en el patio es que podr铆a tener insectos.

Un tic-tic en el motor puede indicar problemas en el futuro.

Si seguimos escuchando acerca de un lugar, tal vez hay algo ah铆 para nosotros.

Si se nos aparece informaci贸n sobre algo o alguien repetidamente, tal vez tengamos algo que ver con estos.

Si seguimos leyendo sobre las espinacas, tal vez tenemos que comer m谩s espinacas.

Todos sabemos lo que pasa cuando no prestamos atenci贸n a las se帽ales en una carretera o calle (especialmente los signos de disminuir la velocidad o detenerse).

Esto no quiere decir que no puede haber indicios dram谩ticos.

Estos sin duda se producen a pesar del escepticismo de los tiempos que corren.

驴Puedes imaginarte lo que la gente dir铆a hoy si una campesina llamada Mar铆a de alg煤n peque帽o pueblo reclamara ver y escuchar a un 谩ngel?

Jes煤s fue un "signo" que fue rechazado, dice Lucas 2:34; est谩 la se帽al de la cruz; pero antes estuvo el signo de la estrella de Bel茅n; el propio pesebre era una se帽al.

Hay se帽ales en la naturaleza.

Hay signos en la vida 煤til de las hojas, en el lugar donde sale el sol, en los primeros brotes que hablan de la primavera, en las nubes que presagian una lluvia, en el vaiv茅n del viento.

Hay se帽ales milagrosas.

Existen las rosas que aparecen despu茅s de una novena a la Peque帽a Flor y las muchas se帽ales que Nuestra Madre Sant铆sima nos da.

Cuando 茅stas llegan, o cuando se alerta nuestra intuici贸n, prestar atenci贸n.

Pero hay que lograr un equilibrio entre buscar demasiadas se帽ales y confirmaciones y no notar las suficientes.

Siempre hay que buscar la "armon铆a" de la vida.

En nuestras propias vidas, los signos pueden venir cuando tropezamos.
Cuando sentimos demasiada resistencia, cuando parece que estamos forzando las cosas.
Cuando lo que buscamos crea tensi贸n, cuando el fruto es el insomnio.
Al igual que nuestros cuerpos nos dicen lo que es bueno y no tan bueno, cuando lo que comemos causa reflujo, malestar o alergias.

"Se帽or, ilumina las peque帽as cosas de mi vida."

paz_interior

LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Si no prestamos atenci贸n a la se帽al de peque帽os efectos, a menudo no encontramos las m谩s grandes.

Jes煤s mismo nos dijo que debemos ver los "signos de los tiempos."

Es cuando nuestro cerebro gobierna nuestros corazones que echamos de menos las "peque帽as cosas" (e incluso los grandes).

Todo en la vida es milagroso, es s贸lo que muchos milagros (signos) se encuentran en "c谩mara lenta" o como sutilezas.

"Se帽or, ilumina las peque帽as cosas de mi vida."

Encuentra lo grande en lo peque帽o.

No busques lo espectacular. Tampoco seas esc茅ptico.

Aqu铆 nos cerramos al Esp铆ritu Santo.

Aqu铆 (con orgullo farisaico) vivimos la vida de la pretensi贸n.

Un signo puede venir cuando alguien o algo te hace sentir como alguien o algo que no eres.

escuchar

SIGNOS DE TU MISI脫N

Los signos de tu misi贸n vienen a trav茅s de lo que te gusta hacer.
Lo que te hace sentir como en casa, lo que hace que te sientas m谩s sagrado, para lo que tienes la energ铆a, lo que te hace feliz.
Lo que simplemente haces mejor, lo que te trae satisfacci贸n.
Lo que es dif铆cil pero causa alegr铆a, lo que se hace sin ego铆smo, lo que se ajusta como un zapato viejo.
Lo qu茅 requiere de trabajo, pero no de mucha tensi贸n ni agotamiento.
Lo que se ajusta a tu personalidad, lo que sirve a los dem谩s, lo que permite la pureza de intenci贸n, lo que te lleva m谩s cerca de Dios.

As铆 muchos tratan de ser "grandes" a los ojos del mundo, cuando lo que Dios ve es la grandeza en lo peque帽o.

Se trata de un "secreto de la eternidad".

Y si hay grandeza en lo peque帽o, hay signos negativos all铆 tambi茅n.

Cuando algo nos causa temor, depresi贸n, pesadez, o miedo absoluto, cuando lo sentimos en nuestros est贸magos, estos tambi茅n son "signos de los tiempos" (de nuestros tiempos).

A lo largo de este viaje llamado vida, hay se帽ales.

Algunas son grandes, tipo carteleras.

Pero la mayor铆a son peque帽as.

Algunas son casi microsc贸picas.

Todo se nota o se ilumina en estado de oraci贸n.

"Se帽or, ilumina las peque帽as cosas de mi vida."

milagros diarios

TRES CASOS

Angela Beans de Hilton Head, Carolina del Sur, cuenta c贸mo le pidi贸 a su 谩ngel que se le concediera olor de las rosas como una respuesta a una pregunta que estaba esperando

.Angela consigui贸 el olor a rosas, pero de una manera diferente de lo previsto, lo que tiende a hacer que sea m谩s cre铆ble.

鈥淗oy, antes de ir a Misa de nueve am, yo estaba sentada en mi sill贸n despu茅s de tomar una taza de caf茅 y o铆 un chasquido fuerte en la cocina.

Sonaba como algo que se hab铆a ca铆do de los armarios, me levant茅 para ver.

Los armarios no estaban abiertos, nada a la izquierda del fregadero, pero a la derecha por el refrigerador, me di cuenta que a una peque帽a botella se le hab铆a saltado su tapa y estaba a su lado con el contenido que sal铆a鈥.

鈥淓ste conten铆a el perfume de rosas de Carmelo Cortez, [el presunto] sanador de las Filipinas, cuando estuvo en la iglesia cat贸lica de San Gregorio en Bluffton, Carolina del Sur..No pude evitar sonre铆r, porque ahora la cocina ol铆a como rosas (y tambi茅n mis manos)..Inmediatamente me levant茅 y recog铆 lo que hab铆a ca铆do con dos grandes bolas de algod贸n, puse un poco de nuevo en la botella y le di a la Sant铆sima Madre. Esto hizo mi d铆a鈥.

Cuando Dios hace tu d铆a, ac茅ptalo.

Sabemos que un cient铆fico puede explicar casi todo, incluyendo los hallazgos de otros cient铆ficos.

Si algo hace alusi贸n a lo milagroso, siempre tratan de encontrar una explicaci贸n 鈥渞acional y l贸gica鈥, como para impedir una manifestaci贸n sutil.

La regla de la ciencia: si algo tiene alguna posibilidad de tener una causa natural, no es milagroso, sin importar las otras circunstancias que lo rodeen.

Eso est谩 mal.

Un cient铆fico dijo recientemente que la religi贸n no es nada m谩s que un 鈥渁rtefacto del cableado de nuestro cerebro鈥.

Sin embargo, 驴podemos nosotros 鈥 creyentes 鈥 no ir mas all谩 con las cosas?

Esta posibilidad surge especialmente con las im谩genes 鈥渕ilagrosas鈥, y tambi茅n cuando las personas sienten que hay algo en las estatuas.

Hay gracia all铆 鈥 una unci贸n que viene honrando a los santos 鈥 pero 驴cu谩ndo hacemos de la unci贸n un espect谩culo en s铆 y cuando estamos viendo demasiado en ella?

Es s贸lo un 谩ngulo diferente.

angel en vias de ferrocarril

Veamos otros caso.

鈥淨uiero compartir este testimonio de la presencia de la Sant铆sima Virgen en cada casa cuando la estatua de la Virgen peregrina F谩tima la visit贸鈥, escribi贸 Jacqueline Stutmann del norte de Nueva York.

鈥淟a primera vez que tuve una visitaci贸n de la imagen peregrina de la Virgen Mar铆a, nuestra familia viv铆a en Virginia y tuvimos muchos invitados para honrar a la Virgen, porque viv铆amos en la comunidad cat贸lica militar de la Base A茅rea Langley en Hampton.

Sent铆 una fuerte presencia espiritual de la Sant铆sima Madre en este momento.

Ahora estamos en Roma, Nueva York y desde luego puedo dar fe de su presencia con este recuerdo especial que nos ha dejado esta vez.

Nuestra familia tuvo una visita al hogar de la estatua de la Virgen Peregrina de Nuestra Se帽ora de F谩tima, el 7 de septiembre, un d铆a antes de la Fiesta de la Natividad de la Sant铆sima Virgen.

Nuestro hijo de 11 a帽os, James, me pregunt贸 si podr铆a tomar fotos de la estatua peregrina con mi celular personal y por supuesto le dije que s铆.

En noviembre, me decid铆 mirar las fotos en mi tel茅fono celular porque nuestros ni帽os lo utilizan para tomar fotograf铆as de unos a otros鈥.

鈥淐uando llegu茅 a las im谩genes de Nuestra Se帽ora, sent铆 la necesidad de mirar m谩s de cerca y m谩s tiempo.
Hab铆a algo diferente en ellas esta vez.
Al comparar una con la otra, el rostro de la Virgen apareci贸 real para m铆 en varias de las im谩genes.
Se notaba que hab铆a una diferencia real en la apariencia de su rostro en las fotos鈥.

鈥淢i marido las puso en un CD y juntos las comparamos y 茅l dijo que en realidad se puede ver una diferencia en la posici贸n de la estatua en s铆 y la apariencia de los ojos y la boca tienen una suave sonrisa.

Incluso las pusimos en negativo y se puede decir que hay una inclinaci贸n de la cabeza a la izquierda de la estatua en uno de los negativos de la imagen y no en el otro.

Este conocimiento de su presencia nos ha dejado un recuerdo de su visita, que ha iluminado dentro de m铆 un nuevo celo por la devoci贸n a ella y facilitado su distribuci贸n a otros鈥.

驴C贸mo podemos cuantificar el sentimiento?

驴Y c贸mo medimos los frutos con la devoci贸n?

Es una fantas铆a o una apertura espiritual que en otros lugares (en estos tiempos seculares endurecidos) es tristemente deficiente?

Por 煤ltimo, hay lo que parecen ser coincidencias prof茅ticas.

鈥淨uer铆a compartir esto鈥, escribi贸 Dede Laugesen.

鈥淓l 30 de diciembre mi mam谩 fue levantada por el viento en Boulder, Colorado y la tir贸 al suelo.

La acci贸n le rompi贸 la cadera y tuvo una cirug铆a luego ese d铆a.

[Antes de ir a visitarla], tuve un sue帽o. Yo estaba caminando por los pasillos de mi parroquia y mi pastor pas贸 junto a m铆.

脡l dijo: 鈥樎eliz Navidad!鈥 Y yo respond铆: 鈥樎eliz Navidad, Padre!鈥

Despu茅s se detuvo y dijo, 鈥楧ede, 驴qu茅 hora es?鈥 Mir茅 el reloj y entonces eran las 2:00. Le dije: 鈥楽on las dos de la tarde Padre鈥. 脡l sonri贸 y me dijo gracias鈥.

Un poco m谩s tarde me estaba duchando prepar谩ndome para la misa matutina.

Me dije a m铆 misma: 鈥楳e pregunto cu谩l era el significado de dos en punto鈥.

Inmediatamente, tuve un 鈥榗onocimiento鈥 que dec铆a: 鈥楨s la 煤ltima hora.鈥 Y, pens茅, s铆, es la hora antes de la muerte de Cristo en la cruz.

Cuando fui a misa, qued茅 a煤n m谩s intrigada cuando la primera lectura para el d铆a, 1 Juan cap铆tulo dos, que comenz贸 鈥楬ijitos, ya es la 煤ltima hora鈥'.

鈥淔ui a visitar a mi mam谩 como hab铆a planeado y estaba muy aliviada de verla de buen 谩nimo.

Pero durante la noche del jueves, a las 2:00 am, su pulmones se llenaron de un l铆quido espeso y ella sufri贸 un ataque masivo al coraz贸n.

Ella recibi贸 la unci贸n y la bendici贸n papal en la ma帽ana del viernes.

鈥淧ara el martes siguiente, la noticia no era buena. Le fue retirado el respirador diez minutos para las 2:00 pm.
Mis hermanas y hermano comentaron que ella podr铆a resistirse a ir por alg煤n tiempo.
Pero yo les dije de mi sue帽o y que sent铆 la certeza de que el Se帽or me hab铆a preparado para el momento de su muerte.
Ten铆a la cabeza en su pecho mientras se produjo su 煤ltimo latido del coraz贸n a las 2:33 de la tarde鈥.

鈥淗e estado en paz con su pasaje porque estoy segura de que el Se帽or me dio un favor especial demostrando su gran amor por mi madre, aun cuando ella estaba lejos de 脡l en su muerte.

Estoy muy agradecida por el sacerdote que vino al momento de la noticia para facilitarle los 煤ltimos ritos.

Tambi茅n estoy muy agradecida de que el Se帽or me prepar贸 a trav茅s de la Escritura y un sue帽o que iba a morir de forma r谩pida y pac铆ficamente en esa hora.

Ella tuvo una hermosa misa funeral el viernes鈥.

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo