Comienza el 10 de marzo o en cualquier momento que tengas una necesidad.
San Jos√©, el padre adoptivo de Nuestro Se√Īor y modelo para todos los padres tiene una especie de ‚Äúcumplea√Īos‚ÄĚ el 19 de marzo.
En el que celebramos la solemnidad de San José y también popularmente lo conocemos como el Día de San José.
Es el santo más importante de la Iglesia luego de la Virgen María.
san-jose-obrero-engalanado
Mientras que Jos√© no dice mucho en la Biblia, es llamado con raz√≥n el patrono de la Iglesia universal por su vida, el amor y la protecci√≥n de Mar√≠a de Nuestro Se√Īor.

El Papa León XIII, observa cómo José actuó como esposo y padre, que lo convierte en un gran santo.

Para su solemnidad se acostumbra a estar a rezar la Novena a San José comenzando el 10 de marzo.
Pero es tan poderosa su oración que sirve hacerla en cualquier momento de necesidad o angustia.

Esta poderosa oración se califica a la altura de la novena a San Judas en contestar algunas oraciones aparentemente incontestables.

‚ÄćEn mi propia vida, la he visto operando con mucha eficacia.

‚ÄćSi deseas iniciar la novena te animo a pensar en alguna gran necesidad que tengas para ti o para otros.

No puedo garantizar que vayas a obtener la respuesta exacta que deseas, pero San José está ahí para escuchar como un padre paciente y que intercede ante Dios, el mayor de los Padres.

‚ÄćSi no tienes una necesidad urgente, tengo una idea, p√≠dele a San Jos√© que interceda por los cristianos de Oriente Medio que est√°n siendo martirizados y oprimidos por ISIS.

Ellos, nuestros hermanos y hermanas en Cristo, sufren de manera que no podemos imaginar.

san jose c jesus

NOVENA A SAN JOS√Č

San José,

fiel padre,

proveedor del Divino Ni√Īo,

esposo virginal de la madre de Dios,

protector poderoso de la Santa Iglesia,

venimos a ti para encomendarnos a tu protección especial.

Nada buscaste en este mundo sino la gloria de Dios y el bien del prójimo.

Totalmente entregado al salvador,

tu felicidad consistía en orar, en trabajar, en sacrificarte, en sufrir, en morir por El.

Fuiste un desconocido en este mundo pero √≠ntimo de Jes√ļs.

Su mirada reposaba confiadamente en tu vida simple y oculta en El.

San José, has ayudado ya a tantos hombres,

recurrimos a tí con entera confianza.

T√ļ ves a la luz de Dios nuestras necesidades,

tu conoces nuestras preocupaciones, nuestras dificultades, nuestras penas.

Solicitamos a tu paternal amabilidad este asunto particular...

(pedir por tu intención).

La ponemos entre tus manos que protegieron al Ni√Īo Jes√ļs,

pero antes que nada

pide para nosotros las gracias de no separarnos nunca de Jes√ļs por el pecado mortal,

de conocerlo y de amarlo cada vez m√°s,

así como a su Santa Madre,

de vivir siempre en presencia de Dios,

de hacer todo en función de su gloria y el bien de las demás almas

y de lograr alg√ļn d√≠a ver a Dios para alabarlo eternamente contigo.

Así sea.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria

san jose con jesus

ORACI√ďN DE CONFIANZA EN MOMENTOS DE ANGUSTIA O DIFICULTAD

Bienaventurado José,

cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles,

ven en mi ayuda en estos momentos de angustia y dificultad.

Toma bajo tu protección las situaciones tan serias y difíciles que te encomiendo,

para que tengan una feliz solución de acuerdo a la voluntad de Dios.

Mi bien amado Padre: toda mi confianza la deposito en Vos,

y me abandono como un ni√Īo peque√Īo, dormido en brazos de su pap√°.

Que no se pueda decir que en vano te he invocado

y ya que t√ļ lo puedes todo,

delante de Jes√ļs y de Mar√≠a,

muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder.

Amén

Padre Nuestro, Ave María, Gloria

ORACI√ďN A SAN JOS√Č DE LE√ďN XIII

A ti, bienaventurado San José,

acudimos en nuestra tribulación,

y después de implorar el auxilio de tu santísima esposa,

solicitamos también confiadamente tu patrocinio.

Con aquella caridad que te tuvo unido con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios,

y por el paterno amor con que abrazaste al Ni√Īo Jes√ļs,

humildemente te suplicamos que vuelvas benigno los ojos

a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo,

y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades.

Protege, oh providentísimo Custodio de la divina Familia,

la escogida descendencia de Jesucristo;

aleja de nosotros, oh padre amantísimo,

este flagelo de errores y vicios.

Asístenos propicio desde el cielo,

en esta lucha contra el poder de las tinieblas;

y como en otro tiempo libraste de la muerte la vida amenazada del Ni√Īo Jes√ļs,

así ahora defiende a la santa Iglesia de Dios de las hostiles insidias y de toda adversidad.

Y a cada uno de nosotros protégenos con tu constante patrocinio,

para que, a ejemplo tuyo, y sostenidos por tu auxilio,

podamos vivir y morir santamente

y alcanzar en los cielos la eterna bienaventuranza.

Amén

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Santos y Reliquias y Angeles

Ver todo