Si has tenido la expectativa de que la vida en la Tierra es un lecho de rosas seguramente has cambiado de opinión rápidamente, porque:
- has sufrido innumerables problemas con otras personas,
- has hecho cosas irreflexivas que te llevaron a grandes problemas,
- te has encontrado inmerso en situaciones en que no sabes por qué otros te atacan.
Si reflexionas sin prejuicio, pronto llegarás a la conclusión que:
-uno a veces ha actuado fuera de control, y otros tambi√©n, incluso todo el tiempo act√ļan as√≠,
-como si existiera una fuerza extra√Īa que algunas veces lleva a las personas a hacer cosas perjudiciales para ella misma y para otros.
Esa conclusión es correcta, porque desde los primeros humanos las civilizaciones han creído en fuerzas externas que influyen sobre nosotros.
Que no se pueden ver pero están allí; están fuera de nuestro campo sensorial.
Los problemas que experimentamos en nuestro pasaje por la Tierra son una faceta del impacto de esas fuerzas externas operando sobre nosotros.
Son expresiones de una guerra entre espíritus, y debemos aprender a batallar en ese ámbito para no quedar dominados por fuerzas oscuras.

Esa es la base de esta catequesis en 10 pasos.

The Vigil exhibited 1884 by John Pettie 1839-1893

1 - DEBES ENTENDER CLARAMENTE QUE EL DEMONIO EXISTE

Algunos cristianos niegan la existencia de demonios, incluyendo a satanás, como ángeles caídos, seres personales reales (que tiene una mente y voluntad, pero sin cuerpo) que quieren vernos finalmente con ellos en el infierno.
Tales cristianos creen que el mal - o, al menos, el mal moral - es exclusivamente resultado de las intenciones y las actividades humanas.

Es razonable suponer que, para los cristianos, la ense√Īanza de Jesucristo debe ser aceptada como verdadera y su ejemplo como normativa.

Si no, ¬Ņpor qu√© m√°s podemos llamarnos a nosotros mismos "cristianos"?

‚ÄćLos cuatro evangelios b√≠blicos dejan muy claro que Jes√ļs afirm√≥ la existencia de satan√°s.

Nos advirtió acerca de su interferencia en nuestras vidas - él es "el príncipe de este mundo" (Juan 12 : 31), "un mentiroso y padre de la mentira" (Juan 8:44), y más - y estuvo en combate directo con los poderes demoníacos.

‚ÄćLos relatos de sus exorcismos son demasiado numerosos y demasiado centrales en su ministerio, como para ignorarlos - por no mencionar el encuentro de Jes√ļs con el mismo diablo en el desierto (Lucas 4: 1-13).

‚ÄćLos cristianos deben tomar esos relatos en serio.

‚ÄćAlgunos podr√≠an tratar de interpretarlos como nada m√°s que encuentros con personas mental o f√≠sicamente enfermas.

Pero si ese es el caso, entonces Jes√ļs ignoraba condici√≥n real de las v√≠ctimas y se equivoc√≥ sobre la existencia de los esp√≠ritus inmundos.

Pero para un cristiano creyente, ¬Ņc√≥mo puede ser posible esta opci√≥n?

‚Äć¬ŅEl divino Hijo de Dios, por quien fueron creadas todas las cosas, era ignorante y equivocado en algo tan importante para su ministerio y misi√≥n sobre la raza humana?

En el caso de la tentaci√≥n del demonio luego de los 40 d√≠as de ayuno ¬Ņ√©l confundi√≥ un di√°logo interno consigo mismo con una conversaci√≥n con un demonio en el desierto?

¬ŅJes√ļs estaba tratando de hacer un diagn√≥stico err√≥neo deliberadamente de estas enfermedades de acuerdo al esp√≠ritu de la √©poca, en lugar de corregir las ideas (que eran peligrosas si es cierto) y explicar que eran enfermedades y que los demonios no existen realmente?

‚Äć¬ŅC√≥mo podr√≠an los cristianos afirmar que el santo Hijo de Dios se involucrar√≠a en un enga√Īo de ese tipo?

Al menos en una ocasi√≥n, Jes√ļs ech√≥ una enfermedad mental de un hombre en una piara de cerdos (Mateo 8: 28-34).

Esta proposición es absurda, y nos pone frente a una opción más, los relatos de los Evangelios son históricamente poco fiables.

Jes√ļs nunca ense√Ī√≥ o hizo estas cosas.

‚ÄćUna vez m√°s, para el cristiano, esta opci√≥n en insostenible.

‚ÄćSi estos cuentos can√≥nicos de la vida de Jes√ļs no son confiables sobre un asunto tan importante para su ministerio, misi√≥n, e incluso la identidad (los demonios le llaman el "Hijo de Dios".

Por lo que tuvieron que someterse a su autoridad; véase Mateo 8:29).

Entonces ¬Ņpor qu√© aceptar el testimonio de estos libros sobre cualquier otra cosa que dijo o hizo?

‚ÄćAdem√°s de los relatos de los Evangelios, la Biblia afirma en muchos lugares, la existencia de los demonios y sus intenciones maliciosas hacia nosotros.

‚ÄćPara los cat√≥licos, la tradici√≥n de autoridad de la Iglesia ha seguido afirmando esa ense√Īanza desde el comienzo, y la historia de la Iglesia est√° llena de innumerables ejemplos de exorcismos y otros encuentros con los poderes demon√≠acos.

‚ÄćPor todas estas razones, entonces es crucial para los cristianos estar preparados para entender y derrotar a satan√°s.

Simplemente no es una opción hacer otra cosa.

2 - NO DEBES DUDAR PARA PODER IDENTIFICAR DONDE EST√ĀN LAS FUERZAS OSCURAS Y C√ďMO ACT√öAN

Pongamos a un lado por un momento el testimonio coherente y persistente de las Escrituras y la tradici√≥n cristiana.‚Äć

Considera la masiva evidencia acumulada que confirma el testimonio.

A lo largo de toda la historia, pueblos de muy diferentes culturas de todo el mundo han afirmado la realidad de los espíritus malignos.

Muchos de nuestros contemporáneos, que para cualquier estándar razonable son inteligentes y en su sano juicio, han dado testimonio de encuentros con los poderes demoníacos.

‚ÄćEl reciente caso de posesi√≥n demon√≠aca en Indiana, ampliamente publicitado, ofrece s√≥lo un ejemplo.

Se observaron, fenómenos sobrenaturales extraordinarios y reportados por testigos objetivos, perfectamente cuerdos.

En este caso, no s√≥lo miembros de la familia, sino personal m√©dico y de orden p√ļblico que no hab√≠an tenido experiencias previas de ese tipo, o incluso inter√©s en este tipo de fen√≥menos.

‚ÄćEllos fueron testigos de algunos de los fen√≥menos cl√°sicos asociados con la posesi√≥n demon√≠aca (y la infestaci√≥n de una casa) que no ten√≠a ninguna explicaci√≥n meramente natural.

Simplemente no podemos descartar tales testimonios como alucinaciones masivas o enga√Īos.

Sin duda, algunos tipos de enfermedades físicas y mentales se han atribuido erróneamente a los demonios, hoy como en el pasado.

Tampoco podemos negar que las supersticiones y leyendas sobre los malos espíritus abundan.

Pero estas ideas equivocadas sobre el diablo en sí mismas no demuestran que no exista, al igual que las creencias ancestrales sobre una Tierra plana no prueban que nuestro planeta no sea plano.

Los escépticos pueden exigir evidencia "científica".

Pero, ¬Ņqu√© tipo de pruebas pertinentes ser√≠an los cient√≠ficos capaces de medir?

‚ÄćLos demonios no tienen cuerpos f√≠sicos, y no son humanos.

No podemos ponerlos en tubos de ensayo o someterlos al psicoan√°lisis.

Lo que los científicos pueden hacer es observar los efectos de los demonios en el mundo físico o en el comportamiento humano.

Pero la mentalidad que prevalece entre los científicos es buscar otras explicaciones para estos fenómenos, incluso cuando esas explicaciones sean totalmente insuficientes.

ajedrez entre el bien y el mal

3 - DEBES PREPARARTE PARA ENTENDER CUAL ES LA RAZ√ďN POR LA QUE DIOS PERMITE SU ACCIONAR

La gente suele preguntar:

Si Dios es infinitamente m√°s poderoso que el diablo, ¬Ņpor qu√© Dios no le impidi√≥ hacer tanto mal en el planeta tierra?

‚ÄćPodr√≠amos hacer una pregunta similar acerca de por qu√© Dios no impide que los seres humanos cometan los actos malvados que o√≠mos en las noticias casi todos los d√≠as.

‚ÄćLa continua presencia del mal en el mundo se encuentra en un nivel de misterio que no podemos resolver totalmente en esta vida.

Aun así, si Dios es en verdad lo suficientemente potente, puede incluso permitir el mayor mal para un bien mucho mayor.
Entonces √Čl est√° justificado al permitir el mal, porque √Čl hace un bien mayor por amor a nosotros.

El ejemplo clásico de esta verdad es la crucifixión de Jesucristo.

‚ÄćEl Evangelio nos dice que cuando "Satan√°s entr√≥ en Judas", √©ste sali√≥ a traicionar a Jes√ļs (ver Lucas 22: 3-4).

Por la instigación del diablo, entonces, vino el peor de los males imaginables: la brutal tortura y ejecución del completamente inocente de Hijo Dios.

Sin embargo, la gloria de la tumba vacía arrojó una nueva luz sobre el horror de la cruz.

Los planes del diablo fueron derrocados.

‚ÄćLa resurrecci√≥n de Jes√ļs demostr√≥ de manera concluyente a todos - los demonios incluidos - que del mayor de los males, Dios puede traer un bien mayor: la salvaci√≥n del mundo.

Al mismo tiempo, no podemos olvidar que nuestros días sobre la tierra son un tiempo de prueba, purificación, enderezamiento, fortalecimiento.
La intención de Dios, si vamos a cooperar, es hacernos capaces de soportar el peso exquisito de la gloria que le espera a sus amigos en el cielo (ver 2 Corintios 4:17).

¬ŅAs√≠ que mejor herramientas puede haber para su prop√≥sito que los demonios - que constantemente nos ponen a prueba por tentarnos -, para que llegamos a ser m√°s puros, m√°s fuertes y m√°s rectos cada vez que nos resistimos a la tentaci√≥n?

‚ÄćEn este sentido, podr√≠amos decir, citando a San Agust√≠n, "como artista, Dios hace uso incluso del diablo."

4 - ESTO NO ES UN CONFLICTO MENOR SINO UNA VERDADERA GUERRA

No importa quién eres, tienes un enemigo mortal que quiere destruirte, no sólo en esta vida, sino para la siguiente.

‚ÄćNo importa d√≥nde vivas en este planeta, vives en un campo de batalla muy re√Īido, y no se puede escapar del conflicto.

‚ÄćEs una guerra espiritual con consecuencias cruciales en tu vida cotidiana.

Y el resultado de esa guerra determinar√° tu destino eterno.

‚ÄćSi esto es cierto, entonces ¬Ņpor qu√© no estamos hablando m√°s sobre √©l?

El mundo moderno est√° cegado en gran parte a estas realidades por su orgullo.
‚ÄćNos vemos como mucho m√°s "iluminados" que nuestros antepasados que cre√≠an tales cosas.
Confundimos los avances en el conocimiento y la técnica con los avances en la sabiduría.

En particular, nuestros avances cient√≠ficos, que en s√≠ mismos son maravillosos, han llevado a muchos a una especie de cientifismo ingenuo y narcisista, que pone toda su fe en la ciencia humana, por poco entendida de otros fen√≥menos que sea.‚Äć

Suponemos que la ciencia es capaz de analizar y comprender todo lo que existe, a pesar de que hay algunas realidades que simplemente no puede detectar, observar, o medir.

De hecho, nos olvidamos de que, incluso con respecto a la realidad con que la ciencia puede trabajar, el conocimiento científico sigue creciendo y cambiando, refinándose.

Las teorías son desafiadas y reemplazadas.

Los paradigmas cambian.

Las fronteras se expanden.

Además, nuestra lógica en estos asuntos es a menudo defectuosa.

‚ÄćDebido a que algunos casos de epilepsia o trastorno de personalidad m√ļltiple, por ejemplo, eran en el pasado err√≥neamente atribuido a los demonios, concluyen que no deben de existir los demonios en absoluto.

Mientras tanto, el diablo se aprovecha de la situación (y probablemente ayudó a inspirarla) porque le permite una estrategia de sigilo: los que niegan su existencia son una presa fácil.

Hay todavía otra razón importante por la que muchos de nosotros no reconocen el trabajo del enemigo.

El tipo de fen√≥menos extraordinarios que a Hollywood le encanta (la posesi√≥n demon√≠aca, la opresi√≥n, la obsesi√≥n y la infestaci√≥n) es s√≥lo una parte de su actividad, y no tan com√ļn.

‚ÄćSu actividad m√°s com√ļn en la vida de la mayor√≠a de la gente es extremadamente sutil, aunque eficaz.

Podemos resumirlo en una sola palabra: tentación.

‚ÄćEn su actividad ordinaria, los demonios introducen en nuestras mentes diferentes pensamientos que nos pueden llevar al mal.

‚ÄćDudas acerca de Dios y de su bondad, enga√Īos, acusaciones, tentaciones, provocaciones, y m√°s.

‚ÄćLos demonios no tienen cuerpo, pero nos pueden comunicarnos estos pensamientos directamente.

Esto significa que es posible que tengamos problemas para discernir los pensamientos que nos vienen desde el exterior y confundirlos como propios.

Una vez m√°s, una estrategia de sigilo.

5 - ES UN ACTO DE MISERICORDIA ALERTAR A OTROS C√ďMO ACT√öA EL DEMONIO, AS√ć SE DEFIENDEN

El Diablo es indescriptiblemente el mal, y sus intenciones para nosotros son las m√°s horribles que podamos imaginar.

Advertir sobre sus intenciones y su actividad, entonces, es un acto de gran misericordia.
Es el corazón mismo de la proclamación cristiana:
"El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo" (1 Juan 3: 8).
Guardar silencio sobre este combate espiritual sería un fracaso para nuestra misericordia.

Para algunos hablar sobre la existencia o relevancia del diablo en la vida cotidiana, y las advertencias acerca de él, podría ser desconcertante y desagradable.

‚ÄćPero para aquellos que reconocen que est√°n sufriendo ataques del diablo, nada podr√≠a ser m√°s acogedor que una Iglesia que diga:

‚Äć"Nuestro Se√Īor ha vencido a tu enemigo mortal.

Queremos ayudarte a hacer tu propia victoria".

‚ÄćPero tambi√©n hay gente que busca un demonio bajo cada arbusto y eso es una obsesi√≥n maligna tambi√©n.

‚ÄćLa guerra es real, y podemos ver las bajas en todas partes.

‚ÄćLa Escritura nos advierte repetidamente sobre la batalla por nuestras almas.

Teniendo en cuenta lo poco que se dice de que hoy en día, sería negligente no levantar la voz.

perro demonio

6 - EL DIABLO SE APROVECHA DE NUESTROS PROBLEMAS

La Escritura habla de nuestras batallas en curso con el mundo, la carne y el diablo (ver Santiago 4: 1-7).
Aunque es cierto que a veces nuestras luchas con la carne y el mundo no son provocadas directamente por la interferencia del diablo, él se aprovecha de esas luchas.
Y busca a través de ellas establecer una presencia más fuerte en nuestras vidas.
Puede ocurrir de muchas maneras.

Consideremos, por ejemplo, un joven cuyas hormonas est√°n en su apogeo (la carne).

Visita a lo que él piensa un sitio web inocuo, que le permite hacer dinero a través de enlaces publicitarios a sitios pornográficos (el mundo).

Vacila, sintiendo la presión de esas dos fuerzas.

‚ÄćEntonces el enemigo, aprovechando la situaci√≥n, habla directamente en su mente para debilitar su resoluci√≥n, con pensamientos que parecen ser propios suyos:

¬ŅPor qu√© no?

No me har√° da√Īo.

Todo el mundo lo hace.

Y sigue adelante.

Y uno de los grandes problemas es la desesperación que por supuesto es la pérdida de la esperanza.

Si queremos entender y superar nuestra desesperación, debemos preguntarnos dos cosas:

¬ŅQu√© es lo que esperamos?

¬ŅEn qui√©n ponemos nuestra esperanza?

La pérdida generalizada de esperanza en nuestra cultura es el resultado inevitable de nuestra secularización.

‚ÄćNos hemos alejado de una esperanza de vida eterna a una esperanza de prosperidad y seguridad en esta vida.

Y nos hemos alejado de una animada confianza en Dios a una arrogante confianza en nosotros mismos.

Y si, para la obtención de tales bienes, ponemos nuestra esperanza principal en nuestra economía, nuestro gobierno, nuestro poderío militar.

O cualquier otra institución meramente humana o en nuestro esfuerzo, tarde o temprano vamos a estar desilusionados.

En un momento tan aterrador como el nuestro, tal desilusión lleva rápidamente a la desesperación paralizante.

A menudo dicen los cristianos,

‚Äć"no s√© lo que depara el futuro, pero s√© qui√©n nos depara el futuro."

‚ÄćSi queremos ver un renacimiento de la esperanza, debemos tener un avivamiento de la fe en el Dios que solo es digno de nuestra esperanza.

Y que lo que busquemos de √Čl por encima de todo debe ser la vida eterna, no las mercanc√≠as fr√°giles de esta vida fugaz.

Cualquier cosa menos ésta finalmente nos conduce a la desesperación.

7 - DEBEMOS APRENDER A CALZARNOS LA ARMADURA CONTRA EL DEMONIO

San Pablo exhorta a los cristianos a ponernos "toda la armadura de Dios, para que se√°is capaces de estar firmes contra las asechanzas del diablo" (Efesios 6:11).

En este pasaje de la Biblia y otros, especifica ciertas virtudes fe, esperanza, amor, como parte de esa armadura.
Entonces tiene sentido hablar de las virtudes como la armadura defensiva.
Los que tienen un carácter virtuoso no son tan vulnerables a los asaltos del enemigo a través de la tentación.

Si yo soy generoso en lugar de codicioso, la tentación de robar no tendrá mucho poder sobre mí.

Si soy un amante de la verdad, no voy a ser tan propenso a ceder a la tentaci√≥n de mentir o enga√Īar.

Y así sucesivamente con todas las virtudes.

‚ÄćLa humildad es la virtud esencial que proporciona el terreno en el que crecen todas las dem√°s virtudes.

San Pablo nos dice que a través de la humildad de Cristo, el diablo fue derrotado (ver Filipenses 2: 3-11).

Y nosotros, también, debemos humillarnos si Dios está con nosotros para exaltar su victoria (ver Santiago 4:10).

‚ÄćCuando San Pedro nos exhorta a "vestir [nosotros]. . . con humildad hacia los dem√°s", √©l nos advierte que esta armadura es necesaria porque nuestro "adversario el diablo, ronda como le√≥n rugiente, buscando a quien devorar" (1 Pedro 5: 5, 8).

‚ÄćLa humildad nos impide los peligrosos "lugares altos" en el que el enemigo nos podr√≠a tentar con el orgullo, y la destrucci√≥n que inevitablemente sigue al orgullo (ver Proverbios 16:18).

‚ÄćSan Antonio el Grande fue un pionero entre los antiguos padres y madres del desierto, un campe√≥n en la lucha espiritual que sufri√≥ terribles ataques demon√≠acos.

En una ocasión, informó de una visión.

"Vi todas las trampas del diablo puestas sobre la tierra", recordó,

"y yo gemía y le dije:

¬ŅC√≥mo crees que se puede pasar a trav√©s de ellas?

Y oí una voz que decía: la humildad"

Otra historia de los antiguos monjes cristianos del desierto dice como un demonio, bajo la apariencia de un buen "ángel de luz" (2 Corintios 11:14), un día se apareció a un monje.

Anunció: "¡Yo soy el ángel Gabriel, y he sido enviado a ti!".

‚ÄćSu estrategia, por supuesto, fue atraer al hombre con el orgullo y la vanidad.

‚ÄćPero el monje respondi√≥:

‚Äć"T√ļ debes haber sido enviado a otra persona.

Yo no soy digno de que un √°ngel me visite".

Así que el demonio se desvaneció.

La humildad del monje le había protegido de morder el anzuelo.

¬ŅC√≥mo crecemos en humildad?

Es una gracia que debemos pedir a Dios.

En realidad hay unas "tradicionales Letanías de la Humildad" que podemos orar, y que especifican algunas de las ocasiones en que podemos demostrar la virtud mediante la cooperación con su gracia.

Cuando pedimos el don de la humildad, en realidad estamos pidiendo a Dios que nos envíe situaciones en que nos humille.

Pero también el diablo pretende desbaratar y destruir la obra de Cristo a través de la Cruz, que resultó ser el instrumento de su propia derrota.

A través de la Cruz, no fue sólo conquistado sino que fue humillado.

Así que él y sus orgullosos aliados tienen una fuerte aversión a cualquier representación de la cruz de Cristo.

‚ÄćPero lo m√°s importante, el signo de la cruz es lo que la tradici√≥n cat√≥lica llama a un sacramental.

Los sacramentales son "signos sagrados que... expresan efectos, sobre todo de carácter espiritual, que se obtienen a través de la intercesión de la Iglesia" (Catecismo de la Iglesia Católica, 1667).

‚ÄćHay un poder notable en la oraci√≥n de la Iglesia, y ese poder se puede hacer accesible a nosotros a trav√©s de la se√Īal de la cruz y otros sacramentales, como el agua bendita, un crucifijo bendecido, o una medalla de San Benito bendita.

Hay efectos notables de estos sacramentales en los encuentros con los poderes demoníacos.

8 - LA CONFESI√ďN Y LOS √ĀNGELES SON BUENOS AUXILIOS

Cada vez que pecamos, el diablo refuerza su control sobre nosotros.
A través de la confesión, soltamos el agarre y nos liberamos de su control.
‚ÄćNo solo recibimos el perd√≥n de los pecados del pasado, sino que recibimos la gracia de resistir la tentaci√≥n que vendr√°.

La Escritura habla del perdón de los pecados a través de la confesión como una curación del alma:

‚Äć"Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que se√°is sanados" (Santiago 5:16).

‚ÄćEs por eso que podemos ver este poderoso sacramento como una especie de hospital de campa√Īa para los soldados que han sido heridos por el pecado en la batalla espiritual.

Pero también tenemos aliados que son los ángeles buenos que están involucrados en la lucha contra el demonio, y a quienes podemos recurrir.

En el Antiguo Testamento, encontramos a los ángeles de Dios que luchan por su pueblo en la visión profética de Daniel (Daniel 10: 12-14, 20-21).

En el Nuevo Testamento, la visión de San Juan en el libro del Apocalipsis habla de la guerra espiritual que se produjo cuando satanás (representado como el Dragón) y sus aliados se rebelaron contra Dios.

Los buenos ángeles lucharon contra estos ángeles caídos y los expulsaron del cielo, pero los ángeles caídos todavía están ocupados en la guerra contra los seres humanos.

Así que por designio de Dios, necesitamos la ayuda de los ángeles buenos para repeler y superarlos (véase Apocalipsis 12: 7-12).

‚ÄćEn las descripciones del combate celestial en ambos Testamentos, un √°ngel se destaca como un l√≠der de las huestes ang√©licas: San Miguel Arc√°ngel. ("Arc√°ngel" significa "primero" o "principal" √°ngel)

En Daniel, al ángel Miguel le llama "uno de los principales príncipes" de los guerreros angelicales (Daniel 10:13).

Miguel también se menciona en el libro de Judas, como que contendía con el diablo (Judas 9).

A partir de estos conocimientos bíblicos, la tradición cristiana ha venerado a San Miguel y honrado su papel como el gran guerrero espiritual luchando por la Iglesia.

‚ÄćDesde los primeros tiempos los cristianos han pedido su ayuda y la de los √°ngeles que comanda mientras todav√≠a estamos en la batalla con el drag√≥n.

demonio habla a un hombre

9 - NO DEBEMOS CORRER RIESGOS INVITANDO A ENTRAR AL ENEMIGO

Los habitantes de la antigua Troya hicieron eso precisamente cuando hicieron entrar al caballo de Troya, lleno de soldados enemigos ocultos, en su ciudad.

Por supuesto, lo hicieron sin darse cuenta, porque hab√≠an sido enga√Īados.

Satan√°s tiene una gran cantidad de caballos de Troya.
Por ejemplo, cuando las personas se meten en prácticas ocultas, por cualquier razón - en busca de aumentar su poder personal, dando rienda suelta a su curiosidad, buscando entretenimiento - puede abrir las puertas en el mundo de los demonios.
Esto es confirmado por los exorcistas.
Además, algunos exorcistas testifican que el abuso de sustancias, el pecado sexual grave, la pornografía y los abortos pueden abrir a la gente a la influencia demoníaca.

Aquellos que piensan que hoy nadie todav√≠a juguetea con la ouija debe tener en cuenta la pel√≠cula sobre la Ouija, que sali√≥ a finales de octubre de 2014, seg√ļn los informes, contribuy√≥ a un repunte de ventas del 300 por ciento de Ouijas durante la temporada de compras de Navidad.

Los que llegan a la conclusión de que los movimientos de la tablita son simplemente al azar o una respuesta "ideomotora" deben hablar con la gente cuyas experiencias aterradoras sugieren fuertemente lo contrario.

Ellos deben consultar a exorcistas sobre su trabajo con "jugadores de Ouija" que abrieron puertas que nunca debieron haber sido abiertas.

¬ŅPor qu√© correr el riesgo?

10 - HAY QUE INVOCAR SIEMPRE LA AUTORIDAD DE DIOS

Para ser eficaz, el exorcismo requiere una cierta autoridad dada por Dios por parte del ministro.
De lo contrario, los resultados pueden ser desastrosos.

Podemos ver este peligro caracterizada por un incidente registrado en el Libro de los Hechos, cuando un grupo de hombres intent√≥ realizar un exorcismo sin estar autorizados por Jes√ļs o uno de sus ap√≥stoles.

Terminaron huyendo de la escena, "desnudos y heridos" (ver Hechos 19: 13-16).

‚ÄćLos cat√≥licos creen que en √ļltima instancia, la autoridad para superar los demonios viene de Jesucristo, que como el divino Hijo de Dios, demostr√≥ su poder sobre ellos, los derrot√≥ decisivamente en la cruz, y luego deleg√≥ esta facultad a sus ap√≥stoles.

Ellos a su vez delegan esta autoridad a sus sucesores, los obispos, por lo que los obispos deben autorizar a ciertos sacerdotes como exorcistas.

La negociación efectiva con los poderes demoníacos también requiere conocimiento y formación.

Los representantes de la Iglesia que quieren ayudar a aquellos que buscan el exorcismo agotan cualquier otra posibilidad primero, como consultar con profesionales médicos para descartar causas puramente físicas o mentales.

‚ÄćAdem√°s, los nuevos exorcistas est√°n mejor entrenados por exorcistas experimentados que poseen una especie de "inteligencia espiritual", adquirida por una larga experiencia, lo que es necesario para hacer frente a los esp√≠ritus inmundos - que son, por supuesto, no s√≥lo peligrosos, sino sumamente astutos.

Ese tipo de formación no viene a través de un libro solamente.

Debemos tener en cuenta, también, que los exorcistas tienen un carácter probado.

Si las virtudes son nuestra armadura espiritual, entonces las debilidades morales pueden representar importantes vulnerabilidades en un exorcista.

Mientras, en los medios de comunicaci√≥n siguen apareciendo v√≠ctimas de la auto-designados, "exorcistas" sin escr√ļpulos, incompetentes que terminan haciendo un tremendo da√Īo psicol√≥gico y f√≠sico a las personas que est√°n sufriendo.

Fuentes:

 

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Demonio y Mal y Pecados

Ver todo