Pero tambi茅n en las otras apariciones se sucedieron prodigios en la naturaleza, aunque no tan contundentes y exuberantes.

En este art铆culo hablaremos de lo que sucedi贸 en la quinta aparici贸n de Nuestra Se帽ora en F谩tima, el 13 de septiembre de 1917.

LA QUINTA APARICION DE FATIMA CON MUCHOS PRODIGIOS

El 13 de septiembre de 1917 fue la quinta aparici贸n de Nuestra Se帽ora de F谩tima a los tres pastorcitos en medio de una multitud de peregrinos.

Sucedieron varios hechos atmosf茅ricos qu茅 se han divulgado poco.

En parte porque se opacan ante el gran evento de la Danza del Sol del 13 de octubre de 1917

Y en parte porque han habido algunos relatos modernistas y ateos en los medios, que han podado estos eventos de los signos sobrenaturales.

Se estima que el 13 de septiembre hab铆a entre 20.000 y 30.000 personas en la Cova de Ir铆a esperando el mensaje.

Y se observaron algunos elementos prodigiosos que ya hab铆an estado insinuados en las apariciones anteriores.

Como por ejemplo el enfriamiento repentino del aire, el oscurecimiento del sol, que permit铆a ver las estrellas.
Y una lluvia de objetos que parec铆an p茅talos iridiscentes o copos de nieve, que se extingu铆an antes de tocar el suelo.
La otra particularidad adicional en esta quinta aparici贸n es que se vio un globo luminoso que se mov铆a lenta y majestuosamente de este a oeste al principio.

Y que luego de terminada la aparici贸n se mov铆a de oeste a este.

La quinta aparici贸n parecer铆a ser un pre谩mbulo en la naturaleza, de lo que suceder铆a un mes despu茅s, el 13 de octubre con la danza del Sol y los otros fen贸menos atmosf茅ricos.

Recordemos lo que sucedi贸 en las apariciones anteriores para tener un panorama global

RESUMEN DE LAS 6 APARICIONES F脕TIMA DE 1917

En la primera aparici贸n del 13 de mayo de 1917, Jacinta y Francisco estaban jugando en lo alto de la Cova de Ir铆a, cuando aparecieron unos rel谩mpagos en el cielo.

Cuando bajaron y se reunieron con Luc铆a vieron a una se帽ora vestida de blanco sobre una encina, m谩s brillante que el sol.

Entonces se produce el di谩logo, en que la se帽ora les dice sustancialmente que no tengan miedo, y les informa que viene del cielo.

Les pide que vuelvan mensualmente los d铆as 13 al mismo lugar durante 6 meses seguidos.

Y finalmente les solicita que recen el Rosario todos los d铆as, para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra.

En la segunda aparici贸n, del 13 de junio de 1917, Mar铆a les informa que Jacinto y Francisco Ir谩n al cielo en breve tiempo.

Y que Luc铆a se quedar谩 para dar a conocer lo que sucedi贸, por orden y planificaci贸n de Nuestro Se帽or.

En la parte central del mensaje, les informa que Jes煤s quiere establecer la devoci贸n al Inmaculado Coraz贸n de Mar铆a, promete la salvaci贸n y un tratamiento especial a quienes lo acepten.

En esta aparici贸n ya se vieron algunos prodigios naturales, como el reflejo que sal铆a de las manos muy luminosas de Mar铆a.

En la tercera aparici贸n del 13 de julio de 1917, ya hab铆a 4.000 personas rezando el rosario esperando que la Virgen bajara.

En esta aparici贸n la Virgen les pide a los videntes que se sacrifiquen por los pecadores y les ense帽a algunas jaculatorias.

Tambi茅n es cuando les muestra el infierno.

La cuarta aparici贸n sucedi贸 el domingo 19 de agosto, porque los pastorcitos hab铆an sido puestos presos el 13 de agosto, para que desistieran de seguir con las apariciones.

En esta aparici贸n la Virgen insiste en que recen el rosario y hagan sacrificios por los pecadores.

Record谩ndoles que mucha gente ha ido al infierno porque no hay gente que rece por ellos.

Y les recuerda que en la 煤ltima aparici贸n suceder谩 un milagro para que todos crean.

La quinta aparici贸n sucedi贸 el jueves 13 de septiembre y es la que estamos comentando en este art铆culo.

Y la sexta aparici贸n sucedi贸 en 13 de octubre, d贸nde se manifest贸 el milagro de la danza del sol.

ESCENARIO DE LA QUINTA APARICI脫N

En la quinta aparici贸n del 13 de septiembre, hab铆a 20.000 a 30.000 personas reunidas en la Cova de Ir铆a.

Y fue una especie de adelanto de los prodigios atmosf茅ricos que suceder铆an un mes despu茅s.

S贸lo Luc铆a cuenta en su biograf铆a que las carreteras estaban llenas de gente y ellos tuvieron dificultades para llegar a la encina, porque la multitud quer铆a saludarles pedirle cosas para la Virgen.

Algunos se arrojaban a sus pies solicitando que pidieran por la curaci贸n de un hijo, un familiar, un amigo, la esposa, esposo, que estaba invadido, ciego, sordo. etc.

Tambi茅n para que trajera de vuelta a personas de la guerra, para conversi贸n de pecadores y muchas cosas m谩s.

Afortunadamente llegaron a la encina al mediod铆a gracias a algunos hombres que les abrieron camino entre la multitud.

Luego Luc铆a dir铆a,

"Si estas personas se humillaron ante tres ni帽os pobres, s贸lo porque se les concedi贸 gracias a Dios, la gracia de hablar con la Madre de Dios, lo que no iban a hacer si hubieran visto a Nuestro Se帽or mismo en persona ante ellos".

Cuando los tres ni帽os llegaron se arrodillaron y comenzaron a rezar el rosario dirigido por Luc铆a.

Al rato vieron destellos de luz y los pastorcitos reconocieron entonces la aparici贸n de Nuestra Se帽ora en la encina.

LA APARICI脫N DE LA VIRGEN

El mensaje de la Virgen fue que continuar谩n rezando el Rosario para obtener el fin de la guerra.

"Continuad rezando el Rosario con el fin de obtener el final de la guerra", fueron las primeras palabras de la Virgen.

Y por tercera vez consecutiva en las apariciones Nuestra Se帽ora prepara los ni帽os para lo que suceder铆a el 13 de octubre.

Que vendr铆a Nuestro Se帽or, la Virgen de los Dolores, Nuestra Se帽ora del Carmen y San Jos茅 con el Ni帽o, para bendecir al mundo.

Tambi茅n les dijo a los ni帽os que "Dios est谩 satisfecho con sus sacrificios".

Y respondi贸 que iba a curar a algunos enfermos y a otros no, ante las solicitudes que le transmitieron los pastorcitos, y que hab铆an recogido de la gente presente.

Finalmente se fue ante la expresi贸n de Luc铆a que dec铆a "ella se va ahora".

Y algunos de los presentes describieron haber visto una bola de luz que se elev贸 hacia el Sol lentamente y desapareci贸.

MILAGROS EN EL CIELO Y EL SOL

Hay numerosos testimonios de presentes, entre ellos sacerdotes que fueron de incognito, vestidos de civil, sobre lo que sucedi贸 en ese momento.

Estos describen que era un d铆a espl茅ndido y no hab铆a una sola nube en el cielo.

Hab铆a un gran silencio y s贸lo se o铆a el murmullo de las oraciones.

Pero con asombro vieron la aparici贸n de un globo luminoso en el cielo que se mov铆a de este a oeste.

La presencia del globo se resaltaba mucho m谩s porque como dijimos no hab铆a una sola nube en el cielo.

Su deslizamiento era lento y majestuoso, y parec铆a como un globo terr谩queo con una luz extraordinaria.

Un sacerdote presente, Monse帽or Quaresma, escribi贸 una carta a otro sacerdote amigo con este testimonio,

"En una hermosa ma帽ana de septiembre dejamos Leiria en un carro destartalado tirado por un caballo viejo, para llegar al lugar donde se llevar铆an a cabo las muy discutidas apariciones.

El padre Gois encontr贸 el punto m谩s alto del vasto anfiteatro desde donde pod铆amos observar los eventos sin acercarnos demasiado al lugar donde los ni帽os esperaban la aparici贸n.

Al mediod铆a (hora solar) hab铆a un completo silencio.

S贸lo se escucha el murmullo de las oraciones.

De repente hubo sonidos de j煤bilo y voces que alababan a la Sant铆sima Virgen.

Se levantaron los brazos apuntando hacia algo en el cielo.

"Mira, 驴no lo ves?"

"S铆, s铆, lo veo...".

Hab铆a mucha satisfacci贸n por parte de los que s铆 lo hicieron.

No hab铆a habido una nube en el cielo azul profundo y yo tambi茅n levant茅 los ojos y escudri帽茅 en caso de que pudiera distinguir lo que los otros, m谩s afortunados que yo, que ya hab铆an asegurado haber visto algo.

Con gran asombro, vi clara y distintamente, un globo luminoso, que se mov铆a del este al oeste, desliz谩ndose lenta y majestuosamente por el espacio.

Mis amigos tambi茅n miraron y tuvieron la buena fortuna de disfrutar de la misma visi贸n inesperada y deliciosa.

De repente, el globo terr谩queo, con su luz extraordinaria, desapareci贸.

Cerca de nosotros hab铆a una ni帽a vestida como Luc铆a y m谩s o menos la misma edad.

Ella continu贸 gritando feliz:

"隆Todav铆a lo veo! 隆Todav铆a lo veo! 隆Ahora est谩 bajando!".

Luego cuando comenz贸 la aparici贸n, - evidenciada por las palabras que le dec铆a Luc铆a a la Virgen que por supuesto no era vista por los presentes - el brillo del sol disminuy贸 y la atm贸sfera se volvi贸 de un tono amarillo dorado.

Quienes hab铆an estado en las apariciones anteriores dijeron que esto era similar a las otras veces.

Incluso se pod铆an ver las estrellas en el fondo, porque el sol hab铆a disminuido mucho su intensidad.

Antes que Luc铆a comenzar a hablar con la Virgen los presentes vieron una peque帽a nube luminosa que se pos贸 sobre la encina.

Lo que todos interpretaron que se trataba de la Sant铆sima Virgen.

La nubecita posada sobre la encina dicen los presentes que se form贸 y desapareci贸 tres veces seguidas, durante los 10 minutos de la aparici贸n.

Ten铆a 5 o 6 metros de altura y cada vez que se elevaba desaparecida como si fuera humo.

Algunos se figuraron como si una mano celestial hubiera estado incienciando el lugar de las apariciones.

Al final de la aparici贸n la nubecita se convirti贸 en un globo que subi贸 al cielo en direcci贸n al sol hasta que desapareci贸.

Quienes relatan estos hechos sostienen que todos los que estaban alrededor de ellos vieron lo mismo, y eran gente sencilla y de diferente posici贸n social.

Y cada vez que suced铆a uno de estos prodigios se sent铆a el aumento de las exclamaciones entre los presentes.

Estos prodigios en el cielo se hab铆an producido en las apariciones anteriores, aunque no con tal claridad y magnificencia, seg煤n los asiduos a las apariciones.

Pero en esta quinta aparici贸n un fen贸meno nuevo, que fue la lluvia de p茅talos o copos.

LLUVIA DE P脡TALOS O DE COPOS

Empezaron a caer desde el cielo, en el momento de la aparici贸n, p茅talos blancos que parec铆an copos de nieve que desaparec铆an al tocar el suelo o los cuerpos de las personas.
Este fen贸meno se registrar铆a nuevamente en algunos primeros aniversarios de la aparici贸n de la Virgen.

Incluso se maneja evidencia de que el 13 de mayo de 1924, el viceconsul de Estados Unidos, Antonio Rebelo Mart铆n, lo capt贸 en una placa fotogr谩fica.

Este es un testimonio:

"Muy arriba vimos peque帽as formas blancas como de nieve en el aire, que ven铆an del este al oeste.

Se podr铆a decir que eran palomas, pero pudimos ver claramente que no eran p谩jaros.

En la ladera, al oeste, estaba el padre Joaquim Ferreira Gonzalves das Neves, p谩rroco de Santa Catarina da Serra...

Me volv铆 hacia 茅l y le pregunt茅 si ve铆a algo.

脡l dijo no.

Le indiqu茅 la direcci贸n, y de repente declar贸 que tambi茅n lo vio".

La forma en que los describen a veces var铆a, porque algunos dicen que parec铆an rosas blancas.

Estos sucesos en la naturaleza, que describimos en el art铆culo, se han escrito en varios libros sobre las apariciones de F谩tima.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Advocaciones de Virgen Mar铆a y Otras

Ver todo