‍

Que me comunicó tal cosa o tal otra.
Que me está marcando un cierto camino y cortándome otro.
Y como se trata muchas veces de experiencias personales no sabemos cómo reaccionar.
jesus
¿Con que Cristo se ha cruzado la persona que me dijo experimentó algo con Cristo?
¿Y con que Cristo nos hemos cruzado nosotros?
Porque hay muchos Cristos caminando por la Tierra y podemos encontrarnos con el equivocado si no tenemos las preguntas adecuadas para hacerle.
Y así verificar si se trata realmente del “original” o de una falsificación.

CON QUE CRISTOS NOS PODEMOS ENCONTRAR

Muchos ateos insisten en que ni siquiera existió Jesús o que, si lo hizo, él se perdió en las brumas del tiempo o fue mal utilizado por fanáticos cristianos.

Los racionalistas tienden a representar a Jesús como un filósofo con capacidades e intenciones buenas o cuestionables.

cristo de la sabana santa

Los socialistas a menudo presentan a Jesús como un filo marxista, líder liberación, cuya lucha fue en última instancia política, no religiosa o espiritual.

Y también pintan un retrato de Jesús como un agitador comunitario.

‍Los de la Nueva Era equiparan a Jesús con Buda y hablan de "conciencia crística"Algunos cristianos hablan del Jesús bueno y amable, mientras que otros predican a un Jesús que está juzgando y enojado.

Algunos de estos "Cristos" son simplemente falsos y algunos son específicamente heréticos
.Estas herejías buscan estrechar la persona de Jesucristo.

Aquí traemos tres representaciones populares de Jesucristo que no sólo son defectuosas sino peligrosas para la salud intelectual y espiritual.

EL JESÚS DEL MITO

La creencia de que Jesucristo nunca existió sino que fue la creación de los primeros cristianos es cada vez más común.

Se resume bastante bien por los escépticos en JesusNeverExisted.com:

"El cristianismo fue el último producto del sincretismo religioso en el mundo antiguo..Su emergencia no le debe nada a un carpintero santo.
Hubo muchos Jesús pero la fábula fue una construcción cultural..."
jesus historico

La afirmación del sincretismo es común y se puede ver en todo tipo de ficción popular y el entretenimiento, por ejemplo en el Código Da Vinci.

EL MISTERIO EGIPCIO Y HORUS

La obra de no ficción El Cristo Pagano: Recuperación de la luz perdida, escrita por el ex sacerdote anglicano Tom Harpur, es un buen ejemplo de un intento de poner un barniz académico sobre la empresa.

Harpur sostiene que el cristianismo está casi totalmente derivado de antiguas religiones, sobre todo del misterio egipcio en torno a Horus, el hijo de la diosa Isis.

A su vez, Harpur a menudo se basa en la obra de Gerald Massey, un librepensador del siglo XIX, que postula que el verdadero cristianismo fue completamente de origen egipcio y gnóstico en su teología.Harpur concluye que un Jesús humano nunca existió sino que fue creado por una jerarquía hambrienta de poder.

UNO DE LOS 16 SALVADORES CRUCIFICADOS

Las raíces de este enfoque se remonta al siglo XVIII, cuando Charles François Dupuis (1742-1809) escribió El origen de todo el culto religioso.

‍Que fue uno de los primeros intentos de mostrar que todas las religiones, incluyendo el cristianismo, son esencialmente lo mismo y que Jesús fue la creación mítica de los primeros cristianos basándose en mitos paganos.

‍Esta posición ganó adeptos en Estados Unidos a finales de 1800 con la publicación de Los 16 salvadores del Mundo Crucificados (o el cristianismo antes de Cristo), escrita en 1875 por Kersey Graves (1813-1883).

Jesús, afirma el libro, no fue una persona real, sino una creación basada en las historias anteriores de deidades o dioses-hombres salvadores.
Que habían sido crucificados y que descendieron y ascendieron desde el inframundo.

Graves, nacido en una familia de cuáqueros, fue un ateo que empleó el espiritismo para obtener información sobre los acontecimientos históricos y personajes.

‍Sus métodos y las conclusiones han sido desacreditados, incluso por muchos eruditos ateos, pero su libro sigue atrayendo a los lectores en línea.

HERENCIA DE LOS MISTERIOS PAGANOS

La primera parte del siglo XX fue dominado por esta idea tentadora de que las religiones mistéricas paganas, especialmente la mitología de las muertes de dioses, habían influenciado fuertemente, o incluso producido, las doctrinas cristianas esenciales

‍El ejemplo más famoso de esta obsesión es de Sir James G. Frazer en La rama dorada, un estudio de 12 volúmenes del folklore y de la religión.

Pero los estudiosos de mediados y finales del siglo XX como el antropólogo (y clérigo anglicano) E.O. James (1888-1972) cuestionaron y finalmente rechazaron estas suposiciones.

Estudios rigurosos demostraron que las religiones mistéricas paganas del mundo greco-romano fueron diferentes en formas esenciales a esas religiones del antiguo Lejano Oriente.

EL MITO DEL HÉROE

Sin embargo, esto no impidió para que Joseph Campbell (1904-1987) escribiera un best-seller, El héroe de las mil caras (1949), y fuera co-anfitrión del programa, El poder del mito (emitido 1988), que se sirvió de las mismas corrientes de pensamiento dudosas.

Campbell popularizó la noción del "monomito", que se refiere a un patrón básico de las travesías de un héroe que se encuentra en muchos relatos de todo el mundo.
Esta idea, por ejemplo, tuvo influencia en George Lucas para su creación de Star Wars.

CUESTIONAMIENTO DE LOS EVANGELIOS

Más recientemente, el mismo “truco” mitológico fue tomado por el ateo Christopher Hitchens en su exitoso libro Dios no es grande: Cómo la religión envenena todo.

Hitchens negó que los cuatro Evangelios tengan algún valor histórico en absoluto.

Falsamente afirma que los autores de los evangelios "no pueden ponerse de acuerdo en nada de importancia", propuso erróneamente que los "evangelios gnósticos" dan cuenta más creíble que los cuatro Evangelios, sobre la "existencia altamente cuestionable de Jesús".

Dijo que los relatos de la vida de Jesús son "leyenda" y afirmó que "los Evangelios no son ciertamente verdad literal".

Hitchens desconoce y fue desdeñoso de la abundancia de estudios de cristianos y no cristianos de la existencia de Jesús de Nazaret.

‍Y que los Evangelios proporcionan información que los historiadores toman en serio para proporcionar cuentos reales, de gente real haciendo cosas reales.

LOS ACADÉMICOS NO TIENEN DUDA QUE EL JESUS HISTÓRICO EXISTIÓ

Ningún historiador reputado del mundo antiguo niega que Jesús de Nazaret existiera, por lo que Graham Stanton, en Los evangelios y Jesús (Oxford University Press, 2002), escribió:"Hoy en día casi todos los historiadores, cristianos o no, aceptan que Jesús existió y que los evangelios contienen un montón de pruebas valiosas que se tienen que sopesar y evaluar críticamente".

La cantidad de evidencia textual de la existencia de Jesús es abrumadora, especialmente para una figura histórica antigua.

La mayoría de los estudiosos que estudian sobre el judaísmo del siglo I, comprueban la historicidad exacta que los Evangelios muestran.

Además, el carácter judío de las palabras y acciones de Jesús reveladas, destruye las teorías tenues que enlazan a Jesús a los mitos griegos o los dioses egipcios.

Affresco_del_Giudizio_Universale

EL JESÚS MERAMENTE HOMBRE

Que Jesús no fue más que un mortal es ahora estándar entre los que no pueden negar la evidencia histórica básica pero rechazan la singularidad del hombre de Nazaret.

Las variaciones son muchas: Jesús era un profeta equivocado, un filósofo cínico, un rabino judío, un político fanático, un gurú itinerante, un agitador para el cambio social.

FUE ASÍ EN EL PRINCIPIO

Desde el principio, algunos dudaron o se burlaron de la pretensión de divinidad de Jesús:

"Ellos decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos?.
¿Cómo es que ahora dice: Yo he descendido del cielo?" (Jn 6:42).

Judios, romanos y otros paganos de los primeros siglos se burlaban de los primeros cristianos por su creencia de que Jesús era el Hijo de Dios.

EL PAPEL DE LA REFORMA

El estudioso de Escritura, el anglicano N.T. Wright ha señalado que Martín Lutero y otros protestantes tempranos estaban tan concentrados en "los resultados" de la obra salvadora de Jesús, que fracasaron, según sus palabras, en "preguntar sobre el significado teológico del ministerio de Jesús".

‍Y también fracasaron "en el tratamiento de los Evangelios con total seriedad, en su forma actual, es decir, como historias" (Jesús y la Victoria de Dios, 1996).

Por lo tanto, Jesús fue separado de su contexto histórico y cultural, en la medida que se puso el acento en la experiencia personal.

"Se trata de conocer a Cristo, para conocer sus beneficios....

Aunque uno no sepa por qué Cristo tomó sobre sí la carne humana y fue crucificado", dijo Philipp Melanchthon (1497-1560), amigo cercano de Lutero y el primer teólogo sistemático protestante, quien preguntó "¿qué ventaja tiene haber aprendido la historia de su vida?"

La relación entre la revuelta protestante y el escepticismo de la Ilustración de la época no es simple, pero es lógica, y es apenas una coincidencia que en la teología alemana de los siglos XVIII y XIX, la filosofía estaba a la vanguardia de decir que Jesús "fue sólo un hombre".

UN PREDICADOR FANATIZADO

El filósofo Hermann Samuel Reimarus (1694-1768) creía en un Dios deísta que no ha intervenido en modo alguno en la historia.

Por lo tanto Reimarus negó milagros y la Encarnación, con el argumento de que Jesús fue

"un reformador judío que se convirtió cada vez más en fanático y politizado, y falló".

Su trabajo es a menudo citado como el principio de la división entre el "Jesús histórico" y el Jesús de la fe, supuestamente creado por la Iglesia primitiva.

El teólogo Christian Baur (1792-1860) rechazó todos los elementos sobrenaturales en los Evangelios, presentando a Jesús como un simple mortal que combina las creencias religiosas de los judíos con la filosofía griega.Él inventó la teoría de que Pedro y Pablo lideraban alas radicalmente opuestas de los primeros cristianos, ninguno de los cuales fue fiel a la conciencia superior de Jesús sino sólo al mortal.

‍En 1835 el precoz y polémico David Strauss (1808-1874) escribió Das Leben Jesu, bearbeitet kritisch (La Vida de Jesús, Críticamente Examinada), la "vida de Jesús" más influyente del siglo XIX.Presentó a Jesús como un predicador judío fanático con delirios de grandeza mesiánica e insistió en que los Evangelios eran en su mayoría leyenda y folclore.

La influencia de su historia de un predicador itinerante que proclamó el Reino se puede ver en la obra de la de hoy en día del Seminario de Jesús, que ha rechazado como ahistóricos o exagerados casi todos los relatos en los evangelios.

Strauss se caracteriza por interpretar los milagros de Jesús como "míticos".
En contra de los racionalistas (que encontraron explicaciones naturales para los milagros) y los sobrenaturalistas (que creían que los milagros realmente eran milagros).

LA INFLUENCIA DE LAS NOVELAS

Las variaciones de hoy en día en este tema son numerosas y aparecen en las novelas históricas que se presentan como bien investigadas y teológicamente sofisticadas.

El historiador Leigh Teabing, un personaje principal de El Código Da Vinci, dice,

"[Jesús] un profeta mortal... un hombre grande y poderoso, pero un hombre, no obstante. Un mortal."

Él y el héroe de la novela, Robert Langdon, declaran que Jesús fue "hecho" divino en el Concilio de Nicea en el año 325 y que antes de ese tiempo nadie - ni sus seguidores - creían incluso de Jesús que él era el Hijo de Dios.

No importa la evidencia obvia de lo contrario (ver Mt 1:23 , 3: 16-17 ; Jn 1, 1 ss , 5:18 , 8: 56 ss, Jn 20, etc).

Un ejemplo más reciente se encuentra en una novela, El libro de Rachael, escrito por el "académico, especialista en ética y activista" Leslie Cannold, que presenta a un Jesús que no murió por los pecados del hombre, sino por sus convicciones feministas acérrimas.

‍Por lo tanto, Jesús se presenta de nuevo como un simple mortal cuyos discípulos mal encaminados intentaron deificarlo después de su trágica muerte.

LO DISMINUYEN PORQUE NO LO ACEPTAN

Los casos de Brown y Cannold son buena prueba de la declaración de Schweitzer,

"Cada individuo lo recreó [a Jesús] a la imagen de su propia personalidad".

Los Evangelios y del Nuevo Testamento no representan a Jesús como una feminista radical sino que lo presentan claramente como si fuesen algo divino.

Jesús dijo por ejemplo

"En verdad, en verdad os digo: antes que Abraham fuese, yo soy" (Jn 8:58)

Los Judíos que discutían con él entendieron lo que quería decir, porque ellos "tomaron piedras para lanzarle".

¿Qué opciones existen, entonces, para el escéptico?

CS Lewis ofreció el famoso "trilema" de "mentiroso, Señor, o lunático" a la que Peter Kreeft ha añadido "gurú / maestro".  

cristo de -heinrich hofmann

JESÚS EL GURÚ

Jesús, de acuerdo a esta falacia, es primaria o totalmente "espiritual" en su naturaleza.
‍Uno de los muchos guías espirituales que han alcanzado un estado exaltado de iluminación espiritual, libre de doctrina, dogma y autoridad.

Las antiguas raíces de esto se encuentran en el gnosticismo, un amplio movimiento que surgió en el siglo II contra el cristianismo ortodoxo y que trató de reformar la doctrina cristiana mediante la redefinición de palabras e ideas clave.

LA HEREJÍA DEL DOCETISMO

"Las primeras herejías", señala el Catecismo de la Iglesia Católica, "denegaban no tanto la divinidad de Cristo como su verdadera humanidad (docetismo gnóstico)" (CIC 465).

El Docetismo (de la palabra griega para "aparecer") fue la temprana herejía gnóstica que sostenía que Jesús sólo parecía tener un cuerpo.
Mientras que él era sólo espiritual, habiendo alcanzado la libertad del reino material.

Esta premisa esencial es una constante entre los que presentan a Jesús como un gurú espiritual, porque ellos tienen poco o ningún interés en las acciones de Jesús en el tiempo y el espacio.

LOS GNÓSTICOS

Las "escrituras gnósticas" lógicamente, tienen poco o ningún relato histórico y se fijaron en cambio en los conocimientos secretos y técnicas ocultas de la iluminación espiritual.

El Jesús de los escritos gnósticos es apenas reconocible como un carpintero judío, maestro y profeta que vivió en la Palestina del primer siglo.

En cambio, se le describe como una criatura fantasmal que da clases en detalle acerca de la deficiencia de eones, la madre, el ser arrogante, y términos que sólo la élite gnóstica sería capaz de comprender.

‍En algunos textos gnósticos Jesús y Cristo son representados como dos seres separados: Cristo que vienen de arriba y Jesús, que viene de abajo, sólo el envase corporal en el que Cristo moró en su tiempo en la tierra.

LA NUEVA ERA

Algo similar se puede encontrar en el Cristo de la Nueva Era, un movimiento que generalmente abarca el panteísmo o monismo, la creencia de que "todo es Uno" y éste Uno es impersonal.

Un ejemplo excelente y reciente se puede encontrar en los escritos del prolífico Deepak Chopra, especialmente en su best-seller El Tercer Jesús (2008); (ver "El Cristo de  Chopra: La creación mítica de un Panthevangelist de la Nueva Era" para una revisión detallada y crítica).Chopra busca deliberadamente primero eliminar a Jesús de cualquier contexto histórico y la realidad, y entonces separa a Jesús de la reflexión teológica y la formulación doctrinal.

El "primer Jesús", entonces, "es histórico y no sabemos casi nada sobre él".Por supuesto que Chopra continúa diciendo cosas específicas sobre el Jesús histórico, pero todavía insiste en que él es completamente desconocido.

¿Por qué?

"Este Jesús histórico se ha perdido, sin embargo, arrastrado por la historia."

Estudios históricos reales y pruebas no se consideran o incluso no se reconocen; más bien, se da este enfoque anti-histórico por sentado, como una especie de acto de fe ciega.El "segundo Jesús", dice Chopra, es

"El Jesús que construyeron a lo largo de miles de años los teólogos y otros estudiosos."

Este Jesús, Chopra insiste,

"Nunca existió y ni siquiera reclama la sustancia fugaz del primer Jesús."

Una vez más, no hay evidencia que se ofrezca y ni compromiso en absoluto con la rica tradición teológica de la Iglesia Católica.

Pero esto no es sorprendente, ya que Chopra, como la mayoría de los seguidores de la Nueva Era, es anti-teológico y anti-metafísico.

Él considera que la teología es inútil o propaganda.El "tercer Jesús" es el Cristo de Chopra, el epítome de un salvador subjetivo, aunque Chopra no tiene necesidad de ser salvado del pecado y del mal.

Más bien,

"Jesús tuvo la intención de salvar al mundo mostrando a otros el camino hacia la conciencia de Dios."

Este viaje a la "conciencia de Dios pasa por la conciencia de Cristo", ambigüedad que puede ser ajustada y moldeada como uno desee a los gustos personales.

Cristo, el "guía" es un ser espiritualmente avanzado que ayuda a los solicitantes a lograr "la evolución espiritual".

Se le compara, o incluso se le une en cierta manera, a Buda.Chopra - al haber destruido la historia y la teología - convenientemente no ve ninguna diferencia entre los dos, afirmando que

"El demandante cristiano que quiere llegar a Dios no es diferente del budista. Ambos están dirigidos a su propia conciencia".

SE IGNORA BUEN PARTE DE LOS EVANGELIOS

Dado que el énfasis en el gnosticismo y en el movimiento de la Nueva Era es la enseñanza de élite, la muerte de Jesús y su resurrección de entre los muertos son de poca o ninguna importancia.

‍El resultado es que una parte significativa de los Evangelios, una cuarta parte de esos textos, es simplemente ignorada o descartada como irrelevante.Desde que contexto histórico no es de interés, los detalles específicos de los Evangelios son ignorados o salvajemente malinterpretados.

Chopra, por ejemplo, interpreta los textos de una manera vaga e imprecisa.En última instancia, este falso Cristo es parte del tema cansado pero popular, "la religión es mala, la espiritualidad es buena".

Es altamente individualista y subjetiva; se opone abiertamente a la lógica, la historia y la autoridad tradicional.

Se podría decir que es el resultado de la fe divorciada de la razón, pero sólo se entiende si esa "fe" es parte de un todo impersonal, cósmico.

estatua de cara de jesus

DIOS, HECHO A IMAGEN DEL HOMBRE

Estos tres Cristos falsos tienen sus raíces en tres formas incorrectas de ver a Dios y el mundo: el ateísmo, deísmo, y el panteísmo.

Cada una falla, en formas esenciales, para tomar en serio los acontecimientos históricos que se describen en los Evangelios y proclama la Iglesia.

‍La importancia de esto la destacó el Papa Benedicto XVI en el primer tomo de Jesús de Nazaret:

"Porque es de la esencia misma de la fe bíblica tratar sobre los acontecimientos históricos reales.

No contar historias que simbolizan verdades suprahistóricas, sino basarse en la historia, la historia que tuvo lugar aquí en la tierra".

Cada falso Cristo también es consecuencia de un fracaso para ver la imagen completa y tener en cuenta toda la información histórica.

"Si quieres entender la Escritura en el espíritu con el que está escrita", escribió Benedicto XVI, "hay que atender al contenido y a la unidad de la Escritura en su conjunto".

Además, cada uno entiende mal o tergiversa el contexto social, religioso, político y cultural de Palestina del primer siglo.

‍Ignora o pasa por alto el carácter judío de la enseñanza de Jesús, con lo que es casi imposible obtener un sentido exacto de quién es Jesús sin una cierta comprensión del Antiguo Testamento y el judaísmo del primer siglo.

Por último, cada uno de estos falsos Cristos depende, en un grado u otro, de una forma subjetiva o esotérica de la lectura y la interpretación de la Escritura.Dicho de otra manera, cada uno rechaza la autoridad y la enseñanza de la Iglesia Católica.

Jesucristo no puede ser entendido correctamente y defendido aparte de la Escritura, y la Escritura no puede ser leída e interpretada fuera de la Iglesia.
De lo contrario, simplemente se recrea a Cristo a la imagen de nuestra propia personalidad, lo que no es y no puede ser la base de la verdad objetiva y definitiva.

Finalmente hay una herejía muy reciente que no trataremos en extenso en este artículo.

Últimamente está surgiendo como doctrina llamada católica, el Jesús ‘hipermisericordioso’, que no se aflige por nada si nosotros pecamos una y otra vez por lo mismo y si no tenemos intención de enmienda.

Es el Jesús que está sólo para perdonar y no para exigirnos el estilo de vida que nos dio en los evangelios.

Para este Jesús, los mandamientos son sólo un ideal y no una exigencia, como ha entendido la Iglesia siempre.

Es un Jesús donde la justicia y su ‘ira divina’ desaparecen, para ser un predicador suave y buenista.

Esta es una mirada de Jesús que no compadece con lo que la Biblia nos muestra y por tanto es ideologizada y una herejía.

Fuentes:

Súmate a nuestra Newsletter y recibe las últimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Dios y Jesucristo

Ver todo