En esas visiones se establece claramente cuál es la función del purgatorio según Jesús, y cuál es la función de Su madre en el cuidado de las pobres almas purgantes.
También las visiones de Santa Brígida nos informan sobre cuál es la misión que tenemos lo que estamos vivos y peregrinando en la Tierra.

¿QUIÉN FUE SANTA BRÍGIDA?

Santa Brígida de Suecia fue una mística que nació en el año 1303 y fundó la orden del Santísimo Salvador.

Era de una familia acomodada y real, una rica al punto que su madre era hija del terrateniente más importante de Suecia.

Y estaba emparentada con los reyes de Suecia.

Recibió una educación religiosa de muy buen nivel, incluso la salvación de su madre en un naufragio fue la que permitió su nacimiento considerándose una profecía.

Desde los 7 años tuvo iluminaciones y a los 10 años llegó a ver a Jesús en la cruz cubierto de sangre por primera vez.

Esto sucedió luego de una homilía que Brígida escuchó sobre la pasión de Nuestro Señor.

Luego vendrían otras visiones y cada vez que ella recordaba la pasión de Nuestro Señor se le llenaba el rostro de lágrimas.

‍Se casó a los 14 años luego la muerte de su madre y tuvo cuatro hijos y cuatro hijas; una de ellas fue Santa Catalina de Suecia.

Ella era bien conocida por su vida santa y caritativa, ocupándose de los pobres y los encerrados, e influyó en la religiosidad de su esposo.

Su esposo era príncipe de Nericia y junto con él hizo una peregrinación a Santiago de Compostela, para visitar la tumba del apóstol, pero su esposo enfermó gravemente en el viaje.

Y ahí se produjo una aparición.

Se le apareció San Dionisio que predijo la recuperación de su esposo y otros eventos futuros.

Y su esposo se recuperó y se convirtió en monje cisterciense, pero murió tres años después en el monasterio de Alvastrâ.

Fue entonces cuando Brígida comenzó a vivir una vida más austera dedicada completamente a Cristo y fundó la orden del Santísimo Salvador erigiendo un monasterio en Vadstena.

‍En 1350 fue a Roma, su hija Catalina, sacerdotes y discípulos para pedir la autorización del Papa para la nueva orden.

‍Sin embargo, esto se retrasó porque vino el gran cisma de la Iglesia y el Papa tuvo que refugiarse en Francia, mientras Brígida trabajaba incesantemente para la restauración de la iglesia.

‍Recién en 1370 en Papa Urbano V confirmó la regla de la orden y Brígida murió el 23 de julio de 1373, luego de una fiebre adquirida durante una peregrinación a Jerusalén, siendo canonizada 18 años después de su muerte.

‍Un distintivo de la orden de Santa Brígida es que los monasterios son de hombres y mujeres a la vez pero con claustros separados por sexo.

‍Santa Brígida recibió muchas visiones de Nuestro Señor y de la Santísima Virgen, e incluso Jesucristo le dictó varias oraciones que son muy populares en el momento actual.

JESUCRISTO Y EL PURGATORIO

Como dijimos, Santa Brígida comenzó a tener visiones a la edad de 10 años, especialmente sobre la Natividad, la Pasión y Resurrección de Jesucristo y sobre las Almas del Purgatorio.‍

Sus visiones se fueron acrecentando durante los años y fueron recogidas por el arte de aquella época.

Una de las visiones más populares fue la del niño Jesús en el suelo emitiendo luz donde describió a la virgen María como rubia.

‍Pero especialmente sus visiones sobre el purgatorio han sido las que han sobrevivido con más fuerza en estos tiempos.

En una locución recibida por Jesucristo, Nuestro Señor le explicó la lógica del purgatorio.

‍Él le dijo,

"Ya que todos los hombres me servirían por miedo, cuando deberían servirme por amor.

Pero nadie más que el que tiene amor entrará en el reino de los Cielos.

Porque estaría haciendo una injusticia al diablo si le quitara a uno que es legítimamente suyo, a causa del pecado, y que está desprovisto de buenas obras.

También haría una injusticia al ángel en el Cielo, si pusiese el espíritu de un hombre inmundo como un igual al que es puro y más ferviente en mi amor".

Y concluyó diciendo,

"Por lo tanto, nadie entrará en el Cielo, sino el que haya sido purgado como el oro, en el fuego del purgatorio.

O que haya demostrado durante un largo período de tiempo buenas obras en la tierra para que no quede ninguna mancha en él.

Si no sabes a quién enviar mis palabras, te diré: el que es digno de mis palabras es el que quiere ganar méritos por medio de las buenas obras para llegar al reino de los Cielos.

O a quienes ya lo han merecido con sus buenas obras en el pasado.

A estos les abrirán mis palabras y entrarán en ellas.

Aquellos que tienen gusto por mis palabras y que humildemente esperan que sus nombres estén escritos en el Libro de la Vida, guardan mis palabras.

Pero aquellos que no tienen gusto por mis palabras, considéralos primero, pero vomítalos de inmediato".

Esto muestra la posición de Jesús respecto a que no entrara en el cielo nada que sea impuro.

LA VIRGEN MARÍA Y EL PURGATORIO

Santa Brígida también tuvo visitas de la Santísima Virgen, presentándose como madre del sufrimiento de la Iglesia, o sea madre del cuerpo místico de Cristo.‍

Y por esto mismo es la madre de los cristianos que peregrinan en la Tierra, como de la iglesia purgante en el purgatorio, que es conocida habitualmente como la Iglesia sufriente.

Por eso una característica de María es suplicar e interceder por las almas del purgatorio.

La mediación de Nuestra Señora es universal y está asociada al trabajo de redención del Redentor, que es su hijo, y por lo tanto está involucrada en todas las gracias.

Santa Brígida escuchó decir a Jesús,

"Tú eres Mi Madre, la Madre de la Misericordia, y el consuelo de las almas en el purgatorio".
Las almas del purgatorio se consuelan y se alivian con sólo escuchar su nombre.

Porque saben que Ella le trae de refrigerio y el refresco a sus almas, por esto mismo ella las visita habitualmente.

VISIONES DE SANTA BRÍGIDA SOBRE EL PURGATORIO

Una cosa trascendente que ha revelado Santa Brígida es que, si con un nuestra ayuda un alma se libera de los dolores del purgatorio, Jesús aceptará esto como si lo hubiéramos liberado y nos recompensará a su debido tiempo, como si lo hubiéramos ayudado.

Una vez escuchó, la voz de una vez que el que decía,

"Bienaventurados los que moran en la Tierra, y que con sus oraciones y otras buenas obras se apresuran para el alivio de las almas en el purgatorio

Porque la justicia de Dios exige que sus pecados sean expiados por cualquiera de sus sufrimientos, oraciones y las buenas obras de sus amigos en la tierra".

Y seguidamente oyó un gran número de voces que decían,

"¡Oh Señor Jesucristo!

¡Oh grandioso y justo Juez!

Te imploramos en Tu infinita Misericordia que no tengas en cuenta el número y la magnitud de nuestras ofensas, sino que veas los méritos de Tu Preciosísima Pasión y Muerte.

Oh, que las corrientes de Tu gran caridad fluyan en los corazones de todos Tus sacerdotes, monjes, monjas y todos los fieles, que por sus Misas, oraciones y limosnas, puedan venir a nuestro alivio.

Si lo desean, pueden ayudarnos enormemente con sus oraciones e indulgencias, y pueden acortar el plazo de nuestros horribles sufrimientos.

Pueden acelerar nuestra feliz reunión contigo, oh Dios".

‍Acto seguido, vio una luz brillante y supieron que eso quería decir que el día de la liberación había llegado para algunos.

‍Y escucho nuevamente cantar,

"Oh Dios, cuyo poder es infinito, te pedimos que recompenses mil veces a todos los que rezan por nuestra liberación y nos ayudan a venir a tu luz eterna".

Y después de esto escuchó,

"Oh Señor, envía tu gracia mil veces a esos cristianos caritativos, que nos han ayudado en nuestra aflicción con sus oraciones".

Esto significa que las almas purgantes piden a Jesucristo que inspire a los fieles a orar por ellos, y en particular sacerdotes y monjas.

‍Y luego que son liberados ellos vuelven a pedir a Jesús gracias para aquellos que oraron por su liberación.

LAS ORACIONES DICTADAS POR JESÚS

Jesús le dictó varias oraciones Santa Brígida.

Quizás una de las más populares sea la relacionada con la cantidad de golpes que recibió Jesús durante su pasión.

Santa Brígida había orado durante tiempo para saber la cantidad de golpes que había sufrido Jesucristo durante su flagelación.‍

Y un día se le apareció Jesús y le dijo,

"Recibí 5480 golpes sobre Mi Cuerpo.

Si deseas honrarlos de alguna manera, recita quince Padres Nuestros y quince Avemarías con las siguientes Oraciones, que yo mismo te enseñaré, durante todo un año.

Cuando el año haya terminado, habrás honrado cada una de Mis heridas".

Éstas 15 oraciones han sido muy populares desde fines de la edad media hasta ahora.

‍Tienen 21 promesas a quienes las recitan durante un año, con la intención de honrar cada herida que Nuestro Señor recibió en su pasión.

‍Las 15 oraciones se recitan todos los días durante un año, y en el artículo hay más instrucciones.

Ellas son,

1 - Liberaré 15 almas de su linaje del Purgatorio.

2 - 15 almas de su linaje serán confirmadas y preservadas en gracia.

3 - 15 pecadores de su linaje se convertirán.

4 - Quien recite estas oraciones alcanzará el primer grado de perfección.

5 - 15 días antes de su muerte le daré el alimento de Mi Precioso Cuerpo para que pueda escapar de la inanición eterna; le daré mi preciosa sangre para que beba, no sea que tenga sed eterna.

6 - 15 días antes de su muerte, él sentirá una profunda contrición por todos sus pecados y tendrá un perfecto conocimiento de ellos.

7 - ¡Pondré ante él el signo de MI Cruz victoriosa para su ayuda y defensa contra el ataque!

8 - Antes de su muerte vendré con Mi Querida Madre Amada.

9 - Recibiré gentilmente su alma y la conduciré a las alegrías eternas.

10 - Y habiéndolo llevado allí, le daré un trago especial de la fuente de Mi Deidad, algo que no lo haré para aquellos que no han recitado Mis oraciones.

11 - Que se sepa que quienquiera que haya estado viviendo en un estado de pecado mortal durante 30 años, pero que recite devotamente o tenga la intención de recitar estas oraciones, el Señor le perdonará todos sus pecados.

12 - Lo protegeré de fuertes tentaciones.

13 - Preservaré y protegeré sus 5 sentidos.

14 - Lo preservaré de una muerte repentina.

15 - Su alma será liberada de la muerte eterna.

16 - Él obtendrá todo lo que pida de Dios y la Santísima Virgen.

17 - Si ha vivido toda su vida haciendo su propia voluntad y ha de morir al día siguiente, su vida se prolongará.

18 - Cada vez que uno recita estas oraciones, obtiene 100 días de indulgencia.

19 - Se le asegura que se unirá al Coro supremo de los Ángeles.

20 - Quienquiera que enseñe estas Oraciones a otro, tendrá alegría y mérito continuos que perdurarán eternamente.

21 - Allí donde se dicen o se dirán estas oraciones en el futuro, Dios está presente con su gracia.

Fuentes:

Súmate a nuestra Newsletter y recibe las últimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Santos y Reliquias y Angeles

Ver todo