Hay un misterioso caso de profetas bíblicos que no murieron, sino que fueron ascendidos.

La biblia dice que Enoc y El√≠as no murieron y est√°n preservados en alg√ļn lugar.

Puede ser el ‚Äúcielo atmosf√©rico‚ÄĚ.

Y que vendr√°n cuando el reino del terror del anticristo se apodere de la tierra.

El profeta Elías es el padre espiritual de los Carmelitas y su fiesta se celebra el 20 de julio

La Escritura sólo conoce dos hombres que nunca han experimentado la muerte natural..En cambio la Santísima Virgen María es opinión mayoritaria que experimentó la muerte antes de su Asunción gloriosa..Aunque al respecto hay discrepancias porque muchos hablan de dormición.

Estos dos hombres de que hablamos vienen a luchar contra el Anticristo que ya estar√° actuando directamente en la Tierra.

La Biblia presenta un cuadro terrible de esta figura, a quien San Pablo llama ‚Äúel Hombre imp√≠o, el Hijo de perdici√≥n‚ÄĚ (2 Tes. 2:3).√Čl escribe:

‚ÄúLa venida del Imp√≠o estar√° se√Īalada por el influjo de satan√°s, con toda clase de milagros, se√Īales, prodigios enga√Īosos, y todo tipo de maldades que seducir√°n a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado‚ÄĚ (2 Tes. 2:9-10).

En el libro de Apocalipsis, esta misma figura se describe a√ļn m√°s, aunque en t√©rminos simb√≥licos:

“Y vi surgir del mar una Bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos diez diademas, y en sus cabezas títulos blasfemos.

La Bestia que vi se parecía a un leopardo, con las patas como de oso, y las fauces como fauces de león: y el Dragón le dio su poder y su trono y gran poderío.

Una de sus cabezas parec√≠a herida de muerte, pero su llaga mortal se le cur√≥; entonces la tierra entera sigui√≥ maravillada a la Bestia‚ÄĚ (Apocalipsis 13:1-3).

profeta-elias-pide-fuego-del-cielo-en-competencia-con-los-sacerdotes-de-baal

EL REGRESO DE EL√ćAS ES UNA SE√ĎAL DE LA PARUS√ćA SEG√öN SAN AGUST√ćN

San Agust√≠n propuso una f√≥rmula para ayudarnos a discernir la proximidad de la Segunda Venida de Nuestro Se√Īor. Contiene tres elementos ligados entre s√≠ previos a la parus√≠a:

  • El regreso del profeta El√≠as
  • La conversi√≥n de los jud√≠os
  • Las persecuciones por las fuerzas del Anticristo

‚ÄúTodos los profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan. Y, si quer√©is creerlo, √©l mismo es El√≠as, el que deb√≠a venir‚ÄĚ (Mt. 11: 13,14)

Muchos pensaban que Juan el Bautista era el profeta El√≠as, aqu√©l que seg√ļn la profec√≠a de Malaqu√≠as (4: 5) iba a volver al mundo.Efectivamente, √©l era El√≠as y Nuestro Se√Īor as√≠ lo testific√≥, sin embargo √©l no fue la √ļnica manifestaci√≥n de El√≠as de la que hablaba Malaqu√≠as.

‚ÄúHe aqu√≠ que os enviar√© al profeta El√≠as, antes que venga el d√≠a grande y tremendo de Yahv√©‚ÄĚ [Mal. 4: 5]

Es una clara referencia a la Segunda Venida puesto que en Su Primera Venida, no hubo un ‚Äúd√≠a tremendo‚ÄĚ, es decir, terrible.Sin embargo, El√≠as, manifestado a trav√©s de Juan el Bautista tambi√©n iba a venir en la Primera Venida sin contradecir que tambi√©n se aplica a despu√©s de ‚Äú‚Ķel d√≠a grande y tremendo de Yahv√©‚ÄĚ. La cuesti√≥n que todav√≠a puede quedar en el aire es cu√°nto tiempo ‚Äúantes‚ÄĚ de la Parus√≠a ir√≠a a volver El√≠as. Nuestro Se√Īor puede haber respondido a esta cuesti√≥n a trav√©s de San Mateo.

‚ÄúRespondi√≥ √©l: ¬ęCiertamente, El√≠as ha de venir a restaurarlo todo.

Os digo, sin embargo: Elías vino ya, pero no le reconocieron sino que hicieron con él cuanto quisieron.

As√≠ tambi√©n el Hijo del hombre tendr√° que padecer de parte de ellos.¬Ľ

Entonces los disc√≠pulos comprendieron que se refer√≠a a Juan el Bautista‚ÄĚ (Mat. 17: 11-13).

Jes√ļs no niega que El√≠as haya venido primero pues √Čl confirma que la misi√≥n de Juan el Bautista es la de El√≠as.

√Čl entonces hace notar que Su misi√≥n mesi√°nica ser√° rechazada con violencia, y que entonces El√≠as habr√° de volver para ‚Äúrestaurar todo‚ÄĚ..Presumiblemente al ‚Äúfinal de los tiempos‚ÄĚ como el precursor de Su triunfo final.

Pero, ¬Ņcu√°nto antes de la Parus√≠a?La tercera y √ļltima manifestaci√≥n de El√≠as es confirmada finalmente por San Juan en el Libro del Apocalipsis en la forma de uno de los: ‚Äúdos testigos‚ÄĚ, ‚Äúdos olivos‚ÄĚ, ‚Äúdos candeleros‚ÄĚ (Apoc. 11: 3-5).Algunos eruditos consideran que este ‚Äúpar‚ÄĚ son Enoc y El√≠as. Seg√ļn otros, el ‚Äúpar‚ÄĚ ser√≠an Mois√©s y El√≠as.Vemos referencias sobre este ‚Äúpar‚ÄĚ en Zacar√≠as 4:1-14.Parece bastante claro entonces que El√≠as es m√°s algo m√°s que simplemente un ser humano espec√≠fico. El√≠as fue representado por Juan el Bautista pero Jes√ļs afirma claramente que El√≠as volver√° para ‚Äúrestaurarlo todo‚ÄĚ y Dios Padre, a trav√©s de Malaqu√≠as, ya nos hab√≠a informado lo mismo.Tambi√©n tradicionalmente que cuando se dice: ‚ÄúLa Ley y los Profetas‚ÄĚ se quiere decir ‚ÄúHenoc y El√≠as‚ÄĚ o ‚ÄúMois√©s y El√≠as‚ÄĚ, o sea que El√≠as parece ser el equivalente a ‚ÄúProfetas‚ÄĚ.

De modo que quien o quienes vendrán antes de la parusía, como adelantados, serán unos profetas.

los-dos-testigos

LA MANIFESTACI√ďN B√ćBLICA DE EL√ćAS

En se lee el evangelio de san Mateo sobre la Transfiguraci√≥n de Jes√ļs en el Monte Tabor, donde Jes√ļs se muestra a tres disc√≠pulos junto a Mois√©s y El√≠as (Mt 17: 1-9).

Elías fue uno de los líderes religiosos más importantes de Israel. . Vivió en el siglo IX antes de Cristo. . Su influencia fue muy grande sobre el pensamiento hebreo.

Sobrevivi√≥ muchas pruebas (Cf. Reyes 17-21). En un viaje por el desierto al Monte Horeb, revivi√≥ las experiencias de Mois√©s cuando recibi√≥ la ley.Sus comunicaciones con Dios amplificaron la aplicaci√≥n de los Diez Mandamientos en su tiempo.El√≠as ret√≥ a los profetas de Baal para demostrar la autenticidad del Dios de Israel. Dios respondi√≥ a su oraci√≥n de manera visible.La fe del pueblo qued√≥ restaurada y termin√≥ la sequ√≠a. (1 Reyes, 18:22-44).En su ancianidad, El√≠as escogi√≥ a Eliseo como sucesor (II Reyes 2:15).Como se cree que no muri√≥, se piensa que vendr√≠a un d√≠a a restaurar la gloria de Israel (II Reyes 2:11).Es por eso que muchos pensaban que Jes√ļs era El√≠as (Mt 16:14).En la Transfiguraci√≥n Mois√©s y El√≠as aparecieron conversando con Jes√ļs (Mt 17:3).

El apócrifo Apocalipsis de Elías lo muestra al lado de Enoc combatiendo contra el hijo de la iniquidad que los mata. . Luego de lo cual ellos resucitan, en forma similar a lo que ocurre con los dos testigos de Apocalipsis 11 en su enfrentamiento con la bestia.

profeta elias

CUANDO FUERON LLEVADOS

Se habla específicamente que los que no murieron son Enoc y Elías.

Enoc (o Henoch) es citado por San Judas en su epístola. .Elias (o Eliajh) es considerado el fundador del Antiguo Testamento por los Carmelitas. . Y el mayor de los profetas del Antiguo Testamento antes de San Juan el Bautista.

Enoc vivió antes de la gran inundación. Leemos lo siguiente acerca de él:

"Y todos los d√≠as de Enoc fueron trescientos sesenta y cinco a√Īos.

Y anduvo con Dios, y desapareció, más: porque Dios se lo llevó" (Génesis 5:23-24).

En cuanto a Elías leemos que él fue recogido por un carro de fuego:

"Y yendo, caminando y hablando juntos, he aquí que un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos: y Elías subió en un torbellino al cielo" (2 Reyes 2:11)

biblia-con-dos-arboles-en-las-paginas

NO MURIERON

Como se puede ver, estos dos hombres no mueren.Seg√ļn Santo Tom√°s de Aquino, ellos son preservados en el cielo atmosf√©rico(que se identifica con el para√≠so terrenal), pero no en el cielo emp√≠reo (el Cielo propiamente). Ver Summa Theologiae III, q. 49, a. 5.

Santo Tomás, en acuerdo con los padres de la Iglesia explica que Enoc y Elías están esperando ahí fuera en el espacio exterior. .Santo Tomás escribe que estos dos hombres volverán al final de los tiempos para la batalla con el anticristo.

Es impensable que estos dos hombres nunca vayan a morir ya que es contrario a la ense√Īanza apost√≥lica:

"Y así como está establecido para los hombres que mueran una vez, y después de esto el juicio" (Hebreos 9:27)

el-carro-de-elias

MISI√ďN DE ENOC Y EL√ćAS AL FINAL DE LOS TIEMPOS

Enoc evangelizar√° y organizar√° a los Jud√≠os que buscar√°n el bautismo y la conversi√≥n a la fe cat√≥lica durante el reinado del anticristo. .El√≠as evangelizar√° y organizar√° la √ļltima ola de gentiles que se convierten a Cristo durante el reinado de terror del anticristo.

Ambos profetas serán muertos, resucitarán y ascenderán al cielo como se explica en Apocalipsis capítulo 11:

Yo enviaré a mis dos testigos vestidos con ropa de penitencia, para que proclamen mi palabra durante mil doscientos sesenta días.

Estos son los dos olivos y las dos l√°mparas que est√°n ante el Due√Īo de la tierra.

Si alguien intenta hacerles mal, saldrá de su boca fuego y devorará a sus enemigos; así perecerá el que intente maltratarlos.

Tienen poder para cerrar el cielo y que no caiga lluvia mientras dure su misión profética; tienen también poder para convertir las aguas en sangre y castigar la tierra con toda clase de plagas siempre que quieran.

Cuando hayan concluido su misión, la bestia que sube del abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.

Ahora sus cad√°veres est√°n tendidos en la plaza de la Gran Ciudad, que los creyentes llaman Sodoma o Egipto, en la que tambi√©n su Se√Īor fue crucificado.

Y durante tres días y medio, gente de todos los pueblos, razas, lenguas y naciones contemplan sus cadáveres, pues no está permitido sepultarlos.

Los habitantes de la tierra se alegran y se felicitan por ello, y se intercambian regalos, porque estos dos profetas eran para ellos un tormento.

Pero pasados los tres días y medio, un espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos; se pusieron de pie, lo que provocó gran espanto entre los mirones.

Entonces una voz poderosa les grit√≥ desde el cielo: ¬ęSuban.¬Ľ Y subieron al cielo en medio de la nube, a la vista de sus enemigos.

En ese momento se produjo un violento terremoto y se derrumbó la décima parte de la ciudad, pereciendo en el cataclismo siete mil personas. Los supervivientes se llenaron de espanto y reconocieron al Dios del cielo.

Este tipo de profecías que están en la Biblia remiten a la lucha contra el anticristo, y como los signos indicarían que la batalla ya está entre nosotros, es lícito preguntarse si Elías y Enoc ya estan entre nosotros.El pasaje del Apocalipsis dice que vendrán "vestidos con ropa de penitencia, para que proclamen mi palabra durante mil doscientos sesenta días", que serán muertos por el anticristo y que la gente se alegrará de eso, lo que implica que su muerte se producirá en una fase muy avanzada de la apostasía.Vale la pena tener en cuenta esta profecía y discernir si algo que está sucediendo no es una manifestación de Elías y Enoc.

profeta elias en el desierto

¬ŅQU√Č ES EL CIELO ATMOSF√ČRICO?

No hay consenso sobre la identidad de "cielo atmosférico" donde podrían estar preservados Enoc y Elías.Santo Tomás de Aquino lo ve como sinónimo de "paraíso terrenal".Este podría ser una ubicación en el "espacio exterior".Podría ser un lugar escondido en la tierra.O tal vez es el Jardín del Edén trasladado a otro lugar.Tal vez sea un paraíso natural sin la visión beatífica.Realmente la Biblia habla explícitamente de tres cielos, 2 Corintios 12:2.

El primer cielo es donde la atmósfera y las nubes se localizan, de desde dónde viene la lluvia, Gén. 7:11.

El segundo cielo es el espacio exterior, hogar de los planetas y las estrellas, Sal 8:3.

Y el tercer Cielo est√° donde est√° ubicado el trono de Dios, Sal. 11:4.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)