La mayor铆a quiz谩s lo piense en t茅rminos humanos.
Pero Dios no se enoja en la forma en que nosotros lo hacemos.
Nosotros nos enojamos cuando no debemos y no nos enojamos cuando debemos.
Sin embargo nuestro Dios no es caprichoso en un momento y luego enojado y castigador al siguiente.

Dios no sufre de cambios de humor o rabietas. Dios es amor, estable, con serenidad, y consistente.

LA IRA DE DIOS ES SU FORMA DE SACARNOS DEL PECADO

En la Escritura, la ira y la c贸lera se utilizan para describir la reacci贸n de Dios cuando no le gusta lo que el pueblo hebreo est谩 haciendo.

脡l los ama, pero eso no le impide estar enojado con ellos.

Yav茅 siempre tiene una buena raz贸n, una de las cuales es que se enderecen.

El salmo 88 dice:

"Tu c贸lera se ha descargado sobre m铆".

San Pablo dice a los Tesalonicenses:

"Porque Dios no nos destin贸 para su c贸lera, sino para ser salvados" (1 Tes. 5: 9)

Esta observaci贸n implica que la "c贸lera" es una opci贸n muy leg铆tima a causa de nuestros pecados.

Pero el libro de Jon谩s nos dice que Dios es "clemente y misericordioso" (4: 2) "lento para la ira".

Esta lentitud implica que no presiona demasiado, porque "se arrepiente del mal".

La ira de Dios es su "pasi贸n" para arreglar las cosas.
Su c贸lera es su trabajo para acabar con el pecado y la injusticia y traer santidad y justicia.

LA SENTIMOS CUANDO PECAMOS

Otra cosa a tener en cuenta sobre la c贸lera de Dios es que la c贸lera es realmente algo que est谩 m谩s en nosotros que en Dios.

La c贸lera de Dios es nuestra experiencia de la incompatibilidad total de nuestro pecado no arrepentido ante la santidad de Dios.

Es como el fuego y el agua: no se mezclan.

Y uno puede o铆r el conflicto col茅rico cuando el fuego y el agua se unen, como que estallan.As铆 el pecador, en presencia de toda la santidad de Dios va a experimentar un conflicto.

Es que Dios est谩 enojado porque el pecador es incapaz de soportar su gloria, tan brillante e impresionante. Es como la cera ante el fuego.

Cuando experimentamos la c贸lera, experimentamos la incompatibilidad total de nuestra postura pecaminosa con la gloria para lo que fuimos creados.

As铆 que pueden pasar dos cosas: colectiva e individualmente, una ardiente indignaci贸n hacia Dios y todo lo que representa o nos recuerda la verdad para la que fuimos creados.

Proyectamos nuestra c贸lera en Dios, pero Dios no est谩 enojado.

M谩s bien, 脡l tiene pasi贸n, una voluntad de arreglar las cosas.

Su justicia y el amor son una sola realidad.

gustave dore tabla 10 mandamientos

驴C脫MO ES LA C脫LERA DE DIOS UNA OBRA DE REVELACI脫N?

San Pablo dice:

"la c贸lera de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia" (Romanos 1:18).

Y as铆 San Pablo habla de la c贸lera de Dios como una obra de la revelaci贸n. Como tal, expone nuestra injusticia, el error y el pecado.

La c贸lera de Dios por lo tanto es como una especie de luz de revelaci贸n, como una mano que se帽ala nuestra iniquidad.

As铆 su c贸lera puede no cesar pero su mano siempre est谩 extendida.Porque de hecho, la c贸lera de Dios arroja una luz sobre nuestros errores y su mano extendida los se帽ala, revel谩ndolos y mostr谩ndonos los resultados.

Su c贸lera nos muestra todas las consecuencias de nuestro rechazo pecaminoso de Dios y su plan para nosotros.

El hecho es que somos d茅biles y nos convertimos en presa f谩cil para nuestros enemigos, tanto literal como figurado.

Para el Antiguo Israel esto significaba Aram y los filisteos.

Para nosotros, en el decadente Occidente alguna vez cristiano, significa que nos volvemos demasiado d茅biles para resistir a enemigos como la lujuria y la codicia.Ya no podemos asumir compromisos y mantenerlos; tenemos poco control de nosotros mismos.

Estos enemigos devoran nuestra fuerza, nublan nuestras mentes, y erosionan nuestro progreso.

Esto que nos sucede es una revelaci贸n de Dios, que nos muestra lo que somos cuando rechazamos su favor, su misericordia, y su llamado a la verdad.

Y as铆 la c贸lera contin煤a revel谩ndonos en tonos cada vez m谩s profundos y oscuros de las profundidades de nuestra condici贸n, de nuestro estado triste.

El pecado crece, especialmente los j贸venes sufren los pecados de los padres y los mayores. Si no queremos la gracia, no vamos a tenerla; si no buscamos Su misericordia y gracia, vamos a estar cada vez m谩s sin ellos.

No podemos soportar la santidad y la justicia de Dios aparte de la gracia y la misericordia, y as铆 experimentamos su santidad como la c贸lera.
Esto nos revela nuestra grave situaci贸n.

LA IRA DESCARGADA ES PARA QUE NOS MOVAMOS

La ira y la c贸lera indican la necesidad de respuesta real, "visible" para el mal o los trastornos, incluso si no podemos "hacer" nada con ellos debido al libre albedr铆o u otras causas.La ira de Dios no erradica la libre voluntad que origina el desorden al cual es dirigida la ira.

Este factor es por el que podemos entender que la c贸lera de Dios se dirige hacia nuestro mundo, hacia nuestros hechos, mientras que nosotros, por nuestra parte, vamos alegremente aprobando, fomentando, y viviendo vidas desordenadas como "derechos" o "diversidades".

De nuevo, esta reacci贸n divina explica la necesidad te贸rica de un juicio final sobre nuestros pecados.
Por el que "la ira" de Dios, por as铆 decirlo, visita a los que, en su orgullo y envidia, se niegan a vivir en ning煤n otro mundo nada m谩s que en el suyo.

LA SUPRESI脫N DE LA VERDAD Y LA IRA DE DIOS

Hay una total incompatibilidad entre el pecado no arrepentido y la santidad de Dios.

El pecador no arrepentido no puede soportar Su presencia, Su santidad.

A causa de la maldad y el deseo de persistir en el pecado, muchos suprimen la verdad.

El Catecismo de la Iglesia Cat贸lica dice que la mente humana se ve obstaculizada en el logro de tales verdades.No solo por el impacto de los sentidos y la imaginaci贸n, sino tambi茅n por los apetitos desordenados que son las consecuencias del pecado original.

San Pablo escribi贸 en 2 Timoteo 4: 3 que vendr谩 el tiempo cuando la gente no tolere la sana doctrina.

Y que se reunir谩n con otros maestros que les dir谩n lo que quieren escuchar para satisfacer sus deseos desordenados.

E Isa铆as 30:10 habla de la demanda de que no de mas visiones de lo que es correcto sino que cuente cosas agradables y profetice ilusiones.

En resumen, el deseo de aferrarse al pecado y de justificarse a s铆 mismos, lleva a las personas a suprimir la verdad.

Porque la creaci贸n revela constantemente a Dios: su existencia, sus atributos, su justicia, poder, misericordia.

El hombre descubre, en lo m谩s profundo de su conciencia, una ley que no est谩 escrita pero que debe obedecer.

Lo llama a amar y hacer lo que es bueno, seg煤n (CIC #1776-1778).

Por eso, quienes suprimen la verdad no tienen excusa, porque est谩n suprimiendo lo que saben que es verdad.Pueden mantener la voz de Dios a raya con capas de racionalizaci贸n.

O elegir falsos maestros para confirmarlos en sus pecados.Y hay un texto b谩sico de San Pablo en Romanos 1: 24-27:

鈥淧or eso Dios los entreg贸 a las apetencias de su coraz贸n hasta una impureza tal que deshonraron entre s铆 sus cuerpos; a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Am茅n.

Por eso los entreg贸 Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en s铆 mismos el pago merecido de su extrav铆o鈥

En este pasaje Dios est谩 diciendo que si quieres el pecado y la rebeli贸n, puedes tenerlo.
Es todo tuyo.

Experimentar谩s las consecuencias completas de tu rebeli贸n pecaminosa, la furia plena de tus propias elecciones pecaminosas.

De modo que en su ira y disgusto por el pecado consuetudinario, Dios nos entrega a nuestros deseos pecaminosos.

Mientras sigue insistiendo sobre cu谩l es la verdad noche y d铆a.Esto es lo que pasa generalizadamente hoy.

Romanos 1 no dice que Dios nos castigar谩 por esto. Dice que la condonaci贸n generalizada y la celebraci贸n de actos homosexuales es el castigo de Dios; es la revelaci贸n de la ira.

Es la indicaci贸n que Dios nos ha entregado a nuestra obstinada pecaminosidad y nuestros deseos.

E implica hist贸ricamente que algunos pecado se ir谩n generalizando en la sociedad, como castigo.

RESUMEN DE LA IRA Y C脫LERA DE DIOS

Aqu铆 hay 5 puntos que resumen la c贸lera y la ira de Dios

1 La ira de Dios es su pasi贸n para arreglar las cosas

Pero a veces nos entrega a que demos rienda suelta a nuestros pecados porque hemos multiplicado nuestra obstinaci贸n.

Aunque nunca deja de decirnos lo que est谩 bien y lo que est谩 mal.

2 La ira de Dios no es como nuestra ira

Decir que Dios est谩 enojado no significa entender que esta dominado por las pasiones y obviamente no est谩 contaminado por el pecado.

Dios no est谩 enojado como nosotros estamos enojados.

3 Dios no est谩 de mal humor ni de buen humor

No se refiere a que Dios tiene buenos y malos d铆as, buenos y malos humores.La escritura parece bastante clara cuando indica que Dios no cambia.

4 La ubicaci贸n principal de la ira de Dios no est谩 en Dios sino que est谩 en nosotros

Tal vez la mejor definici贸n de la ira de Dios es que la ira de Dios es nuestra experiencia de la incompatibilidad total de nuestro estado de pecado ante la santidad de Dios.

5 Somos nosotros los que debemos cambiar, no Dios y esto provoca la ira que experimentamos

Consideremos el siguiente ejemplo.En el techo de mi dormitorio hay una luz con una bombilla de 100 vatios.Por la noche antes de acostarme, me deleito con la claridad que hay.Estoy acostumbrado a ella.Pero luego a la hora de dormir apago la luz y voy a dormir.

Cuando me despierto todav铆a est谩 oscuro (al menos en el invierno).Por lo tanto enciendo la luz.

Pero 隆Uf! 隆Grrr!Ahora la luz es brillante y la maldigo.La luz no ha cambiado, sigue siendo la misma bombilla de 100 vatios que era horas antes.

La luz es la misma 驴qu茅 es lo que ha cambiado?, obviamente nuestra situaci贸n.Pero, 驴sabes lo que hago?, culpo a la luz y digo: "隆Esa luz de porquer铆a!"

relampagos fondo

驴C脫MO FUNCIONAN ESTAS EMOCIONES ENTRE LOS HOMBRES?

La ira a menudo se refiere a una emoci贸n natural en los hombres cuando es demasiado fuerte y no guiada por la raz贸n.

La ira indica una fuerte reacci贸n. Siempre supimos cuando nuestros padres estaban enojados.

C贸lera representa algo a煤n m谩s fuerte, la diferencia entre un aguacero y un tif贸n.

El tema de la ira surge en el libro cuarto de la 脡tica de Arist贸teles.

Es una de esas cosas dadas en nosotros que necesita ser auto-gobernada.

Hemos de estar enfadados en el momento correcto, el lugar correcto, el grado correcto, y bajo la direcci贸n apropiada.

Las personas llegan con facilidad a que esta emoci贸n se vuelva fuera de control.

As铆 es posible estar demasiado enojado o no lo suficientemente enojado.La capacidad de estar enfadado nos viene dado por la naturaleza misma.

Es parte de todo el "paquete" de elementos interrelacionados que constituye lo que es ser un ser humano.

Sin ella, ser铆amos menos de lo que somos.

Estar铆amos mutilados, a falta de algo que deber铆a estar all铆.

Dime lo que te hace enojar y te dir茅 lo que eres.
El mismo punto se puede hacer de forma negativa.
Dime lo que no le molesta y adivinar茅 lo que eres.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Sanaci贸n y Liberaci贸n

Ver todo