El medio de comunicaci贸n com煤n es la palabra hablada.
Podemos transmitir la sensaci贸n, el deseo y la intenci贸n tambi茅n por la expresi贸n facial y los gestos.
Pero es preferentemente por las palabras que podemos dar claridad de significado y de la forma.
As铆, en la oraci贸n verbal importa qu茅 tipo de palabras utilizamos y c贸mo las utilizamos.
La intenci贸n correcta no es en s铆 misma suficiente.
oracion
Sin embargo tambi茅n es cierto que las palabras mal dichas y torpes que brotan de un coraz贸n sincero son preferibles a las m谩s floridas que carezcan de sustancia interna.
Dios mira en los corazones de los hombres y no rechazar谩 las de un coraz贸n puro que tienen dificultades para expresarse con claridad o bien.
Y ve con muy buenos ojos oraciones arrancadas con mucho esfuerzo de nuestro interior, en momentos de sequedad.

CARACTER脥STICAS DEL LENGUAJE

Las palabras que hablamos por s铆 mismas afectan nuestro estado de 谩nimo.

El lenguaje humano no se origina en el individuo como un medio de auto-expresi贸n, el hombre descubre el mundo de las palabras - el idioma - ya hecho para 茅l.

Nace en el lenguaje, crece con 茅l, y est谩 influenciado por 茅l en una medida a煤n mayor que por su entorno.

El lenguaje penetra hasta las ra铆ces de su vida mental y emocional.

脡l piensa en 茅l, se siente en 茅l, es el veh铆culo de las relaciones con sus compa帽eros y el medio por el cual aprende el significado y el uso de todos los objetos.

El lenguaje de la oraci贸n no es una excepci贸n a la regla.
S贸lo hasta cierto l铆mite puede el individuo crear sus propias expresiones, la mayor parte de ellas se encuentra ya preparadas.
De ello se deduce que las palabras que se usan en la oraci贸n tienen una influencia formativa en el conjunto de nuestra vida espiritual, por lo que debemos prestar la debida atenci贸n a las mismas.
Friends Playing on the Beach Trinidad and Tobago

ORACIONES ESPONT脕NEAS

La oraci贸n m谩s importante es la que brota espont谩neamente del coraz贸n, no hay dificultad en encontrar su propio lenguaje apropiado.

De hecho, podemos decir que la expresi贸n espont谩nea de arrepentimiento o anhelo, la adoraci贸n o la alegr铆a, la s煤plica o la acci贸n de gracias, es el idioma principal de la oraci贸n.

Aprender a hablar (es decir, la adquisici贸n de la facultad de poner los pensamientos y sentimientos en palabras y transmitirlo a los dem谩s) es una parte vital de nuestro proceso de crecimiento.

Debe ser el objetivo de la educaci贸n desarrollar en el individuo la capacidad no s贸lo de utilizar la lengua de forma correcta, sino tambi茅n de acuerdo con su manera de vivir y de ver el mundo.

Esto tambi茅n se aplica al lenguaje de la oraci贸n.
No oramos simplemente para comunicar nuestras necesidades a Dios.
脡l conoce nuestros corazones mejor que nosotros.
La oraci贸n es una forma 铆ntima de hablar que debe llevar la marca de nuestra personalidad.
En la oraci贸n vivimos ante Dios, le ofrecemos a 脡l lo que es nuestro y recibimos de 脡l lo que le agrada a dar nos.
Por lo tanto, el lenguaje de nuestra oraci贸n debe ser verdaderamente de nosotros mismos.

Hay momentos en que la formulaci贸n espont谩nea de nuestra oraci贸n es f谩cil.

mujer orando

Cuando sentimos la presencia de Dios, o cuando estamos en peligro y nos ponemos en la mano misericordiosa de Dios, las palabras adecuadas vienen por ellas mismas.

A menudo, sin embargo, el coraz贸n est谩 vac铆o y la mente tiene poco que decir, en este estado de pobreza la palabra no viene f谩cilmente.

Pero no hay que darse por vencido, tenemos que aceptar esta insuficiencia, ya que tiene su propio prop贸sito y su propio significado.

Hay que buscar palabras en la oraci贸n, que son fieles, palabras de gran simplicidad - afirmaciones simples de fe, esperanza y aceptaci贸n.

Estas palabras no son menos valiosas que las que se derivan de la abundancia f谩cil, y son las m谩s adecuadas para la ocasi贸n, precisamente porque no son artificiales.

Si las palabras no vienen f谩cilmente, no debemos recurrir inmediatamente a los textos establecidos, tenemos que someternos a la disciplina de la pobreza interior.

Incluso si el idioma de nuestra oraci贸n consiste en nada m谩s que las palabras "Yo creo en ti" o "Me inclino ante Ti" o "Voy a obedecerte y hacer todo lo que est谩 en mi alcance" o "Me encomiendo a tu santo cuidado", la oraci贸n es tan preciosa delante de Dios como el flujo m谩s inspirado de palabras en un momento de profunda emoci贸n.

Sin embargo, no hay que ir a los extremos de la resignaci贸n.

Si no podemos encontrar las palabras adecuadas en el interior, no hay que dudar en ir a fuentes externas.

LOS TEXTOS ESTABLECIDOS DE ORACI脫N

Hablamos de la "comuni贸n de los santos", sin saber muy bien lo que se quiere decir con ello.

Significa, sobre todo, la compa帽铆a de aquellos unidos por la misma fe en el Evangelio, la Eucarist铆a, y todas las cosas que pertenecen a la vida divina.

Si, por lo tanto, existen palabras adecuadas y buenas de la oraci贸n que han surgido desde el coraz贸n de alguna persona inspirada, es justo y adecuado que los dem谩s hagan uso de ellas.

Esto establece una uni贸n en la santidad.

Hay otras razones por las que no s贸lo podemos sino que debemos hacer uso de los textos establecidos: podemos aprender de ellos.

Ya se ha demostrado que el discurso es m谩s que un medio de auto-expresi贸n individual, sino que es el medio por el cual el individuo se mueve en ese vasto mundo del simbolismo que llamamos lenguaje.

En este mundo se encuentra mucho m谩s que las palabras individuales que se han desarrollado en el transcurso del tiempo.

Se encuentran combinaciones de palabras, frases, predicaciones, y patrones de pensamiento que otros han creado, y que se tiene que entrar en ellas y someterse a su poder formativo.

Lo mismo se aplica de nuevo al lenguaje de la oraci贸n.

Los textos establecidos por personas piadosas est谩n imbuidos de sus experiencias y con sus luchas, y usando estos textos hacemos con ellos nuestra propia escolarizaci贸n.

Ellas no s贸lo nos ense帽an c贸mo expresar nuestros pensamientos, sino que pueden despertar en nosotros pensamientos y sentimientos que pueden haber estado inactivos.

Las oraciones de los santos son verdaderos viajes de descubrimiento en la tierra del esp铆ritu, caminos que llevan a Dios - indicios de una nueva vida.
Una buena oraci贸n puede ser a nuestro esp铆ritu lo que el pan es al hambre, la medicina a los enfermos, o las flores a los agobiados por la monoton铆a de la vida cotidiana.

LAS ORACIONES DADAS POR DIOS MISMO

Hay oraciones que nos vienen directamente de Dios, que forman parte de la Revelaci贸n: los Salmos, por ejemplo.

Ellos nos hablan de Dios y c贸mo llegar a 茅l - no en la forma de instrucci贸n, sino directamente.

Nos llevan de la mano y nos gu铆an.

Los Salmos no son s贸lo es hermosos en s铆 mismos, sino que son necesarios para nosotros.

Se originaron en los corazones inspirados por Dios, se implantaron en ellos por Dios, y suben hasta 茅l como una ofrenda de toda la humanidad.

Lo mismo puede decirse de los grandes textos de oraci贸n en los Evangelios (como el Magnificat, el Benedictus, y la acci贸n de gracias de Sime贸n).

Y hay un texto que es de validez absoluta y es necesario para todos nosotros: la Oraci贸n del Se帽or.

Nadie deber铆a decir que su vida espiritual es altamente desarrollada si no tiene necesidad de la Oraci贸n del Se帽or, porque ser铆a enga帽o o arrogancia.

La Oraci贸n del Se帽or debe ser siempre nuestra introducci贸n a la oraci贸n, porque fue el Se帽or mismo quien se la ense帽贸 a sus disc铆pulos cuando ellos le dijeron:

"Ens茅帽anos a orar".

cristianos y una cruz

Sin embargo, otros significados m谩s escondidos asociados a la oraci贸n: son la parte de la nueva creaci贸n.

El hombre nuevo vive en ellas.

Son misterios, vinculados a los ritos de los cuales surgen las cosas por venir, es decir, los sacramentos.

Cuando decimos estas oraciones ayudamos a construir la nueva tierra y el nuevo cielo.

No todas las oraciones lit煤rgicas son igualmente valiosas.

Pero algunas de ellas ofrecen maravillosas oportunidades para la comuni贸n con Dios (como, por ejemplo, el Gloria de la Misa o la "Ven, Esp铆ritu Santo" de la fiesta de Pentecost茅s, y tambi茅n algunos de los himnos y oraciones de la Liturgia).

Sus textos se originan mayormente en la Iglesia primitiva, y tienen la grandeza y dan expresi贸n a un concepto m谩s elevado de Dios.

No podemos hacer nada mejor que usarlas tambi茅n para nuestras propias devociones personales.

LA IMPORTANCIA DE LA ELECCI脫N DE LAS ORACIONES SAGRADAS

Es importante elegir el tipo correcto de oraci贸n.

No estamos hablando ahora de las oraciones reveladas que forman parte del canon divino de la oraci贸n y, por tanto, son vinculantes para todos, a pesar de que se deja a la persona decidir cu谩l de estas oraciones son adecuados para diversas ocasiones.

Estamos hablando ahora de las oraciones que se encuentran en ciertos libros de oraci贸n actuales.

Muchas de estas oraciones son simplemente superfluas, mientras que otras afectan a nuestro esp铆ritu como mala alimentaci贸n que afecta nuestro cuerpo.

La oraci贸n, como hemos dicho, debe ser ante todo sincera, la oraci贸n, por lo tanto, que se da a la exageraci贸n no es veraz.

Falsas tambi茅n son las oraciones que son sensibleras y sentimentales, que presumen sentimientos que una persona mentalmente sana no puede contemplar.

Lo mismo se aplica a las oraciones en las que el hombre se humilla ante Dios y se deleita en la idea de su propia pecaminosidad.

Estas oraciones tienen ra铆ces perjudiciales y por lo tanto deben ser rechazadas.

A los ojos de Dios, s贸lo la clase de oraci贸n que brota de motivaciones limpias y honorables tiene un valor real.

ADEM脕S DE LA T脡CNICA, LA PERSEVERANCIA

Imag铆nate el encuentro con Dios en el otro lado de la eternidad y descubrir que ten铆a incontables bendiciones para darte y un sinf铆n de lugares para llevarte pero hab铆as cerrado la puerta.

驴Qui茅n har铆a algo as铆?

Creo que todos estamos lo hacemos sin darnos cuenta.

Podemos ver los frutos de grandes personas que nos han precedido como la Madre Ang茅lica, y Santa Teresa de Calcuta que tomaron los tesoros que Dios les ofreci贸.

Ellas no se mantuvieron alejadas de los dones de Dios.

Sin embargo, la pereza, el miedo, y cualquier tipo de resistencia amenaza con apartarnos de confiar en Dios lo suficiente, como para tener fe en que sus dones incluyen las gracias que necesitamos para aceptarlos.

Nuestro estado de 谩nimo, situaciones en la vida, y las emociones pueden llevarnos a tener muy poco deseo de pasar tiempo en oraci贸n.

Dado que la oraci贸n es una relaci贸n con Dios, y nosotros somos pecadores, todos vamos a experimentar momentos de fervor y tiempos donde Dios parece distante.

Todo cristiano, una vez que ha orado lo suficiente, va a experimentar tiempos de sequedad y desolaci贸n, as铆 como momentos de dulzura y consuelo en la oraci贸n.

Sin embargo, nuestro amor a Dios se puede expresar eligiendo orar, no importa c贸mo nos sintamos en el momento, porque luego te vas a sentir bien con la oraci贸n.

Por lo tanto, la pr贸xima vez que no sientas el deseo de orar, hazlo de todos modos.

Es una garant铆a que tu Padre que est谩 en el cielo ser谩 feliz contigo cuando eliges orar a pesar de que tienes problemas para hacerlo.

脡l no est谩 buscando la perfecci贸n, buenos sentimientos, o una oraci贸n complicada.

脡l s贸lo quiere un coraz贸n fiel, en las buenas y en las malas.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Devociones y Oraciones

Ver todo