‚ÄćLos dos temas centrales que discuti√≥ el S√≠nodo de la Familia fueron la comuni√≥n a los divorciados vueltos a casar y la bendici√≥n de las uniones del mismo sexo.
Y eso se ha seguido amplificando.
En ambos temas se nota una rebelión contra lo que se ha entendido a través de todas las épocas como los mandatos de Dios desde el Jardín del Edén.
La Iglesia se est√° viendo atacada y colonizada para que se abra al disfrute de sus pasiones.
Por m√°s aberrantes y destructivas que sean.
Y por m√°s que tengan consecuencias desastrosas para el futuro propio y de la humanidad.

LA P√ČRDIDA DE AUTO-CONOCIMIENTO EN LA MODERNIDAD

La visión clásica y cristiana del hombre comienza con una auto-conocimiento de la naturaleza humana.

‚ÄćQue forma un cuerpo de sabidur√≠a perenne y proporciona una unidad de la raza humana.

La modernidad, sin embargo, no ve que la naturaleza humana se rija por la razón, la ley natural, la ley divina, o verdades evidentes universales.

El hombre moderno est√° sujeto √ļnicamente a la ley hecha por el hombre, la voluntad de poder pol√≠tico reinante, y las decisiones legales determinados por los tribunales.

‚ÄćEstas fuerzas pol√≠ticas, judiciales, e ideol√≥gicas conspiran para erradicar todas las categor√≠as morales y virtudes tradicionales que las sociedades civilizadas transmiten de una generaci√≥n a otra.

‚ÄćComo el significado del matrimonio, la naturaleza de la familia, los ideales de la maternidad y la paternidad, la virtud de la castidad y la santidad de la vida.

cantante trsnsexual mujer con barba

La legalización del aborto y la eutanasia equivalen a la arrogancia: el hombre asumiendo que es un dios que determina lo que vive y muere.

‚ÄćLa legalizaci√≥n de las uniones del mismo sexo repudia todas las leyes naturales, tanto morales como biol√≥gicas.

Y la ideología de género niega la evidencia de los cinco sentidos que determina masculino y femenino desde el momento del nacimiento.

El hombre moderno no posee ninguna norma de auto-conocimiento, est√° constantemente redefiniendo y reinventando las definiciones de la libertad, la igualdad y los derechos.

Para satisfacer los deseos de los ideólogos, que esperan que toda la estructura de la realidad de cabida a su versión imaginaria de una sociedad, en la que todas las aberraciones y perversiones utópicas se asuman como condición de la normativa.

Las versiones modernas de auto-conocimiento no sostienen que el hombre sea un animal racional o la imagen de Dios que posee libre albedrío.

La explicación de los trastornos morales es la razón de ser del determinismo biológico: ciertos individuos "nacen de esa manera".

Hombres que piensan que son las mujeres y mujeres que creen que son hombres, que heredan estos rasgos psicológicos al nacer.

‚ÄćLa visi√≥n moderna del hombre no reconoce el pecado griego de la arrogancia y el pecado mortal de orgullo.

‚ÄćPorque invierte o deshace todas las ense√Īanzas de la Sagrada Escritura:

-fomentando el divorcio por cualquier motivo ("No fue así desde el principio"),

-la defensa de la causa del control de la población ("Sed fecundos y multiplicaos"), y

-la elección de la muerte sobre la vida ("he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida para ti y tu descendencia").

El principio de la sabiduría comienza con el auto-conocimiento.
Si el hombre no es un animal racional, una imagen de Dios, un ser caído, o una persona con libre albedrío, entonces él carece de una identidad humana y vive en la ignorancia oscura.
Entonces él se convierte en lo que él desee llamarse a sí mismo, y se genera una criatura sin naturaleza, sin voluntad, sin la responsabilidad moral, y sin propósito.

Se convierte en una entidad desconocida, un átomo sin forma de humanidad, una criatura amorfa sin la guía de la verdad, la ley o la razón.

‚ÄćEn lugar de un cuerpo informado por un alma racional, el hombre se comporta como si no fuera m√°s que "materia en movimiento".

Sin las verdades evidentes de auto-conocimiento, el reino del caos en lugar de la ley eterna o la divina Providencia, gobierna un mundo regido por el azar, la locura, y la ilegalidad en todas sus formas destructivas.

revolucion sexual de los 60

ESTO COMENZ√ď CON EL MOVIMIENTO DEL PANSEXUALISMO

La Iglesia está llegando a ser permeada por esta nueva ideología, porque se está enfrentando a un desarrollo histórico que se fue dando en etapas.

Esto es el resultado del pansexualismo social que podemos rastrear a√ļn antes de la revoluci√≥n francesa, con la secularizaci√≥n de la sexualidad y la aparici√≥n del amor rom√°ntico.

Dando as√≠, paso a la revoluci√≥n sexual que culmina en los √ļltimos a√Īos en la ideolog√≠a de g√©nero, que es la madre directa del homosexualismo pol√≠tico que vemos actuando en occidente. ¬† ¬†

El efecto de este pansexualismo ha sido:

1¬ļ) La reducci√≥n de la sexualidad a genitalidad o de la excitaci√≥n sexual
2¬ļ) El tratamiento de tal sexualidad como objeto de consumo.
3¬ļ) Y el reclamo de toda sexualidad como buena.

Así la sexualidad entendida como excitación genital se convierte en un fin en sí mismo.

‚ÄćAl punto que si en alg√ļn momento no se hace presente el reclamo sexual se vive como una carencia.

liberacion sexual

SE ELIMINA EL MISTERIO DE LA SEXUALIDAD

La sexualidad entonces deja de considerarse como un elemento con un contenido de misterio y de trascendencia que ha tenido hasta entonces en las culturas y todas las religiones, incluido el cristianismo.

Y cambia hacia una visión secularizada donde la sexualidad se valora como algo meramente mundano, bajo el dominio del hombre; como un elemento más de su naturaleza física.

Es un fenómeno sin precedentes en la historia de la humanidad, que ingresa por vez primera en el cristianismo con Lutero, que niega el valor sacramental del matrimonio.

Entonces llegamos a la primac√≠a del ‚Äúamor rom√°ntico‚ÄĚ.
Que mide la verdad propia del amor exclusivamente por su intensidad.
Y centra el juicio moral en el estado afectivo del momento.
Con la consecuencia de la pérdida de su valor en cuanto promesa de comunión.

Porque se pone el acento en el propio estado de ánimo y no en la construcción de una vida.

‚ÄćPierde el sentido del tiempo como un elemento positivo del amor y, por el contrario, tiende a eternizar el momento actual.

‚ÄćCon este movimiento hist√≥rico se aceptan y se extienden los anticonceptivos, y con ellos la sexualidad parece por fin haberse separado por un medio cient√≠fico, del peso de la fecundidad, pasando a quedar al arbitrio aut√≥nomo de la pareja.

‚ÄúLo serio‚ÄĚ de la sexualidad puede ser eliminado por un proceso t√©cnico, de suerte que el significado procreativo de la misma pasar√≠a a ser electivo y el √ļnico sentido intr√≠nseco que le quedar√≠a ser√≠a la comunicaci√≥n afectiva o f√≠sica.

‚ÄćCon este contenido, la sexualidad misma pasa a ser una realidad que cabe en un proyecto utilitario.

HOMOSEXUALIDAD

SE DESEMBOCA EN TEOR√ćA DE G√ČNERO Y HOMOSEXUALISMO POL√ćTICO

Y es entonces que aparece la denominada ‚Äúteor√≠a de g√©nero‚ÄĚ, que se fundamenta en la consideraci√≥n de que la sexualidad no es el desarrollo de un impulso natural, sino que se realiza seg√ļn la propia voluntad.

‚ÄćNo se habla de sexo masculino y femenino sino de ‚Äúg√©nero‚ÄĚ, para indicar que el sexo es biol√≥gico, pero el ‚Äúg√©nero‚ÄĚ es cultural.

‚ÄćCaben entonces otros ‚Äúg√©neros‚ÄĚ adem√°s del masculino y femenino, los que se manifiestan en los distintos tipos de homosexualidad.

‚ÄćEs as√≠ que arribamos a su expresi√≥n pol√≠tica y de movimiento militante.

Todos estos elementos pasan a configurar un bloque que va a circular en los tratados internacionales sobre la población o la mujer, sostenidos por medio neologismos terminológicos:

1¬ļ) ‚Äúderechos sexuales‚ÄĚ, que se identifican con la posibilidad de hacerlo fuera del √°mbito matrimonial;
2¬ļ) los ‚Äúderechos reproductivos‚ÄĚ, para la necesidad de limitar los nacimientos, por todos los medios posibles, incluido el aborto pues es el √ļltimo recurso cuando los dem√°s fallan;
3¬ļ) los ‚Äúmodelos familiares‚ÄĚ, consideraci√≥n ambigua de la familia, sin definir y abierta a la homosexualidad.
4¬ļ) la ‚Äúigualdad de derechos‚ÄĚ, que significa la protecci√≥n especial de los homosexuales como grupo, con derechos por encima del resto de la poblaci√≥n

Bien, esta es una explicaci√≥n socio hist√≥rica de las tendencias que est√°n actuando ¬Ņpero no habr√° una causa detr√°s de esto que lleva al crecimiento y la hegemon√≠a de de esta ideolog√≠a de g√©nero?

satanic-feminism

UN HISTORIADOR SUECO DICE QUE TIENE UN ORIGEN SAT√ĀNICO

La monumental tesis de doctorado, del historiador sueco de las religiones, Per Faxneld, publicada bajo el título Feminismo Satánico (Sorgenfrei y Molin, Estocolmo 2014), sostiene que las personas que están en los orígenes del feminismo, del homosexualismo y de la ideología de género, así como del socialismo, han citado explícitamente y confiaron en satanás como el padre de sus ideas.

Esta indagaci√≥n hist√≥rica coincide con la opini√≥n del Cardenal Bergoglio, expresada en el 2010 cuando dijo que la ley argentina de ‚Äėmatrimonio‚Äô homosexual y adopci√≥n se trata ‚Äúde una ‚Äėmovida‚Äô del padre de la mentira que pretende confundir y enga√Īar a los hijos de Dios‚ÄĚ.

‚ÄćFaxneld distingue entre el satanismo en el sentido estricto ‚Äď que estudi√≥ en otras partes, y que no es el tema de este libro ‚Äď y el satanismo en el sentido m√°s amplio.

En sentido estricto, el satanismo es la adoración, por ritos religiosos, del personaje llamado satanás en la Biblia, de gente que cree que existe y que se alían con él.

Satanismo en el sentido más amplio, es más bien la exaltación y promoción de satanás por personas que no creen que existe.
Pero lo utilizan como símbolo de la aversión y el odio hacia el cristianismo, la Iglesia Católica, el orden social natural y cristiano.

El poeta mas√≥n italiano Giosu√® Carducci (1835-1907), con su ‚ÄúHimno a sat√°n‚ÄĚ, es citado por Faxneld como un ejemplo t√≠pico de satanismo en el sentido m√°s amplio.

La historia muestra cómo se ha movilizado a satanás.
En primer lugar por los socialistas, los comunistas y los anarquistas.
Como un agente y motor de la rebelión contra las jerarquías tradicionales, la religión y la propiedad privada.

Se conocen las referencias a satan√°s del fundador moderno del anarquismo Mikhail Bakunin (1814-1876).

Y del socialista Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865).

‚ÄćPero Faxneld a√Īade algunos ejemplos menos conocidos.

La mayoría se han extraído del mundo socialista americano de principios del siglo XIX y XX y la socialdemocracia sueca.

La historia muestra la importancia ‚Äď para esta lectura alternativa de la Biblia ‚Äď de la Sociedad Teos√≥fica, que distingue entre satan√°s y lucifer como una imagen del mal.

‚ÄćDe la cual viene una lectura positiva en clave gn√≥stica, y la llamada novela g√≥tica en inglesa y francesa.

En donde las figuras diab√≥licas se presentan como ‚Äúmalas‚ÄĚ, pero terminan fascinando al lector, como es el caso de ‚ÄúDr√°cula‚ÄĚ de Bram Stoker (1847-1912).

satanismo

SU INFLUENCIA EN LA IDEOLOG√ćA DE G√ČNERO

Esto nos lleva al tema central del libro, el ‚Äúfeminismo sat√°nico‚ÄĚ y el nacimiento de la ideolog√≠a de g√©nero.

Con una prehistoria en la poesía romántica inglesa, la literatura radical en el siglo XIX proclama que satanás, en el Jardín del Edén, le ofreció a Eva la oportunidad de deshacerse del control patriarcal de Dios y Adán, y debe ser celebrado y venerado como el libertador de las mujeres.

Satan√°s, como s√≠mbolo de la inversi√≥n y del derrocamiento, ense√Īa a las mujeres - y tambi√©n los hombres -, a elegir libremente su identidad de g√©nero, y tambi√©n pone su sello en la elecci√≥n homosexual.

‚ÄćLas brujas de la Edad Media, de acuerdo con este punto de vista, realmente exist√≠an pero de una manera diferente: eran mujeres libres, a menudo capaces de reinventarse a s√≠ mismas con una identidad masculina o lesbiana.

El historiador anticlerical Jules Michelet (1798-1874) da un aporte a esta perspectiva con su famoso libro La Bruja de 1862.

‚ÄćPero el tema emerge con mayor claridad a√ļn en autores menos conocidos como la poetisa lesbiana francesa Ren√©e Vivien (seud√≥nimo de Pauline Mary Tarn, 1877-1909), y la novelista, tambi√©n lesbiana, Mary MacLane (1881-1929) en los Estados Unidos y Sylvia Townsend Warner (1893-1978) en Inglaterra.

Con estos autores ‚Äď ahora olvidados pero en su tiempo muy bien conocidos, al menos en los dos √ļltimos casos ‚Äď la conexi√≥n entre la adoraci√≥n del diablo y la ideolog√≠a de g√©nero es muy clara.

Tanto que incluso se podría preguntar si no se pasa del satanismo en el sentido amplio al de sentido estricto, porque la frontera entre los dos no siempre es evidente.

El historiador sueco tambi√©n muestra la gran influencia de los actores sociales y los personajes de la prensa rosa que adoptaron un estilo y simbolismo ‚Äúsat√°nico‚ÄĚ en la forma en que se comportaban y se vest√≠an.

‚ÄćComo la actriz Sarah Bernhardt (1844-1923) y la marquesa italiana Luisa Casati (1881-1957).

‚ÄćEl libro de Faxneld es una verdadera enciclopedia sobre el tema, que va desde el arte a la moda, a la joyer√≠a, a la cultura popular.

mujer_literatura_gotica

LA RELECTURA DE LA BIBLIA EN SENTIDO INVERSO

Lo que importa para el lector no especializado es el tema principal.
El feminismo, la ideolog√≠a de g√©nero y la promoci√≥n de la homosexualidad ‚Äď especialmente femenina, pero en realidad tambi√©n masculina ‚Äď han nacido, as√≠ como el socialismo y el comunismo, en una relectura contraria a las historias b√≠blicas de la revuelta de lucifer y la tentaci√≥n de Eva.
Diciendo que Dios estaba equivocado y que el diablo, presentado como un rebelde heroico para el orden establecido, tenía razón.

Esta interpretación fue en gran medida simbólica, y propuesta por los intelectuales ateos para quienes ni Dios ni el diablo realmente existían.

‚ÄćPero no sin ambig√ľedad, porque a menudo, a fuerza de hablar del diablo, algunos terminaron creyendo estar a su servicio.

‚ÄćEl prop√≥sito de Faxneld no es cr√≠tico, es s√≥lo documental.

‚ÄćY, sin embargo, al cierre de su libro uno tiene la impresi√≥n de que la investigaci√≥n acad√©mica est√° confirmando la visi√≥n del cardenal Bergoglio, cuando en 2010 en la Argentina se introduce la ley del matrimonio y las adopciones gay.

El cardenal Jorge Mario Bergoglio, el actual Papa Francisco, escribió una famosa carta a las hermanas carmelitas de Buenos Aires.

En este texto, de fecha 22 de junio de 2010, el futuro Pontífice explicó que detrás de la ideología que genera las leyes sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo,

“también está la envida del demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra.

No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios.

No se trata de un mero proyecto legislativo (√©ste es s√≥lo el instrumento) sino de una ‚Äúmovida‚ÄĚ del padre de la mentira que pretende confundir y enga√Īar a los hijos de Dios‚ÄĚ.

El padre de la mentira, para los cristianos, es satan√°s.

‚ÄćFuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Demonio y Mal y Pecados

Ver todo