Cada vez es más descarada la promoción del satanismo y de la figura de satanás.
Y los resultados se ven en la creciente descomposición social y el aumento de la maldad.
Así cómo en el alejamiento de Dios y de los criterios básicos para sustentar la vida en el planeta.
pies de la virgen aplastando a la serpiente

‚ÄćCOMO PODEMOS DEFINIR EL SATANISMO

Hablamos de satanismo cuando nos referimos a:

-personas, grupos o movimientos que de forma aislada o m√°s o menos estructurada y organizada practican alg√ļn tipo de culto, por ejemplo:
adoración, veneración, evocación
al ser que en la Biblia se indica con los nombres de demonio, diablo, satan√°s, lucifer.
mujer con cruz invertida satanico

Tal entidad es considerada por algunos satanistas como

-un ser o fuerza metafísica
-o como una energía natural desconocida
-o como un misterioso elemento innato en el ser humano que algunos llaman rebeldía o librepensamiento

Lo que se evoca bajo diversos nombres propios (por ejemplo: lucifer) a través de particulares prácticas rituales.

El principal problema social, ético y cultural de la aceptación de las ideas y prácticas satanistas consiste en aprobar una completa inversión de los valores.

Lo que objetivamente es equivocado, malo y moralmente desordenado, se asume como modelo justo y liberador para proponerlo a los dem√°s.

Y la asunci√≥n, t√≠pica del lema crowleyano: ‚ÄúHacer lo que quieras ser√° toda la ley‚ÄĚ, lleva inevitablemente a considerar que en realidad la propia libertad no termina donde comienza la de los dem√°s.

‚ÄćEl satanismo muestra una fuerte carga emocional y de evasi√≥n hacia lo irracional, que en algunos aspectos es encubierta por una parad√≥jica apariencia pseudo-racional que se busca como justificaci√≥n.

‚ÄćEl mal profundo que proviene de todo esto asume aspectos y motivaciones personales y oscuras.

‚ÄćSe concreta en los pecados personales y tiene como com√ļn denominador la negaci√≥n de la recta raz√≥n y una herida profunda a la integridad de la persona humana.

Esto se manifiesta en las aberraciones sexuales, en la sed de poder, en la b√ļsqueda desmedida de dinero o de √©xito, en un narcisismo exasperado.

Todos elementos alejan del amor a Dios y al pr√≥jimo, y de la b√ļsqueda del verdadero bien personal y com√ļn.

En este mundo se tiene la impresión de que el mal -como quiera que se entienda- vence al bien.

brujas satanicas bailando

LOS RITOS, LOS S√ćMBOLOS Y LAS PR√ĀCTICAS SAT√ĀNICAS

Los ritos introducidos por cada secta se basan, muchas veces, en modificaciones aportadas a ritos preexistentes.

Los ritos sat√°nicos sirven a los fines del celebrante.
Y son un conjunto de gestos y de palabras orientados a provocar un cambio de las situaciones que se considera que no se pueden obtener a través de medios o instrumentos comunes.

Cuando por medio de tales ritos se pretende mandar una maldici√≥n o realizar alg√ļn hechizo, por ejemplo, con respecto a una persona concreta, se piensa que el mejor momento ser√° por la noche, cuando la persona est√° dormida (por ejemplo, dos horas antes de despertar).

Este es uno de los motivos por los cuales los ritos sat√°nicos comienzan, en general, en las horas nocturnas.

Mientras que la elección de lugares precisos para realizarlos, dentro o fuera de la ciudad, probablemente depende de la posibilidad de organizar todo con cierta reserva.

Y en algunos casos depende de la presencia en dicho lugar de cementerios o de iglesias desconsagradas.

No se puede excluir que durante los ritos satánicos, algunos grupos lleguen a perpetrar actos de escarnio o profanación de cadáveres, violencias físicas incluso sobre menores, y hasta homicidios rituales.

Se inspiran inspiran en general en la ‚ÄúChurch of Satan‚ÄĚ, fundada en Estados Unidos en 1966 por Anton Szandor La Vey.

‚ÄćEl s√≠mbolo de esta secta es llamado sello de Baphomet o sea, la cabeza de un chivo dentro de un pent√°culo invertido.

‚ÄćLa Vey es autor de tres libros, que constituyen un punto de referencia para el mundo sat√°nico contempor√°neo: The Satanic Bible, Complete Witch, Me Satanic Rituals.

‚ÄćEn este √ļltimo se encuentran diversos ritos oficiados en lat√≠n, ingl√©s, franc√©s y alem√°n.

El rito principal de todo grupo satanista, la misa negra, ha sido descrita por La Vey tanto en ‚ÄúThe Satanic Bible‚ÄĚ como en ‚ÄúThe Satanic Rituals‚ÄĚ.

Los diversos grupos satánicos introducen modificaciones respecto al rito aplicado por La Vey, quien lo ha establecido siguiendo el modelo de las más antiguas misas negras europeas y en los escritos del poeta francés Charles Baudelaire (1821-1867) y del escritor Charles Georges Huysmans (1848-1907).

El rito es oficiado por un celebrante, un di√°cono y un subdi√°cono.
Como instrumentos se usan algunos cirios, un pent√°culo invertido, un c√°liz lleno de vino o de licor, una campanilla, una espada, un aspersorio o falo, y un crucifijo invertido.
También se usa una Hostia auténticamente consagrada.
El altar de la misa negra es una mujer desnuda y los participantes llevan vestidos negros con capucha.
El rito imita, más o menos, el de la misa católica con las oraciones recitadas en latín, inglés y francés.

Naturalmente, en lugar de invocar el nombre de Dios se invoca el de satan√°s.

Se invocan nombres de diversos demonios; se recita el Padre Nuestro en sentido contrario y negativo (padre nuestro que est√°s en el infierno).

Se lanzan invectivas contra Jesucristo y la Virgen María, y la Hostia es profanada de varias maneras (utilizándola en prácticas sexuales, pisoteándola repetidamente con odio).
simbolos satanicos

LAS CREENCIAS SAT√ĀNICAS

Las creencias sat√°nicas pueden variar de uno a otro grupo.

Por ejemplo, hay quien ve en Satanás un ser más o menos simbólico, expresión al mismo tiempo, de la transgresión y del racionalismo
Y en los ritos, una especie de psicodrama brutal que tiene por finalidad liberar al fiel de los condicionamientos religiosos, morales y culturales que provienen de su ambiente.

Algunos satanistas que se reconocen en esta descripción afirman que el satanismo es una religión de la carne.

Para el satanista la felicidad se debe encontrar aquí y ahora.

No existe el cielo para ir después de la muerte y tampoco el infierno de fuego como castigo para el pecador.

En cambio, hay quien ve en satanás un ser real, príncipe de las tinieblas, al cual es posible dirigirse mediante rituales mágicos para obtener favores de diverso género.

Y también quien ve en satanás, particularmente en lucifer, una figura positiva que se opone a la acción del Dios de la tradición judeo-cristiana, considerada negativa.

En general, es difícil dar una definición unívoca de las creencias a las que se refiere una determinada secta satánica.

Por ejemplo, el satanismo introducido por la Vey, en algunos aspectos ve el mal como fuerza vital e impersonal, objeto de un culto por medio del cual se pueden dominar las facultades destructivas propias de tal fuerza.

Por otro lado, resulta claro que La Vey, en algunos ritos se dirige al demonio como a un ser personal, creando, por lo tanto, la ambig√ľedad de fondo, que es t√≠pica del ambiente satanista.

Se puede notar una ulterior contradicción en quien practica los rituales de la Church of Satan, en los cuales hay una precisa y virulenta contraposición al Evangelio, a la Iglesia y a su liturgia.

Si una persona no cree ni en satan√°s, ni en Dios, ni en la Iglesia, ni en el Sacrificio eucar√≠stico, no se ve por qu√© se deba empe√Īar tan fan√°ticamente en las misas negras.

signos satanico

COMO SE ENTRA EN EL AMBIENTE DEL SATANISMO

Algunos de los caminos por los cuales es m√°s f√°cil entrar en contacto con un grupo satanista son:

-la frecuentación de ambientes esotéricos, mágicos y ocultistas y el deseo de ir más allá para experimentar nuevas vías de conocimiento
-la participación en reuniones espiritistas para la evocación de seres particulares, en las cuales no es difícil que se llegue a la invocación de espíritus demoníacos
-acudir a magos para afrontar problemas de diverso género que pueden llegar al recurso de la magia negra, la cual casi inevitablemente introduce en el mundo de los ritos satánicos llevados a cabo por individuos o grupos más o menos organizados
-la atracci√≥n idol√°trica que se manifiesta con respecto a ciertos cantantes y grupos de m√ļsica rock, a los cuales se permite -mediante el mensaje de sus canciones-blasfemar e invitar al suicidio, al homicidio, a la violencia, a la perversi√≥n sexual, al uso de droga, a la necrofilia y a la implicaci√≥n en el satanismo.

Los motivos que llevan a la práctica de ritos satánicos son muy diversos y entre éstos podemos encontrar:

-la convicción de obtener ventajas materiales de diverso tipo, incluso con perjuicio para otras personas
-la voluntad de ‚Äúcontestar‚ÄĚ a la sociedad de modo exc√©ntrico y transgresivo
-una morbosa atracción hacia lo que es pavoroso y horrendo, tal vez dictada por el deseo inconsciente de exorcizar los propios miedos
-la respuesta violenta a traumas, a veces sufridos en la infancia
-la adquisición de poderes particulares que se cree que pueden obtenerse por medio de conocimientos ocultos y por la participación en determinados ritos
-la satisfacción de desviaciones sexuales a través de experiencias inusuales, que tienen como base algo de oscuro y ritual.

Diversos problemas de la sociedad contemporánea contribuyen, ciertamente, a hacer que el terreno para la siembra satánica sea más fértil, y entre éstos encontramos:

-la soledad del individuo dentro de la masa impersonal y amorfa
-el impacto con ambientes que denigran al cristianismo o que en su propia visión tratan de diluirlo
-la disgregaci√≥n de la familia a causa del debilitamiento o de la p√©rdida de la fe en Dios, √ļnico que puede darle amor, armon√≠a y unidad.

Hay actitudes que hacen el juego al satanismo, porque más o menos conscientemente dan impulso a la difusión del mismo en la sociedad actual.

simbolo satanico en una casa

La primera actitud es la de subestimar este fenómeno, considerándolo un hecho marginal, sin ninguna importancia o relevancia.

Una especie de juego cuya posible perversidad puede ser socialmente tolerada.

Otra actitud, que podemos considerar como opuesta a la primera, es la sobrevaloración del fenómeno, viendo en los grupos satánicos organizaciones que siempre y en todas partes se dedican a actividades criminales.

‚ÄćCapaces de incidir en la sociedad de modo fuertemente peligroso y desestabilizador, con las posibles consecuencias de crear reacciones de fobia satanista o de caza al satanista.

Una tercera actitud es la que se puede definir corno fobia antisatanista, derivada de la difusión de una crítica excesiva y sistemática a las organizaciones que se oponen al satanismo.

‚ÄćSe las ve como instituciones particularmente influyentes y en condiciones de inducir a conductas socialmente da√Īinas.

Seg√ļn el profesor Giovanni Panunzio, que estudia desde hace muchos a√Īos el fen√≥meno de lo oculto, las motivaciones que empujan a los ciudadanos a acudir a esos operadores de lo oculto son las siguientes:

Sentimentales (52%), económicas (24%), de salud (13%), judiciales (6%) y petición de protección (5%).

IMPRESIONANTE TESTIMONIO DE UN EX SATANISTA

Esta es la historia impresionante de Fred Wolff, que  nació en 1956, en una familia judía de Nueva York.

Su familia no era abiertamente religiosa.

Sin embargo el ni√Īo asisti√≥ a la sinagoga local y la Escuela Hebrea, y luego hizo como se acostumbra su Bar Mitzv√°.

‚ÄćAbandon√≥ la pr√°ctica de su fe cuando ten√≠a la edad de 16 a√Īos.

Un a√Īo m√°s tarde tuvo su primer contacto con lo oculto.

‚ÄćUn amigo lo llev√≥ a conocer a su prima.

Resultó que esta prima dirigía una librería sobre Ocultismo en la ciudad natal de Wolff.

Allí, los jóvenes se reunían con hombres que eran brujos; pronto él estaba siendo iniciado en la Wicca.

La Wicca pretende ser una suerte de magia de la clase que no da√Īa a nadie.

Mirando hacia atr√°s, Wolff ve que se estaba haciendo da√Īo a s√≠ mismo, y lo m√°s preocupante era la apertura del canal a otro m√°s profundo, m√°s peligroso, el encuentro con el mal.

Por un lado, la vida de Wolff parecía normal.

En 1977, se unió a la Fuerza Aérea y fue enviado a diferentes partes del país.

Pero en otro nivel, su vida era cualquier cosa menos normal.

Con estos cambios a diferentes lugares en la milicia, él pudo estar en contacto con grupos ocultistas presentes en los lugares a donde era enviado.

acto satanista

PARTICIPACI√ďN EN UNA MISA SAT√ĀNICA

Un encuentro en particular resultó ser significativo.

Wolff fue enviado a California.

Un hombre se acercó a él.

Mientras lo hacía, él notó que llevaba un estuche de cuero con un pentagrama sobre él.

‚ÄćEste s√≠mbolo de culto al demonio mostraba ser siniestro pues el hombre, que era un satanista, invit√≥ a Wolff a su primera Misa Negra.

‚ÄćEsta se llev√≥ a cabo en San Francisco y dej√≥ el aviador traumatizado.

‚ÄćNunca hab√≠a experimentado algo as√≠ antes, a pesar de las muchas ceremonias Wicca en las cuales hab√≠a participado.

Lo que sí recuerda de esa "misa" era que el jefe 'celebrante de tal blasfemia era un sacerdote católico excomulgado.

Este no es el lugar para relatar las cosas viles de las que fue testigo esa noche; como la Santa Misa fue pervertida y convertida en un sacrilegio.

‚ÄćLo que Wolff recuerda claramente es que √©l estaba aterrorizado mientras asist√≠a a ella.

Pero, sin importar lo asustado que se sentía, parecía que había otro poder, aunque invisible, sosteniéndolo allí, impidiendo su salida.

TERROR√ćFICA INVOCACI√ďN AL DEMONIO

Después de su baja de la fuerza aérea en 1981, Wolff regresó a la vida civil.

También volvió a la práctica de sus costumbres paganas.

Pronto fue llamado por el Sumo Sacerdote de su secta local en Long Island.

Y, así permaneció y lo hubiera seguido siendo si no hubiera reaparecido una figura de su pasado en el invierno de 1982.

‚ÄćEsa persona era una de las personas que hab√≠a conocido en la librer√≠a de Ocultismo a√Īos atr√°s, y que, posteriormente, lo hab√≠a introducido a la Wicca.

√Čl vino con una curiosa petici√≥n.

El hombre estaba convencido de que había encontrado el ritual y las invocaciones para evocar al demonio.

Preguntó a Wolff si quería participar en lo que estaba a punto de intentar.

Más por curiosidad que otra cosa, Wolff estuvo de acuerdo; sin embargo, lo que iba a tener lugar cambiaría la vida de ambos hombres.

Un por así llamarlo "círculo de protección" fue marcado en el suelo.
Su amigo le dijo que mientras permanecieran dentro de los confines del círculo estarían "seguros".

Así, comenzó el canto de los largos encantamientos.

Poco fue lo que cualquiera de ellos sabía del poder del mal y que satanás y sus demonios tienen un objetivo:

destruir a todos aquellos con los que entran en contacto, "amigo" o enemigo.

Mientras continuaban el ritual, desde la oscura esquina de la habitación, una figura comenzó a aparecer.

En cuanto entró en la luz, Wolff recuerda que era la mujer más hermosa que había visto, con una belleza que era cautivadora.

‚ÄćLe hizo una se√Īa para que saliera del c√≠rculo.

‚ÄćDe alguna manera, motivado por el miedo m√°s que por cualquier otra cosa, se las arregl√≥ para no moverse.

Fue en cuestión de segundos que la figura cambió de hermosa mujer a la de una forma espantosa.

De hecho, ha dicho que era la cosa más horrible sobre la que él había puesto los ojos.

Pero, para entonces, dice, el verdadero espectáculo había apenas empezado.

Las mismas paredes alrededor de los dos hombres parecían fundirse.
Y con eso, lleg√≥ el sofocante y m√°s horrible olor: un olor sulf√ļrico.

Hoy en día, Wolff se da cuenta que se le estaba dando su propia visión del infierno.

‚ÄćAhora, dice que cuando escucha a la gente que dice que el infierno no existe, sabe que est√°n equivocados; √©l lo ha visto, e incluso olido.

‚ÄćCon la llegada del Infierno, tambi√©n hab√≠a llegado uno de sus ocupantes, el demonio invocado, ahora hac√≠a su entrada.

‚ÄćLa reacci√≥n al ver esta forma era de un miedo paralizante.

‚ÄćEl demonio mir√≥ fijamente a los dos hombres y luego se ri√≥ de ellos, preguntando si pensaban que el c√≠rculo realmente los mantendr√≠a a salvo.

Antes de que cualquier respuesta fuera pronunciada, el compa√Īero de Wolff fue levantado del suelo y arrojado contra una pared adyacente de aproximadamente a 4 metros de distancia.

Wolff no pudo más y huyó horrorizado por la casa y se encerró en una habitación.

Cuánto tiempo se escondió allí, todavía no tiene ni idea.

Lo que sí sabe, en retrospectiva, es que si la mano del Todopoderoso no le hubiera protegido esa noche, está convencido de que ahora estaría muerto.

De eso, él está seguro.

acara del demonio

QUE SUCEDI√ď DESPU√ČS

A su compa√Īero no le fue tan bien, sin embargo.

Cuando Wolff salió y regresó a la habitación donde había tenido lugar el ritual, lo encontró tendido en el suelo, echando espuma por la boca.

La policía y una ambulancia no tardaron en asistirlo.

La policía no creyó la historia de Wolff que había encontrado a su amigo en este estado; pero no había pruebas evidentes de violencia o uso de drogas, así que la policía dejó que se fuera.

Su amigo fue llevado a una institución psiquiátrica en Long Island.
√Čl muri√≥ all√≠ por heridas auto infligidas, algunos a√Īos m√°s tarde.

Finalmente, percibió el peligro que corría.

‚ÄćWolff ahora hab√≠a visto demasiado.

Quería salirse.

‚ÄćAl d√≠a siguiente, les dijo a los otros miembros de la secta del deseo de salirse.

Ellos comenzaron a amenazarlo; nadie iba a ninguna parte.

Pero de alguna manera, se las arregló para escapar de ellos y corrió a su coche aparcado fuera.

‚ÄćPero por mucho que lo intent√≥, el coche no arrancaba.

‚ÄćY cuando estaba sentado all√≠, intentando el encendido, de repente, del edificio del que apenas hab√≠a huido, aparecieron dos brujas.

Por el espejo retrovisor, pudo ver que habían divisado su coche.

El observaba mientras parecían lanzar un hechizo sobre Wolff y su vehículo.
El momento siguiente todo lo que recuerda es que las ventanas de su coche explotaron.

Fue entonces cuando el coche encendió, y segundos más tarde, un aturdido Wolff salió a toda velocidad en la noche.

Al día siguiente cuando fue a reparar las ventanillas del coche, los hombres que lo hacían le elogiaron por haber hecho un 'buen trabajo'.

El no entendía lo que significaba.

Así, que le explicaron que, obviamente, él había limpiado el interior del automóvil de todo el vidrio roto.

Sólo que él no lo había hecho.

Desde ese día, Wolff está seguro de que algo, o alguien, lo había protegido de la fuerza de la explosión de manera que la rotura de los vidrios había sido desviada lejos de él.

El piensa que esto sólo podría haber ocurrido a través de la protección de su ángel de la guarda.

CONVERSI√ďN AL CRISTIANISMO

En ese entonces en el lugar de trabajo de Wolff, había un cristiano que a menudo había tratado de hablar con él sobre el cristianismo.

Wolff nunca se había interesado.

Y cuando se encontró con este hombre, le rogó que lo llevara a la iglesia.
D√≠as despu√©s, en una iglesia Bautista, para sorpresa de su compa√Īero de trabajo, Wolff acept√≥ a Nuestro Se√Īor como su Salvador.

Como dirá más tarde, después de la noche de ese ritual infernal, sabía que necesitaba un salvador; y, quizás lo más importante, sabía de lo que estaba siendo salvado.

‚ÄćLos a√Īos que siguieron estuvieron lejos de ser f√°ciles.

Se casó, pero el matrimonio se rompió; sufría de depresión.

‚ÄćSu asistencia a la iglesia fue espor√°dica.

No tenía la firme adhesión a cualquiera de los muchos grupos protestantes a los que asistió.

Había un tema constante en estos grupos.

Era un miedo del catolicismo, a menudo vestido con argumentos en contra o comentarios negativos acerca de la Iglesia.

Paradójicamente, estas polémicas tuvieron el efecto contrario en Wolff.

‚ÄćEmpez√≥ a leer libros de autores como Scott Hahn, Patrick Madrid y otros apologistas cat√≥licos.

Cuanto m√°s le√≠a, m√°s se formaba en su conciencia algo completamente diferente a la figura horrible de esa terrible noche, hace muchos a√Īos.

‚ÄćAlgo cuya belleza era cierta, porque era la esposa de Cristo, su Iglesia.

Ahora, por fin, en la Vigilia de Pascua en 2011, en una iglesia dedicada a Ella, que aplasta la cabeza de la serpiente, Wolff asistió a una misa, y después de haber confesado todo, recibió la Santa Comunión, y, con ella la paz y la alegría que echa fuera el temor.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Demonio y Mal y Pecados

Ver todo