Pero quienes piensan 聽que el hombre es un ser trascendente a su vida en la tierra, dicen que un hombre es lo que hace con su silencio.
O sea si lo usa para comunicarse con Dios y la eternidad o no.
silencio
Y en ese sentido, la frase "conversaci贸n con Dios" describe la oraci贸n cristiana maravillosamente.
Cristo nos ha revelado que Dios es una persona real, y que 茅l est谩 interesado, apasionadamente interesado, en nuestras vidas, nuestra amistad, nuestra cercan铆a.

EL SILENCIO ABSOLUTO NO ES PARA EL SER HUMANO

No importa cu谩nto tratemos, no podemos evitar el silencio completo.

Pero estamos obligados, por ejemplo, a tratar con el silencio natural que viene con el sue帽o, la enfermedad, la muerte y el dolor.

Tambi茅n nos encontramos a nosotros mismos frente a los momentos de silencio todos los d铆as que vienen inmediatamente despu茅s de despertarnos, durante el viaje por la ma帽ana, a la hora del almuerzo, despu茅s de la cena y antes de acostarnos.

Dado que todos tenemos que cuidar de las funciones b谩sicas de la vida, todos tenemos que pasar tiempo trabajando en una forma u otra, y todos tenemos que pasar tiempo en relaci贸n con los dem谩s.

Pero parece que la diferencia b谩sica entre un persona que vive una vida de fe y otra que no, es lo que hacen con ese silencio.
silencio

EL MANEJO DEL SILENCIO

As铆 que preg煤ntate esto: 驴qu茅 debo hacer cuando hay silencio? 驴Tengo que llenarlo con actividades ajenas? 驴Oro?

La oraci贸n es una vocaci贸n humana universal, lo que no s贸lo significa que Dios llama a todos a la misma, sino que tambi茅n todas las grandes religiones creen en ella. Adem谩s, esto es lo que Dios nos manda que hagamos en el Salmo 46, vers铆culo 11: "Paren y reconozcan que yo soy Dios". Por lo tanto, nuestra alegr铆a debe ser la preservaci贸n y la promoci贸n de la oraci贸n comunitaria y personal.

Podemos hacerlo reavivando el deseo de orar, buscando entender mejor la oraci贸n, practicando la oraci贸n con el mayor cuidado, consistencia y profundidad, y al permitir que la oraci贸n - que es el encuentro con Dios - nos lleve lejos de la obsesi贸n por las cosas ruidosas de la vida.

Nuestra tarea, entonces, es reorientar nuestra vida mediante la participaci贸n en una especie de k茅nosis humana (una palabra griega transliterado que significa "anonadamiento").

Dado que la sociedad secular parece distraernos por el ruido, entonces el verdadero creyente debe encontrar la fuerza para buscar el silencio.

UN TIEMPO PARA CENTRARSE EN DIOS

En pocas palabras, el silencio le da al cuerpo, al alma y al esp铆ritu de un tiempo y un lugar para orar espec铆fico. El silencio nos da tiempo para estar en la presencia de Dios.

Como resultado, la oraci贸n nos ayuda a centrarnos en el tiempo por venir. Cuando usamos el silencio adecuadamente (para orar), nos abrimos a la uni贸n m铆stica con Dios que puede venir despu茅s de la muerte.

La oraci贸n se desarrolla en el tiempo, pero en esencia trasciende al tiempo.
El que santamente 聽perdamos el sentido del tiempo mientras rezamos, es m谩s que el resultado psicol贸gico de una intensa concentraci贸n.

Lo que realmente ocurre es un traslado a la eternidad.

La oraci贸n se hace "a trav茅s de Cristo".

Sin embargo, el tiempo de Jes煤s no es simplemente de duraci贸n terrena, sino que 茅l gu铆a el tiempo para su cumplimiento y todo lo gobierna.

La hora de la oraci贸n es en s铆 mismo sagrada por el mero hecho de pertenecer a "la era por venir". Tiende hacia la plenitud que viene y se dirige hacia el D铆a del Se帽or.

Ya que no podemos evitar en 煤ltima instancia, todo el silencio, debemos tomar la decisi贸n de usar el silencio como Dios quiso que lo utiliz谩ramos.
Para orar, para encontrarlo y buscar nuestra uni贸n con 脡l por toda la eternidad.
San Buenaventura, Obispo y Doctor de la Iglesia

DISPONERSE FUERA DEL INTELECTO

Nuestro intelecto es nuestra mayor fortaleza y una de nuestras m谩s grandes bendiciones, sin embargo, casi siempre nos mete en tantos problemas.
Nuestra fortaleza es tambi茅n nuestra debilidad.
Creemos que sabemos algunas cosas pero a veces con humildad descubrimos que conocemos muy pocas cosas.

La oraci贸n recorre el espacio que nos hace llegar a Dios siempre que no sea una oraci贸n mec谩nica de mera repetici贸n.

San Buenaventura en El Itinerario de la mente a Dios dice:

Cristo es el camino y la puerta....

Un hombre... debe mirarlo colgado en la cruz, lleno de asombro y alegr铆a, marcado por la gratitud, y abierto a la alabanza y j煤bilo.

Entonces un hombre as铆 har谩 con Cristo una 鈥楶ascua鈥

A trav茅s de las maderas de la cruz que pasar谩 sobre el Mar Rojo, Egipto y dej谩ndose entrar en el desierto.

All铆 se va a probar el man谩 escondido...

Para que esta Pascua sea perfecta, hay que suspender todas las operaciones de la mente y debemos transformar nuestros afectos dirigi茅ndolos a Dios.

Se trata de una experiencia m铆stica sagrada.

No puede ser comprendido por cualquier persona, a menos que se entregue a ella. ...

Buscar la respuesta en la gracia de Dios, no en la doctrina.
En el deseo de la voluntad, no en el entendimiento.
En los suspiros de la oraci贸n, no en la investigaci贸n.
En buscar al novio no al maestro; a Dios y no al hombre.
En la oscuridad no en la luz del d铆a.
Y no en buscar no la luz, sino m谩s bien el voraz incendio que lleva el alma a Dios con intenso fervor y amor que brilla intensamente.
El fuego es Dios...

Veamos... entra en la oscuridad, silenciando tus angustias, tus pasiones y todas las fantas铆as de la imaginaci贸n... diciendo:

Mi carne y mi coraz贸n me fallan, pero Dios es la fortaleza de mi coraz贸n y mi herencia para siempre.

Bendito sea el Se帽or para siempre鈥 隆Am茅n, Am茅n!

Nuestro intelecto es a la vez nuestro mayor don y nuestro bloqueo m谩s grande.

S贸lo la humildad y el silencio m铆stico puede desbloquear tu m谩s grande potencial: moverte hacia Dios para una comprensi贸n m谩s profunda.

Ejercit茅monos ahora en hallar a Dios en la oraci贸n.

TRES FORMAS EN QUE DIOS NOS HABLA EN LA ORACI脫N

1 - EL DON DE LA CONSOLACI脫N

En primer lugar, Dios puede hablar con nosotros, d谩ndonos lo que los escritores espirituales llaman consuelo.

Por medio de la consolaci贸n, 茅l toca el alma y nos permite ser consolados y fortalecidos por la conciencia de su amor, su presencia, su bondad, su poder y su belleza.

Este consuelo puede fluir directamente desde el significado de las palabras de una oraci贸n vocal.

Por ejemplo, cuando rezo la famosa oraci贸n "Amable Luz" del Beato Cardenal Newman,

Dios puede aumentar mi esperanza y confianza, simplemente porque el significado de las palabras nutre y revitaliza mi conciencia del poder y la bondad de Dios.

Gu铆ame, Luz Amable, entre tanta tiniebla espesa, 隆ll茅vame T煤! Estoy lejos de casa, es noche maciza y densa, 隆ll茅vame T煤! Guarda mis pasos; no pido ver confines ni horizontes, s贸lo un paso m谩s me basta.

Yo antes no era as铆, jam谩s pens茅 en que T煤 me llevaras. Decid铆a, escog铆a, agitado; pero ahora, 隆ll茅vame T煤! Yo amaba el lustre fascinante de la vida y, aun temiendo, sedujo mi alma el amor propio, no guardes cuentas del pasado.

Si me has librado ahora con tu amor, es que tu Luz me seguir谩 guiando por la pradera y el pantano, por el despe帽adero y el torrente, hasta que la noche huya, y con el alba, estalle la sonrisa de los 谩ngeles, la que perd铆, la que anhelo desde siempre.

La consolaci贸n tambi茅n puede fluir desde la reflexi贸n y la meditaci贸n que participan en la oraci贸n mental.

Al leer y reflexionar lentamente, en oraci贸n sobre la par谩bola del hijo pr贸digo, por ejemplo, puedo sentir mi alma consolada con esa imagen del Padre que abraza al hermano menor arrepentido.

Esa imagen del amor de Dios viene a mi mente, y me da una conciencia renovada de la misericordia y la bondad de Dios.隆Dios es tan misericordioso! pienso para m铆, y siento el calor de su misericordia en mi coraz贸n.

Esa imagen y esas ideas son m铆as, en la medida que vayan surgiendo en mi mente, pero son de Dios, en la medida que surgieron en respuesta a mi consideraci贸n de la revelaci贸n de Dios, en un ambiente de fe. O, en otra ocasi贸n, podr铆a meditar en el mismo pasaje b铆blico y ser movido por una experiencia profunda de dolor por mis propios pecados.

En la rebeli贸n ingrata del Hijo Pr贸digo, veo una imagen de mis propios pecados y rebeliones, y yo estoy repelido por ellos.

Una vez m谩s, la idea de la fealdad del pecado y de la sensaci贸n de dolor por mis pecados personales son mis propias ideas y sentimientos.

Pero ellos son una respuesta a la acci贸n de Dios en mi mente, mientras gu铆a el ojo de mi mente para percibir ciertos aspectos de su verdad, mientras que lo escucho hablando a trav茅s de su Palabra revelada en la Biblia.

En cualquiera de estos casos, mi alma es tocada y por lo tanto nutrida y consolada, por la verdad de qui茅n es Dios para m铆, y quien soy yo para 茅l - una verdad por la cual Dios habla a mi alma.

Pero la distinci贸n entre el hablar de Dios y mis propias ideas, no es tan clara como nos gustar铆a a veces.

En realidad 脡l habla a trav茅s de las ideas que me vienen cuando dirijo mi atenci贸n hacia 茅l en la oraci贸n.
脡l habla dentro de mi coraz贸n, en las palabras que se forman en mi coraz贸n al contemplar la Palabra.

2 - NUTRICI脫N DE LOS DONES DEL ESP脥RITU SANTO

Dios puede respondernos en oraci贸n con el aumento de los dones del Esp铆ritu Santo en nuestras almas: La sabidur铆a, el conocimiento, el entendimiento, la piedad, el temor de Dios, la fortaleza y el consejo.

Cada uno de estos regalos nutre nuestros m煤sculos espirituales, por as铆 decirlo; construyen nuestras facultades espirituales.

Hacen m谩s f谩cil para nosotros descubrir la voluntad de Dios en nuestras vidas, para apreciar y querer su voluntad, y para llevar a cabo esa voluntad.

En definitiva, mejoran nuestra capacidad de creer, esperar y amar a Dios y al pr贸jimo. Durante el tiempo de oraci贸n, entonces, cuando me dirijo a Dios en la oraci贸n vocal, o trato de conocerlo m谩s profundamente a trav茅s de la oraci贸n mental, o ador谩ndolo por medio de la oraci贸n lit煤rgica, la gracia de Dios toca mi alma, aliment谩ndola a trav茅s de aumentar el poder de estos regalos del Esp铆ritu Santo.

Dado que estos regalos son espirituales y no materiales, y puesto que la gracia de Dios es espiritual, no siempre se siente que la nutrici贸n tiene lugar.

Puedo dedicar quince minutos a la lectura y la reflexi贸n sobre la par谩bola del Buen Pastor, y ninguna idea o sentimiento de consuelo suscitarse; mi oraci贸n se siente seca.

Pero eso no quiere decir que la gracia de Dios no este alimentando mi alma, que no se est谩n fortaleciendo dentro de m铆 los dones del Esp铆ritu Santo.

Cuando tomo vitaminas (o como br贸coli), no siento mis m煤sculos crecer, pero s茅 que las vitaminas est谩n permitiendo de hecho el crecimiento.

Del mismo modo, cuando oramos, sabemos que estamos entrando en contacto con la gracia de Dios, con un Dios que nos ama y nos est谩 haciendo santos.

Cuando no experimento consuelo, puedo estar seguro de que Dios todav铆a est谩 trabajando en mi alma, fortaleci茅ndola con sus dones por medio de las vitaminas espirituales, que mi alma toma cada vez que tengo contacto lleno de fe con Dios.

Pero yo s贸lo s茅 esto por fe, porque Dios no siempre env铆a consolaci贸n sensible con este alimento espiritual.
Esto es por qu茅 el crecimiento espiritual depende de manera muy significativa de nuestra perseverancia en la oraci贸n, independientemente de si sentimos consuelo.
dios se comunica

3 - INSPIRACIONES DIRECTAS

Dios puede hablar a nuestras almas a trav茅s de palabras, ideas o inspiraciones que reconocemos claramente como viniendo directamente de 茅l.

Muchos sacerdotes tienen un vivo recuerdo de la primera vez que la idea del sacerdocio les vino a la mente.

A veces ni siquiera eran cat贸licos ni nadie les hab铆a dicho que deb铆an ser sacerdotes.

Y, sin embargo, a ra铆z de una experiencia espiritual poderosa, la idea simplemente apareci贸 en sus mentes, completamente formada o no, con claridad convincente o m谩s o menos.

Y han interpretado sin ninguna duda que la idea hab铆a venido directamente de Dios, que les hab铆a hablado directamente, dando una inspiraci贸n.

La mayor铆a de nosotros hemos tenido algunas experiencias como 茅stas, cuando supimos que Dios nos estaba diciendo algo espec铆fico para nosotros, aunque hayamos escuchado las palabras s贸lo en nuestros corazones y no con nuestros o铆dos f铆sicos.

Dios puede hablar de esta forma incluso cuando no estamos en oraci贸n.
Pero una vida de oraci贸n madura har谩 de nuestras almas m谩s sensibles a estas inspiraciones directas.
Y crear谩 m谩s espacio a Dios para hablar directamente con m谩s frecuencia, si as铆 lo desea.

Jes煤s nos asegura que cualquier esfuerzo que hagamos en la oraci贸n traer谩 gracia en nuestras almas, lo sintamos o no: "Buscad, y hallar茅is; pedid, y se os dar谩; llamad, y se os abrir谩" (Mateo 7:7-8).

Pero al mismo tiempo, tenemos que recordar siempre que debemos vivir nuestra vida entera, incluyendo nuestra vida de oraci贸n, a la luz de nuestra fe, no s贸lo de acuerdo con lo que percibimos y con lo que sentimos.

Como dijo San Pablo con tanta fuerza, "Por fe andamos, no por la visi贸n..." (2 Corintios 5:7).

hombre orando arrodillado

MAS TIEMPO EN ORACI脫N = MAS RESULTADOS

Por favor preg煤ntate esto: 驴qu茅 hago con el silencio?, 驴Lo evito a toda costa?, 驴Trato de llenarlo con la televisi贸n, Internet o la radio?, 驴Oro?.
驴Trato de convertir el silencio en tiempos naturales para estar con Dios?

鈥淕racias, Dios m铆o. Gracias, Creador. Gracias, Jes煤s.鈥

Ese es el mantra cristiano, o deber铆a serlo.

Es el c贸digo de 谩rea para alcanzar el cielo.

Pasa el mayor tiempo posible en oraci贸n, pasa mucho tiempo con el rosario.

Trabaja con 脡l. Rel谩jate con 茅l.

Luego llama. Disca. Habla con 脡l en el silencio.

Cuanto m谩s tiempo pasas en oraci贸n, m谩s grande son los resultados. Nos vamos a ninguna parte cuando no estamos haciendo nada.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo