La muerte de alg煤n ser querido, una enfermedad, alg煤n desenga帽o emocional, alguna pelea con una persona que nos interesa.
Problemas econ贸micos, un terremoto, y todo lo que uno se puede imaginar.
velas
Y las consecuencias de estos problemas pueden perdurar a帽os, transform谩ndose en una espina espiritual o incluso somatizarse en una enfermedad.

Quien piensa que tiene el control de todo, que debe solucionar las cosas por s铆 mismo, entra en una espiral mezcla de p谩nico e hiperactividad en esos momentos, tratando de recomponer las cosas externamente.

Y eso le lleva a perder la paz interior, de modo que toda actividad exterior la har谩 con una fuerte sensaci贸n de intranquilidad.

Que incluso le llevar谩 a agravar el problema, porque algunas decisiones que tomar谩 no ser谩n las m谩s correctas.

Y eso le lleva a perder la paz interior.

Pero el que sabe que no tiene el control de las cosas, que todo est谩 en manos de Dios:

En primer lugar no se centrar谩 en gastar energ铆a pensando lo injusto que fue suceso traum谩tico, ni en el dolor que le produjo, porque lo interpretar谩 que fue una prueba que le envi贸 Dios.

Y en segundo lugar, tambi茅n pensar谩 que la soluci贸n al problema est谩 en manos de Dios, que nosotros somos 鈥榮iervos in煤tiles鈥 para recomponer la situaci贸n.

Entonces la mejor opci贸n es dejarlo todo en manos de Dios para que nos gu铆e como actuar.

Ya s茅 que el lector estar谩 pensando que lo que digo es f谩cil de escribir pero f谩cil de operar en una situaci贸n concreta.

Y debo admitir que es as铆, pero tambi茅n que actuar de esa forma requiere un aprendizaje.

Que poco a poco nos ir谩 revelando lo adecuado de este planteo y quit谩ndonos los miedos a quedar esperando pasivamente, en apariencia.

En cualquier caso, cuando uno experimenta una conmoci贸n f铆sica, mental, espiritual o emocional, el resultado de tribulaci贸n interior es habitual.
Nos queda la sensaci贸n de estar perturbados, angustiados y con frecuencia de desesperaci贸n.

驴C脫MO RECUPERO MI PAZ DESPU脡S DE SENTIRME TAN PERDIDO?

1 - TOMARSE TIEMPO PARA LA ORACI脫N

Inmediatamente despu茅s del trauma, mucha gente est谩 tan metida en el problema que sus sentimientos y pensamientos no van hacia la oraci贸n.

escalera que lleva al cielo

Pero realmente hay que esforzarse por hacerlo; porque lo pone a uno m谩s tranquilo y pac铆fico.

Aunque es una lucha orar, entregarse al Se帽or cuando han pasado cosas que a veces no tienen soluci贸n y pedirle que te dirija.

Pero si no lo haces, te precipitar谩s en el desconcierto y estr谩s cada vez m谩s frustrado.

Se deber铆a seguir el consejo del Papa em茅rito Benedicto XVI, cuando habl贸 despu茅s de la Pascua en 2010 acerca de los problemas y dificultades que enfrentaba la iglesia primitiva:

"Cuando la primera comunidad cristiana fue confrontada por peligros, dificultades y amenazas no trat贸 de encontrar la manera de reaccionar, de encontrar estrategias, de defenderse o buscar medidas adoptar.

M谩s bien, cuando se la puso a prueba, la comunidad comienza a orar y se pone en contacto con Dios".

Lo primero y m谩s importante que uno debe hacer es parar, aquietarse, mirar hacia arriba y hacerse tiempo para orar.
Ah铆 te pone en un mejor estado de 谩nimo y uno se siente mucho m谩s 煤til porque el Se帽or comienza a orientarte.

2 - CONTEMPLAR A CRISTO PARA ENCONTRAR UN FUNDAMENTO DE LA PAZ

En la solemnidad de Mar铆a, Madre de Dios, tambi茅n el D铆a Mundial de la Paz, el Papa em茅rito Benedicto pregunt贸:

"Podemos preguntarnos: 驴cu谩l es la base, el origen, la ra铆z de la paz?

驴C贸mo podemos experimentar esa paz dentro de nosotros mismos, a pesar de los problemas, la oscuridad y la ansiedad? "

脡l responde a esa pregunta al pedirnos "contemplar la paz interior" de la Sant铆sima Virgen Mar铆a que la conduce a, durante y despu茅s del nacimiento de Jes煤s (Lucas 2: 16-21).

paz_interior

Durante ese tiempo, dijo,

"muchas cosas inesperadas ocurrieron a Mar铆a; el agotador viaje de Nazaret a Bel茅n, el no encontrar habitaci贸n en la posada... el canto de los 谩ngeles y la inesperada visita de los pastores".

Toda su vida habr铆a sido arrojada en el caos y ella nunca hubiera tomado un descanso.

Sin embargo, en medio de todo esto,

"Mar铆a permanece incluso con templanza, ella no se agita, no es superada por los acontecimientos mayores que ella".
"En silencio ella considera lo que sucede, manteni茅ndolo en su mente y el coraz贸n, y reflexiona con calma y serenidad".
"Esta es la paz interior que debemos tener en medio de los acontecimientos a veces tumultuosos y confusos de la historia".

Benedicto se帽ala que el fundamento de la paz se puede encontrar haciendo como Mar铆a: contemplando a Jesucristo.

Somos hijos e hijas de Dios, y, como Mar铆a, deber铆amos tener la misma seguridad que un ni帽o siente en los brazos de un amante y todopoderoso Padre.

La respuesta de Mar铆a es muy potente, especialmente a la luz de la propia p茅rdida de paz.

Esta reflexi贸n de Benedicto nos anima a recurrir una vez m谩s a una profunda la oraci贸n y a la contemplaci贸n del rostro de Cristo, que es fuente de toda paz.

3 - APRENDER A PERMITIR QUE LA GRACIA DE DIOS TRABAJE

B煤squeda y mantenimiento de la paz interior, un libro escrito por el P. Jacques Phillipe, es otra fuente de sabidur铆a que te puede ayudar a recuperar la paz interior despu茅s de un trauma.

Despu茅s de una situaci贸n traum谩tica uno queda preocupado y agitado, y en general trata de hacer exactamente lo que el P. Jacques dice de no hacer, correr de un lado para el otro, tratando de resolverlo todo uno mismo.

plantas creciendo

Pero la soluci贸n, escribe, es permanecer pac铆ficamente ante la mirada de Dios y permitirle trabajar en m铆 mismo con Su sabidur铆a y poder.

脡l destaca que es esencial para nosotros

"aprender, poco a poco, c贸mo conservar, en todas las circunstancias, una profunda paz del coraz贸n". 聽

Y subraya que todo el bien que hacemos viene de Dios y s贸lo de 脡l.

A menudo tenemos que experimentar fallas, dificultades, pruebas y sufrimientos para aprender lo que tenemos permitido por Dios.

Cuanto m谩s nuestra alma est谩 en paz y tranquila, m谩s Dios se refleja en ella y m谩s su gracia act煤a a trav茅s de nosotros.

Pero si nuestra alma est谩 agitada y turbulenta, la gracia de Dios es limitada.

El P. Jacques nos ense帽a que Dios es un Dios de paz, por lo que habla o act煤a en paz, no en medio de problemas o agitaci贸n. 聽

Para que la gracia de Dios act煤e libremente en nuestras vidas, debemos conscientemente renunciar a las cosas que nos perturban y nos problematizan.

Esto requiere de la oraci贸n, los sacramentos y la docilidad de esp铆ritu, entre muchas otras cosas m谩s.

Una de las preguntas fundamentales que uno se hace entonces a ra铆z de lo que dice el libro sobre como recuperar mi sensaci贸n de paz, es:

驴C贸mo puedo dejar actuar a Dios dentro de m铆? 驴C贸mo puedo permitir que la gracia de Dios opere libremente?

Para ello debemos tratar de descubrir la disposici贸n de nuestra alma, la actitud profunda del coraz贸n y de las condiciones espirituales que lo permiten.
S贸lo entonces podremos tener un fruto que perdure y encontrar la paz que permanece imperturbable, incluso en los momentos de prueba.

Pero a veces nuestros recuerdos de los traumas nos persiguen y nos producen problemas graves en la vida.

Nos negamos a hacer las paces con alguien o algo que nos hizo mal.

Entonces es necesario un proceso de sanaci贸n de nuestra memoria.

LA SANACI脫N DE LOS RECUERDOS DOLOROSOS

A veces la gente se bloquea luego de situaciones traum谩ticas.

Parece que no pueden borrar el recuerdo del terrible suceso.

Y en ocasiones les perturba tanto que lo somatizan surgiendo as铆 enfermedades f铆sicas.

Una forma clave para hacer frente a esto es la purificaci贸n de la memoria.

Hay cinco etapas que menciona Elisabeth K眉bler-Ross que una persona pasa en un duelo:

Negaci贸n: La persona se niega a admitir que est谩 herida.

Ira: La persona culpa a otros de haberle hecho el da帽o.

Negociaci贸n: La persona pone condiciones a su disposici贸n a perdonar. O sea que en el fondo decide lo que se necesitar铆a para que perdonara.

Estas condiciones es generalmente improbable que se cumplan, pero la persona ofendida al menos permite que el perd贸n sea posible.

Depresi贸n: La persona est谩 鈥榖ajoneada鈥 porque el da帽o la paraliza.

Aceptaci贸n: La persona busca crecer a partir de este da帽o.

Los autores Dennis y Matthew Linn han estudiado c贸mo realizar la purificaci贸n de la memoria y proponen cuatro emociones para ser trabajadas para la sanaci贸n: la ansiedad, el miedo, la ira y la culpa.

Explican c贸mo la historia de los disc铆pulos en el camino a Ema煤s proporciona un patr贸n para la curaci贸n.

Los disc铆pulos pasaron por la ansiedad, la ira, el miedo y la culpa, y luego experimentaron el amor incondicional y la bondad de Jes煤s.

Una vez que Jes煤s les explic贸 lo que dec铆an las Escrituras acerca de s铆 mismo, se sintieron perdonados y apreciados en todo lo que hab铆an pasado.

Ellos volvieron a Jerusal茅n con sus corazones sanados.

Los hermanos Linn cuentan una historia de purificaci贸n de la memoria de una mujer llamada Agnes.

La visi贸n en su ojo derecho hab铆a decrecido durante catorce a帽os.

Su ojo izquierdo estaba empezando a fallar tambi茅n.

Ella asisti贸 a un taller para la purificaci贸n de la memoria, donde los participantes oraron por ella.

Ella necesitaba sanar la memoria de su padre, que hab铆a cortado toda comunicaci贸n con ella cuarenta y cinco a帽os antes, cuando ella hab铆a entrado en la carrera de enfermer铆a.

Ella trat贸 de no pensar en este recuerdo, ya que lo vio como la ra铆z de su triste vida sin el amor de su padre.

El d铆a 1, Agnes expres贸 a Dios la ira a su padre por haberla 聽abandonado.

Pero tambi茅n expres贸 su propia culpa por no haber contactado a su padre.

En el d铆a 2, fue de vuelta a cuarenta y cinco a帽os antes, al inicio de la herida que su padre le hab铆a causado y se imagin贸 a Dios Padre abraz谩ndola con su amor paternal incondicional.

Ella sinti贸 que se iba desvaneciendo la tristeza cuando el Padre continuaba a abraz谩ndola.

Entonces el Padre la tom贸 la mano y le pregunt贸 si le dar铆a ese mismo perd贸n amoroso a su padre, fallecido hac铆a quince a帽os.

El d铆a 3, trat贸 de profundizar en su amor por su padre, y trat贸 de ver qu茅 bendiciones podr铆a haber recibido en su vida sin 茅l.

Ella se consol贸 porque su separaci贸n le hab铆a trasladado una fuerte relaci贸n con Dios mediante la oraci贸n y servir a los pacientes en soledad durante treinta y ocho a帽os.

A medida que comenz贸 a ser sanada su memoria, tambi茅n lo hizo su ojo.

Mejor贸 gradualmente cada d铆a, y para el final del taller, fue capaz de leer a los dem谩s participantes del pasaje en Marcos 8:22-26 sobre el ciego que recobr贸 la vista gradualmente cuando Jes煤s puso las manos sobre 茅l.

Agnes escribi贸 al P. Linn para expresar su agradecimiento.Ella estaba muy feliz de haber recibido su vista pero agreg贸:

鈥淟a profunda sanaci贸n de los recuerdos que he tenido con mi padre es la mayor bendici贸n que he tenido鈥.

Puedes utilizar estos mismos pasos para curar tus propias memorias dolorosas cuando no puedas superar situaciones traum谩ticas del pasado.

1 - Considera si est谩s en la etapa de negaci贸n de que fuiste herido. Si es as铆, admite esta negaci贸n para que puedas pasar al segundo paso.
2 - Contacta profundamente con la sensaci贸n resultante de la herida.
3 - Decide en qu茅 condiciones es posible perdonar al ofensor.

Esta negociaci贸n es te贸rica, pero su valor es que admites que es posible de hecho perdonar.

Es un paso intermedio, que mejora la posici贸n inicial de negarse completamente a perdonar.

4 - Redirige tu foco contra ti mismo por permitir que 茅sta herida te impida vivir una vida productiva, libre de ira.
5 - Reconoce el dolor como una oportunidad para el crecimiento, e identifica c贸mo te ha ayudado a desarrollar virtudes.

Nombra los beneficios que cosechaste desde que sucedi贸 la situaci贸n traum谩tica, especialmente la capacidad de ser m谩s sensible a los dem谩s que han sido heridos.

Siguiendo estos pasos realmente vas a ser capaz de perdonar a los que te han herido, y encontrar paz sobre el pasado.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo