Según investigaciones científicas el mayor predictor de éxito personal en esta vida es la capacidad de demorar o diferir la gratificación.
O sea la auto-negación que predica la Biblia.
Considerando que el éxito es llevar a cabo objetivos exigentes que uno se ha planteado.
dibujo cargando la cruz
Este valor central es complementado por el historiador económico Gerald Sirkin.
Quien cree que hay un recurso central no renovable que lleva al éxito a las sociedades.
El cual coincide exactamente con la prédica cristiana.

Este recurso X como él le llama, es una mezcla de tres valores fundamentales que están en el centro de la moral judeocristiana: la justicia, la compasión y la fidelidad.

‍Sin embargo, hay una buena cantidad de católicos que tienen la sensación que debemos vivir miserablemente en este mundo para obtener la salvación para el otro mundo.

‍Comencemos por explicar el valor central de la auto negación.

Mural San Felix teologia de la liberacion

COMO Y POR QUÉ FUNCIONA LA AUTO NEGACIÓN

Hay un famoso estudio realizado con malvaviscos que demuestra el valor de la auto-negación y hay un TED  hablando de ello también.

‍En el estudio, hecho originalmente en los años 60, los científicos sociales llevaron a niños de cuatro años de edad, y los colocaron cada uno en una habitación.

El moderador le dijo,

“Tengo un malvavisco (marshmallow) para ti.
Puedes comerlo ahora mismo.
O, puedes esperar hasta que regrese en 15 minutos, y entonces voy a darte un segundo malvavisco”.  

En el estudio original y en cada reproducción hasta la fecha, sólo un tercio de los niños fue capaz de evitar el consumo de su malvavisco.

¡Los videos en la charla TED de niños tratando de esperar no tienen precio!, son impresionantes.

Pero lo más importante es que los investigadores dieron seguimiento a los niños.

15 años más tarde, el 100% de los niños que no habían comido el malvavisco tuvieron éxito.

Los niños que no comían su malvavisco en el plazo de 15 minutos obtuvieron un promedio de 213 puntos más en su SAT (evaluaciones para estudiantes en EE.UU.).
Eran más felices y saludables.  
Y años más tarde,‍
“ellos hicieron más dinero, son más felices, tienen mejores relaciones, y son menos propensos a tener problemas”‍
que aquellos niños que no habían sido capaces de resistir a diferir la gratificación.
La investigación demostró que los niños que comían el malvavisco de inmediato eran más propensos tener problemas en la vida.

En promedio, tenían más problemas de relación, no lo hacían tan bien económicamente y tendían a ser más infelices.

La verdad es que, la cultura de hoy nos hace creer que la satisfacción inmediata y la auto-indulgencia nos conducen a pastos más verdes de realización personal y alegría.

Pero la realidad es que nadie es llevado a una mayor felicidad a través de la auto-indulgencia.

La auto-indulgencia, que es la madre del pecado, nos sume en una caverna de oscuridad.

Que nos lleva a cada vez más oscuridad, hasta que estamos tan perdidos que no podemos encontrar la luz.

En resumen, la ciencia ha hallado sin lugar a dudas que resistir a la auto-indulgencia, o sea practicar la auto-negación es buena para nosotros porque da mejores frutos.

La auto-negación -al contrario de la creencia popular- no nos lleva a una vida terrenal de miseria e infelicidad.
No significa infligirnos una tortura a nosotros mismos para llevar una vida de servidumbre y sacrificio autoimpuesto.

Tal negación de sí mismo -incluso en este mundo- nos abre las puertas y amplia nuestras opciones.

Porque al parecer, la auto-negación engendra éxito y la auto-negación engendra felicidad.

‍Esto es lo que nos dice nuestra fe.

‍¿No es simbolizada por la propia cruz?

Cristo ha dicho,

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame” (Mateo 16:24, Marcos 8:34, Lucas 9:23)

Y en palabras de San Pablo,

“Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, a que os ofrezcáis a vosotros mismos como un sacrificio vivo, santo, agradable a Dios: tal será vuestro culto espiritual”. (Romanos 12: 1)

Nos dicen que estamos llamados a negarnos a nosotros mismos en este mundo, para que podamos disfrutar de la felicidad eterna en el otro.

A veces tendemos a ver este llamado como algo teórico.

Porque escasean las prédicas de que también la satisfacción diferida, o sea la auto-negación, también nos trae la felicidad en este mundo.

‍Lo más interesante de este hallazgo científico es que en casi todos los círculos, se nos dice que este mundo y el otro no valoran las mismas cosas.

O bien que se puede vivir en este mundo, o se puede vivir para el cielo, pero no se puede hacer ambas cosas.

Pero la investigación demuestra que es falso.

Porque depende en que cosas de este mundo nos centramos.

En las Escrituras, se nos advierte acerca de las tentaciones de este mundo.
Pero no nos pide abandonar todo en este mundo.

¿Cómo podrían las leyes de este mundo realmente estar en contradicción con las leyes de aquel que hizo este mundo?

‍No lo están, sino lo que está en contradicción es la cultura que ha hecho el hombre.

La felicidad en este mundo y la felicidad en el próximo deben ser consistentes y lo son, debido a que la felicidad sólo se puede encontrar en el bien.

La felicidad en el otro mundo está supeditada a negarse a sí mismo, por Dios.
Y aquí está la cosa formidable.
También en este mundo la investigación muestra que sucede lo mismo.

La ciencia demuestra que quien se auto-niega a si mismo recibe más adelante en este mundo mayores beneficios, que si uno hubiera sido auto-indulgente.

No es cierto que debas ser miserable aquí con el fin de ser feliz en la vida eterna.

Si vives para Dios en esta vida, no es necesario esperar a la eternidad.

‍Lo más probable es que disfrutarás de un mayor éxito y felicidad aquí en la tierra también.

En pocas palabras, en este tema Ciencia y Dios predican el mismo mensaje: la auto-negación cosecha grandes recompensas siempre.

Te alegrarás de haber recogido tu cruz tal vez antes de lo que piensas.

Vimos como la auto-negación produce éxito personal en la vida.

¿Pero qué es lo que además produce el éxito en las sociedades?

LOS OTROS VALORES CRISTIANOS QUE HACEN PROSPERAR A LA SOCIEDAD

El historiador económico Gerald Sirkin cree que hay un recurso central no renovable, que produce la prosperidad de las sociedades.

Este recurso X es una mezcla de tres valores fundamentales que curiosamente están en el centro de la moral judeocristiana:
la justicia, la compasión y la fidelidad.

Sirkin defendió estos tres valores en base sólo a datos económicos históricos y sin ninguna referencia a las Escrituras.

La definición de Sirkin de cada valor del recurso X es la siguiente:

Justicia = Equidad en las relaciones personales y en las decisiones del liderazgo más macro.

Compasión = Cuidar a los demás y piedad cuando están en necesidad, junto con la afirmación por la comunidad de los propósitos compartidos de nuestras vidas en la tierra.

Fidelidad = Rendición de Cuentas de nuestras relaciones, promesas y propósitos, que mejora la colaboración y capacita para los logros, expresado activamente a través de la responsabilidad.

Estos tres valores del recurso X son el centro de la ética hebrea como se expresa en Miqueas 6: 8, Oseas 6:12 y en otros lugares.

Y están en el núcleo de las enseñanzas de Jesucristo;
en Mateo 23:23 Jesús enseña la necesidad de justicia, misericordia y fidelidad.

Muchas traducciones dicen “la justicia, la misericordia y la fe”, pero tanto el contexto como los textos paralelos en los Profetas dejan claro que “fidelidad” es la traducción más exacta de la palabra griega “pistis”.

Por ejemplo en la mitología griega, Pistis era la personificación de la buena fe, la confianza y fiabilidad.

‍Lo importante que dice Sirkin es que se necesitan años para generar este recurso X en cantidad significativa dentro de cualquier persona, organización o sociedad.

Se trata de un conjunto de valores éticos y actitudes.
Que producen la autodisciplina necesaria.
Para la integridad personal, el afecto de la familia, las riquezas relacionales, los negocios, la vitalidad profesional, la vitalidad económica, y otros buenos resultados que deseamos.

Como historiador de la economía, Sirkin demuestra con autoridad la correlación histórica entre estos valores en la población general de una comunidad o país y la vitalidad que resulta de la salud social de dicha comunidad, el crecimiento económico y el desarrollo, de los negocios y los logros profesionales.

‍¿Cómo podrían estos valores contribuir al crecimiento personal y económico?

‍Veámoslo más en detalle.

Sobre la Justicia:
Una comunidad de personas disciplinadas en la imparcialidad y la justicia logra de forma natural niveles altos de cooperación.

Porque aquí la gente entiende y confía en lo que se espera de ellos y otros más rápida y precisamente.

Por otra parte, la gente que es justa y equitativa se entiende mejor, porque hablan el “mismo idioma”.

‍La libertad personal se puede ampliar, porque en las personas justas se puede confiar más fácilmente por sus clientes, sus directivos, sus empleados, su gobierno.

‍Los clientes tendrán más probabilidades de ser atraídos por sus negocios.

Los gerentes podrán fomentar el ingenio y espíritu de empresa

‍Los empleados pueden así trabajar con mayor compromiso y energía.

‍Y los gobiernos pueden incluso ser menos capaces de imponer reglamentos que pudieran ser onerosos.

Por lo tanto, la cooperación y la confianza que la justicia provoca, equipa, y libera a la gente para usar sus energías creativas.

‍De forma que mejoren las comunidades y empodera aún más su crecimiento económico.

Sobre el Cuidado y la Compasión:
Los niveles de atención proporcionan el pegamento de la vinculación de la sociedad.

Sin algún compromiso humano respecto a la salud y el bienestar, la sociedad se deteriora.‍

Además, tanto las personas como las empresas deben “hacer el bien” a los demás con el fin de crecer.

‍Por el contrario, los problemas de productos inseguros y de mala calidad y la alienación en el trabajo de los empleados crean niveles de desconfianza y apatía personal, que sólo puede inhibir la satisfacción y crecimiento sostenido.

‍La calidad de la actividad personal y de los negocios afectará al futuro de la sociedad que lo rodea, en la que la misma actividad debe continuar creciendo.

‍La preocupación social debe, por lo tanto, ser un interés estratégico de las personas, iglesias, comunidades y negocios.

Hacer “lo bueno para los demás” y un cierto nivel de la misericordia y atención  es esencial para una vida vibrante.

Sobre la Fidelidad:

Por último, la fidelidad y la rendición de cuentas contribuyen al crecimiento personal y económico.

El uso eficiente de los recursos es un requisito obvio para el crecimiento económico sostenido.

Aquí se habla básicamente de la depositación de confianza sobre la base de la fiabilidad.

‍A la que se llega por una rutina de rendición de cuentas.

‍Decisiones bien pensadas, una evaluación cuidadosa de los mercados, inventarios controlados, formación oportuna y oportunidades de reciclaje, decisiones estratégicas, la calidad de vida enfocada en el trabajo, son las opciones responsables que pueden permitir y sostener el crecimiento personal y económico.

puzzle de hombres construyendo y cooperando
Estos valores judeocristianos principales son la ecología principal para el desarrollo de las personas, familias, iglesias, comunidades y negocios vibrantes, responsables y cumplidores.
Ellos sostienen una sociedad estable, un tejido de cuidado mutuo, miembros de la Iglesia conformes, vecinos agradecidos, clientes y empleados satisfechos, gerentes motivados, y mucho más.

¡Jesús tenía razón, por supuesto!

Estos tres valores -justicia, misericordia y fidelidad - importan mucho.

Mira el video relacionado a continuación.

Súmate a nuestra Newsletter y recibe las últimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo