‍Y además, cuando tomo conciencia real María que su hijo era efectivamente Dios mismo.
trinidad santa
El hecho de que a tengamos la historia de Jesús recién a partir de los treinta años, o sea, desde Su Bautismo en el Jordán, no nos ayuda mucho.
Tampoco parecen ayudarnos los eventos subsiguientes para descifrar el punto exacto de su conciencia al comienzo de Su Ministerio:
Su ayuno de 40 días en el desierto, donde fue tentado;
Su primer milagro en las Bodas de Caná, a pedido de Su Santa Madre;
Su invitación a los Apóstoles: “Síganme y los haré pescadores de hombres”...

Y algo similar se puede decir de su Madre María, que lo veremos más en detalle abajo.

Teníamos, antes de eso toda una larga lista de profecías a Su respecto por parte de los profetas del Antiguo Testamento.

‍Y tenemos noticia de Su Encarnación, cuando el Arcángel Gabriel se lo anuncia a María, Su Madre.

‍Estuvieron los episodios de Su nacimiento, en la pobreza más absoluta, de la visita de los pastores, de los Reyes, Su circuncisión a los ocho días, Su presentación en el Templo, la huida a Egipto y el regreso a Nazaret.

‍Y después, el silencio.

A los doce años, volvemos a verlo en Jerusalén y a sus padres buscándolo afanosamente.

‍No nos explicamos durante años, por qué María y José no se dieron cuenta de su ausencia antes de los tres días.

Estudiando, escuchando, nos enteramos que los hombres y las mujeres debían ir separados.

O sea que, María caminó de regreso a Nazaret con las mujeres, mientras José lo hacía más adelante, con los hombres.

Ambos pensaron que el Niño regresaba con el otro.

Jesucristo

LA DOCTRINA CATÓLICA SOBRE EL TEMA

Como católicos creemos que Jesús, desde el primer momento de su concepción, fue y es verdadero Dios y verdadero hombre.
En la plenitud de su divinidad del Hijo de Dios siempre posee la plenitud de la omnisciencia.

En la plenitud de su humanidad, por otro lado, Jesús trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre.

Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, al igual que nosotros en todo, menos en el pecado.

(CIC 159)Al igual que todos los seres humanos, Jesús tenía una mente humana y el conocimiento humano que es finito, no infinito.

La Biblia nos dice que Jesús "crecía en sabiduría" (Lucas 2:52) y "aprendió la obediencia" (Hebreos 5: 8).

Si bien no podemos entender todo sobre la Encarnación, la enseñanza católica rechaza una serie de errores heréticos que muestran la humanidad de Jesús como una especie de "disfraz de humano".

‍En la que la Palabra divina, por así decirlo, se viste como un ser humano sin asumir la naturaleza humana en toda su plenitud.

‍La versión en toda regla de esta herejía, llamada Docetismo, enseña que Jesús era totalmente divino, pero sólo parecía ser humano.

Las versiones más matizadas del error incluyen el Monotelismo, que enseña que Jesús tiene una voluntad divina, pero no una voluntad humana.

Y el Apolinarismo, que afirma que Jesús tenía un cuerpo humano y alma, pero no una mente racional humana; en cambio, la Palabra divina fue "colocada" donde la mente humana debe ir.

‍Apolinar de Laodicea afirmaba que en Cristo la Palabra divina había reemplazado el alma o espíritu.

Contra este error la Iglesia confesó que el Hijo eterno asumió también un alma racional humana.

‍Esta alma humana que el Hijo de Dios asumió está dotada de un verdadero conocimiento humano.

Como tal, este conocimiento no puede en sí mismo ser ilimitado: fue ejercido en las condiciones históricas de su existencia en el espacio y el tiempo.

Es por esto que, el Hijo de Dios podía, cuando se hizo hombre, "incrementar su sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres".
Y tenía inclusive que adquirir por sí mismo lo que en la condición humana se adquiere con la experiencia.
Esto se corresponde con la realidad de su vaciado voluntario de sí, en "la condición de esclavo".

Pero, al mismo tiempo, este conocimiento verdaderamente humano del Hijo de Dios expresaba la divinidad de su persona.

"La naturaleza humana del Hijo de Dios, no por sí mismo sino por su unión con el Verbo, conoció y mostró progresivamente en sí mismo todo lo que pertenece a Dios".

Esto sucede ante todo en lo que se refiere al conocimiento íntimo e inmediato que el Hijo de Dios hecho hombre tiene de su Padre.

‍El Hijo, en su conocimiento humano, demostraba también la penetración divina que tenía de los pensamientos secretos del corazón de los hombres.

san jose y jesucristo Gerard Van Honthorst

LOS LÍMITES DEL CONOCIMIENTO HUMANO DE JESÚS

Por su unión con la Sabiduría divina en la persona del Verbo encarnado, Cristo gozaba en su conocimiento humano del total entendimiento de los planes eternos que había venido a revelar.
Declara en otro lugar tener la misión de revelarlo (CIC 471-474)

La idea de que el conocimiento de Cristo era limitado es sorprendente para algunos creyentes que están acostumbrados a los relatos del Evangelio de Jesús que manifiestan su conocimiento divino.

Desde secretos de las almas de las personas, a las profecías sobre el futuro (por ejemplo, la destrucción de Jerusalén en el año 70).

‍Pero incluso en los Evangelios hay ocasiones en que vislumbramos los límites del conocimiento humano de Jesús.

Dice sin rodeos que él mismo no sabe el día ni la hora de la venida del Hijo del hombre en el juicio (Marcos 13:32).

Muestra asombro (Mateo 8:10, Marcos 6: 6, Lucas 7: 9) y parece no saber quién lo tocó el manto en una multitud (Marcos 5:31).

Este último hecho es particularmente notable porque muestra una persona que está siendo sanada por el poder de Jesús sin su activo conocimiento o su intención, realizando un milagro por accidente, se podría decir.

Lo más misterioso de todo, es que, a pesar de sus propias predicciones repetidas de su crucifixión y resurrección, en el huerto de Getsemaní parece contemplar realmente la posibilidad de que pudiera no tener que sufrir y morir después de todo, que puede haber otro camino.

Hay misterios teológicos complejos aquí.

A riesgo de simplificar demasiado, sin embargo, podemos decir que, como cualquier otro ser humano, la mente humana de Jesús estaba ligada a la materia gris de su cabeza - una vez que tuvo la materia gris allí.

‍Como un cigoto unicelular en el tracto reproductivo de la Virgen María, y al menos durante la primera semana o algo así de su existencia como un blastocito multicelular, no tenía células del cerebro en absoluto.

Y por lo tanto ninguna inteligencia humana activa, la conciencia humana o el conocimiento humano como la entendemos y experimentamos.

‍A medida que se formó su cerebro, Él pasó por el mismo proceso de desarrollo neuronal y la formación que todos hacemos en el proceso de toma de conciencia.

‍En algún momento como embrión empezó a ser consciente de los sonidos, desde los latidos del corazón de su madre al tono de su voz y el de San José.

‍Con el tiempo, incluso en el útero, aprendió a reconocer las voces y palabras de familiares y distinguirlos de los no familiares.

‍Nuestros cerebros son moldeados por nuestras experiencias.

‍La exposición a los fonemas y a los ritmos del arameo y hebreo fue formando el cerebro de Jesús, mucho antes de que él fuera humanamente consciente de lo que significaban esos sonidos, lo preparó para pensar y expresarse en ciertas maneras.

‍Cuando dormía, su mente humana realmente dormía.

Había cosas que realmente no sabía, pensamientos en que su cerebro humano en estas primeras etapas no estaba lo suficientemente desarrollado para formar.

‍Había cosas que Jesús nunca supo en su intelecto humano; el cerebro humano no es infinito en la capacidad y la omnisciencia de la divinidad.

‍Al igual que cualquier otra persona, Jesús tuvo que aprender a caminar, hablar, pensar, orar, etc.

‍Si su desarrollo fue más o menos normal, dentro de los seis a nueve meses de edad comenzó a reconocer cuando los demás le estaban prestando atención a Él, y alrededor de los dos o tres años empezó a comprender los estados mentales de los otros.

‍Hubo un primer momento en la vida de Jesús bebe en donde reconoció su propia mano.

Hubo una primera vez donde reconoció la cara de San José.

Hubo una primera vez donde entendió que ese sonido familiar "Yeshua" se refería a él.

Hubo una primera vez donde comprendió que las personas son de sexo masculino y femenino, y que él era un hombre.

‍Hubo una primera vez donde Él entendió, humanamente hablando, que era diferente de los demás seres humanos.

Hubo una primera vez donde escuchó la historia de la Anunciación y la Natividad, de los pastores y los magos.

Hubo una primera vez donde entendió que Dios era su Padre en una manera especial y que Él no era el padre de otras personas.
Y hubo una primera vez donde comprendió que El era el Mesías.
vida de jesucristo

¿CUÁNDO LLEGARON SUS IDENTIDADES?

La comprensión humana de Jesús de estas dos cosas, su identidad como Hijo de Dios por un lado, y su identidad como Mesías en el otro (lo que los teólogos llaman su "conciencia filial" y "conciencia mesiánica"), no necesariamente vinieron a él al mismo tiempo.

Algunos estudiosos y teólogos bíblicos han especulado que tal vez fue sólo en la revelación en su bautismo (cuando la voz de los cielos "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia") que Jesús claramente entendió de una manera humana que él era el Hijo de Dios.

Sin embargo, esto se contradice con Lucas 2, que nos dice que ya en el encuentro en el templo Jesús era consciente de Dios como "su Padre".

A partir de esto podemos decir que Jesús era claramente consciente de su relación especial con Dios Padre siendo un joven de 12 años de edad.

Por otra parte Él continuó trabajando en la oscuridad como carpintero por otros 18 años más o menos, hasta su encuentro con Juan y, a continuación, se embarcó en un nuevo capítulo dramático en su vida pública que terminó con su crucifixión.

‍Por lo que algunos han sugerido que mientras que Jesús manifestó "Consciencia filial", incluso cuando era un niño, no fue hasta el bautismo en el Jordán que Él mostró su "conciencia mesiánica".

Incluso esto parece un tanto debilitado por la explicación de Jesús a sus padres en el encuentro en el templo ("¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?" O "¿ocuparme de los asuntos de mi Padre?").

‍Y si bien es cierto que no hay nada en las Escrituras que sugieran que durante los próximos 18 años haya realizado algo fuera de lo común para un trabajador galileo, también es cierto que ese silencio no significa que él no hiciera nada fuera de lo normal tampoco.

Más allá de eso, obviamente, hay una diferencia entre desplegar la conciencia mesiánica y poseerla.

‍La mayoría de los católicos han más o menos imaginado a Jesús en el trabajo en el taller de carpintería de su padre año tras año con plena conciencia de que aún no había llegado el momento de que comience su obra pública, y por supuesto no hay nada malo en esta imagen.

Pero nada en la escritura o en la teología de la encarnación nos obliga a aceptar esta imagen tampoco.

Ya desde niño Jesús sabía que él era el Hijo de Dios, pero él no lo sabía todo, humanamente hablando.
Como el Papa Benedicto XVI ha escrito:

Por un lado, la respuesta del de doce años de edad, dejó en claro que él conocía al Padre-Dios íntimamente.

Sólo él conoce a Dios, no sólo a través del testimonio de los hombres, sino que lo reconoce en sí mismo.

Jesús está ante el Padre como Hijo, en términos familiares. Vive en su presencia. Él lo ve.

Como dice san Juan, Jesús es el único que descansa en el corazón del Padre y por lo tanto es capaz de darlo a conocer (Jn 1, 18).

Esto es lo que la respuesta del de doce años de edad, deja en claro: él es con el Padre, el ve todo y todos a la luz del Padre.

Y, sin embargo, también es cierto que su sabiduría creció.

Como ser humano, el no vive en alguna omnisciencia abstracta, sino que tiene sus raíces en una historia concreta, un lugar y un tiempo, en las diferentes fases de la vida humana, y esto es lo que da forma concreta a su conocimiento.

Así se desprende claramente aquí que él pensó y aprendió de forma humana.

Se hace muy evidente que él es verdadero hombre y verdadero Dios, como la fe de la Iglesia lo expresa.

La interacción entre los dos es algo que no podemos definir en última instancia. (Papa Benedicto XVI,  Jesús de Nazaret: Narrativas de su Infancia., P 127)

martin beisaga gorvenia bautismo de jesus

TRES COSAS CLARAS

Hay tres cosas que me parece que podemos decir con confianza:

Al principio de su vida en la tierra, antes de que su cerebro se desarrollara para soportar los procesos de conciencia y pensamiento, Jesús no tenía el conocimiento adquirido, la conciencia, o el intelecto activo tal como los entendemos.
Al menos por el encuentro en el templo, Jesús manifestó una clara conciencia de su filiación divina.
Al menos por el bautismo en el Jordán, Jesús manifestó claramente la conciencia de su misión mesiánica.

Más allá de esos tres puntos fijos, cuándo y cómo Jesús vino al conocimiento humano consciente de su identidad no es una cuestión de la enseñanza bíblica clara o dogma católico definido.

‍Podemos discutir y especular acerca de cuál es la mejor o cual es la imagen más parecida, pero hay espacio para explorar diferentes posibilidades en la contemplación de la plena humanidad de Jesús.

En particular, los narradores que contemplan el misterio de la encarnación pueden darse considerable licencia creativa (dentro de los límites fijados por el dogma) para explorar las diferentes imágenes que podrían ayudar a entender o pensar acerca de cómo pudo haber sido, y por lo tanto lo que significa para Dios convertirse en hombre.

Sabemos que a los 12 Jesús comprendió que El era el Hijo de Dios.

‍No sabemos lo que entendía a los siete.

El cuadro propuesto por el joven Mesías no es necesariamente correcto, pero es una imagen psicológicamente creíble.‍

Ahora veamos esto desde lo que vivió su Madre María.

nacimiento de jesus

¿SABÍA MARÍA QUE SU HIJO NO ERA SÓLO UN CHICO MÁS?

Obviamente, la idea de que María simplemente no sabía acerca de la identidad y la misión de su Hijo es, obviamente imposible.

Entre otras cosas, María sabía no sólo

  • lo que había oído de Gabriel en la Anunciación (Lucas 1: 26-38), sino también
  • lo que el ángel le dijo a José en su sueño (Mateo 1: 18-25);
  • lo que Isabel le dijo a María por el Espíritu Santo en la Visitación (Lucas 1: 39-56);
  • lo que Gabriel le dijo a Zacarías acerca de su propio hijo Juan (Lucas 1: 5-23);
  • lo que los pastores dijeron a María en la Natividad que escucharon de los ejércitos celestiales (Lucas 2: 8-20); y
  • lo que Simeón y Ana le dijeron a María en la presentación en el templo (Lucas 2: 22-38).

Eso es antes de que Jesús tuviera dos meses, incluso antes de que llegaran a los reyes magos y los sueños de José que salvaron a Jesús de Herodes y trajeron a la familia Santa a vivir en Nazaret.

También se nos dice que María fue opacada por el Espíritu Santo, y se dijo dos veces que ella "guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón" (Lucas 2:19, 51).

‍Ella pensaba en estas cosas profundamente.

Y su Magnificat muestra que tenía un profundo conocimiento de lo que Dios estaba haciendo en ella.

Por otra parte, nada de la revelación divina o de la tradición católica nos obliga a creer que la Virgen María podría haber no haber tenido conocimiento previo completo y exacto de su total ministerio, incluyendo su pasión, muerte y resurrección.
Ella supo a través de Simeón, que "una espada" traspasaría a través de su propia alma.

Sabemos que María y Jesús no estaban siempre exactamente en sintonía; su intercambio en el hallazgo en el templo muestra esto en gran parte.

Evitando ambos extremos, entonces, no hay ninguna razón por la cual no podemos preguntarnos, dentro de ciertos límites, que sabía María y cuando lo supo.

SU INTERPRETACIÓN DE LOS MILAGROS Y EL ROL MESIÁNICO DE JESÚS

¿Hay alguna razón para suponer que María no tenía conocimiento previo específico de milagros de Jesús como cuando caminó sobre el agua y como cuando calmo la tormenta?

‍Cuando Jesús comenzó su ministerio, leyó de Isaías 61, y como Lucas interpreta de la Septuaginta, dice,

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres.

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y la vista a los ciegos.

A poner en libertad a los oprimidos. A predicar el año agradable del Señor. (Lucas 4: 18-19)

El pueblo judío del tiempo de Jesús esperaba la venida del reino de Dios, cuando todo sería justo.

Los oprimidos serán liberados, los ciegos verán, los muertos vivirán de nuevo, y el Señor reinará sobre todas las naciones, que se alejaran de sus ídolos para servir al Dios de Israel.

‍¿Tuvo María razón para creer que su hijo seria la puerta al Reino de Dios?

‍María, ¿sabía que su bebé gobernaría un día las naciones?

Aquí la respuesta es clara.

‍En la Anunciación a María se le dijo de su Hijo:

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo.

Y el Señor Dios le dará el trono de David su padre.

Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. (Lucas 1: 32-33)

Esto parece bastante claro, incluso antes de que María aprendiera de los pastores que los ángeles habían aclamado a su hijo como "Cristo el Señor".

Y de Simeón que Él no sólo Jesús iba "a hacer caer y levantar a muchos en Israel", sino que en Él, Dios había preparado "una luz para alumbrar a las naciones y para gloria de tu pueblo Israel."

Todo esto es claramente mesiánico, el lenguaje del reino de Dios.
Para ser el Hijo del Altísimo, para reinar para siempre en un reino sin fin, había de ser el Mesías y había de marcar el comienzo del Reino de Dios.
Esto, a su vez, podría ser una razón suficiente para que María vincule pasajes como Isaías 35 y 61 a su Hijo.
Y para sospechar que las promesas de que los ciegos verán y los cojos caminaran en verdad serían cumplidas por Él.

Pero eso no es todo lo que María sabía.

Las cosas son aún más claras cuando nos preguntamos:

María, ¿sabía que su bebé podrá salvar a nuestros hijos e hijas?

‍Aquí la respuesta es definitivamente sí.

‍María sabía que su hijo traería la salvación.

Para empezar, José sabía.

El ángel le dijo en su sueño que iba a "salvar a su pueblo de sus pecados".

‍Es de suponer que José le dijo a María sobre su sueño; al menos, no se me ocurre por qué no lo haría hecho, o de qué otra manera la historia habría sobrevivido por Mateo para escucharla.

‍María también escuchó a los pastores que su hijo había sido aclamado como "Salvador", así como "Cristo el Señor" por una multitud de huestes celestiales.

De Simeón escuchó "mis ojos han visto tu salvación.

"¿Supo María que Jesús iba a ser su propio Salvador?

‍Los católicos creen que María fue preservada de todo pecado desde el primer instante de su concepción.

Esto es la Inmaculada Concepción.

Pero también creemos que Jesús es el Salvador de María, y que la Inmaculada Concepción no es una excepción a la obra de Cristo de la redención, sino su mayor fruto.

‍Ciertamente ella relaciono lo que Dios estaba haciendo en ella con su propia salvación.

En la Visitación, en respuesta al saludo gozoso de Isabel y su referencia como "la madre de mi Señor", canta María en el Magnificat:

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Tal vez la pregunta más importante y misteriosa es lo que entendía María en relación con la divinidad de Jesús.

‍¿Sabía que su bebé había caminado donde los ángeles anduvieron?

¿Sabía que cuando besaba a tu pequeño bebé besaba el rostro de Dios?

¿Sabía que su bebé es el Señor de toda la creación?

¿Sabía que su bebé es el perfecto Cordero de Dios?

‍En la Anunciación a María se le dijo - dos veces - que iba a ser "Hijo del Altísimo", "El hijo de Dios".

‍Por sí mismo, sin embargo, esto no resuelve la cuestión."Hijo de Dios" en el Antiguo Testamento tenía muchos significados, uno de ellos se refería al "mesías" o "rey davídico".

Gabriel desarrolló la idea de la filiación divina de Jesús en otra dirección.
El Hijo de María será llamado "Hijo de Dios" precisamente porque será concebido por el Espíritu Santo, sin la intervención de un padre humano.

Eso no es todavía una afirmación en la eterna, filiación divina de Jesús, pero nos lleva más cerca.

‍Del mismo modo, la eternidad del Reino de Jesús no es un lenguaje mesiánico lenguaje ordinario, pero no lo hace de forma automática a Jesús Dios.

Después de las palabras de Gabriel a María, las siguientes palabras más importantes son las habladas por Isabel bajo el Espíritu Santo:

Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que venga a verme la madre de mi Señor?

"Madre de mi Señor" se entiende extensamente que anticipa el título de María “Theotokos” o Madre de Dios.

‍Aunque puede que no sea imposible interpretar "mi Señor" aquí como una referencia a la condición mesiánica de Jesús.

Y si Isabel tenía una insinuación de María como Madre de Dios, María seguramente también lo hizo.

‍La divinidad de Cristo es un misterio, y cómo María lo entendió exactamente o como habría articulado ese misterio es una pregunta del Nuevo Testamento que no responde plenamente.

En un cierto nivel, sin embargo, tenemos que decir María sabía quién era Jesús.

Ella lo llevó durante nueve meses, y sólo ella sabía más allá de toda duda que Él no tenía ningún padre humano.

Su Fiat, su "Sí" a Dios, fue un momento de gracia singular.
Sin el "Sí" de María, la Encarnación no habría tenido lugar.
María no podía de mala gana convertirse en la Madre de Dios, ni tampoco el Fiat de María habría sido significativo si ella no entendía lo que estaba aceptando realmente.
Cuando María dijo "Sí", ella sabía lo que significaba.Ella sabía que había sido elegida para un privilegio inefable; también sabía probablemente que ella aceptaba un dolor insoportable.
‍Dios no se lo impuso a ella tampoco; cuando Simeón le dijo sobre la espada que le traspasaría el alma, probablemente no le estaba diciendo nada que no supiera ya.
Ella ya sabía.

VISIONES DE VIDENTES SOBRE JESÚS Y MARÍA

Hemos elegido para ilustrar de alguna manera lo que la Iglesia ha sostenido por Fe a lo largo de los siglos, las confidencias de la Santísima Virgen a Giuliana Crescio, que aparecen en un pequeño librito “Mi vida en Nazaret”.

Esta es la presentación que hace María de sí misma, destinada “a los puros de corazón”:

Soy Myriam de Nazaret, la Madre de Jesús y de toda la humanidad.

Me manifesté al mundo para dar al mundo la esperanza, para ayudarlo en la fe, ¡para dar la fe!

Y otra vez me manifiesto, con estas palabras, que dicto al alma de una criatura.

Os relato mi vida pequeña y grande: episodios, recuerdos, sentimientos.

Mi vida por la vida de Jesús, mi vida intensa en sentimientos, con momentos de felicidad, pero siempre a la sombra de la Cruz.

Bajo la Cruz estaba toda la humanidad y Jesús os miraba a todos vosotros.

Y fui elegida para ser Su Madre y vuestra Madre.

Ahora os voy a narrar cosas pequeñas, cosas triviales, ¡cosas simples y profundas!

¡Mi vida! La vida terrenal: ¡días meses, años!

Y el dolor que forma parte de cada vida, el regalo incomprensible y misterioso que Dios hace a los hombres.

En el Reino comprenderéis también el dolor.

En el Reino seréis felices con nosotros.

Ahora escuchadme, os hablo con amor, para que podáis conocer mejor mi vida, la vida terrenal de Jesús: "Immi, ¡esta casa volará!"

La casa de Nazaret, la casa de Loreto.

Si Dios creó el Universo también puede hacer volar su pequeña casa. ¡Dios de Dios!

Jesús vivió en aquella casa de Nazaret. "Immi, ven a ver,: ¡florecieron las rosas!"

Os haré entrar en la pequeña casa cuando leáis estas páginas.

Estaréis con nosotros junto al fuego, hablando con nosotros en las noches tranquilas, mirando al cielo, sentados en el pequeño jardín, saboreando pan de miel...

"Entrad, sois bienvenidos, sentaos con nosotros.

¡Esta casa también es vuestra!" Entraréis en nuestra casa, ¡entraremos en vuestros corazones!

Regresaré con vosotros en el tiempo, vosotros vendréis a nuestro tiempo, cercano y lejano, de Jesús.

Y vendréis con nosotros al mercado y recogeréis aceitunas con Jesús.

¡Pasad, sois bienvenidos!

Y creeréis en estas palabras, os lo digo Yo: Myriam, la Madre de Jesús y de la humanidad.

Por medio de estos conmovedores relatos de la Sma. Virgen, nos enteramos de que Jesús niño le decía “Immi” a su santa Madre, y que, a su vez, ella lo llamaba “Takini”.

Evidentemente, Jesús niño sabía cosas.
Cosas que Su Padre Eterno le decía, como que la pequeña casa de Nazaret, la misma donde María había recibido el mensaje del Arcángel, donde se había consumado la Encarnación y donde había vivido Jesús hasta que se fue a ejercer su misión por los caminos, volaría.
Algo que pocos católicos saben.

Almas consagradas

María: En aquel tiempo, cuando Jesús era un niño, como Dios ya os conocía y os miraba el alma

"Immi, ¡habrá estrellas, que brillarán y darán luz a muchas almas!"

"Hay otras estrellitas, Immi..." ¡Y veía vuestro rostro y vuestra alma!

"Madre, siempre habrá en el tiempo, y también en el más difícil, cuando el mundo esté oscurecido por tanto mal, dulces, pequeñas y escondidas criaturas, que te mandarán muchas flores... ¡serán tus luces, las mías, las luces del mundo!"

"¡Immi, en el curso del tiempo, usaré instrumentos humanos, para seguir redimiendo, para hacerme aún conocer!"

Almas fieles a lo largo de los siglos

María: Cuando Jesús era un niño, como Dios, ya me hablaba de vosotros, desde siempre como Dios, Él os conoce, ¡y desde siempre os ama!

En aquel tiempo muchas veces me hablaba de la humanidad:

"Immi, en el tiempo vendrán criaturas que, como ventanas abiertas, harán entrar en sus almas Mi voz".

"Immi, ¡aquellos que me rechazan y aquellos que me rechazarán son mis heridas!"

"Immi, ¡vendrán tantas y tantas criaturas en el tiempo a rezarte, a invocarte!"

"Immi, vendrán hombres y hombres a la tierra: ¡y muchos me amarán y te amarán!"

En el tiempo muchos te amarán, muchos te tomarán como su Immi: ¡y tú los recibirás entre tus brazos con mucho amor!"

"¡Madre! ¡el alma es más importante que la carne!

Tus ojos me verán igualmente en el recuerdo, y Yo estaré Contigo en cada instante, aunque Mi Misión sea dura y fatigosa..."

"Immi, la Redención es amor y el amor no termina: viene del alma y el alma no termina”.

Tú sabes que he venido a redimirlos, Immi, y tú también conmigo, con tu dolor y tu amor.

‍¡La Redención!

Explicación de los Misterios

María: De noche, cuando todo era silencio, Jesús se sentaba a la mesa después de nuestra cena y nos hablaba a Mí y a José de los grandes misterios:

"Dios no es Uno, y al mismo tiempo es Uno, pero en tres Personas; es como si de un corazón surgiera otro corazón y un rayo de luz los uniera.

Yo siempre he estado en el Padre, y me he desprendido del Padre para hacerme hombre y Verbo, y Nuestro Espíritu ilumina y procede de Uno a Otro".

Afuera se sentían voces de muchachos: Jesús interrumpía su explicación:

"Immi, ¿puedo ir a hacer una carrera con mis amigos?"

Humanidad divina, divinidad humana

María: En aquel tiempo, Jesús tenía seis años, era el tiempo en que aprendió a escribir y a leer.

La edad en que todos los niños ahora aprenden a escribir y a leer.

"Immi, este escrito me salió todo torcido, ¿debo dar vuelta la hoja y hacer otro?"

"Immi, escribiré el amor en los corazones humanos, nada escribiré en los libros durante un cierto tiempo: un día haré escribir libros de palabras verdaderas para el tiempo más difícil de la humanidad".

"Immi, no cierres la ventana: ¡quiero sentir la música del viento!"

Y alzaba su mirada azul hacia Mí, para suplicarme... Yo ahora alzo mi mirada hacia Él, ¡para suplicarle!

Una sorpresa

María: Un día (Jesús tenía entonces veinte años) fuimos al mercado, hacía calor y Yo me senté sobre un banco de piedra en un pequeño jardín, vi cerca de mí a un hombre que me miraba, diría casi que me estudiaba; Yo estaba toda cubierta, no podía verme el rostro.

Era un hombre fuerte, con una mirada decidida y una nariz grande, un hombre imponente.

Jesús vino a Mi encuentro, me trajo una jarra con leche:

"Immi, tendrás sed..."

"Gracias, ¡mi Takiní!..."

Aquel hombre miraba a Jesús, fascinado, ¡y no sabía quién era! Jesús Dios sabía quién era aquel hombre:

¡era Saulo de Tarso!

‍Ya entonces Saulo estaba fascinado por Jesús y no sabía quién era aún.

Después lo supo y lo persiguió: después Jesús se le apareció y Él lo amó, pero sin saberlo, ya lo amaba, aunque lo perseguía, porque creía estar en lo justo.

"Saulo ¿por qué me persigues?"

Y Pablo lleva aún la palabra de Jesús al mundo y los siglos han pasado.‍

¡No pasa la Palabra de Jesús!

Súmate a nuestra Newsletter y recibe las últimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Advocaciones de Virgen María y Otras

Ver todo