Y nada m谩s elocuente de ello que la enc铆clica ecol贸gica, Laudato Si.
Que no es clara en afirmar, que al menos en parte, podr铆an tener una fuente sobrenatural.
Podr铆an contener un aviso a la humanidad o incluso podr铆an ser parte de una advertencia o tal vez de un castigo.
Esta hip贸tesis adquiere verosimilitud cuando vemos que muchas cosas se desintegran a nuestro derredor.
En primer lugar hablamos de los desastres naturales como tifones, terremotos, etc.
Y del clima que parece enloquecido, sin que los cient铆ficos puedan determinar exactamente qu茅 pasa.

Al mismo tiempo vemos que los temores al Gran Hermano se materializan ante nuestros ojos a trav茅s del 鈥榞obierno鈥 ecol贸gico y anti vida que pretende instaurar la ONU.

Adem谩s del r谩pido avance de la eliminaci贸n del papel dinero, que es en definitiva el 鈥榤icrochip moderno鈥, y la crisis econ贸mica que no se resuelve y genera cada vez m谩s desempleo.

Vemos la sociedad degradada con las tragedias del aborto, la destrucci贸n de la familia, las adicciones, y la agresividad del lobby homosexual atacando a la religi贸n.

Y asistimos a la persecuci贸n del cristianismo.

Que por el lado de los terroristas musulmanes se expresa en la matanza de cristianos.

Y en occidente adquiere caracter铆sticas de persecuci贸n de 鈥榞uante blanco鈥.

virgen de fatima fondo

LO QUE DEBEMOS RECORDAR DEL MENSAJE DE F脕TIMA

Ante todas estas se帽ales coincidentes es necesario precisar que la aparici贸n de la Virgen de F谩tima (que est谩 aprobada por la Iglesia ) legitim贸 la existencia de los avisos por medio de la naturaleza.

La Virgen de F谩tima anunci贸 en sus mensajes que iba a haber una se帽al en el cielo antes de un castigo a la humanidad a mitad del siglo XX.

Lo que sucedi贸 20 a帽os despu茅s.

Un mes y medio antes de la segunda guerra mundial se produjo el signo en la naturaleza.
En la noche del 25-26 de enero de 1938 tuvo lugar una de las mayores y extra帽as auroras boreales, que fue comentada con grandes titulares por los diarios de todo el mundo.

Queremos ver las profec铆as cumplidas, queremos avisos, pero luego, cuando se producen, nos cuesta reconocerlos y a煤n m谩s recordarlos.

Este es el caso del poco recordado anuncio de la Virgen en F谩tima el 13 de julio de 1917 (tercera aparici贸n de F谩tima) sobre un aviso que vendr铆a.

Y como se materializ贸 20 a帽os despu茅s; un mes y medio antes que Hitler comenzara sus ataques, que derivaron en la II Guerra Mundial.

El 13 de julio de 1917, en la tercera aparici贸n en F谩tima, luego que la Virgen llev贸 a los ni帽os videntes al infierno, la Virgen dio una advertencia sobre luz desconocida en el cielo.

Para esa 茅poca, en 1938 las purgas y matanzas de Stalin estaban en su apogeo.
Lo que justifica la otra parte del mensaje del 13 de julio.
En que la Virgen pide la Consagraci贸n de Rusia a su Inmaculado Coraz贸n.
Para que Rusia no esparza sus errores por el mundo, lo que al final termin贸 sucediendo.

Esta parte del mensaje se trag贸 en notoriedad a la advertencia de que vendr铆a un signo de una luminosidad en la noche, como se帽al de que Dios va a castigar al mundo.

隆Qu茅 poca capacidad de creer y de discernir tenemos los cristianos!

aparicion de fatima

EL MENSAJE DE LA TERCERA APARICI脫N

NUESTRA SE脩ORA:

Visteis el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores.

Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoci贸n a mi Inmaculado Coraz贸n.

Si hacen lo que Yo os diga, se salvar谩n muchas almas y tendr谩n paz.

NUESTRA SE脩ORA:

La guerra va a acabar, pero si no dejan de ofender a Dios, en el pontificado de P铆o XI comenzar谩 otra peor.

(Para la Hna. Luc铆a no representa mayor dificultad el hecho de entender habitualmente que la guerra comenz贸 bajo el pontificado de P铆o XII.

Observa ella que la anexi贸n de Austria constituye un aut茅ntico proleg贸meno de la conflagraci贸n, la cual se configurar铆a enteramente como tal alg煤n tiempo despu茅s).

Cuando ve谩is una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran se帽al que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus cr铆menes.
Por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.
Luc铆a juzg贸 ver 鈥渓a gran se帽al鈥 en la luz extraordinaria que los astr贸nomos tomaron como una aurora boreal.
Y que ilumin贸 los cielos de Europa en la noche del 25 al 26 de enero de 1938 (desde las 20h45 hasta la 1h15, con breves intermitencias).

Para impedirlo, vendr茅 a pedir la consagraci贸n de Rusia a mi Inmaculado Coraz贸n y la Comuni贸n Reparadora en los Primeros S谩bados.

Si atienden mis pedidos, Rusia se convertir谩 y tendr谩n paz; si no esparcir谩 sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia.

Los buenos ser谩n martirizados, el Santo Padre tendr谩 mucho que sufrir, varias naciones ser谩n aniquiladas.

Por fin, mi Inmaculado Coraz贸n triunfar谩.

El Santo Padre me consagrar谩 Rusia, que se convertir谩, y ser谩 concedido al mundo alg煤n tiempo de paz.

En Portugal se conservar谩 siempre el Dogma de la Fe, etc.

Esto no lo dig谩is a nadie. A Francisco s铆 pod茅is dec铆rselo鈥.

Pasados algunos instantes:

Cuando rec茅is el rosario, decid despu茅s de cada misterio:

鈥溌h! Jes煤s m铆o, perd贸nanos, l铆branos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, principalmente a las que m谩s lo necesite鈥.

aurora boreal 1938

EL CIELO EUROPEO Y ESTADOUNIDENSE DEL 25-26 DE ENERO DE 1938

La noche del 25-26 de enero de 1938: las luces celestes predichas en F谩tima el 13 de julio de 1917 se manifiestan a trav茅s de Europa y Am茅rica del Norte.

Todos se sorprendieron ante un espect谩culo que los cient铆ficos identificaron como 鈥渁urora boreal de magnitud excepcional鈥.

Desde su convento de Tuy en Espa帽a, Lucia envi贸 una carta al obispo de Leiria, el 8 de agosto de 1941, en que afirma:

Exmo. y Rvmo. Se帽or Obispo:
V. Excia. sabe c贸mo, hace algunos a帽os, Dios manifest贸 esa se帽al, y que los astr贸nomos quisieron designar con el nombre de aurora boreal.
No s茅.
Pero me parece a m铆 que si lo examinasen bien, ver铆an que no fue ni podr铆a ser, por la forma en que se present贸, tal aurora.

Pero sea lo que sea, Dios se sirvi贸 de eso para hacerme comprender que su justicia estaba presta a descargar el golpe sobre las naciones culpables.

Y por ello, comenc茅 a pedir con insistencia la Comuni贸n reparadora de los Primeros S谩bados y la consagraci贸n de Rusia.

Mi fin era, no s贸lo conseguir misericordia y perd贸n para todo el mundo, sino, en especial, para Europa.

Dios en su infinita misericordia, me fue haciendo sentir c贸mo ese terrible momento se aproximaba, y V. Excia. Rvma. no ignora c贸mo, en su momento, lo fui indicando.

Y a煤n digo que la oraci贸n y la penitencia hecha hasta ahora en Portugal, no aplac贸 a煤n la Divina Justicia, porque no ha sido acompa帽ada de la contrici贸n y enmienda.

Espero que Jacinta interceda por nosotros en el Cielo.Hermana Maria L煤cia do Cora莽茫o Imaculado.

El Papa P铆o XI hab铆a predicho que un gran signo ser铆a seguido de horribles persecuciones.
No m谩s que unos meses m谩s tarde, el ej茅rcito de Hitler entr贸 a Austria y anexion贸 a Alemania.
Comenz贸 la terrible agresi贸n de Hitler, y pronto comenz贸 la II Guerra Mundial con la invasi贸n de la Polonia 1 de septiembre de 1939.
Aurora Borealis

LO QUE DIJERON LOS PERI脫DICOS

Acerca de este signo, el peri贸dico Nouvelliste de Lyon, escribi贸 el 26 de enero de 1938:

Aurora de excepcional magnitud ayer recorri贸 los cielos de Europa occidental; ella revolucion贸 a gran n煤mero de departamentos, donde se consider贸 primero como un gran incendio.

En la regi贸n de los Alpes, la poblaci贸n qued贸 muy intrigada por este extra帽o espect谩culo.

El cielo fue sacudido causando un enorme resplandor rojo.

Despu茅s de las 21 horas, el fen贸meno fue disminuyendo.

La claridad se vio en Brian莽on tanto que trabajadores de correos han trabajado sin luz artificial.

Un cierto p谩nico rein贸 en algunos municipios de la monta帽a.

En Italia, Corriere della Sera, inform贸:

Anoche, de 21 a 23, se pudo admirar en Roma, en el cielo resplandeciente, una magn铆fica aurora boreal de color rojo

Le Soir de Bruselas, en la columna del 27/01/1938, escribi贸:

El fen贸meno ocup贸 toda la constelaci贸n de la Osa Mayor, en largas bandas de un brillo muy intenso, rojo oscuro.

Las bandas del centro parec铆an un poco m谩s anaranjadas y se dirig铆an claramente de Norte a Sur.

El fen贸meno se atenu贸 para moverse hacia el norte, mientras que al tiempo se disip贸 en una neblina rojiza.

Al oeste, entre las dos constelaciones del Cygnus y Andr贸meda, nuestro observador not贸 tambi茅n la aparici贸n de un fen贸meno similar.

Un resplandor extendido como hojas de color rojo oscuro, como las llamas de un incendio.

En Londres, The Times, 26/01/1938, bajo la firma de su corresponsal en Lisboa, public贸:

La Aurora Boreal se observ贸 en todo el pa铆s durante m谩s de dos horas y media.
Un meteoro luminoso similar fue visto en Portugal hace cincuenta a帽os.
Gente sencilla ha interpretado el fen贸meno como una se帽al sobrenatural y han pensado en alarmas graves.

La Libre B茅lgique del 27/01/1938, recibi贸 de su informante en Noruega, donde las auroras boreales son comunes, las siguientes l铆neas:

Nunca se hab铆a visto tan intensa, al punto que la ciudad de Riukanfoss, en el Departamento de Tellemarken, fue iluminada durante varias horas, como en verano.

aurora boreal

LOS ASTR脫NOMOS EXPLICAN EL EVENTO

Madame Gabrielle Camille Flammarion escribe en la Ilustraci贸n del 5 de febrero de 1938:

Una aurora de belleza grandiosa ha sido visible en Francia y en casi todos los pa铆ses de Europa, tambi茅n en Portugal, y en el norte de Italia.

Ella fue de una intensidad excepcional.

Fue una aurora nocturna, extra帽a, donde la luz vino del Norte y que no se hab铆a visto desde mucho, mucho tiempo.

Cuando el sol reapareci贸 en el d铆a no hab铆a nada anormal en la apariencia de su superficie.

Mr. Dufay, Director del Observatorio de Saint-Genis-Laval, en el Nouvelliste de Lyon dice:

El espect谩culo de que fuimos testigos es curioso.

Una Aurora a grandes altitudes, fen贸meno muy raro en nuestras latitudes, particularizada esta luz roja por la emisi贸n de ox铆geno y nitr贸geno de las l铆neas en una particular composici贸n espectral.

La Aurora boreal se correlaciona con determinadas 茅pocas en el meridiano del centro del sol.

Estos fen贸menos visibles en el cielo se producen normalmente 48 horas despu茅s del paso de la mancha.

La Revista Time el 7 de febrero de 1938 dijo:

En Portugal, pobladores aterrorizados corr铆an por las calles gritando 鈥淥 fim do mundo鈥 (el fin del mundo).

En la Francia mentalizada en la guerra, el grito era 鈥淐鈥檈st la guerre!鈥

En Austria y algunos otros sitios de Europa, aldeanos arrodill谩ndose farfullaban oraciones.

En Holanda, alegres celebrantes aclamaban las inmensas cortinas de luz roja, naranja, p煤rpura, verde, azul y blanco que cambiaban y resplandec铆an en el cielo norte帽o como un augurio feliz por el nacimiento de la Princesa Juliana (ver p. 77).

En Londres, que no hab铆a visto la aurora boreal desde la horrible noche en que un Zeppel铆n bombarde贸 durante la Guerra, alguien, pensando que el Castillo de Windsor estaba en llamas, llam贸 al Departamento de Bomberos de Windsor.

Los conmutadores telef贸nicos europeos en general estuvieron llenos por exaltados o temerosos consultantes.

Cient铆ficos londinenses dijeron que la aurora fue la m谩s impresionante en 50 a帽os.

Cient铆ficos de la Universidad de Grenoble en Francia dijeron que la Europa del Oeste no hab铆a visto tal manifestaci贸n desde el a帽o 1709.

En Norteam茅rica las luces fueron visibles tan lejos al sur como Baltimore.

En Canad谩, en donde auroras brillantes son comparativamente frecuentes, la gente repiti贸 su creencia de que el fen贸meno es un signo del clima c谩lido por llegar.

La mayor铆a de los astr贸nomos cree que las auroras son causadas por enjambres de part铆culas electrificadas disparadas desde el sol.

Como una aguja de br煤jula, estas part铆culas buscan los polos y visiblemente ionizan sus 谩tomos, como una corriente el茅ctrica ioniza los 谩tomos de gas.

Las auroras son m谩s brillantes y m谩s frecuentes cuando las manchas solares est谩n activas, y las manchas solares han estado m谩s activas en los meses recientes que en ninguna 茅poca desde 1870.

En los 煤ltimos quince d铆as una tormenta magn茅tica, de violencia inusual, caus贸 que la comunicaci贸n telef贸nica trasatl谩ntica por radio de onda corta gradualmente desapareciera (TIME, Ene. 31).

La semana pasada, mientras la gran aurora ondeaba sus brillantes pliegues a trav茅s del cielo, las ondas cortas trasatl谩nticas se desvanecieron de nuevo.

aurora boreal polar

ALGUNAS OBSERVACIONES QUE SURGEN

Las persona no recuerdan nada similar.
La explicaci贸n de aurora boreal est谩 lejos de tener unanimidad entre los estudiosos.
Las auroras boreales se producen b谩sicamente en el polo, o en las inmediaciones del polo.
No en Marruecos, Grecia o incluso Francia.
Por todas partes se habla de una fase durante la cual el fen贸meno evocado pas贸 por un color rojo brillante, como el resplandor de un gigantesco incendio.
Las regiones del mundo, donde el resplandor fue visible, son notables 谩reas del cristianismo que luego estar铆an en llamas por la II Guerra Mundial.

Y un mes y medio m谩s tarde, el ej茅rcito alem谩n entr贸 en Viena.

El mundo comenz贸 una guerra peor que la del 14-18, que dejar铆a atr谩s 40 millones muertos, 70 millones de heridos, una masa de sufrimiento emocional y f铆sica incre铆ble, y enormes recursos financieros volatilizados.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Mensajes y Visiones

Ver todo