En Mayo de 1945, al terminar la segunda guerra mundial, la Virgen de los Dolores se apareció en la Codosera a dos videntes.

Fue en el mismo paraje de Chandavila y en los mismos días, pero en forma independiente.

virgen de la codosera

Pero pesar de que las apariciones en Chandavila comenzaron oficialmente en 1945, ya setenta y cinco a√Īos antes se hab√≠a producido una aparici√≥n...

En aquella √©poca, junio de 1870, una ni√Īa dijo ver a la Virgen en "Valleseco".Con tal motivo, los vecinos del pueblo acudieron al lugar, muy cerca de donde ahora se levanta el Santuario de Chandavila, y el p√°rroco de entonces, Don Agust√≠n Rubio Mero, nacido en el pueblo, ofici√≥ una misa de campa√Īa en el lugar de la presunta aparici√≥n.Una de las videntes sufri√≥ los estigmas de la pasi√≥n de Jesucristo. Y a ambas les pidi√≥ la construcci√≥n de santuario.La Codosera es una municipalidad de la provincia de Badajoz en Extremadura. Est√° situada al N.O. de Badajoz, haciendo frontera con Portugal.

LAS APARICIONES A MARCELINA

Eran las tres de la tarde del d√≠a 27 de Mayo de 1945, cuando la ni√Īa Marcelina Barroso Exp√≥sito en compa√Ī√≠a de su prima Agustina Gonz√°lez (ambas de La Codosera), iban andando hacia el caser√≠o pr√≥ximo del "Marco", a cumplimentar un encargo de su madre.Hab√≠a recorrido unos tres kil√≥metros, cuando, al cruzar el paraje denominado Chandavila, repar√≥ en un oscuro bulto que se divisaba sobre un casta√Īo, distante unos sesenta metros, a la derecha del camino.No hizo caso. Pero a la vuelta ven√≠a pensando si persistir√≠a a√ļn el extra√Īo objeto.S√≠, estaba all√≠. Y, como empujada por una fuerza interior, se acerc√≥ a verlo.

Grande fue su asombro al distinguir claramente, envuelta en rayos luminosos, a la Sant√≠sima Virgen de los Dolores, elevada hacia la mitad del tronco del casta√Īo..De perfil, mirando para el pueblo, aureolada de luceros brillantes, con manto negro, recamado de estrellas, manos juntas y rostro bell√≠simo, en el cual se reflejaba mortal y divina tristeza.

Desaparecida la visi√≥n, la ni√Īa, llevada de su natural impulso, ech√≥ a correr hasta el pueblo, juntamente con su prima, aunque √©sta nada hab√≠a visto.Al llegar a casa, pretendi√≥ guardar silencio, pero, no pudi√©ndolo tener callado, cont√≥ a su madre todo lo ocurrido, extendi√©ndose muy pronto la voz por el vecindario.Gran expectaci√≥n se levant√≥ en el pueblo, ante este hecho, que sin embargo lejos de olvidarse, se volvi√≥ a repetir.El d√≠a 4 de Junio, por la ma√Īana, a los nueve d√≠as de la primera aparici√≥n, se le presenta de nuevo a Marcelinita, en Chandavila, la Sant√≠sima Virgen, y le dice que vuelva por la tarde, que tiene que hacer un sacrificio en presencia de todos los concurrentes.Ella obedeci√≥, y ante m√°s de un millar de personas, espa√Īolas y portuguesas, efectu√≥ esa tarde una marcha ext√°tica, que llam√≥ poderosamente la atenci√≥n.Estando la ni√Īa a unos sesenta metros del casta√Īo, muy pronto se le manifiesta, en el azul del cielo, nuestra Se√Īora de los Dolores, que, poco a poco, fue descendiendo hasta colocarse delante del √°rbol, como la vio la vez primera.

mural de la codosera

Invit√≥ a la ni√Īa a que anduviera de rodillas el trecho que Ella la separaba..Mas, como pusiera alg√ļn reparo, la anim√≥ la Madre del Dolor, dici√©ndole:."No temas. No te pasar√° nada. Yo ir√© poniendo delante de ti una alfombra de juncos y yerbas para que no te hagas da√Īo".

Desde el regato, la ni√Īa comenz√≥ a andar de rodillas por entre las dos filas que le abr√≠an los espectadores. Su madre, la se√Īora Agustina, que estaba presente se desmay√≥. Permaneci√≥ unos diez minutos arrodillada junto al √°rbol. Entretanto, ve que se entreabre el casta√Īo y aparece detr√°s de √©l, adornada de l√°mparas preciosas, una hermosa iglesia.En el altar se halla la Virgen Mar√≠a. Esta le indica que moje sus dedos en la pila del agua bendita y se santig√ľe, gesto que contemplan todos los circunstantes. Despu√©s la Aparici√≥n baja del retablo y le pregunta que si quer√≠a irse con ella. Al contestarle: "S√≠, Se√Īora, ahora mismo", la Sant√≠sima Virgen se sonr√≠e, la abraza y la besa en la frente, sintiendo la ni√Īa sobre su cara el roce del manto de la Madre de Dios. Adem√°s, le expresa su deseo de que en el mismo lugar se levante en su honor una capilla.Al volver del √©xtasis, Marcelina, se fue a hablar con sus amigas, como si nada hubiera acontecido.Las rodillas de Marcelina no ten√≠an se√Īal ni rasgu√Īo alguno, despu√©s de haber caminado los sesenta metros, pese a que muchos j√≥venes (e incluso el p√°rroco de La Codosera, Juan Antonio Gal√°n y Gal√°n), lo intentaron y tuvieron que desistir de su empe√Īo, por los cortes y heridas recibidas.Marcelina, tuvo m√°s encuentros con la Virgen, en otras ocasiones acompa√Īada de m√°s personas, entre las que se encontraba su maestra, do√Īa Josefa Mart√≠n.Estuvo en un colegio de religiosas de Villafranca de Los Barros (Badajoz) para posteriormente ingresar como religiosa, en la Congregaci√≥n de Hermanitas de la Cruz, el 2 de Agosto de 1975, en Sevilla, dedic√°ndose al cuidado de enfermos, hu√©rfanos, pobres y ancianos, tomando como nombre Sor Mar√≠a de la Misericordia de la Cruz.Hoy se encuentra en un Convento de clausura, en Ciudad Real.

LAS APARICIONES A AFRA

Afra Brígido

Blanco, naci√≥ el 21 de Enero de 1928 y a sus diecisiete a√Īos, el 30 de Mayo (festividad del Corpus), a las tres de la tarde (a la misma hora de la aparici√≥n de la Virgen a Marcelina), determin√≥ ir con sus amigas a Chandavila.Nada m√°s llegar le pareci√≥ ver, entre unas nubes, algo que simulaba una capilla y muy clara la forma exacta de una cruz.Al d√≠a siguiente, fue a la misma hora, a dicho lugar, donde ya se encontraban reunidas muchas personas. Se sent√≥ frente al casta√Īo de las apariciones, y vio salir de entre las nubes un objeto oscuro, que al irse acercando, dej√≥ perfilada la imagen de la Virgen Dolorosa, de perfil, con el rostro vuelto hacia la derecha. A causa de la fuerte impresi√≥n, Afra, se desmay√≥ y al volver en s√≠, decide volver a casa con sus amigas.A los pocos d√≠as fallece su abuela paterna, Afra, se viste de luto y apenas sale a la calle.Pero ante la insistencia de sus amigas, la convencen para que vuelva a Chandavila, a lo cual accede con el permiso de su madre, la se√Īora Cipriana.Era el 17 de Junio, y sentada en uno de los casta√Īos de enfrente, vuelve a ver la aparici√≥n de forma id√©ntica a la vez anterior. Entra en √©xtasis y comienza a andar de rodillas por el regato. La Virgen le pide que se levante, y entonces sigue andando hasta el casta√Īo. Al llegar all√≠ se arrodilla, y entabla una conversaci√≥n con la Virgen.

procesion codosera

La Virgen le dice que siempre estará a su lado, le comunicó un secreto, le predijo grandes sufrimientos y al final le manda darle un beso a Marcelinita (que estaba allí presente), y diciéndole que se persigne, cosa que ejecutó al instante.

En otras apariciones posteriores, La Virgen le pidi√≥ el rezo del Santo Rosario y la construcci√≥n de una ermita en aquel lugar, as√≠ como un sacrificio: que cantara en la misa solemne del d√≠a 4 de Septiembre, deseo que se cumpli√≥, por indicaci√≥n espont√°nea del se√Īor Cura P√°rroco de La Codosera.Afra y otras amigas, entre ellas Marcelina, estuvieron en Villar del Rey desde el domingo, d√≠a 21 de Julio, hasta el 24, v√≠spera de Santiago, y el mismo domingo visitaron la ermita de Nuestra se√Īora de la Encarnaci√≥n o de la Rivera, Patrona de la localidad, y fueron all√≠ todos los d√≠as, ma√Īana y tarde, para dar gracias por un favor recibido.En una de sus visitas (lunes, d√≠a 22) y cuando estaban realizando el V√≠a Crucis, Afra, entr√≥ en √©xtasis en la XI estaci√≥n, delante de un cuadro de la Sant√≠sima Trinidad, colocado al lado de la Ep√≠stola, casi en el centro de la ermita, y vio el calvario de Nuestro Se√Īor Jesucristo y su crucifixi√≥n, sintiendo un dolor muy agudo en las palmas de las manos.

A raíz de este hecho, le salen a Afra, primero unas llagas en las manos, con incisión en el centro, en forma de clavo, después otra llaga en el costado, que chorreaba sangre, produciéndole un dolor insoportable, y finalmente las llagas de los pies..Las llagas de manos y pies con el tiempo fueron agrandándose y terminaron por pasar de parte a parte, apareciéndole la incisión por el dorso..La sangre brotaba principalmente los viernes..Afra fue sometida a exámenes médicos y a curas por parte de un practicante, sin conseguir que las heridas cerraran..También es digno de destacar el olor que despedía, un olor perfumado y agradable.

Ha vivido y trabajado en un hospital, en Madrid, dedic√°ndose a obras de caridad, hasta su muerte el 23 de Agosto del 2008, a la edad de 80 a√Īos, tras una larga y penosa enfermedad.

LA IGLESIA

Para La Codosera, estos acontecimientos, han sido inmejorables.No solo en la conversi√≥n de las almas, sino tambi√©n, en la construcci√≥n de una capillita, que cubre y encierra el casta√Īo donde se manifestaba la Virgen, y una iglesia de mayores proporciones, presidida por una imagen de Nuestra Se√Īora de los Dolores, tal y como la describieron los videntes, por el devoto y mariano artista, don Genaro L√°zaro Gumiel, que la regal√≥ al Santuario, (cuya construcci√≥n empez√≥ el 27 de Mayo de 1947).

templo codosera

A pesar de todo, la curia diocesana de Badajoz no se ha pronunciado a√ļn de forma oficial sobre estos hechos, aunque permiti√≥ la construcci√≥n del Santuario.

Todos los a√Īos, el 27 de mayo tiene lugar una peregrinaci√≥n, festivo-religiosa, a la que concurren numerosas gentes de toda la regi√≥n y Portugal.Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)