‚ÄćMuestra de ello son las multiplicaciones de apariciones marianas.
Y que los √ļnicos segmentos cristianos que crecen en el mundo son los movimientos carism√°ticos y pentecostales.
Por primera vez para un sitio web en espa√Īol presentamos las profec√≠as de Magdalene Porsat (siglo XVI) para que disciernas.
Esta profecía se basa en la interpretación de las Tres Eras de la Humanidad, que serían:`
- Primera Era de la humanidad: El tiempo de Dios Padre(el Antiguo Testamento), que comienza con la creación de Adán y termina con el diluvio universal, o con el nacimiento de Cristo.
- Segunda Era de la humanidad: El tiempo de Dios Hijo(Jes√ļs ‚Äď el Nuevo Testamento) que empieza con el nacimiento de Jes√ļs.
- Tercera Era de la humanidad: El tiempo de Dios Espíritu Santo y María.
Durante este periodo muchos místicos también vaticinan el pontificado de un papa seráfico y sobre un futuro gran monarca de Francia.
Quienes juntos conducir√°n a la gente de Dios fuera de la gran crisis de la Iglesia y del mundo.
The Christian Trumpet

QUIEN FUE MAGDALENE PORSAT

Magdalene Porsat fue una sirvienta humilde e iletrada.

Trabaj√≥ por 50 a√Īos en la casa de una familia de apellido Labbe, en el pueblo de San Juan de Bournay, en Isere, Francia.

En el a√Īo 1843 ella empez√≥ a recibir mensajes y visiones celestiales.
‚ÄćUno de tales eventos sucedi√≥ concretamente en la capilla del monasterio de las clarisas de Lyon, Francia.
Entonces ella declaró haber escuchado una voz que le decía:
‚ÄúLev√°ntate, hija m√≠a, y cu√©ntale a mi pueblo de los tiempos finales.‚ÄĚ

Y Magdalene replicó:

‚Äú¬ŅC√≥mo har√© yo esto si soy la m√°s pobre e ignorante ¬†de pueblo?‚ÄĚ

Y la voz celestial le contestó:

‚ÄúVe, hija, que yo estoy contigo‚ÄĚ.

Y así es que ella empezó a hablar sobre las predicciones que le fueron reveladas.

En mayo de 1866, el se√Īor Gabriel Desir√© Laverdant, uno de los editores del peri√≥dico franc√©s ‚ÄúMemorial Catholique‚ÄĚ entrevisto a Porsat y registr√≥ muchas de sus profec√≠as.

‚Äć√Čl las public√≥ m√°s tarde ese mismo a√Īo en el peri√≥dico, acompa√Ī√°ndolas de algunos comentarios, y luego en 1868, con m√°s detalles.

Dos de los libros de la secci√≥n ‚ÄėReferencias‚Äô afirman que el se√Īor Laverdant la entrevist√≥ por segunda vez en junio de 1869.

Y confirmó con ella, linea tras línea, la profecía que les presentamos a continuación.

‚ÄćLuego, en 1873, se public√≥ en ingl√©s como parte del libro titulado ‚ÄúEl Clar√≠n Cristiano‚ÄĚ de Gaudentius Rossi, un sacerdote misionero, con permiso de su Superior.

‚ÄćGlen Dallaire, editor de Mistics of the Church, investigando sobre si Magdalene era monja o no, cree que es probable la confusi√≥n por haberse encontrado en la capilla del convento de las Damas Pobres de Lyon, Francia, cuando tuvo la primera alocuci√≥n sobre su misi√≥n de divulgar esta profec√≠a.

‚ÄćTal vez alguien asumi√≥ que ella era una Dama Pobre (Clarisa) y que a partir de ah√≠ surgiera la mala interpretaci√≥n.

También es posible que ella estuviese ligada a la Tercera Orden Franciscana como laica.

mujer vestida de sol

PROFEC√ćAS DE MAGDALENE PORSAT SOBRE LA ERA DEL ESP√ćRITU SANTO Y MAR√ćA

EL VATICINIO DE LA TERCERA ERA, LA DEL ESP√ćRITU SANTO Y MAR√ćA

Escuchen, hijos, lo que María nuestra Madre me manda anunciarles:

‚ÄćDespu√©s que el Padre que nos cre√≥ a fin de que lo conozcamos, amemos y sirvamos, y despu√©s del Hijo que nos salv√≥, ved ahora que para consolarnos el Padre y el Hijo nos est√°n enviando al Esp√≠ritu Triunfante y a Mar√≠a, su Esposa.
¬°Este es un milagro grandioso!
Mar√≠a viene del cielo, acompa√Īada por una legi√≥n de √°ngeles.
Los elegidos que moran la Tierra deben fervorosamente ponerse en pie para ir adelante al encuentro a los mensajeros de Dios.

¬°He aqu√≠ los Ej√©rcitos del Se√Īor!, muchas santas mujeres pero solo unos cuantos santos Juanes‚Ķ¬°He aqu√≠ las armas de Dios!, ni pistolas ni mosquetes, ni mazos ni cachiporras, ni palancas ni proyectiles, ning√ļn perro guardi√°n, ninguna fuerza material y ning√ļn medio humano.

‚Ä欰Nuevos medios para nuevos tiempos!.

‚ÄćHoy se cumplen veintis√©is a√Īos de que yo les anunciara lo que son las siete crisis, las siete heridas y dolores de Mar√≠a que habr√≠an de preceder su triunfo y nuestra sanaci√≥n.

‚ÄćEllas son:

1 - La inclemencia de las estaciones y el clima.
2 - Las enfermedades de animales y plantas.
3 - El cólera enfermando a los hombres.
4 - Las revoluciones.
5 - Las guerras.
6 - La debacle o bancarrota mundial.
7 - La confusion
crisis terremoto dibujo

LAS SEXTA Y S√ČPTIMA CRISIS DE LA HUMANIDAD: EL COLAPSO DEL COMERCIO Y LA SUBSIGUIENTE CONFUSI√ďN

Las plagas precedentes han sido moderadas por la intercesi√≥n de Mar√≠a, la que detuvo el brazo (castigador) de su Hijo, Jes√ļs.

‚ÄćVean ahora la sexta calamidad, la crisis comercial.

El comercio va hacia su ruina, porque su eje, la confianza, ser√° destrozada.
No habrá espacio entre las crisis sexta y séptima, el paso de una a otra será rápido.

El a√Īo 1789 alter√≥ solamente a Francia (la Revoluci√≥n Francesa); aquello que est√° por llegar provocar√° la revoluci√≥n del mundo entero.

‚ÄćLa s√©ptima crisis habr√° de ser una confusi√≥n extrema, pero terminar√° con un nacimiento.

Los hombres habr√°n de creer que todo est√° perdido y acabado.

‚ÄćUna turbulencia y contratiempos inmensos discurrir√°n sobre el mar embravecido; cualquiera que no est√© en la barca de Pedro ser√° engullido por √©l.

La barca sube y baja, va para ac√° y para all√°.

‚Äć(Aqu√≠ Madeleine mueve las manos simulando una nave agitada por el embate de las olas.)¬°Pedro, ten confianza! El Arca dejar√° atr√°s la tormenta y se dar√° una calma.

Pio IX es el √ļltimo Papa de la Iglesia oprimida.Cruz de la cruz, tanto para su pesar como para su gozo.

(Gabriel Desir√© Laverdant reporta que cierto individuo, habiendo se√Īalado una falta a Madeleine por haber dicho que Pio IX ser√≠a el √ļltimo papa bajo la opresi√≥n, ella replic√≥ que Pio IX era el √ļltimo papa de una √©poca.

Este escritor no está seguro de cómo se justifica esta parte de la profecía sino diciendo que Madeleine malinterpretó esta parte de la revelación que se le hizo.)

Después de él vendrá la liberación; Lumen in Caelo, luz en el Cielo; se trata del ojo de María.

En la Iglesia, cada uno pensará que todo está perdido; María llega.

He ahí que hay confusión, confusión aun en el santuario y entre los sacerdotes.

‚ÄćSin embargo, son los sacerdotes cat√≥licos a quienes se tendr√° que acudir por confesi√≥n y bendici√≥n.

‚ÄćMar√≠a es poderosa pero ella no puede otorgarnos la absoluci√≥n, que es la funci√≥n de los sacerdotes.

estatua de la justicia

UNA ILUMINACI√ďN DE LA CONCIENCIA A TRAV√ČS DE MAR√ćA

Mar√≠a revelar√° a cada persona sus pecados personales ‚Äďla iluminaci√≥n de la conciencia.

Muchos de los primeros ser√°n los √ļltimos.

‚ÄćLos ni√Īos, por carecer de maldad, ser√°n los primeros en escuchar y ver a la Inmaculada Madre; ellos le abrir√°n camino a Mar√≠a.

‚ÄćLuego vendr√°n los hombres y mujeres religiosos y santos.

Después la gente de bien, ricos y pobres, todas aquellas personas de bien entrarán: todo es posible en Dios.

Mar√≠a viene y le abre para cada uno o una el libro de su conciencia. (Aqu√≠ Madeleine forma con las manos un libro que se abre frente al p√ļblico.)

‚ÄćPor tanto, el libro no est√° abierto a todo el mundo, abierto para que todos los ojos lo vean: eso est√° reservado para el Juicio Final; pero el libro se abre as√≠: (Aqu√≠ ella abre sus manos hacia su rostro)

Dios reserva la primera apertura del libro de la conciencia personal a cada alma, ¡mediante la intercesión de María, tierna Madre!

Ese ser√° un examen misterioso entre la Madre y sus hijos, no habr√° ninguna herida al auto-respeto.

‚ÄćSer√° el confesionario de Mar√≠a, pero ¬°qu√© humillaci√≥n!, ¬°qu√© horror el de los pecados personales!, ¬°qu√© remordimiento!, ¬°qu√© angustia cuando ante la presencia de la pureza de Mar√≠a que cada uno vea en su espejo su propia bajeza y cu√°ntas l√°grimas de arrepentimiento para lavarlo todo!

¡Pobre satanás!, él cree que ha atado bien todo en contra de Dios… pero no ha atado ahí a María; ¡ella lo atrapará y aplastará su cabeza con su talón!

‚ÄćMar√≠a, ¬°oh, misterio!, Mar√≠a viene al encuentro del hijo pr√≥digo, nosotros somos ese hijo pr√≥digo, toda la humanidad, y ella dice: ‚Äė¬°acudan, yo los amo!, sin ustedes, sin su oportuna falta ¬Ņme hubieran llamado bienaventurada todas las generaciones?; yo les debo mi gloria a ustedes, mis pobres hijos‚Ķ‚Äô

‚ÄćColoca un trozo de hierro en el fuego y saldr√° de √©l m√°s purificado, as√≠ sucede con el alma en el fuego del Cielo.

‚ÄćEn estos tiempos confesamos el mal, pero no lo sacamos de dentro; quebramos la ciza√Īa, pero no la arrancamos de ra√≠z: retenemos la ra√≠z del hombre viejo.

Ahora, María Inmaculada desea que nosotros seamos purificados por entero para que así nuestras obras se vuelvan puras.

‚ÄćCuando los malvados vean a sus hijos elevados en la gloria de Mar√≠a, ellos mismos dar√°n los pasos ¬†necesarios para estar con sus hijos.

Y a través de María, serán reconciliados con Dios; así Dios recogerá a todos en su gloria, aun a los malvados.

¬ŅCreen ustedes que Mar√≠a vendr√° a destruir la obra de su Hijo?

El Papa ocupa el puesto de Dios en la Tierra, lo mismo cada obispo en su diócesis y cada cura párroco en su casa parroquial.

He aquí a la representante de Jesucristo, María, cuya imagen es la de una madre buena y religiosa.

Acudan a sus pastores escogidos por Dios, pero ¬°ay!, ¬°ay de los mercenarios que se alinean con el mundo!

‚ÄćF√≠jense en ese campo donde entre la ciza√Īa y toda clase de trigo da√Īado tambi√©n se encuentran espigas buenas; esa es una met√°fora de c√≥mo la sociedad humana est√° asentada sobre la perversidad.

¬ŅQu√© se habr√° de hacer con ella?; no se permitir√° que perezcan las almas buenas; las espigas sanas son las almas buenas.

¡Bien!, María viene a ayudar con la cosecha de los elegidos de la Tierra.

Un enorme suceso tendr√° lugar con el fin de aterrorizar a los perversos y convertirlos, por su propio bien.
Después de ello, María todopoderosa habrá de ayudar a todos los hombres para que se transformen en el trigo bueno; todos deberán volverse Buenos.

Los fariseos (las ¬†personas hip√≥critas) ser√°n los √ļltimos en ser convertidos; los grandes pecadores llegar√°n antes que aquellos.

‚ÄćLos jud√≠os que se negaron a recibir a Jesucristo cuando se humill√≥, lo reconocer√°n en la gloriosa venida de Mar√≠a.

apuntes-de-invierno-agost-2012-

LA LLEGADA DE MAR√ćA Y SUS PRECURSORES PARA CAMBIAR LA TIERRA

La paloma (la paz y la gracia de Dios a través  de María) viene a nosotros desde el Cielo, llevando sobre su pecho una cruz blanca, signo de reconciliación, y blandiendo una espada de fuego, símbolo del amor.

‚ÄćElla misma est√° sentada en un trono de puro oro con la figura del arca de No√©, pues ella viene a anunciar el final del diluvio de iniquidades.

¬°Ea, ella viene, nuestra Madre!

‚ÄćLa Iglesia prepara todo para la gloriosa venida de Mar√≠a, la Iglesia le prepara una guardia de honor para marchar delante de los √°ngeles, el arco de su triunfo est√° casi completo y la hora ya no est√° lejana.

¬°Es Mar√≠a en persona!, pero todav√≠a ella tiene sus precursores ‚Äď santos varones y ap√≥stoles que curar√°n tanto las heridas del cuerpo como los pecados del coraz√≥n.
Santas mujeres, imágenes de María, tendrán el poder de obrar milagros.
Tras ellos vendrá María para preparar el lugar de su Hijo en su Iglesia Triunfante.

¡He aquí la Inmaculada Concepción del reino de Dios que precede la venida de Jesucristo!, es la mansión de Dios sobre la tierra, la que va a purificarse y estar lista para recibir al Emanuel.

‚Ä欰Jesucristo no puede venir a este cuchitril del mundo!

Es necesario que Dios envíe a su Espíritu Santo para que renueve la faz de la Tierra mediante otra creación, para tornarla una mansión valiosa para el Dios hecho hombre.

¡Atención!, después del fuego de la Tierra que consumirá todo y no dejará piedra sin mover, !vean que seguirá el fuego de arriba que encenderá y transformará todo!

‚ÄćEl amor de Dios viene para envolver y transfigurar al mundo.

Yo veo la Tierra casi nivelada, sus valles elevados y sus monta√Īas abajadas; no hay m√°s que amables lomas y hermosas ca√Īadas.

Puesto que soy como soy, no veo nada más frente a nosotros que unión y fraternidad universal, y comunión.

Todos los hombres viviendo en amor recíproco, uno ayudando a otro: todos ellos son felices.

Casi no hay cultivos a gran escala, s√≥lo peque√Īa agricultura con jardines y encantadoras frutas y flores por doquier.

Con María, toda la naturaleza es un jardín y por dondequiera hay perfume; todo sirve a la gloria de Dios a través de María.Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

√öltimos Tiempos y Avisos

Ver todo